Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 127 | Junio 1992
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Estados Unidos

El viejo nuevo orden del Pentágono

"Nuestra estrategia debe excluir el sugimiento de algún competidor en el futuro". "Debemos mantener nuestro estatus como poder militar de primer orden". Son frases de los dos más recientes documentos del Pentágono. Con el fin de la Guerra Fría, Estados Unidos no está dispuesto a reducir su Ejército, sino que aspira a hacerlo crecer.

Equipo Envío

En su búsqueda desesperada de una razón de ser después de los resultados de la Guerra Fría, el Pentágono exigió en febrero, por medio de un documento, que los Estados Unidos continúe siendo el supremo arbitro y policía mundial. El documento fue filtrado al New York Times por un oficial preocupado ante la capacidad del Pentágono para inventar situaciones mundiales alertas y, de este modo, prevenir el recorte presupuestario. En abril, un segundo documento que fue filtrado era más moderado, pero mantenía el énfasis en la importancia de una fuerte preparación militar.

Militarismo creciente: dos documentos reveladores

El documento, conocido como "Guía para la Planificación de la Defensa" para el período fiscal 1994-99, sienta las bases para los gastos gubernamentales en defensa. Por lo tanto, trata explícitamente de demostrar la necesidad de mantener los altos gastos de defensa, en unos momentos en que un importante sector del público estadounidense tiene expectativas de que, gracias a la finalización de la Guerra Fría, los gastos defensivos pueden ser recortados a favor de las urgentes necesidades domésticas.

Ambos documentos requieren un presupuesto militar lo suficientemente alto como para que los Estados Unidos pueda luchar, por lo menos, en dos guerras "regionales", mientras mantiene sus fuerzas en Europa. Los dos documentos defienden la "base mínima de fuerzas" de 1.63 millones de tropas activas. Los ejemplos de guerras "regionales para el primer documento son Irak, Panamá, Las Filipinas, El Báltico y Corea del Norte. En el segundo documento se da el argumento de que los Estados Unidos requiere de un gran ejército para "moldear el futuro ambiente de seguridad" y prevenir amenazas regionales, que deberían ser derrocadas cuando se presenten.

El segundo documento refleja la necesidad de la inversión en los más altos niveles administrativos y de oficiales, Secretario de Defensa Dick Cheney y el jefe del Estado Mayor del Ejército General Colin Powell. El primer documento fue preparado por la oficina del Pentágono bajo la Secretaría Política, Paul Wolflowitz.

El oficial que filtró el documento considera que el debate sobre la estrategia militar y los gastos de un gran porcentaje de los impuestos de los ciudadanos, deben ser públicos. Sin embargo, solamente una parte del documento ha sido dado a conocer y la mayoría de los ciudadanos tienen pocas oportunidades de influenciar en los temas que van a ser discutidos en el Congreso. Los gastos militares se mantienen en niveles cercanos a la época de la Guerra Fría, a pesar de los cambios en la situación internacional.

Comparando los dos documentos

El aspecto más controversial del primer documento es su énfasis en frenar las aspiraciones de los aliados de Estados Unidos, - Alemania y Japón -, a tener un liderazgo regional o global. Según el documento, parte de la misión de los Estados Unidos es "convencer a potenciales competidores de que no necesitan aspirar a un liderazgo o adoptar posturas más agresivas para proteger sus legítimos intereses.

Para hacer esto los Estados Unidos "deben responder ampliamente a los intereses de las naciones más industrializadas para desmotivarlas a desafiar nuestro liderazgo o que busquen cambiar el orden económico y político establecido". El documento rechaza explícitamente la doctrina de "Internacionalismo colectiva" que surge de las cinco potencias victoriosas en la II Guerra Mundial y afirma que lo más importante es "la sensación de que últimamente, el orden mundial esta resguardado por los Estados Unidos".

