Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 111 | Enero 1991
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

"Sin nosotros no habrá desarrollo económico"

Envío entrevistó a Daniel Núñez, dirigente de la UNAG, para conocer sus reflexiones sobre las relaciones del FSLN con el campesinado antes y después de las elecciones, y sobre el futuro del campesinado nicaragüense con el cambio de gobierno.

Daniel Núñez

ENVIO

- ¿Cómo valora Daniel Núñez la relación del Frente Sandinista con el campesinado antes de las elecciones?

NÚÑEZ

- Realmente se dinero contradicciones en las relaciones del Frente con el campesinado y no por sus lineamientos sino en gran medida porque los cuadros intermedios secretarios políticos tanto regionales como municipales no supieron interpretar la realidad la idiosincrasia, las raíces culturales del campesinado. Lo subestimaron, se vio a los campesinos como no permeables a la revolución. Precisamente esas concepciones marcaron un estilo de trabajo que termino debilitando las relaciones del frente sandinista con el campesinado. Se les señalaba como burgueses como pequeños burgueses por tener un pedazo de tierra por defender sus propios intereses. Ignorando que Sandino nos había dejado una hermosa experiencia de como construir una alianza estratégica con el campesinado. Porque con campesinos conformo el ejército defensor de la soberanía nacional y fueron ellos quienes le acompañaron en su lucha contra la intervención de los
norteamericanos.

A mí me parece que no se interpreto con claridad dialéctica que el campesinado nicaragüense había tenido una participación activa en todas las luchas por la independencia y soberanía de nuestra patria. En definitiva esas equivocadas interpretaciones terminaron dividiendo a una parte del campesinado y separándolo de la revolución. Una parte se fue con la contrarrevolución equivocadamente resentidos por los abusos de autoridad que muchas veces se dieron en contra de sus intereses. Todos estos problemas estas contradicciones, estas equivocaciones fueron u factor determinante en el resultado de las elecciones.

"El campesinado votó en contra de la guerra y del servicio militar"

ENVIO

- ¿Y cómo reaccionó en las elecciones el campesinado?

NUÑEZ

- El campesinado voto en contra de la guerra, del servicio militar, en contra de la crisis económica que ahogaba a nuestro pueblo producto del embargo comercial y el bloqueo económico. También voto en contra de los abusos de autoridad que se daban en la frontera agrícola. Los campesinos no supieron interpretar el fenómeno de la agresión y a los mas vacilantes los embriagaron las promesas que crearon los políticos de viejo cuño de la UNO que hablaban de resolver la crisis en cien días y de que con el triunfo electoral vendría torrencialmente toda clase de ayuda de los gringos.

Otro factor que jugo en el voto campesino a favor de la UNO fue la presión armada de la resistencia en la montaña. Ellos fueron activistas político militares que presionaron contra el campesinado porque también como campesinos que eran se reyeron el cuento de que al ganar la UNO ellos estarían en el gobierno. Sin embargo no todo fue negativo. En regiones como la primera y la sexta se logro el apoyo de miles de campesinos que mantuvieron vigente el grito Aquí no se rinde nadie.

ENVIO

- Para la UNAG ¿cuáles fueron las repercusiones de la derrota electoral sandinista?

NUÑEZ

- Nosotros siempre hemos sido autocríticos en nuestro trabajo siempre. Decíamos que una revolución que no es capaz de reconocer y rectificar sus errores se estanca y se va deteriorando. Con las elecciones nosotros perdimos un gobierno amigo de los campesinos un aliado de clase, un gobierno que hizo posible la reforma agraria en medio de las innumerables contradicciones que tuvo que asumir. Sin embargo, no podíamos ni debíamos quedarnos en lamentaciones, ni caer en el revanchismo en el subjetivismo. Por eso nuestra reacción inmediata fue viajar a El Almendro donde se concentraba Franklin con la mayoría de sus jefes y ex combatientes y hablar con el.

El encuentro que sostuve fue el de los campesinos que luchando en polos opuestos buscábamos por diferentes caminos la democratización de la economía en el campo. Para que el campesinado fuera reconocido como el principal productor que es en este país para que se le reconociera su legítimo derecho a la tierra al crédito a la asistencia técnica a contar con la infraestructura y los servicios que le permitan sacar sus cosechas y tener una vida digna.

En esa oportunidad le dije a Franklin: independientemente de nuestras posiciones políticas unamos nuestros esfuerzos para que los campesinos de la resistencia y los campesinos de las cooperativas no volvamos a enfrentarnos, no volvamos a matarnos entre hermanos para que luchemos juntos y así las cooperativas campesinas y los campesinos desmovilizados de la resistencia puedan trabajar unidos en pro del desarrollo. Franklin me dijo que el consideraba que eso era lo correcto. Hasta hoy hemos venido trabajando juntos en esa unidad.

