Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 396 | Marzo 2015
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

México

Ayotzinapa en el mapa mundial de la dignidad

“Los pocos son pocos hasta que se encuentran y se descubren en otros. Entonces pasará algo maravilloso. Y los que se pensaron pocos y solos descubrirán que somos los mayoritarios en todos los sentidos. Y son los de arriba los que son pocos en verdad”. Éste y muchos más fueron los mensajes solidarios con que los zapatistas saludaron a los padres y madres de los jóvenes de Ayotzinapa.

Jorge Alonso

Después de las grandes manifestaciones de finales de enero, en México y el mundo, para seguir demandando la aparición con vida de los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, el gobierno mexicano intentó cerrar el caso para dar paso a la represión de un movimiento que no ha cesado de expresarse ni un día desde que ocurrió la tragedia.

El gobierno insiste en que ya están muertos y hechos cenizas, porque quiere dejar atrás lo que, según una gran cantidad de comentaristas, ha sido su Waterloo. Porque quiere que las elecciones de 2015 no sean obstaculizadas por un movimiento que no conoce el cansancio, que no se cansa. El zapatismo intervino de manera muy lúcida para desmontar la versión oficial, que intenta librar al ejército de su intervención en otras desapariciones, para escapar del señalamiento de que se trató de un crimen de Estado.

“LES DAMOS LAS GRACIAS”

Los zapatistas han tenido un contacto muy intenso y duradero con el movimiento de Ayotzinapa. A mediados de noviembre una de las caravanas de los padres se reunió con los zapatistas. En ese encuentro el Comandante Tacho les dijo que los zapatistas querían escuchar su dolor, sus rabias y sus angustias. Después de escucharlos, el Subcomandante Moisés emitió un mensaje agradeciéndoles haber llegado hasta donde los zapatistas para llevarles su palabra directa. Les agradecían “el deber de no abandonar a los compañeros desaparecidos por los malos gobiernos, de no venderlos, de no olvidarlos”.

He aquí extractos de sus palabras, todas llenas de agradecimiento: “Por ese deber es que iniciaron su lucha aun cuando no se les hacía el menor caso y los hermanos hoy desaparecidos eran catalogados como pelones, novatos, revoltosos, futuros delincuentes que se lo merecían, porros, radicales, nacos, agitadores.

Así los llamaron muchos de los que ahora se amontonan alrededor de su digna rabia por moda o conveniencia… Por ese deber ustedes empezaron a hablar, a gritar, a explicar, a contar, a usar la palabra con coraje, con digna rabia… Por ese dolor convertido en rabia digna y noble, han hecho que muchas, muchos, en México y el mundo, despierten, pregunten, cuestionen… Por eso les damos las gracias”.

“Queremos darles las gracias por las enseñanzas que nos han dado y nos están dando. Es terrible y maravilloso que familiares y estudiantes pobres y humildes que aspiran a ser maestros, se hayan convertido en los mejores profesores que han visto los cielos de este país en los últimos años”.

“EL ESTADO MEXICANO
ES UNA MÁQUINA DE MUERTE”

“Nosotros escuchamos, vemos y leemos que allá afuera se discuten los golpismos de derecha y de izquierda, que a quién quitamos para ver quién se pone. Y se olvida así que el sistema político entero está podrido. Que no es que tenga relaciones con el crimen organizado, con el narcotráfico, con los acosos, las agresiones, las violaciones, los golpes, las cárceles, las desapariciones, los asesinatos, sino que todo esto ya es parte de su esencia”.

“No se puede hablar ya de la clase política y diferenciarla de las pesadillas que sufren y padecen millones en estos suelos. Corrupción, impunidad, autoritarismo, crimen organizado o desorganizado, están ya en los emblemas, los estatutos, las declaraciones de principios y la práctica de toda la clase política mexicana. A nosotros no nos importan, los acuerdos y desacuerdos que los de arriba tienen para decidir quién se encarga ahora de la máquina de destrucción y muerte en que se ha convertido el Estado mexicano. A nosotros nos importan ustedes”.

