Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 133 | Diciembre 1992
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

El Salvador

Hablan los dos ejércitos

¿Qué bando quedará mejor en los 100 metros planos del sprint final de los acuerdos? Esto es lo que se pregunta el Coronel Vargas, mientras el Comandante ......, del FMLN, reafirma que la guerrilla, hoy ya partido político, no tiene ninguna voluntad de reiniciar la guerra. Envío habló con estos dos oficiales de los dos Ejércitos.

Equipo Envío

En un breve comunicado de prensa, ONUSAL anunció los resultados exitosos de la visita de Marrack Goulding y Alvaro de Soto a El Salvador en la primera semana de noviembre. Aunque el FMLN y el gobierno Salvadoreño habían aceptado la previa propuesta de recalendarización, Cristiani anunció después en cadena de radio y televisión que suspendía completamente la ejecución de todos los acuerdos referentes a la depuración y reducción de la Fuerza Armada, hasta que el FMLN hubiese desmovilizado completamente su fuerza militar. Por eso llegó la misión de Goulding y de Soto, que se redujo básicamente a intentar hacer ver a ambas partes la necesidad de cumplir la globalidad de los acuerdos, sin excepción.

Tras el comunicado de prensa de ONUSAL, todos esperaban la publicación de los acuerdos sobre recalendarización o, cuando menos, que éstos se filtrasen. Sin embargo, tanto el FMLN como el gobierno guardaron un total hermetismo. Aun sin los detalles, las generalidades quedaron claras. El 15 de diciembre será el fin formal del conflicto armado. Para esa fecha, el FMLN tendrá el estatuto jurídico que le acredita como partido político legal, habrá entregado la totalidad de sus armas y sus efectivos estarán incorporándose definitivamente a la vida civil con plenos derechos. Mientras y aún después de esa fecha, el gobierno de Cristiani continuará transfiriendo tierras a los ex-combatientes e implementando programas económicos para su reinserción en la vida civil. Proseguirá también depurado, reduciendo y reformando de la Fuerza Armada. ONUSAL estará verificando intensivamente toda esta fase del proceso y reportará cada ocho días sobre su marcha.

El punto medular: depuración y cambios en las Fuerzas Armadas

Dos fechas aparecen como las más importantes. Antes del 30 de noviembre, Cristiani deberá haber presentado al Secretario General de la ONU el modo concreto en que ejecutará las disposiciones administrativas y recomendaciones hechas por la Comisión Ad-hoc para la depuración del ejército, aun cuando esta comunicación no se haga pública ni la ejecución sea inmediata. El Secretario General certificará o no la concordancia de las disposiciones presidenciales con el informe de la Comisión. Simultáneamente, el FMLN deberá haber actualizado definitivamente su inventario de armas y tener preparadas a sus tropas para la última fase de su desmovilización.

La segunda fecha importante es el 15 de diciembre. El FMLN desmovilizará ese día al último 20% de sus efectivos y procederá a destruir sus armas. El resto de los acuerdos pendientes de cumplimiento por parte del gobierno deberá estar ejecutado para esa fecha.

El punto principal continúa siendo el de la depuración y cambios en la Fuerza Armada. Al FMLN no le conviene "destapar la olla", que se calienta a fuego rápido y Cristiani no sabe cómo destaparla. Tras enfrentar al Secretario General de la ONU rechazando la recalendarización, aceptándola después pero suspendiendo la ejecución de los acuerdos en materia de reducción y depuración de la Fuerza Armada, y anunciando finalmente la ONU el éxito en las conversaciones pendulares de Soto con ambas partes, Cristiani no sabe ya cómo "destapar la olla". Sin duda, la destapará antes del 15 de diciembre.

Ha contribuido mucho a que este destape sea posible la gestión internacional de la ONU y el Consejo de Seguridad, del Grupo de Países Amigos e incluso de los Estados Unidos, que reiteraron su compromiso de apoyar el cumplimiento total de los acuerdos. Sin lugar a dudas, la visita a El Salvador del Jefe del Estado Mayor del ejército norteamericano, Colin Powel, tras un recorrido por países de América del Sur, y sus encuentros con Cristiani y el Alto Mando, es también un apoyo al proceso en su etapa "más difícil y delicada".

El General Mauricio Vargas, que formó parte de la Comisión gubernamental de diálogo, y que es actualmente sub-jefe del Estado Mayor Conjunto, evalúa la situación en el preciso momento (30 de octubre) en que llegaban a El Salvador Goulding y de Soto. Refleja la inicial decisión del gobierno de suspender los acuerdos relativos a la Fuerza Armada, aunque admite que "la paz no es gratis" y que para la institución militar viene "un presente duro".