El segundo documento es más diplomático con los aliados de Estados Unidos y elimina las referencias al Japón y Alemania como rivales militares potenciales. Pone mayor atención a los acuerdos de seguridad colectiva, apenas mencionados en el primer documento destaca a grandes niveles la cooperación. "No es de nuestro interés o de las otras democracias, retornar a los tiempos pasados, donde las múltiples potencias militares se equilibraban mutuamente, en lo referido a estructuras militares, mientras a nivel regional o global la paz estaba equilibrada". Los Estados Unidos todavía cuentan con el derecho de usar unilateralmente sus fuerzas si la estrategia colectiva no protege sus intereses vitales.

"Debemos mantener la capacidad de dirigir selectivamente los problemas de seguridad que amenazan nuestros intereses". Y el documento recalca algunos objetivos concretos del primer documento: preservar la importancia de la alianza de la OTAN, en vez del tratado de defensa Europea, actualmente vigente; excluir "cualquier poder hostil capaz de dominar una región crítica para nuestros intereses"; mantener la capacidad nuclear para detener una nueva amenaza de los países que constituyeron la Unión Soviética; mantener el poder militar de los Estados Unidos en las Costas del Pacífico, y una influencia segura y acceso al petróleo del Medio Oriente.

El primer documento pone énfasis en una "estrategia nacional militar focalizada regionalmente", dirigida a puntos problemáticos en el Tercer Mundo, países que constituyeron la Unión Soviética y el bloque de países del Este. Explícitamente recalca que Cuba y Corea del Norte están entrando a períodos de "crisis intensos" que podrían provocar una guerra; sugiere un programa de intervención de Estados Unidos en Panamá después de que los "narco-terroristas" tomaron el canal; y hace un llamado de alarma acerca de las naciones del Tercer Mundo que están buscando armas nucleares y químicas para la destrucción masiva, del ejército soviético. No se puede analizar si se mantienen estas posiciones en el segundo documento, la información suministrada está incompleta.

Reacciones a los documentos

Cuando el primer documento apareció en la Prensa, un presidente Bush indeciso respondió a interpelaciones de periodistas que no había leído el documento. Cuando fue presionado a responder si los Estados Unidos debían moverse hacia un arreglo de seguridad colectiva o debería ser los guardianes del mundo, contestó vagamente que la situación no era ni esto ni aquello. Sin embargo, el documento provocó una tormenta de protestas en muchas direcciones.

Los aliados de Estados Unidos se sintieron naturalmente ofendidos por ser mencionados como potenciales rivales. Las críticas de los liberales, acusaron al documento de haber inventado amenazas donde no existían, para elevar el presupuesto de defensa.

El candidato presidencial conservador, el aislacionista Patrick Buchanan, calificó el documento como "la formula para la eterna intervención estadounidense", en guerras donde los intereses vitales están comprometidos muy remotamente.

La reacción al primer documento y su revisión indican que la Guerra Fría, la estrategia militar basada en amenazas sin ninguna concesión a los cambios en el mundo, ya no son aceptables para el público. Ahora se considera esencial la respuesta colectiva a las situaciones conflictivas. Sin embargo, todo el incidente muestra que las actitudes de la Guerra Fría persisten en los altos niveles del Pentágono. Podría ser, debido en parte a esta critica, que el segundo documento tenga un tono más diplomático, no por reflejar una estrategia real, sino porque sus autores sabían que su contenido podía ser filtrado.

Además, el segundo documento no muestra apreciables mejorías. Continua defendiendo los enormes gastos militares, que afectan seriamente a la economía estadounidense y previene una nueva visión más humana que está surgiendo dentro de la sociedad; y continúa promoviendo una actitud activa intervencionista, particularmente, - pero no exclusivamente -, hacia el Tercer Mundo, debido a que los Estados Unidos todavía creen que tienen el derecho de prevenir "cualquier poder hostil de dominación sobre regiones críticas de nuestro interés".

Textos de los documentos del Pentágono

Reproducimos extractos de los dos documentos del Pentágono:

"Nuestro objetivo primordial es detener o derrocar ataques de cualquier origen... El segundo objetivo consiste en fortalecer y extender el sistema de defensa acordado que une a las naciones democráticas en una defensa común contra la agresión construir hábitos de cooperación, evitar que las políticas de seguridad vuelvan a ser nacionales y proveer seguridad a bajos costos con bajos riesgos para todos. Nuestra preferencia por una respuesta colectiva para imposibilitar amenazas, o si es necesario enfrentarlas, es la clave de nuestra estrategia de defensa regional. El tercer objetivo es excluir cualquier poder hostil que domine una región critica para nuestros intereses, y también fortalecer las barreras contra el resurgimiento de una amenaza global a los intereses de los Estados Unidos y nuestros aliados...