“Las demandas son simples y claras: tienen que aparecer con vida todos y todas, no sólo los de Ayotzinapa. Tiene que haber castigo a los culpables de todo el espectro político y de todos los niveles y tiene que hacerse lo necesario para que nunca más se vuelva a repetir el horror en contra de cualquiera de este mundo, aunque no sea una personalidad o alguien de prestigio”. “En las palabras de ustedes nos escuchamos decir y decirnos que nadie piensa en nosotros los pobres de abajo. Nadie, absolutamente nadie, piensa en nosotros. Sólo aparentan estar para ver qué sacan, cuánto crecen, qué ganan, qué cobran, qué hacen, qué deshacen, qué dicen, qué callan”.

“NO DEJEN CAER SU PALABRA”

“No están solos, hermanas y hermanos. Busquen su palabra también en los familiares de los niños y niñas asesinados en la guardería ABC en Sonora; en las organizaciones por los desaparecidos en Coahuila; en los familiares de las víctimas inocentes de la guerra, desde su inicio perdida, contra el narcotráfico; en los familiares de los miles de migrantes eliminados a todo lo largo del territorio mexicano. Busquen en las víctimas cotidianas que, en todos los rincones de nuestro país, saben que la autoridad legal es quien golpea, aniquila, roba, secuestra, extorsiona, viola, encarcela, asesina, a veces con la ropa de organización criminal y a veces como gobierno legalmente constituido. Busquen a los pueblos originarios que, desde antes de que el tiempo fuera tiempo, atesoran la sabiduría para resistir y que no hay quien sepa más del dolor y la rabia”.

“En su palabra de ustedes se han visto reflejados millones. Muchos lo dicen, aunque la mayoría lo calla pero hace suyo su reclamo y en sus adentros repite sus palabras… Nosotros no queremos ser un ruido más. Nosotros sólo queremos decirles que no dejen caer su palabra. No la dejen caer. No la desmayen, háganla crecer para que se levante por encima del ruido y la mentira”.

“PUEDE QUE SE QUEDEN SOLOS”

“Hermanas y hermanos: Nosotros pensamos que tal vez ya saben que puede ser que se queden solos y que estén preparados. Que puede ser que quienes ahora se amontonan encima de ustedes para usarlos en beneficio propio, los abandonen y corran a otro lado a buscar otra moda, otro movimiento, otra movilización… Hagan de cuenta que son 100 los que ahora los acompañan en sus demandas. De esos 100, 50 los cambiarán por la moda que esté a la vuelta del calendario. De los 50 que queden, 30 comprarán el olvido que ya ahora se oferta en pagos en abonos y se dirá de ustedes que ya no existen, que no hicieron nada, que fueron una farsa para distraer de otras cosas, que fueron un invento del gobierno para que tal partido o tal personaje político no avanzara. De los 20 que queden, 19 se correrán despavoridos al primer vidrio roto porque las víctimas de Ayotzinapa, de Sonora, de Coahuila, de cualquier geografía, se quedan en los medios de comunicación sólo un momento y pueden elegir no ver, no escuchar, no leer, dándole vuelta a la página, cambiando de canal o de estación, pero un vidrio roto es, en cambio, una profecía.

Y entonces, de los 100 verán que sólo queda uno, una… Pero esa una o uno o unoa se ha descubierto en las palabras de ustedes; ha abierto su corazón, como decimos nosotros, y en ese corazón se han sembrado el dolor y la rabia de su indignación… Porque resulta que los pocos son pocos hasta que se encuentran y se descubren en otros. Entonces pasará algo terrible y maravilloso. Y los que se pensaron pocos y solos descubrirán que somos los mayoritarios en todos los sentidos. Y que son los de arriba los que son pocos en verdad. Y entonces habrá que vueltear el mundo porque no es justo que los pocos dominen a los muchos, a las muchas. Porque no es justo que haya dominadores y dominados”.