ENVIO

- En algunos lugares, como por ejemplo en Waslala, parece que esa alianza falló. ¿Qué paso allí?

NUÑEZ

- En Waslala algunos dirigentes políticos del FSLN en el territorio no fueron lo suficientemente maduros como para disponerse a emprender un trabajo de unidad y de dialogo con la resistencia. Como las bases son las que ha estado mas polarizadas, cayeron e un enfrentamiento pero realmente fue de un solo día. Al fin se logro resolver el conflicto de una forma favorable para todos y hoy hay mas armonía y mayor comprensión para los problemas. La propia crisis esta uniendo al campesinado no solo de Waslala sino de toda Nicaragua.

"Si alguien en Nicaragua quiere la paz es el campesinado"

ENVIO

- ¿No es difícil convencer a las bases de la UNAG de la necesidad de este dialogo con la contra después de tantos anos de guerra viendo morir a compañeros y a familiares?

NUÑEZ

- Yo soy parte de la base de la UNAG, yo vengo de la frontera agrícola, de Bocaycito. A mi me mataron a mi hermano que era como el otro buey que araba junto conmigo y sin embargo debo decir que no me ha sido difícil seguir en la lucha porque lo que esta en juego es la unidad del campesinado. Es más, si mi hermano estuviera vivo y fuera a mí a quien hubieran matado, estoy seguro que él estaría haciendo lo mismo. El campesino es el hombre mas noble, mas puro, que existe en una sociedad, porque el campo realmente endurece pero al mismo tiempo enternece a los hombres.

Si alguien e este país quiere y desea la paz es el campesinado porque ha sido el campesinado el que ha vivido una guerra injustamente impuesta. Y si en el futuro tenemos que luchar será en contra de los guerreristas y los oportunistas. Hubo errores , problemas dificultades pero hay un dicho que dice: No hay caldo que no se enfríe, ni perro que no se lo coma. El caldo ya ha bajado de calor, y nosotros creemos que ya es hora de una verdadera reconciliación. Además tenemos que dar un ejemplo al mundo a los mismos políticos revanchistas a la oligarquía. Tenemos que demostrarles y se lo vamos a demostrar que de hoy en adelante los campesinos no vamos a ser instrumento en sus manos. Si algún día nos vamos a enfrentar con alguien va a ser contra ellos y o entre nosotros.

ENVIO

- ¿Hubo cambios en la estructura interna o en los estilos de trabajo de la UNAG después de las elecciones?

NUÑEZ

- Siempre hemos venido haciendo revisiones. La prueba esta en que antes de las elecciones nos habíamos desprendido de 200 de nuestros cuadros campesinos profesionales que se fueron a trabajar a sus fincas, a las cooperativas. Nosotros creemos que los cuadros naturales están ahí en el campo. Hemos venido mejorando la organización creando la federación nacional de cooperativas agropecuarias, la FENACOOP, que aglutina a 88 mil cabezas de familia, consiguiendo la personería jurídica para la ECODEPA y las tiendas campesinas y quitándole los cargos de dirección técnica a la junta directiva nacional. Ahora vamos a tener funcionarios profesionales a cargo de estas direcciones, para que respondan ante la Junta directiva Nacional, mientras nosotros seguimos haciendo nuestro trabajo en la base como dirigentes.

También nos parece a nosotros un avance el hecho de que tengamos una asesoría jurídica en todos los departamentos del país, que tengamos la sección de la mujer, la de capacitación, la de organización... Claro, tenemos nuestras propias fallas, nuestras limitaciones y las vamos a seguir teniendo porque esto es parte del desarrollo. Tenemos una estrategia: luchar para lograr la democratización de la economía en el campo ¿Y que significa eso? que nosotros podamos tener en nuestras manos los instrumentos para construir nuestro propio desarrollo. La ECODEPA es un instrumento en nuestras manos la UNAG es otro, la FENACOOP es otro. Así poco a poco iremos construyendo los eslabones para garantizarnos nuestra estrategia.

ENVIO

- Entre los miembros de la UNAG, un 60-70% son pequeños productores y cooperativistas pero los demás son medianos y grandes productores ¿No hay contradicciones al tratar de representar u espectro tan amplio de intereses?

NUÑEZ

- La validez de la UNAG es que surgió de una concertación entre cooperativistas pequeños con medianos y grandes productores. Yo, por ejemplo, fui un gran productor un terrateniente y yo no tuve contradicciones cuando le regale mis propiedades a las cooperativas para que trabajaran con ellas. Así como yo di ese paso otros lo ha dado.