Una de las principales tareas que enfrentamos hoy es moldear el futuro, llevar viejas alianzas a una nueva era y transformar viejas enemistades en nuevas relaciones de cooperación. Si nosotros y otras naciones democráticas continuamos en la construcción de una seguridad democrática comunitaria, podría surgir un mundo más seguro; si nosotros actuamos separadamente, podrían resultar muchos problemas.

Algunas situaciones como la crisis que llevó a la guerra del Golfo, pueden producir alianzas específicas. Nosotros deberíamos planificar la maximación del valor de tales coaliciones. Esto podría incluir la especialización de los roles de nuestras fuerzas así como el buen desarrollo de prácticas cooperativas con otros.

Mientras los Estados Unidos no se conviertan en el policía mundial y asuma la responsabilidad de resolver cada problema de seguridad internacional, tampoco podemos permitir que nuestros intereses críticos dependan solamente de mecanismos internacionales que puedan ser bloqueados por países cuyos intereses puedan ser muy diferentes de los nuestros.

Donde los intereses de nuestros aliados estén directamente afectados, nosotros esperamos que ellos compartan la responsabilidad que les corresponde y en algunos casos jueguen un rol de liderazgo; pero mantenemos la capacidad de dirección selectiva de esos problemas de seguridad que amenazan nuestros intereses."

Objetivos Nucleares

"La política y los planes de los objetivos nucleares de Estados Unidos han cambiado, y van a cambiar, considerando el buen desarrollo nuclear en los estados del Este y Centro de Europa, y de los países que constituyeron a la Unión Soviética. Sin embargo, la sobrevivencia de la estrategia de fuerzas nucleares de Estados Unidos son todavía esenciales para detener el uso de fuerzas nucleares que van a existir en los países que constituyeron la Unión Soviética, incluso bajo el nuevo régimen que ha comenzado..."

Riesgos y Amenazas Regionales

"Países que constituyeron la Unión Soviética: Los Estados Unidos ha tenido un riesgo significativo al promover la consolidación democrática y las relaciones pacíficas entre Rusia, Ucrania y las otras repúblicas que constituyeron la Unión Soviética...

EUROPA DEL ESTE Y LA OTAN:

Nuestra común seguridad y la estabilidad europea pueden ser mejoradas mediante el mayor desarrollo de una red de instituciones interconectadas que, en comunicación con la OTAN, constituyan la arquitectura de seguridad de Europa. Esto es fundamental para mantener integrada la estructura de los comandos militares de la OTAN, y su papel de instrumento militar que preserve la defensa y seguridad europea.

ASIA DEL ESTE Y EL PACIFICO:

Al margen de las cordiales relaciones de vital apoyo económico y político, debemos mantener una significativa presencia militar en el área.

Trabajaremos para preservar nuestra vigorosa alianza de seguridad, especialmente con Japón, nuestro más importante aliado en la región; con nuestro más amenazado aliado, la república de Corea; con Australia, Tailandia y las Filipinas. Continuaremos animando a Japón y Corea del Sur en particular, para que asuman un papel de mayor participación y responsabilidad.

ORIENTE MEDIO Y EL GOLFO PERSICO:

Nuestro propósito será fortalecer la estabilidad regional, frenar la agresión contra nuestros amigos e intereses en la región; proteger a los ciudadanos y propiedades norteamericanas y salvaguardar nuestro acceso al espacio aéreo, las rutas marítimas y al petróleo de la región. Los Estados Unidos estas comprometidos con la seguridad de Israel y el mantenimiento de los límites críticos para la seguridad de Israel... A la vez, nuestra asistencia a los amigos árabes para que ellos mismos se defiendan en caso de agresión; también fortalecer la seguridad en toda la región incluyendo Israel. Apoyamos los esfuerzos del proceso de paz que traiga la reconciliación entre Israel y los Estados Arabes, así como entre Israel y los Palestinos."

