Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 460 | Julio 2020
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Noticias Nicaragua

HABLA EL EJÉRCITO

El 24 de junio, al describir la situación de Nicaragua ante el Consejo Permanente de la OEA, el secretario general de la OEA Luis Almagro se refirió a la politización de todos los poderes e instituciones del Estado y afirmó: “Las Fuerzas Armadas y la Policía se han repolitizado y actúan de una forma política”. Ese día, y después de un mes que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionara al Jefe del Ejército Julio César Avilés “por estar alineado políticamente con el presidente Ortega”, el Ejército respondió a la sanción en una reunión virtual de los Ejércitos de Centroamérica. En nombre de la institución armada lo hizo el mayor general Bayardo Rodríguez, Jefe del Estado Mayor del Ejército. Rodríguez declaró que “cerraban filas” con Avilés, que la sanción de Washington es “un acto injerencista que rechazamos profundamente”. Señaló que “no se nos menciona en ninguno de esos informes brindados por esos organismos llamados especializados”, refiriéndose así a las organizaciones internacionales de derechos humanos. Y reiteró que “el Ejército es apolítico, no nos metemos en cosas que no nos corresponden”.

SUIZA – SANCIONES

El 23 de junio el Consejo Federal de Suiza, país europeo que no está integrado en la Unión Europea (UE), sancionó por “violaciones graves a los derechos humanos” a seis funcionarios del gobierno de Nicaragua. En el texto de la sanción se especifica que las sanciones “no están dirigidas al pueblo de Nicaragua”, y aunque no aparecen los nombres de los sancionados, se lee que, Suiza se une a la UE para imponerlas. Se trata entonces de las mismas seis personas que la UE sancionó en mayo: el operador de trabajos de inteligencia de la pareja presidencial, Néstor Moncada Lau; la exmiministra de Salud, Sonia Castro; el jefe de la Policía y consuegro de Ortega, Francisco Díaz; y los jefes de la Policía Ramón Avellán, Luis Alberto Pérez Olivas y Justo Pastor Urbina. Por la sanción de Suiza se les congelan todos los activos que tengan en Suiza y se les prohíbe entrar a Suiza, incluso en tránsito. El exembajador de Nicaragua José Luis Velásquez recordó que “Suiza ha sido el paraíso fiscal donde se refugian muchas cantidades de dinero que circulan a nivel internacional desde la Segunda Guerra Mundial”.

MÉDICOS DESPEDIDOS

El 4 de junio, el primer médico despedido por el régimen por sus posiciones críticas ante la gestión de la pandemia, fue el internista infectólogo, Carlos Quant, uno de los tres infectólogos de adultos con que cuenta Nicaragua. Y el primer médico que en nuestro país comenzó a atender a pacientes con VIH. En marzo, días después que el régimen tuvo que aceptar el primer contagio “importado” en el país, Quant escribió en el medio independiente “Confidencial” un texto que tituló “Aún estamos en el momento oportuno para evitar una catástrofe”. Señalaba que “Nicaragua tiene uno de los sistemas de salud más frágiles de la región, con una capacidad de camas muy por debajo de los estándares internacionales”, cuestionando así el discurso oficial, que venía insistiendo en lo “muy bien preparados” que estábamos para enfrentar la pandemia. Y advertía Quant: “Será cuestión de tiempo registrar los primeros casos autóctonos o comunitarios de Covid-19 en el país, y aunque no podamos impedir el desarrollo de la epidemia, sí podemos ralentizar la curva epidémica para evitar un impacto brutal en el sistema de salud, ya saturado con la atención rutinaria de la población”.

NO TENDRÁN PERDÓN

Después del despido del infectólogo Quant, el 8 de junio fueron despedidos de hospitales públicos de todo el país 14 médicos especialistas con décadas de experiencia. Sobre uno de los despedidos, escribió en su perfil el oncólogo pediatra Fulgencio Báez, director del Hospital infantil La Mascota: “En el hospital fue despedido el doctor Enrique Ocampo sin brindarle la más mínima explicación. El Dr. Ocampo me acompañó en el desarrollo del departamento de Hemato-Oncologia desde inicio de los años 90. Su pecado, pienso yo, haber firmado el pronunciamiento de los médicos. Hemos llegado a niveles de represión y revanchismo hasta de tu pensamiento. Ya no se respeta ni los estudios ni los años de entrega ni los sacrificios hechos. Tampoco les importa la afectación en la atención a los niños con cáncer y la sobrecarga de trabajo a los médicos que quedan sin poder llenar el vacío que el Dr. Ocampo deja con su despido. Cuánta indignacióny enojo hay en mi corazón, cuánta tristeza por las injusticias y afectación a los niños. No tendrán perdón de Dios”.