Cuando nosotros llamamos productores patrióticos a los grandes productores es porque tienen conciencia de su clase la que no ha perdido todavía. Claro la gente de derecha no va a tener cabida ni en el cielo porque hasta con Dios van a tener contradicciones. No van a querer estar al lado de los serafines y querubines, van a querer estar al lado de Dios y del Espíritu Santo y eso lo veo difícil.

Cuando nosotros reclamamos la tierra, la reclamamos para los pequeños productores para las cooperativas. Y algunas veces hemos afectado a productores aliados a la UNAG que con todo gusto han dado su tierra. Nosotros no somos una organización politiquería sino que somos una organización gremial con conciencia de clase que lucha por un nuevo orden económico que favorezca a los sectores populares y humanice a los sectores mas privilegiados.

"El nuevo gobierno carga una pesada herencia"

ENVIO

- ¿Cómo valora la política económica del nuevo gobierno?

NUÑEZ

- El nuevo gobierno esta cargando sobre sus hombros las consecuencias del bloqueo económico del embargo comercial y de la guerra que nos impuso la administración Reagan. También por su sometimiento esta siendo victima como todos los gobiernos de América Latina de las políticas del injusto orden económico. Hoy en Nicaragua un quintal de café vale menos que un quintal de frijoles, un quintal de algodón vale menos que un par de zapatos finos. Nuestros productos cada diva valen menos y los que compramos cada día valen más.

Aquí lo que debería de haber es una integración de los países de América Latina para exigirle al gobierno de los Estados Unidos que cambie su política dentro del injusto orden económico. Los Estados Unidos, que nos causaron 17 mil millones de dólares en perdidas económicas por la guerra apenas le ha entregado a este gobierno 300 millones. Los partidos que conformaron la UNO en vez de consolidar su estrategia para cumplirle al pueblo nicaragüense lo que prometieron lo que tratan es de derrocar a la Presidenta. Realmente este gobierno esta entre la espada y la pared y su política es favorecer a los grandes sectores económicos y empobrecer a los mas necesitados.

ENVIO

- ¿Qué significa esto para la relación de la UNAG con el gobierno?

NUÑEZ

- Con el gobierno anterior, lo apoyamos cuando había que apoyarlo y lo criticábamos cuando había que criticarlo. Lo mismo es con este gobierno. En la concertacion nosotros teníamos una sola línea buscar la unidad de todos los sectores para salirle adelante a la crisis económica independientemente de que no comulguemos con la ideología de este gobierno. Hay un sector en este gobierno que tiene su pragmatismo y no hay que dejarlos solos. Mas bien hay que apoyarlos para salir adelante. La UNAG no apoyaría a Virgilio Godoy porque nosotros lo consideramos un revanchista un hombre que no representa la realidad histórica del pueblo nicaragüense. Pero si apoyamos a Lacayo porque miramos que es un hombre que realmente esta haciendo esfuerzos por la reconciliación y por mantener un poco de vergüenza y dignidad ante la embajada yanqui.

ENVIO

- ¿Cuáles son las demandas que la UNAG le esta haciendo a este gobierno?

NUÑEZ

- Mejorar la infraestructura en el campo, mejorar los precios de nuestros productos, bajar los precios de los fertilizantes mejorar el crédito no hay crédito para los granos básicos ni para el ganado ni para nada y con todo y la guerra, crédito teníamos del gobierno anterior. Para esto nosotros hemos estado aprovechando la comisión agraria y despachos bilaterales tanto con Antonio Lacayo como con el Ministro de Trabajo como con dona Violeta para plantearles de forma ordenada y coherente las demandas que nos corresponden. Pero hasta ahora no tenemos respuestas concretas.

"La reforma agraria es una lucha histórica que debe continuar"

ENVIO

- ¿Y la cuestión de la tierra?

NUÑEZ

- La reforma agraria es una lucha histórica de nuestro pueblo. Lo que pasa es que los terratenientes conservadores no han sido capaces de darse cuenta de que si vos tenes cien o doscientas hectáreas de tierras bien cultivadas eso ya es suficiente para vivir bien. Y aquí hay quien tiene hasta dos mil tres mil manzanas de tierra y no están trabajadas mientras hay campesinos que no pueden sembrar una mata de maíz, una mata de frijoles. Ese es u crimen en u país tan despoblado como el nuestro y con tanta tierra fértil.

ENVIO

- ¿Qué esta pasando con la comisión agraria?

NUÑEZ

- Estamos discutiendo. Nos estamos volviendo filósofos en las discusiones pero no en la solución de los problemas tomamos acuerdos. Decimos, Vamos a hacer tal cosa, a resolver esta otra, y volvemos a la segunda reunión y volvemos a discutir lo mismo. La comisión es una comisión de consulta. Quien decide es el gobierno. El peso mayor lo tenemos los obreros agrícolas y los productores en el campo que son las dos fuerzas sociales mas importantes. El poder político lo tiene el gobierno pero si nosotros no hay desarrollo del poder económico.