El Comandante del FMLN Ramón Torres, miembro del Grupo Conjunto de Trabajo del FMLN en la mesa del Cese del Enfrentamiento Armado afirma sin reservas, después de irse la misión de la ONU,(11 de noviembre), que el 15 de diciembre es el fin de la estructura militar del FMLN a cambio de la depuración de la Fuerza Armada. Ambos militares coinciden en que las próximas semanas son decisivas y en que ésta es sólo la primera parte de un largo proceso que culminará en 1994, porque quedan acuerdos decisivos por cumplir y batallas políticas que dar.

Comunicado de prensa de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en El salvador (ONUSAL)

Tras ocho días de consultas en El Salvador, sostenidas por separado con el Presidente Cristiani y con la Comandancia General del FMLN, el Subsecretario General, Sr. Alvaro de Soto, informó el viernes en la noche al secretario general, Sr. Boutros Boutros-Ghali, que se había alcanzado un acuerdo concerniente a las fases venideras del proceso de paz en El Salvador.El secretario general y el Sr. de Soto desean encomiar al Presidente Cristiani y al FMLN por el espíritu constructivo y la genuina cooperación, de la que ambas partes han hecho gala, para superar las dificultades que habían surgido y que participaron la misión de los señores Goulding y de Soto.

Lo anterior es positivo augurio sobre el buen desarrollo de la delicada etapa que se avecina en el proceso, la que culminará con el fin formal del conflicto armado el próximo 15 de diciembre de 1992.El Sr. de Soto regresó el sábado 7 de noviembre a Nueva York par comunicar los detalles de los arreglos al Secretario General, el que informará en breve al Consejo de Seguridad. El Representante Especial del Secretario General Sr. Iqbal Riza, continuará coordinando con el Gobierno de El Salvador y con el FMLN los arreglos para las tareas de verificación de ONUSAL en el período venidero.San Salvador, 9 de noviembre de 1992.

General Mauricio Vargas: "Viene para nosotros un presente duro"

ENVIO

¿Qué evaluación hace el gobierno y la Fuerza Armada, del proceso de paz desarrollado durante 1992-

VARGAS

En su evaluación genérica, los acuerdos arrojan un resultado positivo. Sin pretender desconocer que ha habido problemas, problemas que han sido de mecánica. No podemos perder de vista que vamos hacia una desideologización. La desideologización no se da de la noche a la mañana, es un proceso. El cambio de mentalidad y actitud va conforme a las realidades concretas, a las incertidumbres, a los temores que se van dando. La primera fase, que es la fase fundamental del proceso, es la del cese del enfrentamiento armado. Considero que es la parte fundamental porque es la construcción de la paz elemental. Una paz elemental como ausencia del conflicto.

ENVIO

¿Sería ésta también la parte más difícil de todo el proceso?

VARGAS

Yo creo que la más difícil vendrá después. La más difícil es la adaptación de un país subdesarrollado a la construcción de la paz superior, que son los cambios en lo económico, en lo político y en lo social. Lo que se hará después de la ausencia del conflicto es el desmontaje de una estructura militar insurgente, el desmontaje de una estructura militar contrainsurgente y el regreso del país a una condición normal, a su integridad y soberanía. Se trata de la reestructuración de la fuerza militar del Estado en un nuevo marco. Ahí está la paz superior: se han tocado los cimientos de la sociedad.

Estamos viviendo una nueva etapa en la historia de la vida republicana del país, debemos darnos cuenta que estamos viviendo en un país totalmente nuevo. Pero esto no se da de la noche a la mañana, es todo un proceso. Se ha trastocado la columna vertebral, se está construyendo una sociedad democrática. Y la democracia tiene dos pilares fundamentales: la justicia y el sistema electoral. Se ha trastocado el Sistema Judicial en su estructura orgánica funcional: en el Consejo Nacional de la Judicatura, en la cantidad de magistrados, en el presupuesto de la Corte Suprema de Justicia, en la Escuela de Capacitación Judicial. Se han dado una serie de cambios organizacionales y sus frutos se van a ver en el futuro.

La filosofía de la justicia ya no es sólo la de un estricto cumplimiento de la ley, sino que está apegada a la filosofía del respeto a los derechos humanos. El Sistema Electoral, que es el mecanismo de expresión de la voluntad de las personas para escoger su proyecto político, económico y social, sea éste comunista, marxista, centrista, derechista, neoliberalista, lo que sea, también ha sido tocado. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece, porque él lo pone. En una sociedad democrática, cada cinco años se le da al pueblo la oportunidad de cambiarlo. Esa es la pequeña diferencia que tiene la sociedad democrática. En este sentido, sin desconocer que hay problemas, creo que para el proceso engorroso en el que se estaba, hemos caminado y hemos de sentirnos satisfechos .

