Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 127 | Junio 1992
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

El Salvador

Estancados pero avanzando

Los retrasos en el cumplimiento de los acuerdos de paz benefician al gobierno y a las Fuerzas Armadas. En todos los foros, el FMLN afirma que no está dispuesto a una transición al estilo colombiano. Hoy por hoy, la empresa privada desconfía más de los sectores populares organizados que del FMLN. En este contexto, el proceso de la paz sigue su curso.

Equipo Envío

La implementación de los acuerdos de paz sigue teniendo dificultades, porque tanto el FMLN como el gobierno concatenan retrasos. Se trata de claros incumplimientos del calendario acordado que, antes o después, tendrá que cumplirse. Las razones que se plantean para el incumplimiento pueden ser técnicas, de dificultades para llegar a consenso en determinados aspectos o porque cada parte quiere garantizarse la simultaneidad de la otra en cualquier medida que se adopte, a causa de la real desconfianza que reina entre ellas. Pero todo esto es superable. Lo que si pone en peligro la tan anhelada paz son los acuerdos que aparecen como cumplidos, ajustándose a la letra, pero que en realidad, tergiversan el espíritu de los acuerdos y atentan contra el esfuerzo por la democratización y la desmilitarización.

Dos sucesos enturbian el proceso de democratización y desmilitarización

En esa dirección se produjeron dos sucesos que enturbiaron el proceso y llevaron al FMLN a posponer su parte en el cumplimiento de los acuerdos; uno fue un decreto legislativo que confirma la continuidad de la estructura de los ex-cuerpos de seguridad, como la Policía de Hacienda y la Guardia Nacional y no su disolución como cuerpos, que era lo acordado; el otro, fueron las nuevas incursiones aéreas de aviones de combate en las zonas de asentamiento de los ex-guerrilleros del FMLN.

Como consecuencia, aunque el FMLN estaba desarrollando un evidente esfuerzo por reconcentrar su fuerza militar, lo que estaba programado para abril, y por cumplir con la desmovilización del 20 por ciento de su tropa, - programado para el Primero de mayo -, decidió suspender el proceso, al menos temporalmente. Porque además, no se cuenta con garantías sociales y económicas para la ubicación de los combatientes, tales como tierra, créditos y becas, entre otros.

Durante la última incursión aérea, los mandos de las fuerzas concentradas en Perquín ordenaron disparar contra el avión. Sin embargo, aunque se hubiera comprobado que el avión pertenecía a la Fuerza Aérea Salvadoreña, este seria el único incidente contra el cese del enfrentamiento armado. Por otra parte, la división militar de ONUSAL confirmo que ningún aparato militar habría despegado de la base aérea de Ilopango, señalando al mismo tiempo que no tiene control sobre la aviación civil.

En cualquier caso, cuando terminó el mes, la decisión del FMLN de no desmovilizar a sus fuerzas no parecía haber provocado una gran crisis, como tampoco lo habían provocado los retrasos del gobierno. Naturalmente, lo que si ha habido son los mutuos señalamientos por incumplimiento, especialmente en lo que se refiere a los retrasos en el calendario.

En medio de todos los problemas, ONUSAL parece conservar la calma y la serenidad, afirmando sin vacilaciones que, a pesar de los retrasos, todos los acuerdos estarán cabalmente cumplidos el 31 de octubre. Confirmando esta apreciación, a mediados de mayo se instaló una mesa en la que participan el FMLN, el gobierno y ONUSAL para examinar la gravedad de los retrasos y de los incumplimientos. La instalación de esta mesa habría sido una de las causas del retraso en la publicación de la evaluación de la Comisión para la Consolidación del a Paz (COPAZ), sobre la implementación de los acuerdos. Se había anunciado que esta evaluación se haría pública a mediados de abril, pero como todo lo relacionado con el proceso de paz salvadoreño, se ha ido posponiendo.