Ante la nueva situación del mundo

"Esta guía de planificación de la defensa está dirigido fundamentalmente ante la nueva situación planteada por el colapso de la Unión Soviética, su desintegración interna así como sus dominios externos y por el descrédito del comunismo como ideología con pretensiones e influencias globales.

La nueva coyuntura internacional se caracteriza por la victoria de los Estados Unidos y su coalición de aliados sobre la agresión iraquí - primer conflicto de la postguerra fría - y una definición del liderazgo global de los Estados Unidos. Se suman dos victorias que han sido menos visibles: la integración de Alemania y Japón al sistema colectivo de seguridad de Estados Unidos, y la creación de una zona democrática de paz."

Objetivos de la estrategia de defensa

"Nuestro primer objetivo es prevenir el surgimiento de un nuevo rival al interior de la ex-URSS o de cualquier otra parte, que representa una amenaza al orden, como sucedió con la antigua Unión Soviética. Ese es un elemento dominante de trasfondo en la nueva estrategia de defensa regional y que requiere un gran esfuerzo para evitar su surgimiento como un poder hostil en la región que logre consolidarse y genere un poder global. Estas regiones incluyen Europa del Este, el este de Asia, el territorio de la ex-URSS y el sudoeste asiático.

Hay tres aspectos adicionales para cumplir este objetivo: Primero, los Estados Unidos deben mostrar un liderazgo necesario para proteger y establecer un nuevo orden, que mantenga la convicción entre los competidores potenciales, de que ellos no necesitan aspirar a funciones mayores o por supuesto a posturas más agresivas para proteger la legitimidad de sus intereses. Segundo, en las áreas que no son de defensa, debemos velar suficientemente por los intereses de las naciones industrializadas, para disuadirles de un cambio de nuestro liderazgo procurando sumarlas al orden político -económico establecido. Finalmente, debemos mantener los mecanismos que frenan a los competidores potenciales y que aspiran a un rol mayor en el ámbito regional. Una efectiva reconstitución de nuestra capacidad es importante, de tal modo que nuestro rival potencial no pueda obtener tan fácil y rápidamente una posición de predominio militar en el mundo.

El segundo objetivo está orientado al origen de los conflictos regionales y la inestabilidad, procurando promover el incremento del respeto a las leyes internacionales, frenando la violencia internacional y procurando el ascenso de gobiernos democráticos y sistemas de apertura económica. Estos objetivos son especialmente importantes en la superación de los conflictos o ante la amenaza de seguridad en la región que Estados Unidos considera de suma importancia por su proximidad (en el caso de América Latina), o donde tenemos ciertas obligaciones de apoyo a la seguridad de otras naciones por medio de tratados.

Mientras los Estados Unidos no puedan llegar a ser los "guardianes" del mundo, para asumir la responsabilidad de corregir los errores, mantendremos la preeminente responsabilidad de orientar selectivamente aquellos errores que no sólo amenacen nuestros intereses sino los de todos nuestros aliados o amigos, lo que podría entorpecer seriamente las relaciones internacionales. Varios de nuestros intereses pueden ser afectados por estas circunstancias: el acceso a materias primas vitales, principalmente el petróleo del Golfo Pérsico; la proliferación de armas de destrucción masiva y misiles balísticos; amenazas de terroristas a ciudadanos norteamericanos o peligro por conflictos regionales o locales y la amenaza a la sociedad norteamericana por el tráfico de drogas.

Es improbable que un peligro convencional -global para Estados Unidos y la seguridad del Oeste, resurja de Euroasia en muchos años. Sin embargo la más alta preocupación radica en que el liderazgo de la ex-URSS adopte medidas estratégicas para recuperar el imperio perdido o cualquier otra amenaza para los intereses globales; la desaparición del Pacto de Varsovia y la subsecuente y continua disolución de su capacidad militar, le dejan sin ninguna esperanza de éxito para reorientar en muchos años, su estrategia y doctrina y la regeneración y despliegue de fuerzas, lo que sólo podría ocurrir después de un largo reordenamiento político y de la reorientación de la política agresiva y autoritaria y de control económico.