"El mayor obstáculo es la lentitud en el cambio de mentalidad del FMLN"

ENVIO

¿Cuáles serían los mayores problemas que han surgido en estos meses durante esta primera fase?

VARGAS

Desde mi perspectiva individual, creo que lo primero que ha dificultado el proceso ha sido la lentitud en el cambio de mentalidad y actitud del FMLN. Esto no permite que el grado de confianza crezca y se desarrolle. Eso es un elemento fundamental. Unos dicen que es por falta de voluntad política, otros dicen que por anacronismo y otros dicen que por hábito de prédica ideológica. Yo digo que es una falta de celeridad en el cambio de mentalidad y actitud. ¿Qué es lo que resulta de esto? Que el inventario de armas del FMLN es un inventario que no representa la realidad del conflicto. Eso genera desconfianza.

Las desmovilizaciones del FMLN han sido insatisfactorias. Tenían que haber sido desmovilizados ex-combatientes en lo que ellos desmovilizan hay mujeres, niños y ancianos. La cantidad, el tipo de armas y la calidad faltan a una realidad concreta. Las mismas Naciones Unidas se lo han platicado a ellos. La concentración total de sus fuerzas está un poco deformada, con grupos formales dentro y grupos informales afuera. La restauración de la administración pública la hacen a regañadientes. Se va haciendo, pero no como el acuerdo lo plantea. Estos son problemas que tienen que ser superados.

Unos dicen que la paz es "irreversible". Buscan muchas palabras escogidas del diccionario. No creo que eso sea correcto. Yo creo que las generaciones que vimos el conflicto no estamos en condiciones de reeditar esa historia. Tiene que venir una generación totalmente loca, que no haya vivido eso para quererlo vivir, así de simple. No digo yo si hay irreversibilidad o reversibilidad. Yo lo planteo de esta forma: no creo que ya nadie quiera volverlo a vivir, si lo ha vivido en carne propia. Independientemente que haya pretextos para evadir la responsabilidad o para agilizar los cambios de mentalidad y actitud, el FMLN ha estado vinculando todo el tiempo su cumplimiento de los acuerdos al cumplimiento que haga el gobierno, cosa que no es aceptada por Naciones Unidas. No lo acepta tampoco ni lo practica así el gobierno. Esto nos ha llevado a varios retrasos en momentos determinados.

ENVIO

¿No es correcto entonces que el FMLN vincule su responsabilidad a la del gobierno?

VARGAS

Eso de "si tu cumples, cumplo yo y si tu no cumples, no cumplo yo," no está contemplado en los acuerdos. El FMLN ha mantenido también un discurso que me parece no es el más adecuado: "Las armas son la garantía del proceso", dicen. Las armas no son la garantía de nada ni de nadie. Aquí las garantías fueron colocadas en el acuerdo y son las verificaciones, llámese ONUSAL, llámese COPAZ, llámense los cuatro países amigos, llámense los norteamericanos. Pero decir que la garantía son las armas... ¿A dónde iríamos a parar si para ellos y para nosotros la garantía fueran las armas? Si para los dos la garantía fueran las armas, entonces, ¿quién las entrega primero? Estaríamos así en una posición que nos dificultaría la toma de decisiones para una posible solución.

Sin embargo, yo creo que la situación camina y avanza. Los principales problemas que yo he visto son: falta de comprensión, falta de respeto mutuo, la cultura de la confrontación que no le quiere dar paso a la cultura de la reconciliación. En determinados momentos todavía existe esa tirantez. Otro de los problemas fundamentales ha sido la posición maximalista del FMLN sobre ciertos aspectos de los acuerdos, como es el programa de entrega de tierras. Comenzaron pidiendo una cantidad de tierras que no se adecuaba a la realidad y tampoco a los acuerdos. Una serie de situaciones se han venido resolviendo, pero todos estos factores han dificultado. Si queremos ponerle un denominador común a los problemas pudiera ser: resistencia al cambio.

"El gobierno no ha podido dar respuestas más rápidas"

ENVIO

¿Y de la parte gubernamental qué problemas ve?

VARGAS

La parte gubernamental tiene problemas serios en recursos materiales o económicos y tenemos que superarlos. Eso es un problema fundamental. También hemos ido encontrando que hay segundas y terceras partes en este proceso. Es COPAZ, es la Asamblea Legislativa, es el Tribunal Supremo Electoral, es la Corte Suprema de Justicia, que son órganos independientes en los que el gobierno no puede ejercer una acción directa. Eso nos ha generado retrasos. Uno de los retrasos, los anteproyectos que tienen que hacer estas instituciones.

