Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 331 | Octubre 2009
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

¿Qué sorpresas traerá el final del trienio?

¿Cómo conseguirá finalmente su reelección Daniel Ortega? ¿Cuál será el peso del agravamiento de la crisis económica en la crisis política nacional? ¿Qué nos dirán las elecciones caribeñas? ¿Hasta dónde llegarán las negociaciones con los europeos? ¿Cómo terminará el trienio el gobierno del FSLN?

Equipo Nitlápan-Envío

Cuando el año 2009 concluya, el Presidente Daniel Ortega terminará su trienio en el gobierno. Y empezará su cuenta regresiva.

Comenzarán dos años que cualquier persona sensata prevé muy difíciles por la agudización de la crisis económica internacional hiriendo a diario la frágil piel nacional.

Y porque el proceso electoral de 2011 estará cada vez más cercano y Ortega no piensa renunciar a ser de nuevo candidato presidencial, a seguir en campaña y a ser reelegido. Es esta determinada obstinación, que consume tantas energías en todo el gobierno, la que permite imaginar que los tres meses que sellarán el final del trienio -octubre, noviembre, diciembre- podrían ser una caja pandórica de sorpresas.

¿REELECCIÓN ASEGURADA?

Para suprimir de la Constitución el artículo 147 -que le impide a Daniel Ortega volver a ser candidato presidencial porque ha gobernado ya en dos períodos alternos-, el FSLN necesita conseguir 56 votos en la Asamblea Nacional. Llevan dos años buscándolos y no los hallan. Aunque desde hace meses los diputados del FSLN han alardeado afirmando que ya los tienen y hasta de “fe en Dios” para conseguirlos antes de que termine en diciembre esta legislatura han hablado, el tiempo pasa y los votos no aparecen.

Los diputados del PLC (21 votos) parecen firmes en no darlos, oponiéndose con ello a los planes originales de su líder Arnoldo Alemán, que pareciera a la espera de un nuevo pacto con Ortega en el que conseguir algo “grande” a cambio de algunos de esos votos. El 2 de octubre, el resto de diputados que no son PLC ni juegan con el FSLN diciéndose “independientes” se unieron de nuevo a los del PLC en el que llamaban en noviembre “bloque contra la dictadura” (46 votos), haciendo de la no-reelección el pegamento que los aglutina.

El FSLN (38 diputados) esperaba cerrar el año con la quinta candidatura presidencial de Daniel Ortega ya resuelta. ¿Habrá sorpresas antes de que caiga el telón de 2009? ¿Asomarán los 56 votos? El jefe de la bancada del PLC, el diputado pro-alemanista Ramón González, advierte que los danie¬listas podrían conseguirlos como hasta ahora lo han hecho: “Esta dictadura consigue los votos por chantajes y cañonazos (ofertas de dinero)…Ha habido cañonazos y ofertas que no pudieron resistir algunos…No son de mucho dinero: 20 a 30 mil dólares…Hasta ahora ha habido más ofertas que amenazas. Amenazas como quitarles propiedades o decirles “te vamos a pasar la cuenta”, que sabemos lo que significa en nuestros medio (matar)…”

¿POR OTRO CAMINO?

Como el proyecto estratégico del grupo Ortega es perpetuarse en el poder, si el número mágico 56 no aparece a tiempo hay que ir preparando otros caminos por fuera de la Asamblea Nacional para asegurar que Ortega pueda lanzarse como candidato presidencial.

El 22 de septiembre, el FSLN introdujo en el Parlamento una iniciativa para reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial. La proponen como una “reingeniería”, dadas las contradicciones entre magistrados liberales y sandinistas que paralizan permanentemente la Corte Suprema de Justicia (CSJ). La reforma modificaría el quórum que requieren las salas y la corte plena en la CSJ para emitir resoluciones acuerdos, sentencias y para nombrar magistrados de apelaciones, jueces de distrito y jueces locales. Bastaría con la mitad más uno de los magistrados. Esto aseguraría al FSLN un total control de la Corte.

Una de las consecuencias del pacto Ortega-Alemán fue que la Corte Suprema de este país de apenas 5 millones y medio de habitantes, la mitad niños, se inflara hasta quedar integrada nada menos que por 16 magistrados, 8 nombrados por Alemán y 8 por Ortega. Con la muerte en mayo de un magistrado liberal y el fin del período de otro magistrado liberal en enero, la balanza se inclinará pronto a los sandinistas 8-6. Si para esos dos nombramientos y para otros dos que deben hacerse en 2010 -más otras más de 20 vacantes de altos cargos a elegir en el primer semestre de ese año-, Alemán se resistiera a un nuevo pacto con Ortega, “la mitad más uno” la lograrían sólo los magistrados sandinistas, que no necesitarían contar con los liberales.