En estas condiciones, Vladimir Flores, combatiente que fungía como escolta de un miembro de la comisión del FMLN para el seguimiento de los acuerdos, fue víctima de un atentado en que recibió cinco impactos de bala. Sin embargo, logro sobrevivir. Como respuesta a este atentado, el FMLN se retiró de COPAZ el mismo martes 19 y solo se reincorporó el 27 de mayo, después de sostener conversaciones directas entre ONUSAL, el FMLN y el Gobierno y de que el presidente Cristiani se comprometiese a investigar el hecho profundamente.

Por las características del atentado, inmediatamente se sospechó que se trataba de una emboscada urbana realizada por paramilitares. El FMLN acuso a las Fuerzas Armadas y califico el hecho de primer rompimiento virtual del cese al fuego, a parte de las incursiones aéreas. Sin embargo, el general Zepeda, vice-ministro de defensa y miembro de COPAZ aseguro que la actitud del FMLN esa "exagerada". Pero, la diputada Salguero Gross, actual coordinadora de COPAZ, también se pronuncio en ese sentido y ambos coincidieron en atribuir el atentado a la delincuencia.

La ausencia del FMLN de COPAZ fue aprovechada oportunistamente

El FMLN se ausentó de COPAZ durante unos cuantos días, que fueron bien aprovechados por el resto de los integrantes, especialmente por el ala mas derechista de la Comisión. El mismo día en que se retiro el FMLN, se decidió elegirla terna para nombrar al director de la nueva Policía Nacional Civil (PNC). Aunque en la terna se incluyo su actual coordinador, Ernesto Arbizú Mata, que es el favorito del FMLN y de los sectores progresistas, también se encuentra Benjamín Cestoni, actual presidente de la Comisión Gubernamental de Derechos Humanos, que ya había sido impugnado por el FMLN. Pero, como el FMLN se había retirado, se había roto el equilibrio de la comisión, dándole ventaja al grupo gobierno -Fuerzas Armadas -ARENA-. PCN-MAC. Se da por seguro que Cristiani designara a Cestoni como director de la PNC.

Aunque el FMLN solo se había retirado de COPAZ, permaneciendo activo en el resto de los foros, el desequilibrio generado por su ausencia de solamente uno de ellos, durante un breve período de tiempo, fue bien aprovechado por la derecha. Pero, además, se planteo un problema en cuanto a las actitudes asumidas por el FMLN, que en abril había anunciado que cumpliría con los acuerdos a pesar de las trabas que pudiera plantear el gobierno, como mecanismo para conseguir la iniciativa en el proceso y romper la dinámica de reacción que estaba logrando el empantanamiento de los acuerdos. Es evidente que el retraso en el cumplimiento de los acuerdos beneficia al gobierno y a las Fuerzas Armadas.

Rechazo a los acuerdos, postergación de los acuerdos

Es claro que en el seno de las Fuerzas Armadas y del Gobierno, hay sectores, - por no decir la totalidad -, que no tienen interés en cumplir los acuerdos y, aunque se ven obligados a ir cumpliendo algo regañadientes, se esfuerzan en que sea lo mínimo de lo mínimo. Pero, además, la postergación de los acuerdos y la dinámica actual del cumplimiento, solo puede traer mas problemas al proceso. Es cierto que en las elecciones presidenciales y para la asamblea del 94 se sabrá quien gano en la negociación, pero el hecho de que todavía haya fuerzas del FMLN sin desmovilizar o estructuras de la antigua seguridad pública y batallones de elite que permanecen armados, alterara completamente el proceso político e imposibilitaran los acuerdos que se vayan atrasando. Y, peor aún, con la policía civil ausente o incompletamente desplegada.

Hay una coincidencia interesante: en los días inmediatamente anteriores a las fechas clave-tope de cumplimiento de acuerdos, siempre ocurren cosas que buscan retrasar el calendario o una reacción negativa del FMLN. Los extraños vuelos de aviones de combate sobre las areas de asentamiento guerrillero, acontecieron en los momentos de concentración de su fuerza y, como consecuencia, en dos ocasiones de suspendió el proceso de concentración.

Poniendo trampas al FMLN

Lo cierto es que la Asociación Nacional de la Empresa Privada ANEP se ha mostrado renuente con el proceso y ha entorpecido el trabajo de la Comisión de Tierras, primero y, después, postergando la instalación del Foro de Concertación. Por su parte, el gobierno también ha incumplido la concentración de las tropas del ejército y la disolución de la antigua seguridad pública, con lo que el FMLN ha postergado la primera desmovilización de sus tropas.