Otro, las discusiones de la Asamblea, que son eminentemente políticas, donde comienzan las confrontaciones y las alianzas tácticas y las alianzas estratégicas para las votaciones que, por supuesto, generan concesiones desde la perspectiva política y a nosotros nos generan una serie de problemas. Es natural, es parte del sistema. Sin embargo, ése es uno de los problemas que hemos tenido. No se ha podido dar una respuesta acelerada porque el gobierno no ha podido. Hay información que tenía que entregar el FMLN, hay información que tenían que entregar otras organizaciones e instituciones y como la retrasan, nos ha creado una cantidad de problemas desde el punto de vista de la mecánica, del procedimiento, problemas logísticos. Se han ido superando poco a poco, pero ha habido retrasos.

"En El Salvador todo el mundo puede decir lo que piensa"

ENVIO

Las posiciones del gobierno, contrarias a la recalendarización aunque pudieron haber sido coherentes, se vieron empañadas por una campaña lanzada por la extrema derecha contra el proceso...

VARGAS

Yo digo que se quiere estereotipar. Si la izquierda mantuvo una campaña constante, ¿por qué eso no empañaba, sino que aclaraba? ¿Y por qué si un grupo político?económico hace su planteamiento, eso es empañoso? Cuando los otros tenían una campaña masificada, ¿era aclaratoria? A mí me parece que seguimos jugando con criterios ideológicos. ¿Por qué no critican cuando el CPDN, la UNTS, COMADRES, CRIPDES, Marianela García Villas, PAECOMS, CODELUM, CODECOSTA, UNOC, etc. sacan hasta spots diarios, gastando dinero que deberían gastar en el desarrollo de las comunidades y lo gastan en una prédica ideológica permanente? Mi pregunta es por qué aquellas campañas son aclaratorias y éstas son empañadoras. ¿Por qué aquellas son reconciliadoras y éstas son guerreristas? ¿Por qué aquello es blanco y esto es negro? Definitivamente, no puedo aceptarlo. Aquí han pasado vomitando bilis desde febrero hasta esta fecha y nadie dice nada y cuando sale Pro Paz y Trabajo y salen otros, bajo su responsabilidad, lo único que se escucha es crítica. Lo que no podemos es darnos el lujo de permitir grupos clandestinos...

ENVIO

Como la Brigada Maxiliano Hernández Martínez, que amenaza con matar a los dirigentes del FMLN...

VARGAS

Esa brigada está totalmente fuera de la ley y cae en el campo delincuencial. A esos sí hay que ponerles el ojo y aplicarles el rigor de la ley. Pero a los otros, sólo porque están en contra mía, ¿los voy a llamar guerreristas? ¿Y a los míos pacifistas? Yo digo: leamos el contenido de lo que cada uno dice y así vamos a ver si es guerrerismo o pacifismo.

ENVIO

Con todo, en los últimos días ha aparecido el "Comité Cívico de Oriente" llamando la atención contra el trabajo de la Comisión Ad hoc y la Comisión de la Verdad, que se supone forman parte de los acuerdos y se deben respetar. ¿Otro?

VARGAS

Okey. Pero definitivamente cualquier ciudadano puede decir aquí lo que piensa si no transgrede la ley y el derecho del otro. Puede colocar en los medios lo que estime conveniente. Yo puedo estar en contra de la venida del Papa y escribir y poner un campo pagado. ¿Cuál es el problema? Siempre que no atente contra los derechos del Papa, yo puedo decir que el Papa no tiene que venir aquí, que ya vinieron los españoles, que es suficiente, y ponerme a decir todo lo que estime conveniente. ¿Por eso me van a meter preso? La democracia realmente es: "No estoy de acuerdo con tus ideas, no estás de acuerdo de mis ideas, sin embargo discutimos sin recurrir a la violencia". Como dijo Benito Juárez: "El respeto al derecho ajeno es la paz". Si ellos dicen algo, bueno, hay que buscarlos para que realmente nos expliquen por qué lo dicen y cuál es su base. Su percepción puede ser justa o puede ser injusta, puede ser cierta o puede ser falsa, pero es una posición publicada en el marco que la sociedad democrática permite.

ENVIO

Respecto al informe de la Comisión Ad hoc, ¿ha tenido el Alto Mando de la Fuerza Armada algún conocimiento sobre las disposiciones que contiene?

VARGAS

Esto todavía se está manejando, porque las disposiciones administrativas tienen que ser aceptadas por el Secretario General de la ONU. Cuando ya esté enmarcado todo, entonces se podrá conocer y se conocerá desde el interior. En algún momento se va a tener que "destapar la olla". Mientras, está la famosa fórmula de la confidencialidad entre el Secretario General y el señor Presidente. Lo que podemos manifestar es que el señor Presidente tiene el respaldo institucional y tiene la confianza de la institución militar por su forma equilibrada, por el interés que ha puesto en desarrollar la paz de nuestro país. Y la Fuerza Armada respalda sus decisiones y le reitera su confianza y la subordinación institucional a su poder legítimamente constitucional.