¿EL MODELO ARIAS?

Reformar la Ley del Poder Judicial requiere sólo de 47 votos en la Asamblea Nacional. Fácilmente los puede conseguir el FSLN con los “independientes”. Si los consigue, el paso siguiente nos obliga a ser suspicaces. El control total del FSLN en la CSJ podría resolver no sólo las contradicciones, letargos y parálisis internas que el pacto provoca. También podría zanjar la próxima candidatura de Ortega: en vez de 56 votos de legisladores bastarían 8 votos de magistrados.

La inspiración parece venir del sur, de Costa Rica. La Constitución costarricense prohibió desde 1969 la reelección presidencial. Óscar Arias, quien gobernó entre 1986 y 1990, pretendía reelegirse y no lograba en el Legislativo la reforma constitucional que suprimiera esa prohibición. Acudió entonces a un recurso de amparo que interpusieron ante la Corte políticos allegados suyos, alegando que esta prohibición violaba los derechos de los votantes costarricenses y de quienes quisieran ser candidatos al limitarles el derecho a elegir y a ser electos. Finalmente -y no sin debate-, en abril de 2003 la Sala Cuarta Constitucional de la Corte Suprema de Justicia ordenó revocar la prohibición. Arias se lanzó como candidato y resultó reelegido. Hoy gobierna el país vecino.

La CSJ nica intentará clonar el procedimiento y con los mismos argumentos. A pesar de las notorias diferencias. Ni la Corte costarricense es la nicaragüense ni los candidatos están en situaciones comparables. La Corte costarricense tiene un prestigio que la nicaragüense ha ido perdiendo a pulso, sentencia tras sentencia, silencio tras silencio. Además, Arias nunca se había reelegido y no estaba en el gobierno cuando tocó las puertas de la Corte. Daniel Ortega ya se ha reelegido, está en el gobierno y en control casi total de las instituciones del gobierno y llegó al poder con una minoría electoral.

¿EN LAS CALLES?

El FSLN sabe que un “bypass” legal como éste para bendecir la candidatura de Ortega carecerá de suficiente legitimidad ante una opinión pública que, mayoritariamente, se ha expresado, encuesta tras encuesta, contra la reelección de Ortega. Por eso, el gobierno ya está trabajando, temprano y con prisa, con varios complementos: manifestaciones, firmas, activismo...

“¡Ya estamos en campaña!” proclaman por todo el territorio nacional los del FSLN. Después de carnetizar “voluntariamente” a un millón 100 mil empleados públicos y pobladores en todo el país, los carnetizados están siendo convocados a encuentros en los que se les bajan varias consignas: defender la “revolución” y el “poder ciudadano”, enfrentar a “la oligarquía” y empezar a ganar ya las elecciones de 2011 con el candidato Ortega.

A partir de septiembre comenzaron a realizarse “foros” de los gremios profesionales que apuntan en esa misma dirección: maestros, sociólogos, ingenieros, trabajadores agropecuarios, universitarios, estudiantes de secundaria, mujeres…El de periodistas inauguró la modalidad foral presentándose como el más beligerante. Declararon que todos los días “hay guerras de la dictadura mediática de la oligarquía contra el pueblo” y afirmaron que no abandonarán “las trincheras”.

Resultó especialmente polémico el foro de las mujeres sandinistas trabajando en instituciones estatales, que tuvo en primera fila a tres comisionadas de la Policía Nacional -una, incluso, con su uniforme-, violentando así el apartidismo al que está obligada la institución armada.

¿EN PAREJA?

En el foro de las mujeres se comprometió a las participantes a trabajar “arduamente con amor, barrio a barrio, comunidad a comunidad, casa a casa, en la campaña permanente para la conquista de la conciencia y el voto de las mujeres nicaragüenses, que nos permita sostener en el 2011 a nuestro gobierno revolucionario, bajo la dirección de nuestro compañero Daniel Ortega y nuestra coordinadora del consejo de Comunicación y ciudadanía, la compañera Rosario Murillo”.

El apoyo explícito a la pareja deja entrever que o ésa será la fórmula presidencial o que nos esperan algunas otras sorpresas en la próxima campaña electoral del FSLN.

