Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 75 | Septiembre 1987
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

14 preguntas a los sandinistas

"De Cara al Pueblo" es una de las tradiciones de la revolución. Los dirigentes sandinistas celebran encuentros con los más diversos sectores del pueblo para escuchar preguntas, quejas, demandas y sugerencias. Envío estuvo en dos de estos encuentros y seleccionó 14 de las 33 preguntas que allí se formularon.

Equipo Envío

"De Cara al Pueblo" es una de las tradiciones de la revolución nicaragüense. Desde el mismo inicio del proceso revolucionario los dirigentes sandinistas han celebrado estos encuentros. Y todas las semanas se han puesto de cara a los más diversos sectores del pueblo para escuchar preguntas, quejas, demandas y sugerencias.

Estas reuniones celebradas en todos los rincones de la geografía nicaragüense son en la mayoría de las ocasiones transmitidas en directo por radio. Para algunos, "De Cara al Pueblo" es una expresión original de la democracia de la nueva Nicaragua. Para algunos partidos de oposición no pasa de ser una ineficaz y ya desgastada válvula de escape. En cualquier caso, los extranjeros que visitan Nicaragua manifiestan siempre un gran interés por asomarse a estos foros populares. En algunas ocasiones excepcionales, los dirigentes sandinistas se han puesto "de cara" a los visitantes de otros países, a los internacionalistas o cooperantes, como se le llama en Nicaragua a los que pasan más tiempo en el país para responder a sus interrogantes y aclarar sus inquietudes.

Una de estas ocasiones fue el I Festival Internacional del Libro, que tuvo lugar en Managua del 20 al 26 de julio, en el marco de las celebraciones del 8vo. Aniversario de la revolución. Unos 350 editores de 45 países -Estados Unidos y Canadá, América Latina, Europa occidental y oriental- se congregaron en Nicaragua para este encuentro cultural. Con ellos celebró el gobierno nicaragüense dos "De Cara al Pueblo": uno, el viernes 24 de julio, que duró 3 horas y media y fue presidido por Daniel Ortega y otro, el sábado 25, de 2 horas, que presidió Tomas Borge. En ambos encuentros participaron también -como es habitual- diferentes miembros del gabinete revolucionario, que respondieron algunas preguntas específicas.

Envío estuvo en estos encuentros y seleccionó 14 de las 33 preguntas formuladas a los sandinistas en estas dos ocasiones. Son preguntas iguales o muy parecidas a las que formulan otros muchos extranjeros que visitan Nicaragua los que nos visitan en la redacción de envío. Son preguntas representativas. Las respuestas lo son también. Mezclando preguntas y respuestas de ambos encuentros, reordenándolas, sintetizándolas, construimos este "De Cara al Pueblo" por escrito, con el que nuestros lectores se pueden asomar a esta fórmula de comunicación revolucionaria y juzgar por sí mismo sobre su validez.

Los derechos sociales y los derechos individuales

¿Qué se ha hecho en Nicaragua para respetar estos derechos humanos que son los derechos sociales: vivienda, salud, alimentación? ¿Le dan ustedes más importancia a esos derechos sociales que a los derechos individuales? ¿Qué creen ustedes que prefiere el ser humano: ser liberado de la necesidad o necesita más la libertad? ¿Qué priorizan los sandinistas?

Tomás Borge: "La satisfacción de las necesidades materiales del hombre forma parte de los derechos humanos. En algunos países como el nuestro, lo que ocurre es que los recursos de que disponemos son insuficientes para satisfacer las demandas del pueblo. Nuestro pueblo demanda vivienda. Pero no hay cemento, no hay piedrín, no hay acero. Nuestro pueblo demanda salud. Hemos hecho esfuerzos extraordinarios en este sentido, pero carecemos de recursos para estar en armonía con los adelantos científicos de la medicina. En Nicaragua se morían más de 200 niños de cada mil nacidos vivos. A pesar de nuestra pobreza, a pesar de nuestra escasez de recursos, hemos logrado la hazaña de disminuir a 80 esa cifra. Ahora sólo se mueren 80 de cada mil niños que nacen. En Nicaragua existía un 50 y pico por ciento de analfabetismo. Lo disminuimos a un 12 y pico por ciento, aunque con motivo de la agresión de los problemas económicos, de la escasez de recursos del Ministerio de Educación pública, hay un incremento de analfabetismo de Nicaragua.

