Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 201 | Diciembre 1998
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

El Salvador

¿Cómo construir un país sustentable?

En El Salvador fueron 250 los muertos. Y al igual que en Honduras y en Nicaragua, el "Mitch" arruinó a miles de pobres rurales salvadoreños, especialmente en el Oriente: San Miguel, La Unión, La Paz y Usulután. Por todo el país hubo deslaves y derrumbes. Las trágicas condiciones ecológicas de El Salvador acentuaron la devastación. Un mes antes del "Mitch", el prestigioso ambientalista salvadoreño, Ricardo Navarro, participó en un seminario latinoamericano celebrado en Quito, y habló sobre el deterioro ambiental en El Salvador. Como una premonición. Editamos sus palabras en esa ocasión.

Ricardo Navarro

* El Salvador no es un país sustentable. Los años que tenemos como sociedad están contados. Nosotros hicimos un ejercicio y encontramos que en El Salvador hay problemas ambientales con todas las letras del alfabeto, de la A a la Z: agua, basura, contaminación, deforestación, erosión... Hasta la Z. Se nos ha acusado, varias veces, de apocalípticos, pero hay evidencias que demuestran nuestros temores.

* Empecemos con la A, con el problema del agua. En El Salvador el manto freático baja más de un metro por año. Tarde o temprano vamos a tocar fondo. Nos abastecemos del río Lempa donde aguas arriba, se arroja toda la contaminación de las ciudades y de la agroindustria de Guatemala, de Honduras y de parte de El Salvador. Y es de allí de donde recogemos el agua. Y ese río se está secando. Ahora quieren desviar ese río para producir electricidad. 81 kilómetros van a dejar secos. ¿De dónde vamos a sacar el agua?

* Sigamos con el aire. De lo que más mueren los niños en El Salvador es de infecciones respiratorias agudas, producto de la contaminación del aire. Lo más peligroso que le puede pasar a un niño en El Salvador es ponerse a respirar. Y lo segundo más peligroso, beber agua o comer alimentos, que les producen enfermedades gastrointestinales. Cuando estábamos en la guerra teníamos quinientos muertos cada mes. Hoy, por infecciones respiratorias agudas, tenemos mil, y por enfermedades gastrointestinales, otros mil. Sólo por estas dos causas, hay cuatro veces más muertos que en la guerra.

* La cantidad de niños que nacen hoy en nuestro país con daño cerebral es impresionante. Como ya no alcanza la leña, muchos sectores ya han dejado de usarla para cocinar y ahora queman llantas. Como sabemos, al quemarse, las llantas eliminan una serie de compuestos que han sido identificados como alteradores hormonales y del sistema endocrino. Los niños nacen deformes, y se incrementan los casos de daño cerebral.

* ¿Cuáles son las causas de nuestros problemas ambientales? Son resultado inevitable de un modelo de desarrollo que, por donde lo veamos, es el principal culpable. No bastan las tecnologías apropiadas, las leyes y la responsabilidad. Todo esto hace falta y es bueno. Indudablemente. Sin embargo, la forma de tener organizado nuestro modelo de desarrollo nos lleva lógicamente y, a pesar de todo esto, al deterioro ambiental.

* El actual modelo de desarrollo busca generar riqueza. En él todo es libre competencia y libre comercio. La gente explota los recursos sin pensar en sus semejantes, mucho menos en la Naturaleza. ¿Cuál ha sido el resultado? Deterioro ambiental, deterioro social, violencia. En el caso del agua, algunas comunidades ya se han enfrentado al ejército y a la policía por causa del agua. El Salvador va a ser el primer país de América Latina donde vamos a tener guerras internas muy violentas por causas ambientales. Ya lo estamos viviendo: todos los días hay problemas en las comunidades porque el agua no les llega, o porque les llega contaminada. Ya nos estamos peleando por el agua a nivel interno, ya empezaron esas "guerras".

* El actual modelo de desarrollo necesita como base una estructura de poder. Toda la lucha ambientalista es, en última instancia, una lucha contra la estructura de poder. Parte de esa estructura de poder es el militarismo. ¿Queremos ser sustentables? Tenemos que erradicar los ejércitos de la faz del planeta. Yo no sé cómo, pero tenemos que hacerlo. No podemos permitir los altos gastos militares que tenemos en El Salvador y todos los daños que estos gastos nos causan.

* La lucha ambiental requiere luchar también contra la estructura mental y contra los valores que tenemos todos, aún la misma gente pobre. Da tristeza ver a la gente del campo cuando llega a la ciudad a vender una papaya nacida en sus tierras para comprar "comida plástica", porque sueña con ser parte del sistema. Estos valores están ya tan fuertemente metidos en nuestras cabezas que la lucha en este terreno es enorme.