"Los acuerdos se firmaron porque la Fuerza Armada los respalda"

ENVIO

¿La Fuerza Armada está dispuesta aceptar las resoluciones de la Comisión Ad hoc?

VARGAS

Institucionalmente va a haber una respuesta. Yo creo que el sano juicio y el buen criterio tienen que primar. Si las decisiones no me parecen, si no me gustan, me voy. Pero esto es una concepción individual y aquí no es cuestión de gustos. Claro que si usted no se siente a gusto, tiene la oportunidad de tomar sus decisiones.

ENVIO

En términos formales, y viéndolo desideologizadamente, una organización militar, un ejército, por su misma estructura, siempre resiente este tipo de transformaciones. ¿Cree que pueda haber alguna resistencia en las Fuerzas Armadas salvadoreñas a su depuración?

VARGAS

No creo. Ya no hablando en el término formal, sino en el término real. Los acuerdos no se hubieran firmado si la institución no hubiera estado de acuerdo. ¿Por qué? Porque los acuerdos tocaban la estructura de la Fuerza Armada. Estas no son decisiones antojadizas, son las necesidades de un proceso, de la paz. Es el precio de la paz. Pero la paz no es de gratis, hay que pagarla, y cada quien tiene que pagar sus costos. El problema es que esto se ha enfilado desde una visión institucional y ha surgido lo visceral de la institucionalidad. En unos casos se han sacralizado y en otros casos se han satanizado las categorías y se ha llegado a dogmas específicos, a puntos de honor, sin darse cuenta de que lo que está en juego en el futuro. El presente es duro, el futuro es esperanzador y hay que avanzar.

ENVIO

¿Qué visión tiene la Fuerza Armada de su nuevo papel, después de este proceso, con los nuevos cambios jurídicos, nueva formación, etc.?

VARGAS

Desde que se dieron los acuerdos, nos vimos como una institución respetuosa y respetada. Este era el criterio fundamental. Posteriormente, nos vimos ubicados en el marco de una sociedad, en los espacios y límites que el proyecto y la sociedad le da a la institución, no más allá de lo que la institución debe de tener. Creo que viene para nosotros un presente duro y un futuro esperanzador, pero el cambio no puede ser brusco. Porque eso no nos va a llevar a la consolidación de la democracia. El cambio es en todos los 5 millones de habitantes de este país y en sus 21 mil kilómetros cuadrados del territorio. De nada sirve que uno cambie, si los demás no van a cambiar.

ENVIO

¿Tal como están las cosas, con la nueva recalendarización, ¿podemos decir que el proceso de paz ya es irreversible?

VARGAS

Considero que esto va al sprint final. De los mil 500 metros estamos en los cien metros planos finales, donde se va acelerar, especialmente con esta ubicación de cumplimiento de doble canal ante las Naciones Unidas, para que sea la verificación la que determine y dé el veredicto de quién ha cumplido y quién no.

El nudo gordiano no se ha roto, se ha desamarrado con mucho tacto. Y creo que hoy cada quien ha de hacer su sprint, para que en el momento del veredicto final podamos sentirnos satisfechos. Y el que no haya cumplido tendrá sus costos políticos. Y pagará la factura quien tenga que pagarla.

ENVIO

¿Dificultades que se pueden prever en este último sprint del proceso?

VARGAS

Sería desastroso que la violencia renazca, que pueda haber un atentado contra los dirigentes de cualquier dirección. Pero los problemas se solucionan. Creo que ése es el riesgo mayor que tenemos. Y por eso, hay que quitar espacios a estas acciones. No creo que seamos tan irresponsables de correr el riesgo de la violencia. La responsabilidad la tenemos los que conducimos este proceso y este proceso no nos pertenece como individuos ni como sectores. Nos pertenece como nación y como pueblo.

Comandante Ramón Torres: "Si no se depura el Ejército no hemos logrado nada"

ENVIO

¿Cuáles son los resultados de la crisis de octubre seguida de la visita de Goulding y de Soto?

TORRES

Las Naciones Unidas son una parte importante en el proceso de paz. Alvaro de Soto fue uno de los hombres importantes en la negociación y conoce muy bien la temática, conoce al gobierno y al FMLN y trata de sacar adelante este proceso. A la ONU no le conviene que este proceso falle. Es uno de sus procesos más exitosos. De hecho, el cese de fuego no se ha roto. En este marco, la ONU hizo el esfuerzo de hacer contrapropuestas y de animar a las partes a desentampar la situación. Lo de octubre fue una crisis en la que estábamos bien confrontados. La propaganda y las declaraciones del presidente Cristiani, de Zepeda, de Calderón Sol eran guerristas y no ayudaban al proceso. Nosotros dijimos en varias ocasiones que si firmábamos los acuerdos era para llegar hasta el final en el proceso de paz. El pueblo ya no quiere guerra, quiere producir, reconstruir, reunificarse.