ENVIO

- ¿Existe en la comisión la tendencia de favorecer una posición sobre otra?

NUÑEZ

- Lo que se siente es que cuando se trata de afectar a un productor privado grande, algunos pegan el grito al cielo, pero cuando se trata de afectar un área propiedad del pueblo o de los trabajadores o de una cooperativa aplauden. Entonces, ah! hay una lucha y allí si hemos hecho alianzas los de la resistencia, la ATC y la UNAG para no permitir que la Reforma Agraria y las entregas de tierras se den nada mas con las tierras de las cooperativas y las del APP sino que también tengan que ser negociadas tierras de algunos terratenientes que las tienen ociosas y las han tenido ociosas durante mas de cincuenta anos de poseerlas.

ENVIO

- ¿Por qué tardó tanto tiempo el gobierno para establecer la comisión agraria y empezar a resolver los problemas de la tierra?

NUÑEZ

- El gobierno no valoró esto como una necesidad mas bien el gobierno actuó al revés, comenzó con la privatización quiso devolver fincas y empresas a algunos terratenientes y se olvidó de que ahí abajo estaban miles de campesinos que estaban reclamando su derecho a la tierra. Cuando el gobierno se dio cuenta de eso tuvo que frenar lo que estaba haciendo para enfrentar el problema que estaba descuidando. Quiero decir una cosa si aquí no se soluciona el problema de la tierra del crédito y los servicios, aquí vuelve a haber inestabilidad social queramos o no. Porque el problema ya no es ideológico, el problema es de hambre y el hambre transciende lo ideológico.

ENVIO

- ¿Qué le parece, el productor grande tiene mas valor para este gobierno que para el anterior?

NUÑEZ

- Como clase, los grandes se ven representados en este gobierno pero ellos quisieran un ejército y una policía represivos. Cuando ven que el ejército y la policía se ponen al lado del pueblo y no al lado de los intereses del terrateniente o de los oligarcas, ahí es donde sienten que lo que tienen es la mitad del gobierno. Por eso es que andan conspirando para tratar de tener u ejército al estilo de Somoza, que vuele cabezas, que asesine jóvenes y que le quite tierras a los campesinos y les queme sus ranchos para volver a ser amos y señores de horca y cuchillo.

Godoyistas y sandinistas compiten por el campesinado

ENVIO

- El Frente Sandinista ha sido muy criticado por su trabajo con el campesinado. ¿Hay posibilidades de cambio en la relación FSLN campesinado?

NUÑEZ

- Ya esta cambiando. En algunos cuadros hay que hacer un exorcismo pero realmente ya esta cambiando. Ya venía cambiando incluso desde antes de las elecciones las estrategias políticas pueden convertir las derrotas en victorias. Pancasán fue una derrota militar pero el FSLN la convirtió en una victoria política. La perdida de las elecciones pudo haber sido una derrota pero estoy seguro que convertirá en una victoria política para el futuro del Frente Sandinista que es el único partido con una definida proyección social hacia las masas y el único que es pluralista.

ENVIO

- Hay dos fuerzas compitiendo ahora por el campesinado: los godoyistas por un lado y la UNAG y el Frente Sandinista por el otro. ¿Cuáles son las posibilidades de éxito de cada una?

NUÑEZ

- Los godoyistas son demagógicos. Para comprender el campo hay que haber vivido en el campo hay que haber surgido del campo, hay que haber trabajado en el campo. Los campesinos ya paramos las orejas y no nos vamos a volver a dejar embaucar ni a engañar. Si alguien aquí lucho por el campesinado se llama Augusto César Sandino. Y si alguien aquí se puso a la cabeza del campesinado hasta dar su vida por el Frente Sandinista, yo puedo mencionar líderes, Carlos Fonseca, Bernardino Díaz Ochoa, Germán Pomares, Carlos Agüero, Modesto Duarte, José Benito Escobar, Claudia Chamorro, María Castil Blanco, Arlen Siu, Oscar Turcios, Ricardo Morales Avilés, Juan de Dios Muñoz, René Tejada, la Gata Munguía y tantos otros. Con Godoy no voy. Esperemos ahora que transcurra el tiempo para ver que nos dice la historia.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
La segunda insurrección de la derecha: el EPS en la mira

Nicaragua
¿Hacia dónde nos lleva la política económica de la UNO?

Nicaragua
"Sin nosotros no habrá desarrollo económico"

Nicaragua
Privatizar: ¿a favor de quién?

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web