* Al pensar en la sustentabilidad de la sociedad, hay que tener precaución hasta con las palabras que usamos. Se usa "sostenible" y "sustentable". Pero, sostenible viene de sostener y sustentable de sustentar. Las cosas se sostienen desde fuera, pero se sustentan desde dentro. Esta es una diferencia muy importante: queremos un modelo que sea sustentable desde adentro y no sostenible desde afuera. Hoy ya tenemos que comenzar a hablar de nuestro "desarrollo insostenible", para hacer ver que el objeto de nuestra lucha es hacer una sociedad sustentable.

* Ser sustentable supone cambiar, detenernos en el camino por el que vamos. La guerra queda ya atrás. Pero hay que recordarla. Hay regiones en el campo en El Salvador, en donde en la noche, durante la guerra, nadie entraba. Porque si uno no te pegaba un tiro, te lo pegaba el otro. ¿Qué sucedió? Que los venados comenzaron a abundar, que la flora y la fauna se regeneró. No estoy diciendo que vamos a hacer la guerra para proteger el ambiente. Lo que quiero decir es que cuando el modelo de desarrollo dejó de meterse en algunos lugares, la Naturaleza se recuperó. Esto nos obliga a pensar: ¿cómo detener este modelo de desarrollo?

* La sustentabilidad de la sociedad exige muchas cosas. Hay requerimientos de orden ecológico, económico, social, político. En lo ecológico, hay que respetar los ciclos, los ritmos, los espíritus de la Naturaleza. Poco se habla de eso. En la Naturaleza existe un espíritu de austeridad. De las 30 millones de especies que viven en el planeta, todas consumen de la Naturaleza únicamente lo que necesitan para vivir. Sólo hay una excepción: homo sapiens. Hay en la Naturaleza un espíritu de austeridad que hemos violado como civilización. Tenemos que recuperar el espíritu de la austeridad.

* Los estudios de impacto ambiental son impropios. Lo que debe regir en toda obra es el espíritu, el criterio, de mínima perturbación. Tenemos que reconocerle a la Naturaleza una sabiduría superior a la nuestra. ¿Por qué el criterio de mínima de perturbación? Porque debemos reconocer, con humildad que no entendemos lo que pasa, lo que le ocurre a la Naturaleza. Un día arrojamos fluorocarbonos al aire, pensando que era la cosa más avanzada, y después nos dimos cuenta que destruyen el ozono...

* Creemos que en un modelo sustentable deben regir también otras consideraciones de carácter económico, como la independencia nacional frente a la presión del exterior. De carácter social, como la erradicación tanto de la extrema pobreza como de la extrema riqueza. En el actual modelo de desarrollo lo que se genera es riqueza, riqueza entendida como consumo, consumo que hace daño a la Naturaleza. Esa "riqueza" genera mucha pobreza. Y en su desesperación, ¿qué hacen los pobres? Talar un árbol si lo pueden vender. Matar tortugas para comerlas. Destruyen. De algo tienen que vivir. Para alcanzar o recuperar el equilibrio ambiental, tenemos que erradicar la riqueza y la pobreza. Erradicar la pobreza, no quiere decir erradicar a los pobres. Significa erradicar tanto la extrema pobreza como la extrema riqueza.

* La sustentabilidad no se va a lograr si no se va empoderando a las diferentes comunidades, a todos los sectores sociales: a las mujeres, a la población indígena, a la población negra. Teniendo en cuenta una cosa: el poder no es para recibirlo de quien lo da, es para tomárselo, que es muy distinto. El que da el poder lo condiciona. Quien se toma el poder, se empodera. Tomarse el poder no quiere decir agarrar un fusil y matar a otros. Quiere decir iniciar el ejercicio de ir ganándose el poder. Si uno espera a que le den el poder, está perdido, nunca lo tendrá. Depende de nosotros tener poder.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Hora de oportunidades y de oportunismos

Nicaragua
Wiwilí con o sin Mitch: radiografía del subdesarrollo

Nicaragua
Encuesta: cómo vio Managua el paso de huracán Mitch

Honduras
Primeras reflexiones ante la herida del Mitch

Honduras
El Mitch en Urraco: un trauma y una odisea

El Salvador
¿Cómo construir un país sustentable?

México
Los huracanes de un modelo en crisis

América Latina
Pinochet en prisión: fin del voluntarismo democrático

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web