“EN UNA REBELDÍA ORGANIZADA”

“Nosotros, nosotras, como zapatistas, pensamos que los cambios que realmente importan, los que son profundos, los que hacen otras historias, son los que empiezan con los pocos y no con los muchos. Sabemos que ustedes saben que, aunque pase de moda Ayotzinapa, que aunque fallen los grandes planes, las estrategias y las tácticas, que aunque se pasen las coyunturas y otros intereses y fuerzas se pongan de moda, que aunque se vayan los que hoy se aglomeran sobre ustedes como animales de carroña que medran sobre el dolor ajeno; aunque todo eso pase, ustedes y nosotros sabemos que hay en todos los rincones un dolor como el nuestro, una rabia como la nuestra, y un empeño como el nuestro… Nosotros sabemos que cuando dolores diferentes se encuentran no germinan en resignación, lástima y abandono, sino en rebeldía organizada”.

“Con nuestras pequeñas fuerzas pero con todo nuestro corazón hemos hecho y haremos lo posible por apoyar su justa lucha. No ha sido mucha nuestra palabra porque hemos visto que hay muchos intereses, de los políticos de arriba en primera fila, que quieren usarlos a su gusto y conveniencia, y no nos sumamos ni nos sumaremos al vuelo rapaz de oportunistas sinvergüenzas a quienes nada importa que aparezcan con vida los que ahora faltan, sino llevar agua al molino de su ambición. Nuestro silencio ha significado y significa respeto porque el tamaño de su lucha es gigante”.

“Las coyunturas que transforman el mundo no nacen de los calendarios de arriba, sino que son creadas por el trabajo cotidiano, terco y continuo de quienes eligen organizarse en lugar de sumarse a la moda en turno. Cierto, habrá un cambio profundo, una transformación real en éste y en otros suelos dolidos del mundo. No una sino muchas revoluciones habrán de sacudir todo el planeta. Pero el resultado no será un cambio de nombres y de etiquetas donde el de arriba sigue estando arriba a costa de quienes están abajo”.

“NO SERÁ FÁCIL, NO SERÁ RÁPIDO”

“La transformación real no será un cambio de gobierno, sino de una relación, una donde el pueblo mande y el gobierno obedezca. Una donde el ser gobierno no sea un negocio. Una donde la mujer no sea humillada, el indígena despreciado, el joven desaparecido, el diferente satanizado, la niñez vuelta una mercancía, la vejez arrumbada. Una donde el terror y la muerte no reinen. Una donde no haya ni reyes ni súbditos, ni amos ni esclavos, ni explotadores ni explotados, ni salvadores ni salvados, ni caudillos ni seguidores, ni mandones
ni mandados, ni pastores ni rebaños.

Sí, sabemos que no será fácil. Sí, sabemos también que no será rápido. Sí, pero también sabemos bien que no será un cambio de nombres y letreros en el criminal edificio del sistema. Pero sabemos que será. Y sabemos también que ustedes y todos encontrarán a sus desaparecidos, que habrá justicia,
que para todas y todos los que han sufrido y sufren esa pena habrá el alivio de tener respuestas al por qué, qué, quién y cómo, y sobre esas respuestas no sólo construir el castigo a los responsables, también construir lo necesario para que no se repita y que el ser joven y estudiante, o mujer, o niño, o migrante, o indígena, o cualquiera, no sea una marca para que el verdugo en turno identifique a su próxima víctima. Hermanos, hermanas, gracias por su lucha. Gracias porque al saberlos, sabemos que ya se mira el horizonte”.

EN EL MAPA MUNDIAL
DE LA DIGNIDAD

A mediados de diciembre el EZLN sacó un importante comunicado en el que señalaba que los zapatistas veían que la palabra de los familiares y compañeros asesinados y desaparecidos de Ayotzinapa empezaba a quedar atrás y que ahora se estaba discutiendo sobre si las marchas y manifestaciones pertenecían a los “bien portados”,
y sobre cómo “trascender” al movimiento. Para los zapatistas lo que ponía a Ayotzinapa en el mapa mundial era la dignidad de los familiares y de los jóvenes asesinados y desaparecidos, su tenacidad e intransigente insistencia en la búsqueda de justicia y verdad. En esa voz se habían reconocido muchos en todo el planeta y habían hablado otros dolores y otras rabias.