FALLECIDOS EN EL FSLN

El contagio comunitario del coronavirus, sin control por la errática estrategia del régimen, está erosionando las bases del partido de gobierno. El Covid-19 se ha cobrado la vida de cantidad de militantes, combatientes históricos y funcionarios del FSLN. Todos los días se conoce, por medios y redes del oficialismo, del fallecimiento de dirigentes territoriales y nacionales del orteguismo. En junio, fue Edén Pastora el nombre más conocido entre los históricos. Entre los funcionarios, el alcalde de Masaya, Orlando Noguera y Orlando Castillo, Ministro director de TELCOR (Telecomunicaciones y Correos). En sustitución de Castillo, el régimen nombró al frente de TELCOR a Nahima Díaz, 31 años, hija del jefe de la Policía Francisco Díaz, consuegro de Ortega. La otra hija de Díaz está casada con Maurice Ortega Murillo. El nombramiento confirma el nepotismo del régimen para concentrar poder y control. Antes de escalar en el cargo, Nahima Díaz era directora general del Consejo de TELCOR, con un salario de algo más de $2,500.

ORLANDO CASTILLO

Desde que Ortega y Murillo llegaron al gobierno, Orlando Castillo, fallecido en junio por Covid-19, jugó un papel clave para construir el andamiaje que permite hoy a los hijos de Ortega y Murillo controlar una gran cantidad de emisoras radiales y todos los canales nacionales de televisión, a excepción de dos. Castillo también fue clave en lograr el alineamiento político de las empresas Claro y Movistar (comprada recientemente por Tigo). Durante la rebelión ciudadana de 2018, a través de la institución que presidía, Castillo fue responsable de la censura y cierre del canal de TV 100% Noticias y de los programas televisivos “Esta Noche” y “Esta Semana”, dirigidos por Carlos Fernando Chamorro, que desde entonces se transmiten por Internet con gran audiencia. En esa etapa crítica Castillo también fue responsable de las presiones que se ejercieron sobre el Canal 10 para que se alineara con la política oficial de comunicación, que promovía la narrativa del “golpe de Estado”. El 10, el canal más visto en el país, propiedad del empresario mexicano Ángel González, resistió las presiones y hoy sus noticieros informan verazmente. En junio de 2019 Castillo fue sancionado por el Departamento del Tesoro de EEUU.

DELITOS DEL RÉGIMEN

Las erráticas medidas ante la pandemia que mantiene el régimen Ortega-Murillo constituyen una serie de delitos. Pablo Cuevas, defensor de derechos humanos en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), señaló en entrevista con “La Prensa” cuáles son. Cuevas señala, al menos, tres derechos humanos fundamentales violentados: el derecho a la vida, el derecho a la salud y el derecho a la protección estatal. Añade dos derechos laborales vulnerados a los trabajadores: a los de la salud pública al no darles protección suficiente para que no se contaminen, y a los asegurados a los que el Seguro Social les redujo subsidios. Según el Código Penal -dice-, el gobierno ha cometido el delito tipificado como “abuso de autoridad y funciones” y el delito de “exposición de personas al peligro”. Violenta también en varios de sus artículos la Ley General de Salud, en primer lugar por no decretar estado de emergencia por la pandemia. “Estamos ante un Estado -dice Cuevas- que hace cosas que rayan con la lógica y el sentido común. Y que nos dicen que la sociedad nicaragüense está huérfana de una autoridad mandatada a proteger a sus ciudadanos”.