La organización carnetizada y alineada bajo estas consignas de empleados estatales, simpatizantes del FSLN y CPC territoriales permite esperar que el fin del trienio nos traiga movilizaciones masivas y callejeras rodeando la Asamblea o la Corte para reclamar que se reforme la Constitución y se le permita a Ortega volver a ser candidato. “¡Eso lo decide la gente!” es lo que ha anunciado el diputado del FSLN Gustavo Porras. Y el magistrado danielista de la CSJ, Francisco Rosales, que preside la Sala Constitucional -a quien tocaría elaborar la resolución a favor de Ortega- ya dio a entender la fuerza de presión y de convicción que tendrían para la Corte y para el país un millón de firmas reclamando un nuevo mandato para Daniel Ortega.

ELECCIONES CARIBEÑAS: ¿SEÑAL DE QUÉ?

En marzo de 2010 se celebrarán las elecciones regionales de la Costa Caribe. La población costeña elige en estos comicios a los 45 concejales que, en representación de las circunscripciones en las que está dividida esa mitad del país, integrarán los gobiernos “autónomos” de los dos Consejos Regionales, Norte y Sur.

En los resultados de las cinco elecciones regionales que se han celebrado desde 1990 en el Caribe, los ganadores han querido leer un anuncio de lo que sucederá en las elecciones generales dos años después. En las últimas (marzo 2006), la señal no fue tan clara y expresó el bipartidismo que los dos partidos nacionales del pacto han logrado imponer en el escenario costeño: el FSLN ganó en el Caribe Norte por su alianza con YATAMA y el PLC en el Caribe Sur.

Esta vez, y tras el fraude en las municipales, el PLC querrá demostrar que sigue teniendo una maquinaria organizada y fuerte y que es capaz de abanderar el antisandinismo costeño y, después, el nacional. Por su parte, el FSLN declaró que los resultados caribeños serán “la plataforma subjetiva” para posesionar al FSLN para el 2011 y reelegir a Ortega.

¿Habrá sorpresas en el Caribe? El liberalismo anunció una unidad anti-FSLN que aglutinaría en una sola fuerza roja todos los descontentos costeños ante el gobierno central, que son muchos, especialmente en el Norte, después de la negativa gestión gubernamental ante los desastres causados en septiembre 2007 por el huracán “Félix”.

Tres meses antes de que el calendario electoral marcara la fecha para presentar partidos y alianzas, inició un esfuerzo más entre las dos grandes facciones liberales -el PLC de Alemán y Vamos con Eduardo de Montealegre- para acordar presentarse unidos a enfrentar al FSLN. Pero la unidad no se dio. Las conversaciones duraron hasta el filo de los plazos y al final ambos grupos liberales hicieron alianzas por separado con otras pequeñas facciones liberales y de otros partidos y con los partidos costeños, cada vez más condicionados por los intereses de los partidos nacionales y en trance de perder su propia identidad. El caso del partido mískito YATAMA es emblemático en este sentido. El FSLN ha logrado cooptarlo y desnaturalizarlo con la complicidad de su líder Brooklyn Rivera.

¿TODAVÍA ALEMÁN?

Mantener dividida a la oposición liberal ha resultado sencillo para el FSLN. Intereses, rencillas, egos y protagonismos allanan el camino. Sabiendo el poder divisivo que conserva Alemán en algunas bases y en bastantes diputados, Ortega le está dando protagonismo: Alemán apareció junto a Ortega y fue recibido por él con gran cordialidad en el acto por el 30 aniversario del Ejército, Ortega le concedió a Alemán un espacio televisivo en el canal 10, en el que la familia presidencial tiene acciones, y le va a devolver la frecuencia de Radio La Poderosa, que Bolaños le cerró a Alemán.

Desde hace meses el obispo de Estelí, Abelardo Mata, trabaja públicamente por acercar posiciones entre el grupo de Alemán y el de Montealegre y entre ambos dirigentes. Mata es un reconocido simpatizante de Alemán y fue hasta uno de sus defensores oficiales cuando fue acusado por actos de corrupción. Aunque lo está apostando todo a esa unidad, no la ve fácil. Describe así a la oposición a Ortega: “Es débil, venal, se deja vender a cañonazos, es gente que no tiene visión de nación y está perdida en bochinches internos”.

Tal vez una de las sorpresas de este final de trienio será una más de las habituales nuevas etapas del pacto Alemán-Ortega.