INVITADOS AL PRIMER FESTIVAL CONTRA EL CAPITALISMO

Los zapatistas volvieron a poner en el tapete de la discusión que el capitalismo se nutre de la guerra y de la destrucción; que en la nueva jerarquía el capital especulativo reina la corrupción, la impunidad y el crimen.

Sabiendo que era importante que retomaran su lugar las voces de los familiares y compañeros de los desaparecidos de Ayotzinapa decidieron cederles su lugar en el Primer Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías contra el Capitalismo. Y pidieron al Congreso Nacional Indígena que dedicaran y aplicaran sus esfuerzos a ellos. Estaba previsto que la delegación zapatista en ese encuentro estuviera formada por diez hombres y diez mujeres zapatistas. Pidieron a los familiares y compañeros de los ausentes de Ayotzinapa que aceptaran esa invitación y nombraran a una delegación similar para que participara como invitados de honor en ese festival.

DÍAS DE “COMPARTICIÓN”

El 21 de diciembre el EZLN inauguró el Festival. Asistieron organizaciones de las 32 entidades federativas de México y de 26 países. Al iniciar el festival, en el estado de México, se colocaron 43 sillas vacías con fotos de los normalistas. El evento contó con la participación de más de 80 organizaciones adheridas a La Sexta e integrantes del Congreso Nacional Indígena, quienes advirtieron que el gobierno no callaría sus voces, aún cuando desaparecieran a sus hijos y a su identidad.

Los días 21, 22 y 23 de diciembre “la compartición” (puesta en común de experiencias) fue en la comunidad ñahtó de San Francisco Xochicuautla, estado de México. El 22 y 23 de diciembre en la comunidad nahua de Amilcingo, Morelos. El 24, 25 y 26 de diciembre en el espacio del Frente Popular Francisco Villa Independiente, en la Ciudad de México. El 28 y 29 de diciembre en la comunidad de Monclova, Campeche. El 31 de diciembre y primero de enero en el Caracol Zapatista de Oventic, Chiapas. Y el 2 y 3 de enero de 2015 en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas.

Al llegar los padres de familia de Ayotzinapa a la celebración final del festival en el caracol de Oventic fueron recibidos con gran afecto por los zapatistas. Los padres compartieron con los zapatistas el calvario que habían padecido desde finales de septiembre y recordaron cómo el gobierno sólo se había burlado de ellos. Estaban decididos a encontrar a sus hijos aunque en esto les fuera la vida.

El primero de enero de 2015 en boca del Subcomandante Moisés, el EZLN recordó el 21 aniversario del inicio de la guerra contra el olvido dirigiéndose en primer lugar a los familiares de los estudiantes asesinados y desaparecidos por el mal gobierno del sistema capitalista. Los zapatistas agradecieron a los padres el honor que les hacían al estar ahí presentes.

EL ESTADO: “EL ENEMIGO COMÚN”

Los zapatistas pidieron a los pueblos originarios del CNI que abrazaran a los familiares de Ayotzinapa recibiéndolos en sus territorios. A los de La Sexta nacional e internacional les comunicaron que en los últimos días de 2014 la historia que corría los había puesto ante algo que los unía: Ayotzinapa. Tendrían que organizarse y luchar por los compañeros desaparecidos y por los compañeros presos. Les pidieron que ayudaran, acompañaran, lucharan, organizaran, trabajaran y se movieran junto a los familiares de los jóvenes, pues ya los estaban dejando solos y “los narcogobiernos” pretendían que las elecciones hicieran que se olvidaran de ellos.

Los familiares de los normalistas de Ayotzinapa pidieron apoyo a los 1 mil 300 delegados indígenas para continuar luchando por encontrar a sus hijos. El CNI acordó hacer un pronunciamiento para nombrar al Estado “enemigo común”. Los pueblos originarios integrantes del CNI confirmaron su decisión de seguir construyendo la autonomía en sus comunidades. Los normalistas plantearon hacer de sus escuelas rurales entidades autónomas.