El problema es que, a la larga, el FMLN aparecerá ante la opinión pública como el gran incumplidor de los acuerdos, dado el inmenso despliegue que cada uno de sus incumplimientos recibe por parte del aparato propagandístico del gobierno.

Nadie niega al FMLN el derecho a reaccionar de forma contundente ante el atentado. Sin embargo, observadores del proceso salvadoreño consideran que, antes de tomar una decisión, debería ponderar cuidadosamente sus consecuencias, para evitar caer en una trampa. En realidad, cada vez que el FMLN reacciona, los sectores que se oponen al cumplimiento de los acuerdos acceden a mejores posiciones para entorpecer el proceso. Por su parte, el FMLN parece creer que la iniciativa en los acuerdos consiste únicamente en cumplirlos. Pero no esta tan claro que sea obligatorio hacerlo, cuando no se dan la simultaneidad y la correspondencia. Pero el atraso y el incumplimiento tiende a hacer aún mas complejo el proceso.

En medio de toda esta situación, todavía falta por oír la voz autorizada de ONUSAL, que hará público su informe evaluativo son tendrá gran repercusión internacional. Además, el pueblo quiere un proceso transparente y lo demanda con hechos.

Instalación del Foro de Concertación Económica

Nadie quiere el regreso de la guerra y la guerra no esta cercana, todavía, pero su fantasma aún no se ha alejado: el FMLN ha repetido en todos los foros que no esta dispuesto a una transición al estilo colombiano.

Pese a todo, en medio del dinámico estancamiento del proceso, se logro instalar el Foro de Concertación y se ha iniciado ya la campana para la instalación de la PNC. La campana estaba prevista para iniciarse en febrero, el proceso de admisión en abril y el inicio de clases en la nueva Academia de Seguridad Pública, debió realizarse en mayo; pero por los atrasos, la campana apenas finaliza y el proceso de admisión del primer contingente finalizara a primeros de junio.

Una demostración de que lo retrasado, a la larga, también se cumple, fue la instalación del Foro de Concertación Económica, a pesar de que la ANEP amenazo con no participar. De hecho, el Foro se instalo con la representación del Gobierno, el FMLN, los partidos políticos, las organizaciones de trabajadores y la presencia de la Asociación de los Medianos y Pequeños Empresarios de El Salvador (AMPES).

La ANEP insiste en la ausencia de un clima de seguridad y respeto en el orden jurídico para los derechos privados de la propia ANEP, como razón para no participar en el Foro. Pese a todo, se constato que la ANEP tiene mas desconfianza de las organizaciones populares que del FMLN. Esto se prueba con el hecho de que después de un seminario patrocinado por el Centro de Estudios Democráticos de El Salvador (CEDEM), donde se analizo la participación del FMLN y la empresa privada en la reconstrucción nacional, se acordó formar una comisión mixta, a titulo personal, para buscar formulas a fin de destrabar la participación de la empresa privada en el Foro, con tres integrantes del máximo nivel por cada parte.

Sin embargo, hasta ahora, la ANEP ha rechazado encontrarse cara a cara con los sectores populares organizados, los que, a su vez, se han manifestado como los mas combativos contra la empresa privada. Por otra parte, existe un sector de la gran empresa privada interesada en concertar. De hecho, durante el proceso de negociación y después de el, representantes del FMLN se habrían reunido con algunos miembros de estos sectores y hubo valoraciones positivas de estas reuniones. El problema estaría en la cúpula de la empresa privada. La ANEP habría expresado una supuesta "posición monolítica" ante el Foro, mediante desplegados de los periódicos, aunque también aparecieron amenazas y condenas por traición contra la ANEP, firmadas por una organización fantasma ultraderechista, a causa de una desconocida "vacilación".