DIVISIÓN Y ALGO MÁS

A pesar de venalidades y pleitos, al Presidente Ortega parece preocuparle la iniciativa del obispo y por eso reaccionó airado ante su mediación jugando con su apellido: “Yo no veo el papel de un obispo promoviendo la unidad de un partido, porque entonces está matando. Mata la conciencia del pueblo y mata la confianza en su labor pastoral”. El obispo le respondió jugando con un dicho campesino: “Macho (burro) que respinga, chimadura tiene”. Ortega teme la unidad liberal porque eso complicaría ya no el presentarse -ser candidato- sino la reelección, que no es lo mismo.

La división de los liberales le da una gran ventaja al FSLN, pero su estrategia vuelve a ser de pinza, como lo ha sido siempre: dividir al antisandinismo y mover la maquinaria organizativa-intimidatoria que tantos frutos cosecha. El representante del FSLN para la Costa Caribe, Lumberto Camp¬bell, anunció que el partido alista a más de 30 mil activistas carnetizados y miembros de mesas de votación para “librar la batalla” y “defender el voto” en el Caribe. Este ejército, y la asignación de cargos a partidos minúsculos en las mesas de votación que decidió el Consejo Supremo Electoral (CSE), arrinconando totalmente al PLC, provocó que Alemán empezara a denunciar ante los europeos que el FSLN prepara un fraude en el Caribe.

LA PRIMERA SEÑAL

De cómo se desarrolle el proceso electoral costeño, desde ahora hasta su celebración en marzo, depende en esta ocasión algo más que lo habitual. La Unión Europea -que congeló su ayuda al presupuesto por el fraude electoral en los comicios municipales- ha afirmado reiteradamente que la transparencia que pueda certificar en estos comicios caribeños será “una primera señal” de que el gobierno de Daniel Ortega está dispuesto a rectificar los errores que tan caros le están costando a Nicaragua. Está en juego la cooperación bilateral acordada por la UE con Nicaragua: para 2007-2013 es de unos 300 millones de dólares.

Como una señal de buena voluntad, la UE descongeló este mes 10 millones de dólares para Educación y anunció que estudiaba la posibilidad de no seguir apoyando el presupuesto nacional sino sólo proyectos específicos.

Por su parte, el gobierno dio su señal de buena voluntad invitando a las elecciones costeñas a observadores europeos, aunque no admite aún a observadores nacionales, quienes son los que, en definitiva, tienen más capacidad y experiencia para detectar irregularidades, trampas y trampitas. Será tan tarde como el 21 de enero -cinco semanas antes de las elecciones- que el CSE decidirá si acepta o no la observación nacional. Esta incertidumbre también la empleó el CSE antes de los comicios municipales que concluyeron en fraude. Uno de los organismos de observación nacional, a los que el CSE ha ninguneado, el IPADE, se quejó justificadamente por esta calculada táctica dilatoria: “Establecer las reglas del juego prácticamente a las puertas de las elecciones no nos da tiempo para organizarnos”.

¿ACUERDO CON LOS EUROPEOS?

El gobierno podría sorprendernos con otras señales de mayor calado hacia los europeos. Está urgido de darlas por razones financieras. La CSJ pudiera resolver por fin favorablemente el recurso de inconstitucionalidad contra la penalización del aborto terapéutico, un tema en el que buen número de países de la UE ha insistido pública y privadamente desde hace dos años.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) podría devolverle la personalidad jurídica al Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y al Partido Conservador, de la que los despojó arbitrariamente en vísperas de la campaña electoral municipal, causando también rechazo público y privado entre los representantes de la cooperación europea. Y así como al FSLN no le convenía permitirle base local a ambos partidos, especialmente al MRS -teme al sandinismo disidente más que a nada- en las elecciones generales sí le conviene tener lo más divididas y dispersas a las expresiones opositoras.

Y finalmente, el gobierno haría reformas a la Ley Electoral y cambios en las autoridades del CSE, las más desprestigiadas de todas las que surgieron del pacto Ortega-Alemán.

¿VUELTA AL CAMPO?

En el terreno económico el final del trienio se espera sin ninguna sorpresa agradable. Y seguramente con nuevos sobresaltos desagradables, como lo ha sido la sequía provocada por la corriente de El Niño, que congeló las lluvias de invierno y afectará la cosecha de postrera.