UNA INTENSA EXPERIENCIA

El festival convocado por los zapatistas se convirtió en una intensa experiencia de dos semanas para compartir experiencias, problemas, soluciones, dificultades y un rico intercambio cultural. Además de los delegados del CNI participaron más de mil 600 personas, algunas venidas de 42 países. Hubo delegaciones de 35 pueblos originarios. Todos compartieron sus luchas, sus penas y su ira. El CNI reactivó su red nacional indígena.

El festival había sido diseñado antes de Ayotzinapa, pero ese acontecimiento y ese movimiento, de dimensiones nacionales y ya mundiales, se metió de lleno en el evento y fue central. Los zapatistas mostraron una vez más su capacidad para una amplia convocatoria.Los zapatistas lanzaron una proclama: “Que muera la muerte que el capitalismo impone, que viva la vida que la resistencia crea”.

INCONSISTENCIAS
DE LA VERSIÓN OFICIAL

En febrero de 2015 una radio zapatista evidenció las inconsistencias de la versión oficial sobre el caso Ayotzinapa. He aquí sus cuestionamientos.

La Procuraduría General de la República (PGR) recibió en 2013 dos denuncias de la Red Solidaria Década contra la Impunidad, que imputaban al presidente municipal de Iguala en funciones por el asesinato de tres personas. ¿Por qué no investigó eso?

Si la PGR sabía de los testimonios que relacionaban a la esposa del presidente municipal con el cartel de los Guerreros Unidos, y si ella se disponía a suceder a su marido en el cargo de presidenta municipal de Iguala, lo que la convertiría en jefa directa de la policía, ¿por qué no la investigó?

¿Qué ha investigado la PGR sobre la vinculación del ex-gobernador Ángel Aguirre Rivero con los asesinatos de dos normalistas en 2011 y sobre su estrecha relación con la esposa del que fue el presidente municipal de Iguala?

Si la PGR ha repetido con vehemencia que “no puede actuar en función de dichos de terceros”, ¿por qué la palabra de un delincuente es de repente tan valiosa?

¿Y EL PAPEL DEL EJÉRCITO?

Si hay testimonios de la respuesta inmediata que dieron elementos del 27 Batallón de Infantería a llamadas telefónicas “anónimas” desde dos hospitales de Iguala donde había estudiantes heridos por balas de la policía, ¿por qué la PGR asegura que los soldados sólo se mueven por órdenes superiores?

¿Cómo se llaman los médicos que no atendieron a jóvenes heridos de bala y que, en la lógica de esta versión, conocen un número de teléfono de emergencias del ejército al que le pueden hacer llamadas “anónimas”? ¿Dónde están las fotografías que los militares les tomaron a los estudiantes y a un profesor en uno de los hospitales y dónde están los teléfonos celulares que les robaron a los muchachos?

Si los militares se desplegaron en dos brigadas de siete integrantes cada una, presenciaron los trabajos de los peritos forenses y patrullaron las calles hasta las tres de la mañana del 27 de septiembre de 2014, ¿por qué asegura la PGR que no intervinieron de ninguna manera?

¿A qué se refiere la PGR cuando señala que “qué bueno” que no intervino el ejército, porque “hubiera sido peor”? ¿Acaso lo que se presenta como lo ocurrido no sería lo peor? ¿Qué clase de atrocidades inimaginables puede cometer el ejército mexicano que conoce bien la PGR y desconoce la ciudadanía?

MÁS PREGUNTAS SIN RESPUESTAS

Los cuestionamientos indagan quiénes fueron los que asesinaron a cada uno de los normalistas de los cuales consta su muerte. Preguntan quiénes secuestraron al normalista al que le arrancaron el rostro y los ojos. Inquieren sobre quién hirió al estudiante que está en coma. Se refieren a otros heridos y a su situación de salud actual.

Quieren saber los reportes de balística sobre las 228 armas policíacas (131 cortas y 97 largas) que fueron usadas contra civiles desarmados. ¿Cuántos cartuchos fueron disparados contra estudiantes de Ayotzinapa y habitantes de Iguala el 26 de septiembre de 2014, día de la tragedia?