El FMLN aceptó la propuesta de la ONU sobre la recalendarización, el reacomodo o el ajuste, como le quieran llamar. La verdad es que hubo recalendarización. Se estiró el tiempo hasta el 15 de diciembre. Ahí está ya lo que le toca al FMLN y lo que le toca al gobierno. La sorpresa nuestra fue que Cristiani saliera después con que no aceptaba. El FMLN tuvo que hacer entonces grandes esfuerzos para mantener su aceptación de la propuesta de la ONU y para exponer sus puntos de vista -ya no públicamente- sobre algunos aspectos en los que no estábamos de acuerdo respecto al nuevo calendario. Había también que hablar directamente con el Presidente Cristiani para hacerle desistir de su posición dura, para que dejara de lado sus intereses partidarios y para que se constituyera como Presidente de la República y no como presidente de un partido.

El FMLN ha dado seguridad a la ONU de que está pensando en la paz y de que nuestra posición no es una "maniobra táctica", como dicen algunos de la derecha. No nos estamos preparando para seguir la guerra, nos hemos embarcado en el proceso de paz. Con la misma afuerza que hicimos la guerra, el FMLN está dispuesto a llevar adelante la paz y la reconciliación en nuestro país.

Es una posición clara que hacemos a cambio de la legalización del FMLN como partido político, de la depuración de la Fuerza Armada, de la reducción del ejército, del despliegue de la nueva Policía, del respeto a los derechos humanos, de todo el paquete de los acuerdos. Aunque hemos callado los fusiles, no podemos decir que estamos ya en la paz, sino iniciándola y poniéndole las bases. Sustentándola no sólo en el callar de los fusiles sino también en que el pueblo no tenga ya el estómago vacío.

ENVIO

¿Ambas partes aceptaron la propuesta de la ONU?

TORRES

Digamos que hay reacomodos en el calendario y aceptaciones parciales. El FMLN ha aceptado ya, desde un principio. Entendemos que el gobierno ha aceptado con pequeñas modificaciones. Consideramos que no hay problemas serios por los cuales el proceso no camine. De todos es conocido que el problema más grave es el de la democracia en las Fuerzas Armadas. Ahí está como el punto de honor del gobierno, es el punto que Cristiani no aceptaba en la recalendarización.

"El gobierno sabe bien que el problema no son los fusiles"

ENVIO

¿Cuándo será efectiva la depuración de la Fuerza Armada? ¿Después del desarme del FMLN?

TORRES

Lo que nosotros le dijimos a de Soto y a la ONU es que los mecanismos de depuración y reducción de la Fuerza Armada no deben cesar. Y que si hay un cambio de fecha, tiene que ser pequeño. El pueblo y la ONU, incluso los norteamericanos, están de acuerdo en que se lleve hasta el final lo que se firmó en México. En tanto se cumpla, no hay mayor problema en torno a la fecha.

EL gobierno sabe bien que el problema no son los fusiles. Nosotros logramos detener al ejército. No nos ganaron la guerra. No la ganaron ellos ni la ganamos nosotros, pero en este país tan chiquito, no pudieron aniquilarnos. Cada año hacían una campaña diciendo que nos iban a acabar y al final nos vinimos a meter a San Salvador en la ofensiva de 1989, cuando decían que ya no teníamos fuerza. El problema no es ya de armas, sino de cómo hacer para lograr la paz. Si aquí estallara la guerra otra vez, en poco tiempo se tendría lo necesario para hacer la guerra. Como me decía alguien: "Para entrar a la guerra diez minutos se necesitan". Rompemos, se empieza y seguimos la guerra por diez años más. Pero nosotros no estamos pensando en eso.

ENVIO

Si las armas del FMLN ya no son presión para el gobierno, ¿se establecieron mecanismos de verificación para que Cristiani cumpla realmente los acuerdos sobre la Fuerza Armada?

TORRES

Ese fue uno de los puntos que se hablaron. Desde ahora, la ONU tanto nos está verificando a nosotros como a la Fuerza Armada para que se cumplan los acuerdos el 15 de diciembre. Los mecanismos no son todavía públicos, pero sí hay mecanismos de verificación. Naciones Unidas siempre estaría pendiente del desarrollo del proceso, junto con los Países Amigos. Porque esto no termina el 15 de diciembre, el proceso sigue. Hay acuerdos que van a llegar hasta el año 94.