Esta "vacilación", bien puede referirse a la existencia del grupo pro-concertación en el seno de la ANEP. En cualquier caso, empieza a manifestarse públicamente una contradicción real entre la extrema derecha y la derecha moderada. En todo caso, los intensos esfuerzos desarrollados para impedir la instalación del Foro han fracasado. Es cierto que el Foro esta incompleto y eso dificultara alcanzar concertaciones en lo económico-social entre los trabajadores y el gran capital y, como consecuencia, es posible que no se logren resultados espectaculares. Sin embargo, quien lleva las de perder es, precisamente, quien se ausenta y se margina: la gran empresa privada.

Tal como se ve la evolución del proceso, la expectativa es que la gran empresa mas pragmática, progresista y concertadora, se vaya integrando, al tiempo que los sectores mas opuestos a los acuerdos, la democratización y la desmilitarización, van a ir quedando aislados.

Legalización y proclamación del FMLN como partido político

Los acuerdos de Chapultepec prevén la "promoción del decreto legislativo para la legalización del FMLN como partido político" a partir del día D+90, es decir, a principios de mayo. Sin embargo, la proclamación pública del FMLN se realizo el 23 de mayo en la plaza Salvador del Mundo, sin que este decreto hubiese sido promulgado. La Presidencia de la República se limitó a enviar un memorándum a la Asamblea Legislativa sobre el tema, después de que el FMLN hiciese un llamado de atención acerca del atraso en la promoción del decreto. Y la asamblea se hizo la desentendida.

ARENA ha empezado a poner objeciones a la promulgación del decreto. Por su parte, el recién formado Movimiento de Solidaridad Nacional (MSN), derechista, y hasta el Tribunal Supremo Electoral, niegan la validez del acuerdo tomado en México y pretenden que el FMLN realice todos los pasos necesarios, como cualquier otro partido político en formación. En el fondo, no se pretende dificultar la formación del FMLN como partido político, sino restar valor a los acuerdos de la negociación.

De hecho, el decreto legislativo contemplado en los acuerdos no pretende conceder privilegios al FMLN. Según una opinión de Schafik Handal, la organización podría haber instalado mesas el primero de febrero y hubiera recolectado diez veces mas las cinco mil firmas que se exigen para la presentación de un nuevo partido político.

Sin embargo, el FMLN no podría ser reconocido como partido político mientras no se desarme, pues la Constitución prohibe explícitamente la existencia de partidos políticos armados. Defendiendo esta legalidad, la derecha y el ejército pretenden desconocer la presencia activa del FMLN en COPAZ y en otras comisiones, que le reconocen como una fuerza política "semi-legalizado".

Por otra parte, los acuerdos contemplan, la transformación del FMLN antes y al margen del proceso de desarme. La dificultad planteada por el hecho de ser un "partido armado" se supero en las negociaciones, porque el equipo negociador del gobierno acepto que en el momento de la legalización, los elementos armados estarían concentrados en los puntos asignados en los acuerdos, bajo control de la ONU, y en proceso de reconversión a la vida civil. Por todo ello, no se les aplicaría el criterio constitucional. Por tanto, este no seria el mas grave problema a solucionar mediante la promoción del decreto. En realidad, mas bien parece dirigido a superar dos obstáculos que plantea el Código Electoral vigente.

Este Código prohibe la inscripción de partidos políticos que lleven el nombre de personas vivas o muertas. Además, no contempla la posibilidad de que se inscriba una coalición de partidos de manera permanente, sino solo para fines electorales.

Y el FMLN, integrado por cinco organizaciones desde 1980 (ERP, FPL, PCS, FARN, y PRTC), pretende inscribirse como un partido político de tendencias o partido-frente, en el que la comandancia general seria la dirección general de una estructura partidaria única, pero donde cada una de sus organizaciones gozaría de autonomía.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Estallido social en cámara lenta

Nicaragua
René Núñez: "No hemos perdido la fe en la utopía"

Nicaragua
La crisis agraria: presagios de la explosión social

Nicaragua
Tres facetas y un problema: el hambre

El Salvador
Estancados pero avanzando

El Salvador
Vencer y superar el militarismo

Honduras
Todos y nadie contra el ajuste neoliberal

Estados Unidos
El viejo nuevo orden del Pentágono

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web