Es decir, no basta la voluntad de convertir a un país en la tierra prometida. Quisiéramos construir el paraíso en Nicaragua y encontrar las respuestas en el sombrero de un mago. cuando hablamos con el pueblo, cuando salimos a los barrios y vemos las enormes privaciones, las grandes limitaciones que tiene nuestro pueblo humilde, quisiéramos que ese sombrero de mago fuera nuestro corazón y arrancarnos pedacito a pedacito el corazón para entregárselo al pueblo, si eso fuera suficiente para dar respuesta al problema. Pero no, no estamos en condiciones materiales de responder a las necesidades del pueblo. Nosotros hacemos el esfuerzo para responder a este aspecto vital de los derechos humanos, que son los derechos sociales. Y si no respondemos más es porque no tenemos más recursos.

Pero no basta responder a las necesidades materiales de los pueblos. Es necesario entregarles la libertad. La sociedad perfecta no existe todavía, por desgracia. Pero, sin duda hay sociedades más avanzadas. Y hay países donde ha habido un gran desarrollo económico, pero donde son obvias las injusticias.

Creo que en los países revolucionarios, donde se han hecho esfuerzos enormes por responder a las demandas sociales, se están haciendo también enormes esfuerzos por profundizar el amplio espacio de una democracia, que ya existía en virtud de principios teóricos puestos en práctica por estas revoluciones, peor que han tenido sus limitaciones. Estas limitaciones están siendo enfrentadas y creo que con éxito.

Creemos que nosotros que en esencia y en última instancia, no existe contradicción entre el reino de la necesidad y el de la libertad. Porque la demanda más importante del género humano es la libertad. Cuando nosotros, que nos hemos ganado el derecho a construir una nueva sociedad, superemos esta etapa de la agresión por la que nos estamos desangrando, vamos a construir con rapidez una nueva sociedad donde se satisfagan las demandas del pueblo. Pero esto no puede hacerse a contrapelo de la demanda de libertad. El pueblo tiene derecho a su creación, a su participación, a ser el dueño de su propia obra, el dueño de su libertad. Las revoluciones las hacen los pueblos y no es justo que se las arrebatemos a los pueblos, ¡porque entonces dejan de ser revoluciones!"

La guerra

¿Porqué el gobierno de Nicaragua ha hablado tan insistentemente del peligro de una invasión directa de las tropas norteamericanas? ¿Es éste todavía un peligro real? ¿Cuánto ha afectado ya a Nicaragua la guerra de baja intensidad decretada por Estados Unidos, la guerra de desgaste de los contras?

Daniel Ortega: "Es cierto que todos estos años hemos venido hablando del peligro de una invasión norteamericana. Y en algunos instantes la invasión ha estado más cerca que en otros momentos. ¿Qué es lo que han dicho entonces los gobernantes norteamericanos o algunas personas que desconocen la historia de las relaciones de Estados Unidos con Nicaragua? Que los nicaragüenses, cuando decimos: ¡ya viene la invasión!, ¡ahí viene el lobo!. Se olvidan que el lobo ya ha estado en Nicaragua, que los nicaragüenses ya lo conocemos, que ya ha desgarrado al pueblo nicaragüense, que nos ha obligado a defendernos para enfrentarlo. Y ahora está amenazando de neuvo con entrar en Nicaragua, nos está lanzando zarpazos. Sí, existe realmente el peligro de una invasión a Nicaragua. Y no nos equivoquemos: porque se diga que Reagan se ha debilitado con lo del escándalo del Irangate, no digamos que ya no hay peligro de invasión a Nicaragua. Y por eso señalamos que una aprobación de parte del Congreso norteamericano de mas fondos para las fuerzas mercenarias sería un elemento político grave. Y ésos serían quizá los momentos más peligrosos para que se produzca una acción directa de las tropas norteamericanas contra nuestra patria.

¿Cuáles son los efectos directos de esta guerra intervencionista que los Estados Unidos llaman "de baja intensidad"? Hasta la fecha tenemos 43.176 víctimas, incluyendo ahí muertos, heridos y secuestrados, incluyendo también las bajas que han tenido las fuerzas mercenarias, porque en su inmensa mayoría son también nicaragüenses. La política norteamericana de armar una gran parte de los nicaragüenses para que agredan a otra parte de los nicaragüenses los hace víctimas a todos ellos.