ESTATUTOS DE LA COALICIÓN

En los Estatutos de la Coalición Nacional el artículo que causó problemas a la Alianza Cívica era el número 7, que establece que se procurará tomar las decisiones por consenso y para alcanzarlo habrá dos sesiones. Si no se consigue en dos sesiones, en la tercera sesión la decisión se tomará con los tres cuartos de los votos. Cada organización participante en la Coalición tiene un voto. La Alianza, donde el sector empresarial tiene más influencia, proponía que todas las decisiones de la Coalición se tomen por consenso y unanimidad, lo que significaría que quien vote en contra impondría su veto. El 25 de junio, la firma de la Alianza como integrante de la Coalición se logró en el último momento porque logró introducir un artículo transitorio que establece que en 7 temas fundamentales será necesario el consenso. Que se acepte o no ese “transitorio” es todavía tema de debate.

VIRUS: CON PICOS Y MESETA

El 22 de junio el régimen presentó ante el cuerpo diplomático su plan anti-pandemia de junio a diciembre de 2020. En el plan no se toma en cuenta la masificación de pruebas para la identificación y rastreo de focos de contagio en lugares y zonas específicas. No aparece tampoco ninguna referencia a algún nivel de cuarentena. Epidemiólogos independientes consideran que el plan es poco técnico y no responde a la actual situación de propagación incontrolada del coronavirus. Viendo el plan, el epidemiólogo Alejandro Lagos dijo: “La curva de contagio se mantendrá hasta que el último sano se contagie y queden vivos los que tienen un buen sistema inmune”. Y el infectólogo Carlos Quant: “Lo que vamos a ver son picos que van a bajar en algunos momentos y una meseta sostenida no sabemos por cuánto tiempo hasta que se agoten los casos susceptibles de enfermarse. Esto será a costa de ganar la inmunidad del rebaño”.

ESCRITORES – MÉDICOS

El 12 de junio, un centenar de escritores e intelectuales de todo el mundo (entre ellos, Mario Vargas Llosa, Salman Rushdie, Marcela Serrano...) enviaron una carta abierta a Daniel Ortega y Rosario Murillo al conocer del despido de médicos en Nicaragua. De la carta son estas frases: “Condenamos los despidos de médicos, todos ellos profesionales de primera línea, con amplia experiencia y años de servicio en sus hospitales públicos”… “El pueblo nicaragüense no debe seguir enfermando y muriendo por contagio de un virus que, siguiendo las medidas adecuadas, puede prevenirse”… “Mientras en todo el mundo los médicos han sido reconocidos por su heroico trabajo, en Nicaragua su gobierno ha arriesgado a su personal de salud al no brindarle equipos de protección adecuados e incluso rechazar donaciones”…. “Que, en vez de agradecimientos, reciban cartas de despido injustificadas, nos obliga a alzar la voz para solidarizarnos con ellos y con el pueblo de Nicaragua”. “Es un crimen politizar la medicina y la ciencia. Los conocimientos científicos deben prevalecer sobre la política”…Cuando esta carta se escribió eran 14 los médicos despedidos. Al 30 de junio ya eran 32, informó el epidemiólogo Leonel Argüello.

CASTIGO DE DIOS

En la encuesta que CID Gallup presentó el 17 de junio, una de las preguntas que se formuló a la población fue: “Algunas personas creen que esta pandemia es un castigo de Dios. ¿Cuánto de acuerdo está usted con estas personas?” Un 27% contestó que estaba de acuerdo “mucho” y un 15% dijo que lo estaba “algo”. Eso significa que el 42% está cierto de esta idea o muy cercano a ella. La encuestadora afirma que esas respuestas aparecen especialmente entre “cristianos no católicos”, es decir en cristianos evangélicos. El 22% está “poco” de acuerdo con la idea y el 35% “nada” de acuerdo. Sólo un 2% no contestó a esta pregunta. Los resultados indican el bajísimo nivel de conocimientos científicos de una mayoría de la población, lo que debe relacionarse con la educación de baja calidad en las escuelas y con los mensajes de buena parte de las jerarquías religiosas del país, basados en un literalismo bíblico.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
¿Logrará la mayoría social convertirse en mayoría electoral?

Nicaragua
Noticias Nicaragua

Nicaragua
“La educación en línea es como un seguro de vida y ha sido nuestra tabla de salvación”

Costa Rica
La pandemia nos recuerda nuestra interdependencia con Nicaragua

Internacional
El oprobioso final de Edén Pastora
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web