Por otra congelación -la de los recursos del grupo de apoyo presupuestario -y por la drástica reducción en la recaudación de impuestos, el presupuesto continúa desfinanciado. El 1 de octubre el Presidente Ortega envió a la Asamblea con trámite de urgencia el tercer recorte que este año ha tenido que hacerle al presupuesto de 2009: 6l3 millones de córdobas menos (unos $30 millones). Suponen la cancelación de inversiones públicas y prácticamente el aborto del no nacido Banco Produzcamos, tan mentado y prometido en la campaña electoral de Daniel Ortega.

Los defensores del proyecto “revolucionario” del gobierno señalan como uno de sus mayores logros “la vuelta al campo”. Pero esa vuelta está llena de retrocesos: el banco estatal de crédito agropecuario no sólo se retrasó y no ha funcionado, sino que ni siquiera nace, mientras que las microfinancieras que llevan años dando crédito a mi¬les de productores rurales son acosadas y hasta se las intenta quebrar, como se ha demostrado con los mecanismos legales con los que el gobierno pretende resolver la crisis provocada por el movimiento de los No Pago.

¿LA LUZ VERDE DEL FMI?

Aunque el gobierno ya alcanzó un acuerdo “en principio” con el FMI, y aunque recibió los 150 millones de dólares que el G-8 destinó al FMI para países tan golpeados por la crisis internacional como el nuestro, el gobierno está urgido del aval del FMI por ser la llave para que los fondos comprometidos con el Banco Mundial, el BID y el BCIE se materialicen. Pero para que el FMI dé luz verde debe estar aprobado el presupuesto 2010, en donde deben estar ya incorporadas las metas de recaudación previstas con la reforma tributaria, asegurando así la estabilidad macroeconómica del país.

La reforma tributaria -propuesta sorpresivamente por el gobierno en septiembre y presentada como una “concertación” tributaria- no logró el consenso que supone concertar y se redujo a consultas con algunos sectores. Resultado: no fue una concertación, aunque sí resultó positivo para el equipo económico del gobierno, que, gracias a la enconada polémica que provocó sí consiguió -a diferencia de lo que logran otros estilos excluyentes y sordos que hay en el gobierno-, obtener valiosa información de una mayoría de sectores nacionales. ¿Conducirá esto a una reforma más potable?

Aprobar la reforma fiscal, aprobar el recorte al presupuesto 2009 y aprobar el presupuesto 2010 requiere de sólo 47 votos en la Asamblea Nacional y aunque el FSLN no los tiene fáciles, podría recurrir a las tácticas señaladas por el diputado liberal González. El quórum en el Parlamento y las sumas y restas de votaciones parlamentarias prometen muchas sorpresas de aquí al fin del trienio.

EL ALBA DE ORO

Una gran sorpresa de este mes la constituyó la investigación, con bastantes pelos y muchas señales, llevada a cabo y ofrecida a sus lectores por los dos diarios nacionales, “La Prensa” y “El Nuevo Diario” describiendo el embrión de emporio económico que el FSLN se está construyendo a costa de los abundantes recursos de la cooperación venezolana.

La fuente son los recursos derivados del acuerdo petrolero a precios conce¬sionales que el Presidente Chávez otorgó a Nicaragua en 2007. Aunque el acuerdo fue de Estado a Estado, los recursos nunca se reflejaron en el Presupuesto nacional, escapando así a cualquier control, a la vez que Albanisa -empresa a donde se transfiere la “renta petrolera”- se constituía e inscribía como una empresa privada de sociedad anónima.

Para mayor confusión partido-Estado, Francisco López, que es el tesorero del FSLN, es a la vez el vicepresidente de Albanisa (el presidente es un primo hermano de Hugo Chávez), es el presidente de la empresa estatal Petronic y es el responsable último de las varias sociedades anónimas nacidas de Albanisa, “un negocio privado-público-partidario-familiar donde la Ley de Contrataciones y la Ley de Probidad han quedado borradas completamente”, a juicio del director de Ética y Transparencia.

Dos años después de este gol que la Asamblea Nacional se dejó meter sin resistencia y al que la Contraloría General de la República, por ignorancia o complicidad, no atendió-, Albanisa, con un capital de unos 300 millones de dólares anuales, está a la cabeza de un consorcio empresarial en expansión.

¿PRIVADO O PÚBLICO?