Lo que termina el 15 de diciembre es un período del cumplimiento. Tenemos entendido que la ONU va a dejar sus fuerzas hasta las elecciones del 94. Nosotros tenemos fe en que este proceso va a llegar hasta el final. Al gobierno no le conviene que no se cumplan los acuerdos. El pueblo se enojará si le hacen una mala jugada y a nadie le conviene que haya desestabilización. El gobierno tiene que cumplir y lo va hacer en la medida en que el pueblo y todo mundo lo presione.

Esto es una lucha. Dejamos las armas, pero sigue la lucha política para el cumplimiento de los acuerdos. Cada paso que se da se logra, pero con lucha. Si el 15 vamos a entregar hasta el último fusil, la lucha no termina ahí, continúa. Vamos a llegar al 94 con los acuerdos cumplidos. Y una cosa básica para que esto funcione es la desmilitarización y la depuración del ejército. Si esto no se logra, no estamos logrando nada.

ENVIO

¿Qué problemas han surgido durante el cese del enfrentamiento armado?

TORRES

En el Grupo Conjunto de Trabajo, que está formado por las cinco organizaciones del FMLN, cada miembro tiene bajo su responsabilidad las concentraciones del FMLN. En el caso de las FPL, a mí me toca coordinar sus siete concentraciones. Bajo nuestra responsabilidad está toda la tropa del FMLN, sus armas y el trabajo de que estas tropas sean disciplinadas y estén informadas de lo que está sucediendo para que no vaya a haber ningún enfrentamiento. Somos responsables de que el cese del fuego no se rompa por ningún lado. El gobierno tiene también sus responsables para sus tropas. Cuando es necesario nos reunimos el FMLN, el Ejército y en medio de los dos, ONUSAL.

Hasta el momento y después de once años de guerra, llegar hasta el cese del enfrentamiento armado se podría decir que ha sido un éxito. Los mismos de ONUSAL no lo esperaban así. Si había sido tan sangrienta esta guerra, lograr disciplinar a las tropas y que atendieran los mandatos de no pelear de la Comandancia General y del Alto Mando, se suponía que iba a ser difícil. Si el ejercito hubiera llegado a nuestros campamentos, hubiéramos abierto fuego. Pero ellos respetaron los límites y las condiciones para no llegar a ningún enfrentamiento. Sin embargo, ha habido algunos problemas. El ejército ha hecho movimientos no adecuados que han violado las disposiciones técnicas y que tuvieron consecuencias y podrían haber llevado a que rompiéramos el fuego.

ENVIO

Como los vuelos aéreos del ejército en marzo, sobre las concentraciones del FMLN...

TORRES

Eso. En alguna ocasión, el FMLN les disparó con armas livianas, no con misiles, como una advertencia. Fue un gran trabajo mantener informadas a nuestras concentraciones, lograr que estuvieran alerta pero calmadas y que no fueran a disparar un misil. Los aviones no andaban disparando, pero sí andaban violando el espacio de las concentraciones del FMLN.

Tuvimos problemas de ese tipo. También hubo movimientos terrestres innecesarios por parte del ejército. Algunas veces era por prepotencia de los mandos de un destacamento o brigada. Todos saben que hay militares que se han opuesto y se oponen a los acuerdos. Este es el tipo de problemas que hemos tenido. Fueron denunciados en su oportunidad para ser solucionados.

"A nadie le conviene que los guerrilleros desmovilizados estén desempleados"

ENVIO

¿Y la ayuda económica para la inserción del FMLN en la vida civil?

TORRES

Todavía esta pendiente. Hay acuerdo de cumplir. Lo de las tierras se resolvió, ya hubo una entrega de propiedades y en los próximos días habrá otras. Esto ya va en camino. Fue la primera entrega de tierras para el 60% del FMLN ya desmovilizado. El problema de las tierras se destrabó con la última visita de Goulding. Pero hay que dejar claro que es un problema serio. Estamos luchando porque esto se cumpla y por no dejar a nuestra gente en la calle, porque esto sería un problema social que a nadie le conviene. Dejar en la calle a ocho mil guerrilleros experimentados es un problema. Lo mismo de problemático es dejar en la calle a la tropa gubernamental desmovilizada. Ellos tienen sus propios programas. A la ciudadanía no le conviene que estén desempleados, reinsertarlos es un problema de toda la nación.

ENVIO

El gobierno y la Fuerza Armada han protestado por el incompleto inventario de sus armas hecho por el FMLN, han hallado unos dos depósitos clandestinos y dicen que el FMLN ha desmovilizado a gente vieja y jóvenes que no son sus combatientes más experimentados...

TORRES

Lo de las armas es un problema que se ha llevado hasta la ONU. Repito: en este país, el problema no son las armas, nosotros no pensamos en usarlas. Hemos dicho claramente a la ONU que el Ejército Nacional para la Democracia del FMLN, con el que pusimos en jaque al ejército del gobierno, es un ejército guerrillero y no regular.

