Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 332 | Noviembre 2009
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

El Salvador

Mártires de la UCA: 20 Aniversario: “Estamos contra la impunidad, contra el olvido"

Se cumplen veinte años del asesinato de seis sacerdotes jesuitas de la UCA de San Salvador y de las dos mujeres que con ellos trabajaban. Cuando esto sucedió, en 1989, las calles de San Salvador se estremecían por una audaz ofensiva guerrillera. El asesinato de los jesuitas contribuyó a poner fin a aquella guerra, que duró hasta 1992. El 1 de junio de 2009, el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, visitó la UCA y pronunció estas palabras. Con ellas recordamos la vida de nuestras hermanas y hermanos.

Rafael Correa

Queridas compañeras, queridos compañeros: En nuestra América, la memoria es subversiva. En cada uno de nuestros pueblos luchamos en contra de la impunidad, en contra del olvido. Aquí, en los espacios abiertos de la Universidad Centroamericana, cada noviembre se prenden farolitos que van dando fuego a otros faroles, que van de mano en mano, de palabra en palabra, para representar el ejemplo de luz y de consecuencia que encendieron los mártires del 16 de noviembre de 1989.

PUSIERON EL CORAZÓN

La lucha permanente por cambiar las condiciones de vida de nuestros pueblos constituye nuestra profesión de vida, nuestro canto de amor, la celebración de la memoria. Porque Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Amando López, Joaquín López, Elba y Celina Ramos, que fueron asesinados, andaban bajando Cristos de sus cruces, poniendo el corazón, sembrando dignidad, jugándose el alma por los pobres, por los necesitados.

No interesa tanto precisar los nombres de quienes mataron a unos cuantos curas “comunistas”. El mundo entero sabe desde qué bando se disparó, desde dónde se alentó el crimen en contra de estos mártires, acusados de terroristas y asesinos por estar identificados con la Teología de la Liberación, con la opción preferencial por los pobres, adoptada en Puebla, promovida en la encíclica “Populorum Progressio” como doctrina progresista de la Iglesia.

Tendrían, pues, que matarnos a todos quienes creemos en la palabra de Cristo. Cierto es que lo vienen intentando, sin éxito, los poderosos, desde los tiempos del cristianismo primitivo, desde las catacumbas de Roma. Necios, lo han intentado una y otra vez y, cada vez que intentan matarnos la esperanza, sólo logran que crezca más y más.

“Ellacuría es un guerrillero, ¡que le corten la cabeza!”, “¡Debemos sacar a Ellacuría para matarlo a escupidas!”, fueron algunas de las expresiones que recoge la historia, pronunciadas en cadena radial, pocos días antes de la masacre. No cabe duda de que frases similares deben haber sido pronunciadas en tiempos de Poncio Pilatos.

ES IMPERATIVO
ESCLARECER LA VERDAD

Nosotros celebramos la memoria, honramos la vida. Por eso, nuestra posición indeclinable en contra de la impunidad, en contra del olvido. Los que sembraron de muerte nuestros campos y ciudades, los que torturaron y desaparecieron a tantos miles de hombres y mujeres, los que mataron a Monseñor Óscar Arnulfo Romero, los que asesinaron a los mártires de la UCA, tienen que rendir cuentas de su infamia, tienen que ser juzgados y pagar por sus crímenes de lesa humanidad.

Ellos, los mismos de siempre, que en cada uno de nuestros países representan a los grupos que han ostentado hasta ahora todos los poderes, los señores de las sombras, dieron muerte en vez de pan, pusieron las balas en contra de los libros, en contra de los libres. El desprecio a la verdadera libertad les hace derrochar ríos de tinta para injuriarnos, para mentir. Nunca pudieron aprender a querer la Patria, a sus hermanos, a los campesinos, su historia, su tiempo, su comarca, lo que ellos eran y de dónde venían, cuando ya el amor venía por las montañas, con los muchachos cantando a gritos por la vida.

Después de 20 años de la masacre, es imperativo, ineludible, esclarecer la verdad sobre estos crímenes. La lucha en contra de la impunidad es el camino para construir una nueva sociedad en la que el miedo no tenga razón de ser, en la que la injusticia forme parte del pasado abyecto. Si los asesinos pueden pasearse por las calles, poco es lo que podremos avanzar por la justicia y la dignidad de América Latina.

El asesinato de los sacerdotes jesuitas, de Elba y Celina, sus vidas y su profesión de amor, son parte del camino a la victoria, a la construcción de la paz con justicia. Por eso no pueden caer en el olvido.

Jon Sobrino, el único que se salvó de la masacre, dice que los mataron “por ser conciencia crítica en una sociedad de pecado y por ser conciencia creativa de una futura sociedad distinta”.

SON NUEVOS TIEMPOS

La elección de Mauricio Funes reivindica para El Salvador la esperanza, jamás perdida, jamás asesinada. “Gracias doy a la desgracia / y a la mano con puñal / porque me mató tan mal / que seguí cantando…”, entona la voz de la esperanza a lo largo y ancho de la América Nuestra.

Éstos son tiempos de dignidad. Son nuevos tiempos. Nuestro saludo emocionado al pueblo salvadoreño en su nueva etapa por la construcción democrática. Un abrazo grande al compañero presidente Mauricio Funes. Y un homenaje a la memoria de todas las mujeres y hombres que con su esfuerzo hacen posible un nuevo El Salvador, que ocupará el puesto de dignidad que le corresponde en el concierto de pueblos libres de la Patria Grande.

Los hermanos que nos conocíamos estamos juntando nuestras manos, de todos los colores, para levantar la solidaridad continental, para honrar el sueño de nuestros próceres: el sueño de Farabundo Martí, de Eloy Alfaro, de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, de Monseñor Leónidas Proaño, de Simón Bolívar, de Francisco Morazán, de Roque Dalton, integracionistas, humanistas profundos, seres de luz, de alma grande, de amor de Patria inmensa, americana, nuestra.

Al llegar hasta aquí, físicamente, hemos andado el mismo camino que los asesinos, pero nosotros venimos con la vida, con el cariño y la esperanza.

Estamos por la vida, compañeros. Nuestro norte es el sur. El futuro es nuestro, hermanos salvadoreños. ¡Hasta la Victoria Siempre!

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Viento en popa y a toda vela

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
Costa Caribe: ¿Independencia o desesperación?

Nicaragua
SOS por el cambio climático: ¿Qué haremos los jóvenes?

Honduras
Acuerdos, trampas y una resistencia más allá de Zelaya

El Salvador
Mártires de la UCA: 20 Aniversario: “Estamos contra la impunidad, contra el olvido"

El Salvador
“Somos el partido que ganó las elecciones, pero no somos gobierno”

América Latina
Los códigos de la cultura latinoamericana

América Latina
El futuro latinoamericano en versión de una pasajera
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web