Hay otras naciones o coaliciones potenciales que podrían, en un futuro lejano, desarrollar propósitos estratégicos y una actitud de defensa ante nuestra dominación global o de amplias regiones. Nuestra estrategia debe ahora refocalizar la exclusión del surgimiento de algún competidor potencial en el futuro. Pero porque no tenemos esferas de amenazas globales o de hostilidad, sin el dominio del poder democrático nuestros intereses están en peligro. Tenemos la oportunidad de encontrar programas de amenazas de más bajo nivel y más bajos costos, como para que nos preocupemos y preparemos para reconstruir fuerzas adicionales con las que se necesitaría contar en caso de que resurja una amenaza global..."

Objetivo Nuclear

"Las fuerzas disuasivas, nuclear y convencional, deben seguir contemplando el peligro de las actuales y futuras posiciones y capacidades, así como las futuras de los líderes rusos u otros adversarios de mayor importancia. Sin embargo estamos convencidos del desarrollo positivo en Rusia (y) del principio tradicional de los gobiernos en el cumplimiento de los objetivos que serán sujetos de revisión.

Amenazas y peligro regional: Con la desaparición de una amenaza militar global para los intereses de Estados Unidos, la amenaza regional, incluyendo conflictos en el interior y en las cercanías de la ex-URSS, seremos los primeros en preocuparnos del futuro de los Estados Unidos. Estas amenazas es probable que surjan en regiones críticas para la seguridad de los Estados Unidos y sus aliados, incluyendo Europa, Asia del Este, el Oriente Medio y el sudoeste asiático, y el territorio de la ex-URSS. También tenemos importantes intereses en América Latina, Oceanía y el sub-Sahara africano. En todos los casos, los Estados Unidos están preocupados por los mecanismos de dominación en la región ante un poder hostil.

La ex-URSS. El antiguo estado soviético no hará nada para alcanzar un poder global que consolide el control sobre los recursos al interior de la ex-URSS. En el mejor de los casos, está garantizado que es posible consolidar el control sobre los recursos del territorio sin un poder hostil, para contribuir con su estado sucesor (especialmente Rusia y Ucrania) y es sus esfuerzos para lograr democracias pacíficas con una economía de mercado. La asociación con estos estados podría ser el mejor resultado posible para los Estados Unidos. A la vez, debemos prepararnos contra la posibilidad de que la democracia fracase, con la posibilidad de que un régimen de tendencias autoritarias regenere la agresividad del poder militar que pueda resurgir en Rusia; o que regímenes similares en otras repúblicas exitosas puedan encabezar la propagación del conflicto al interior de la ex-URSS o Europa del Este.

Para el futuro inmediato, la preocupación de Estados Unidos serán los mecanismos que permitan la habilitación de Rusia y las otras repúblicas para desmilitarizar sus sociedades, convirtiendo su industria militar en una de producción civil, eliminando, o en el caso de Rusia, reduciendo radicalmente su inventario de armas nucleares, manteniendo un firme control sobre las armas nucleares, y prevenir la divulgación tecnología militar y sus avances, a otros países."

Europa Occidental y la OTAN

"La OTAN continúa proveyendo las bases indispensables para establecer un ambiente de seguridad en Europa. Esto es de fundamental importancia para preservar a la OTAN como el primer instrumento de defensa en el Occidente, así como el canal de influencias y participación de los Estados Unidos en los temas de seguridad europea. Mientras los Estados Unidos apoyen el deseo de integración europea debemos buscar como prevenir el surgimiento en materia de seguridad, los que podrían desplazar a la OTAN, particularmente cuando se da la integración de alianzas en las estructuras de los comandos."

Europa del Este-Central

"El fin del Pacto de Varsovia y la disolución de la Unión Soviética, ha traído la oportunidad de incrementar la estabilidad y reducir la amenaza militar en Europa. El aumento de las reformas democráticas en al república rusa debería continuarse; este proceso abre la posibilidad de establecer una política más benigna respecto de Europa del Este. Sin embargo, los Estados Unidos deben tener en mente la larga historia de conflictos entre los estados de Europa del Este así como el conflicto potencial entre los estados del este y la ex-URSS.