Cuando comenzamos la guerra, la comenzamos con pistolas. El heroísmo de nuestro ejército supera al gubernamental, lo atestigua la ofensiva del 89 en San Salvador. El ejército tenía más de 50 mil efectivos y nosotros nos metimos a la capital con unos 3 ó 4 mil hombres y no nos podían sacar. Nos fuimos porque estaba sangrando mucho la población civil. Sobre la cantidad de armas, nosotros le hemos dicho a la ONU que hay una gran cantidad de nuestras armas perdidas. Y hemos estado entregando las armas que hemos hallado. Hemos dejado espacio en el inventario para incorporar esas armas perdidas si aparecen. Alrededor de todo San Salvador hubo que enterrar cantidad de armas, 30 ó 40 fusiles de una vez y en un buzón. Y así, muchos buzones. Recuperábamos al ejército gran cantidad de armas y nuestros hombres venían recargados de municiones. No podíamos llevarnos esas armas y lo que hacíamos era enterrarlas.

"Nunca podremos presentar a todos nuestros combatientes, fueron miles y miles y miles de gentes"

ENVIO

El Secretario General de la ONU ha expresado también sus dudas sobre el inventario de armas del FMLN...

TORRES

Estamos en proceso de entregarle los inventarios actualizados. Yo mismo he andado con el coronel de información del mando de ONUSAL, concentración por concentración. El día 11 de noviembre terminamos la verificación arma por arma, para poder decir que este inventario responde a la realidad.

Sobre lo del personal guerrillero que hemos desmovilizado, hay que decir que nosotros nunca presentaremos a toda la gente que participó en esta guerra porque participaron miles y miles y miles de gentes. Nosotros teníamos la tropa permanente, pero también tropa miliciana, que no estaba a tiempo completo. Nuestra fuerza consta en los inventarios. ¿Que hemos desmovilizados a señores mayores? Es cierto. Son guerrilleros que desde que empezó esto, allá por los años del Bloque en los 70, ya tenían su edad y han envejecido. Esa también es nuestra tropa.

La tropa permanente, tropa de combate, son prácticamente sólo jóvenes, que lucharon con estos más viejos. Esa es la realidad. No es problema de mala fe del FMLN, que está dando lo que tiene y con lo que peleó. El problema del ejército es que cuando ven el inventario y a nuestros hombres dicen: ¿Con estos quinientos hombres me tuvieron en jaque el departamento de San Vicente? Y es cierto: con 500 hombres peleamos y nunca nos pudieron sacar de allí. No entienden por qué un pelotón nuestro de 30 hombres detenía a un batallón de los de ellos, pero eso ya es otro problema.

"El FMLN va a romper sus armas para hacer un monumento nacional a la paz"

ENVIO

¿El destino de las armas del FMLN?

TORRES

Hemos planteado primeramente que como el FMLN no perdió la guerra, entonces el compromiso es que nosotros mismos vamos a destruir nuestras armas. Con verificación de ONUSAL, prensa y todo, el FMLN va a partir sus armas, como muestra de que deja la lucha armada y se integra a la vida política. A cambio de la depuración del ejército y de todo lo demás. Ya están previstos los porcentajes para contribuir con esas armas rotas a la construcción de un monumento nacional a la paz. Cada frente va a mandar una parte. Otro porcentaje será para el monumento departamental o zonal y otro porcentaje para el museo histórico.

ENVIO

¿Se disuelve la mesa del Cese del Enfrentamiento Armado el 15 de diciembre?

TORRES

Nosotros no pensamos disolver la mesa. Hay que darle seguimiento a este proceso, porque podrían surgir algunos problemas. Hasta que sea necesario y se establezcan los mecanismos civiles para verificar todo lo que haga falta, debe seguir abierta la mesa. El FMLN seguirá luchando junto al pueblo, estamos dispuestos a reinsertarnos en la vida política. Nosotros nos incorporamos a esta lucha no por intereses personales sino por interés del pueblo. Muchos cayeron en esta guerra, pero todos estábamos dispuestos a dar la vida y a quedar anónimos. Ahora todos los que hemos llegado hasta aquí estamos dispuestos a seguir luchando políticamente porque se logre una verdadera paz. Y para eso se necesita el esfuerzo de todo el pueblo.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Todos endurecen sus posiciones

Nicaragua
El rompecabezas de la propiedad

Guatemala
¿Rigoberta para Presidente?

Guatemala
Me llamo Rigoberta Menchú y así comenzó mi lucha

El Salvador
Hablan los dos ejércitos

Internacional
¿Qué podemos esperar de Clinton?

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web