Otra pregunta se refiere a que hizo la PGR para impedir que los Guerreros Unidos acumularan 55 mil cartuchos útiles? Se preguntan por el nombre y situación actual del agente del ministerio público de Iguala, que recibió a 15 muchachos detenidos la noche del 26 de septiembre y permitió que se los llevaran policías de Cocula. Interrogan acerca de los trabajadores de la agencia policíaca de Iguala, que mandaron imprimir calcomanías con los falsos números de placas 500, 501 y 502, que entregaron a los policías secuestradores para que las sobrepusieran en sus patrullas?

Se refieren al video en el que la PGR funda su verdad histórica y destacan que en el minuto 7 los sicarios plantean que, viajando ellos en una pequeña camioneta Nissan tipo estacas, se toparon con una camioneta grande Ford de redilas de 3.5 toneladas, que transportaba a todos los estudiantes. En el minuto 16 otro sicario afirma que llevaba a tres estudiantes en su camioneta Nissan tipo estacas y que los arrojó también a la camioneta Ford de 3.5 toneladas. ¿Por qué, entonces, en el minuto 8 afirman esos mismos sicarios que en el basurero de Cocula bajaron a todos los estudiantes de su pequeña camioneta Nissan tipo estacas a la que nunca subieron a los muchachos? ¿En qué momento se desvaneció una camioneta de 3.5 toneladas?

EL PAPEL DE “EL CEPILLO”

¿Por qué el narrador del video afirma que 15 estudiantes llegaron sin vida a Cocula, mientras que la declaración ministerial de “El Cepillo” afirma lo contrario, que sólo “de 15 a 18 estudiantes” llegaron con vida?

¿Por qué interviene el interrogador de la PGR en la “reconstrucción de hechos” aportando datos al sicario para dirigirlo en su respuesta sobre una difamatoria acusación contra uno de los estudiantes? Si “El Cepillo”
es el responsable de una masacre, ¿por qué ingresó a las instalaciones de la SEIDO el 16 de enero de 2015 con una botella de agua en las manos, mal fingiendo que venía esposado? Y si “El Cepillo” lo ideó todo, ¿quién es “El Fercho”, ése que dice “El Cepillo” que le dijo que les dijera a los sicarios que arrojaran los restos al río San Juan? ¿Por qué a la interrogadora de la PGR no le pareció necesario preguntar quién es “El Fercho”, cuando en esta lógica estaría arriba en la cadena de mando?

¿Y LAS PRUEBAS GENÉTICAS?

Si el Laboratorio de Genética de la Universidad de Medicina de Innsbruck, Austria, sólo identificó el ADN nuclear de uno de los normalistas, Alexander Mora, si no hubo resultados del ADN mitocondrial y si faltan estudios de secuenciación masiva en paralelo, ¿por qué la PGR asegura que tiene pruebas científicas de lo ocurrido
a los otros 42 muchachos? ¿Por qué maneja como tesis una hipótesis no fundamentada?

El Equipo Argentino de Antropología Forense declara que “no estuvo presente en el momento en que buzos y peritos de la PGR recuperaron” en el río San Juan una bolsa de plástico con los restos de Alexander y que no pueden asegurar que provengan de Cocula. ¿Por qué, entonces, miente la PGR al asegurar que los peritos de la PGR trabajaron en todo momento junto con los peritos del EAAF?

¿Y LAS OTRAS FOSAS
LLENAS DE CADÁVERES?

Si la investigación no está concluida, como es evidente y como afirma presionada la PGR, ¿por qué la Presidencia de la República ha abierto un micrositio en Internet que se titula “Reporte final sobre el caso Ayotzinapa”? ¿Por qué hace esto unos días antes de que intervenga la Comisión Interamericana de Derechos Humanos? ¿Por qué desaparece del “reporte final” de la PGR el nombre del aún prófugo ex-secretario de seguridad pública de Iguala y primo hermano del presidente Abarca, si en los reportes anteriores era “pieza clave”? ¿Quiénes elaboraron, redactaron y subtitularon ese “reporte final” de la PGR y por qué no los despiden?