Los más prometedores caminos para preservar el este y centro de Europa y la estabilización de instituciones democráticas, es mediante su participación en las organizaciones políticas y económicas del Oeste. El este-centro europeo, como miembro de la comunidad europea y la más pronta expansión en coordinación con la OTAN.

Los Estados Unidos deben considerar también la ampliación de los compromisos de seguridad de los estados del este, semejantes a aquellos que tenemos con los estados del Golfo Pérsico.

Podría haber un resurgimiento de una amenaza desde el estado sucesos de la URSS. de Debemos planificar para defendernos de cualquier amenaza que puede surgir de una decisión de alianzas en el este europeo."

Este Asiático y Pacífico

"Debemos seguir siendo sensibles para los efectos potencialmente desestabilizadores del aumento del papel de nuestros aliados, particularmente Japón, Corea, pueda producir...

La defensa de Corea probablemente demandará la mayor contingencia regional... Asia es la casa de la más grande concentración de estados tradicionalmente comunistas, con valores, gobiernos y políticas en total desacuerdo con las nuestras y las de nuestros aliados y amigos.

Es vital reforzar las relaciones políticas y económicas que tenemos en la región del pacífico. Debemos mantener nuestro estatus como poder militar de primera magnitud en el área. Esto permitirá a los Estados Unidos continuar contribuyendo a la seguridad y estabilidad regional, actuando como fuerza de balance y prevención del surgimiento de un vacío en la hegemonía regional.

Oriente Medio: Nuestro objetivo principal es mantener un poder predominante desde fuera de la región, preservar a los Estados Unidos y al oeste el acceso al petróleo de la región. Pretendemos desalentar más agresiones en la región, fortaleciendo la estabilidad regional, protegiendo a los ciudadanos y propiedades estadounidenses y salvaguardando nuestro acceso al espacio aéreo y rutas marítimas. Como demostró la invasión de Irak a Kuwait, es fundamentalmente importante mantener y cuidar la hegemonía o alinearse con los poderes de dominación de la región. Esto corresponde especialmente a la península arábiga. No obstante, debemos continuar desempeñando un papel fuerte por medio del aumento disuasivo y perfeccionamiento de la cooperación en seguridad.

Nos proponemos prevenir el mayor desarrollo de las armas nucleares en el subcontinente indio. En tal sentido debemos trabajar para tener a India y Pakistán adscritos al Tratado de No Proliferación Nuclear. Deberíamos desaprobar las aspiraciones hegemónicas de la India sobre los otros países del sur de Asia y del Océano Indico. En cuanto a Pakistán, establecer relaciones militares constructivas entre los Estados Unidos y Pakistán, ya que será un elemento importante en nuestra estrategia para promover condiciones de seguridad estable en el Sudeste Asiático y Asia Central. Por esta razón, deberíamos esforzarnos para reconstruir nuestras relaciones militares dando una solución aceptable a nuestra preocupación nuclear."

América Latina no interesa

"América Latina: El aumento de la crisis interna de Cuba ante la ausencia de perspectiva de cambios políticos, se acerca a su fin; la frágil situación interna es probable que genere nuevos cambios en la política de Estados Unidos. Consecuentemente, nuestro programa debe proveer la capacidad para encontrar una variedad de contingencias cubanas, las cuales pueden incluir la repetición de los "marielitos", una provocación militar contra los Estados Unidos o un aliado nuestro o inestabilidad política y conflicto interno en Cuba.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Estallido social en cámara lenta

Nicaragua
René Núñez: "No hemos perdido la fe en la utopía"

Nicaragua
La crisis agraria: presagios de la explosión social

Nicaragua
Tres facetas y un problema: el hambre

El Salvador
Estancados pero avanzando

El Salvador
Vencer y superar el militarismo

Honduras
Todos y nadie contra el ajuste neoliberal

Estados Unidos
El viejo nuevo orden del Pentágono

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web