La noticia de los nuevos tentáculos de este holding en desarrollo -todos empresas privadas y en manos de dirigentes del FSLN incondicionales de Ortega- salió a la luz del alba cuando el ministro Rapaccioli admitió, tras dos semanas de silencio, que Albanisa a través de su banco, Alba-Caruna, le había comprado a la empresa suiza Glencore todos sus activos (la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP), que arrendaba a Petronic) y todas las inversiones hechas en Nicaragua durante 10 años. Albanisa adquirió así toda la red de gasolineras del país y el nuevo complejo de depósitos de Puerto Corinto, quedando dueña del 73% del almacenaje de todo el crudo que llega a Nicaragua y del 100% de la importación petrolera. La transacción se calcula en 50 millones de dólares y es la mayor ocurrida en Nicaragua en las últimas décadas. Aún no se aclara quién quedará con las ganancias, si la estatal Petronic o la privada Albanisa.

La positiva y sugestiva iniciativa del ALBA, basada en un intercambio comercial justo y complementario, sin las condicionalidades que imponen las instituciones internacionales, se ha traducido en Nicaragua casi únicamente en la creación y consolidación de un grupo de poder económico que ha privatizado recursos estatales. ¿En cuántos más negocios veremos a Albanisa antes de que acaba el trienio?

Sólo gracias a esfuerzos de meses del periodismo investigativo de la prensa escrita -en donde el gobierno Ortega, al igual que en la televisión, no tiene ningún contrapeso- se ha develado y revelado la privatización de los recursos de la cooperación venezolana. Tal vez es por esto que una de las propuestas del foro de periodistas sandinistas que lanzó el historiador Aldo Díaz Lacayo -empleado hoy como asesor en la Cancillería- fue “exprimirse las neuronas para encontrar el equivalente de la propiedad de las frecuencias radioeléctricas en los medios escritos para garantizar así el control de la palabra escrita”.

¿POR QUÉ PUEDEN TANTO?

Las ventajas que el FSLN tiene, mantiene o es capaz de fabricarse para darnos sorpresas económicas, políticas, legales o electorales impunemente, son posibles por varias razones. La principal es que el proyecto opositor carece de contenido y la única propuesta en que se enfoca es ir contra Ortega, impedir que Ortega siga, detener a Ortega, frenar a Ortega…Todo esto adobado de invocaciones religiosas que convierten a Ortega en una especie de poder diabólico. Esa retahíla no convence, resta credibilidad a los políticos que la entonan e impide cualquier intento de movilización masiva que exprese y recoja el descontento creciente de buena parte de la población.

Otra razón sigue siendo el agudo y generalizado empobrecimiento de una mayoría de la población, la falta de oportunidades y lo que la actual crisis económica ha añadido a la crisis soportada desde hace tanto. Esto rinde a mucha gente a la evidencia de que acercarse al poder, someterse al poder, agradar al poder, son las únicas vías para encontrar empleo, comida o espacios en donde sobrevivir.

Otra gran razón es la corrupción. Quienes ni están empobrecidos ni han conocido nunca la pobreza y componen el coro de las voces opositoras son en gran medida y en gran número chantajeables, comprables o amenazables. En los subterráneos de la vida política nacional existe una maraña de intereses intrincados con historias personales inconfesables. Está en esos sótanos la clave para entender la debilidad que hoy presenta la oposición política-económica al proyecto Ortega.

Pero ni todo el mundo está empobrecido, ni todos los profesionales están integrados a los foros del partido en el gobierno, ni todos los políticos son corruptos ni todo mundo tiene un precio o una “cola” que le pisen. Hay dentro de las filas del FSLN y en el Estado que el partido controla un silencio que enmascara información comprometedora, enojos y malestares.

Hay también una descomposición creciente en las filas del FSLN: el autoritarismo y las prebendas como método de afiliación o de cooptación, el continuo cambio en los cargos estatales y partidarios exigiendo una incondicionalidad sumisa, están provocando continuos enfrentamientos y conspiraciones y han minado las bases éticas del partido. Eso desgasta cualquier proyecto, “revolucionario” o no.

Tal vez una de las sorpresas de este fin de trienio se esté preparando ya en la cocina y por eso no la vemos. Un año y medio antes de que cayera Somoza nadie creía en ese guiso. Y fue posible. Tal vez.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
¿Qué sorpresas traerá el final del trienio?

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
¿Qué pasa en los municipios, qué pasa con los CPC?

Nicaragua
Los siete pecados capitales que heredamos a nuestra juventud

Honduras
Día a día hasta el día en que regresó Zelaya

Honduras
¿Después de Zelaya, qué?

El Salvador
Primeros 100 días: logros, silencios, amenazas, chantajes... y desafíos

Internacional
MySpace, storytelling y la nueva magnificación del mundo
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web