¿Cuántas fosas clandestinas con restos humanos han aparecido a raíz de los hechos en Iguala y cuántas personas fueron enterradas ahí? ¿Quiénes son esas personas, quién las asesinó, quién las enterró, cuándo, por qué? ¿Cuántas “verdades históricas” sobre desapariciones forzadas de habitantes nacionales y migrantes centroamericanos está investigando realmente la PGR?

“¿HASTA CUÁNDO SOPORTARLO?”

“¿Cuánto tiempo hemos de soportar -dicen los zapatistas- el lenguaje corporal del procurador en entrevistas para la televisión, desplomado cómodamente en una silla, el brazo izquierdo tras el respaldo, el derecho en descanso sobre la mesa, los deditos bailando para evidenciar hartazgo, la corbata curva sobre un vientre más que satisfecho, la pierna tranquilamente cruzada, la postura de quien discute algo sin importancia cuando está presentando una versión de los hechos que describe el posible exterminio por fuego en un basurero al aire libre de decenas de jóvenes estudiantes a manos de una policía coludida con grupos de narcotraficantes dirigidos por una autoridad municipal en un contexto que podría involucrar al ejército federal?

¿Por qué nunca enviará la Comisión Nacional de Derechos Humanos una recomendación a la PGR por la tortura psicológica a la que ha sometido durante más de cuatro meses a familiares y amigos de los normalistas?

Todos estos cuestionamientos formulados por los zapatistas contra la versión oficial evidenciaron las contradicciones en las que incurría dicha versión.

“ESTO ES UNA BOMBA DE TIEMPO”

Ayotzinapa ha generalizado el malestar en todo el país y en todos los sectores. En una entrevista con “La Jornada de Oriente”, el sacerdote jesuita y rector de la Universidad Iberoamericana de Puebla, Fernando Fernández Font, habló en estos términos: “Yo tengo una mirada muy preocupada, con grandes reservas sobre lo que está pasando en el país. A mí me parece que estamos ya tejiendo una “bomba de tiempo” que en cualquier momento puede explotar. Desgraciadamente, quienes van a capitalizar esa bomba serán los grupos de extrema derecha, ése es mi gran tremor. Puede ser el Ejército, las fuerzas más reaccionarias, los grandes empresarios, que son capaces de hacer alianzas más allá de cualquier partido en función de mantener la paz que a ellos les conviene. No la paz del pueblo, no una paz con justicia, no una paz con dignidad, sino que un orden por el orden. Eso es lo que me preocupa. Las instituciones están quebradas. ¿Quién puede creer hoy en día en un partido político, en las cámaras de diputados o de senadores? ¿Quién puede creer en el ejercicio de la autoridad? ¿Dónde está el Estado de Derecho? Está habiendo polarización con grandes acumulaciones de capital en manos de unos cuantos e inmensas mayorías que cada vez tienen menos.

Y el narcotráfico, capitaliza todo esto. El narco es una fuerza cada vez más grande y el gobierno aparece como con una necesidad de mentir y de disimular las grandes problemáticas diciendo ‘aquí no pasa nada’. Hay una pérdida de credibilidad en las personas que están al frente del gobierno y cuando la sociedad deja de creer en sus autoridades, se pierde cualquier posibilidad de un desarrollo armónico. Sí, estoy preocupado, muy preocupado por la situación”.

“NO VEO SALIDA”

He aquí otros fragmentos de la entrevista al rector Fernando Fernández Font. “Desgraciadamente no veo ninguna salida. Desgraciadamente, veo que los caminos están cerrados por muchos lados. Idealmente me parece fácilmente proponer cosas, ¿pero son realistas? Yo digo que una de las agendas pendientes de esta sociedad es una justa distribución de la riqueza. México es un país rico, hay mucho dinero, muchas posibilidades, muchas condiciones, muchos recursos, pero en el fondo eso está acumulado en unas cuantas manos. Me parece que la principal asignatura en este momento es ésta, me parece que mientras no haya una distribución justa de la riqueza no va a haber camino”.

“UNA ECONOMÍA SOCIAL
Y SOLIDARIA”

“En segundo lugar está el reto del empleo. Hace poco discutíamos aquí cómo todo ese desarrollo tecnológico tan impresionante, que plantea que hasta los coches pueden ser autónomos, nos indica que con la automatización de todos los procesos las empresas cada vez van a necesitar menos personas. ¿Qué significa eso?

Que cada vez se va a necesitar menos mano de obra y, por otro lado, cada vez se necesitará gente mucho más preparada. Cuando se dice que la solución para México es la educación yo digo que sí, pero si la educación
va acompañada de fuentes de trabajo. La fuga de cerebros se repite desde hace años. ¿De qué sirve que salga gente bien preparada a nivel de licenciatura, de maestría o de posgrado si muchos de ellos terminan trabajando de taxistas? A mí me ha tocado encontrar taxistas que son egresados de universidades prestigiosas. Creo que es cierto que la educación debe ser una gran respuesta a nuestra problemática, pero tiene que estar en combinación con un Estado de Derecho, con una oferta de posibilidades económicas”.

“En la Universidad estamos posicionándonos cada vez más en el tema de la economía social y solidaria, que tiene mucho que ver con el emprendedurismo, pero que más allá, porque el emprendedurismo no pasa de un grupo de amigos o de compañeros que dentro del modelo de producción capitalista neoliberal quieren solucionar su problema. La economía social y solidaria es algo más allá: es cómo nos hacemos solidarios como país con los pequeños productores para que puedan vivir de toda la región con dignidad, que es lo más básico”.

“Me parece que no es realista que la gente privilegiada renuncie a sus privilegios, me parece que no es realista que el país sea capaz de generar nuevos puestos de trabajo, que no es realista reestructurar todo el Estado de Derecho y todas las instituciones en un corto plazo, pero si impulsamos un salario mínimo más justo y también procesos organizativos que estén vinculados a la economía social y solidaria me parece que podemos salir adelante”.

¿CÓMO LOGRAR NUNCA MÁS AYOTZINAPAS?

“El problema de fondo es económico y de sobrevivencia, pero hay una demanda nacional y urgente sobre la seguridad y la justicia. ¿Cómo lograr ya no más Ayotzinapa ni Cocula ni Chalchihuapan?

Todos los procesos están vinculados, es una sola realidad estructural. El problema de la seguridad no está aislado del tema económico, del tema educativo, del problema familiar, del problema social. Mientras las familias sigan desestructurándose, tanto por problemas de divorcios como porque la mujer y el hombre tienen que salir a trabajar para poder conseguir lo mínimo, esos hijos abandonados son los que empiezan a ser el gran ejército de los ”ninis”. Entrevistado por Carmen Aristegui, ese gran investigador uruguayo, Eduardo Buscaglia, decía: Mientras el narco siga siendo el principal empleador del país no vamos a poder combatir al narco. Y si no combatimos al narco no habrá seguridad, y si no hay seguridad los grupos que tienen poder, que son los de derecha, se van a radicalizar para autodefenderse o para poner las instituciones del Estado a su servicio. En esta situación sólo podemos aspirar a procesos de seguridad y de paz aparente, pero eso no va a solucionar el problema”.

Por su parte, el ex-rector de la UNAM, Pablo González Casanova, en la lectura que hace de las últimas “comparticiones” zapatistas afirma que, ni en las condiciones más difíciles se deben abandonar el estudio y el análisis de la realidad, pues no van separadas la práctica y la teoría, pues no hay un solo caminante ni un solo camino, sino muchos, aunque el destino sigue siendo el mismo: la libertad.

Tanto los zapatistas, como el movimiento de Ayotzinapa, están hoy ahondando en la construcción libertaria desde abajo.

INVESTIGADOR DE CIESAS OCCIDENTE. CORRESPONSAL DE ENVÍO EN MÉXICO.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Inseguridades en el país más seguro

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
¿Por qué no baja la tarifa eléctrica? “Una correcta estrategia energética debe apuntar al desarrollo de Nicaragua”

Nicaragua
Hambre Cero: cómo les va a las mujeres

Honduras
Así terminó el reinado del cartel de Los Cachiros

México
Ayotzinapa en el mapa mundial de la dignidad

Internacional
2045: Soñando un futuro justo
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web