Del total de víctimas, 22.495 son muertos, un poco más del 50%. De entre el total de víctimas, 2.327 han sido mujeres, 2.210 niños, 179 maestros, 52 médicos, 15 enfermeras. Hay también estudiantes, obreros, técnicos, profesionales... La guerra ha dejado también 10.077 huérfanos y más de 250 mil campesinos desplazados. Sobre nuestra reducida población, que calculamos de manera conservadora en 3 millones 200 mil habitantes, el número de víctimas es ya el 1.35% de nuestra población el número de muertos, el 0.7%. Si los Estados Unidos, con una población de 240 millones de habitantes, estuviesen sometidos como nosotros por 7 años de guerra de "baja intensidad" como ésta, esta proporción de víctimas que los nicaragüenses tenemos equivaldrían a 3 millones 238 mil 200 víctimas estadounidenses. Y nuestros 22 mil muertos equivaldrían a 1 millón 687 mil 125 muertos norteamericanos. Esto, para que tengan una idea de qué tipo de guerra y de que tipo de sufrimiento enfrenta el pueblo nicaragüense.

Si sumamos las víctimas que ha tenido el pueblo norteamericano por participar justa o injustamente en diferentes guerras tenemos que en la Primera Guerra Mundial tuvieron 320.710 víctimas; de ellas. 116.708 muertos. En la Segunda Guerra Mundial tuvieron 1 millón 78.162 víctimas; de ellas, 407.316 muertos. En la Guerra de Corea tuvieron 157,530 bajas; de ellas 54.246 muertos. En la Guerra de Vietnam tuvieron 213.514 bajas; de ellas 58.095 muertos. Si sumamos el total de víctimas y muertos norteamericanos desde la primera Guerra Mundial hasta la Guerra de Vietnam, son 1 millón 769 mil 916 víctimas, de las que 636.365 fueron muertos. Esa cifra es muy inferior a la que da la proyección de lo que hubiera sido una guerra de agresión como la que sufrimos nosotros, teniendo en cuenta su mayor población. Proporcionalmente, las víctimas de Nicaragua equivalen al 169% de las víctimas norteamericanas en estas cuatro guerras. ¡Seguramente que en los Estados Unidos una guerra con estas magnitudes, con estas proporciones, con estas cifras, no sería nunca calificada como una "guerra de baja intensidad!"

Los presos

¿Hay tortura o malos tratos en las cárceles nicaragüenses? ¿Cómo tratan en Nicaragua a los presos? ¿Y cómo tratan los militares sandinistas a la población civil? Hay informes de que se están construyendo más cárceles en Nicaragua, ¿es cierto?

Tomás Borge: "En nuestras cárceles no ha habido prisioneros muertos y no se conocen casos de tortura deliberados en los procesos de interrogatorio. Pero sí se conoce de maltratos, de hechos violentos, incluso de asesinatos, que se han producido durante estos años, de forma aislada, especialmente en el teatro de la guerra. Militares que han cometido asesinatos, particularmente en sectores campesinos. Algunos compañeros nuestros cometieron delitos graves contra pobladores de la Región VI, igual que se cometieron delitos graves contra la población de la Costa Atlántica. En un juicio que fue muy conocido en Nicaragua contra estos elementos que habían violado la ley, algunos alegaron en su defensa que estas medidas de violencia habían sido tomadas por razones políticas, ideológicas, par defender la revolución. ¡Pero la revolución nicaragüense no entiende ese lenguaje! No puede haber justificación ideológica ni puede haber jamás justificación política para violentar los derechos humanos. Y un compañero puede conocerse de memoria todos los clásicos de la teoría revolucionaria, puede recitar a Marx de memoria si quiere, puede creer en Dios o no creer, eso no importa. ¡Aquí lo importante es creer en el hombre, respetar al hombre! Nosotros somos intransigentes en eso".

Alvaro Ramírez: "En los primeros 6 meses de este año los tribunales militares que yo presido han juzgado 2.138 delitos (3*) cometidos por soldados y oficiales del Ejército Popular Sandinista y por combatientes del Ministerio del Interior. No sé de toros países que hagan publica la estadística de la delincuencia militar, pero la política de la revolución es la política de la verdad y nosotros no ocultamos estos datos. Y no se crea que sólo se juzgan y se sentencian los casos de soldados. En los 2.138 casos juzgado, han sido procesados 165 oficiales.

En los tribunales penales militares juzgamos los delitos de tipo común cometidos por los militares y los delitos oficiales, los que sólo pueden cometerse en las filas del ejército. En este país no queda impune ningún delito que cometa un miembro del ejército o del ministerio del interior.

Partimos del hecho de que el conocimiento de la ley, el conocimiento de los reglamentos militares es determinante para que nuestros compañeros, jefes, oficiales, soldados, se comporten de forma correcta. Hacemos un gran esfuerzo por explicar la Constitución a nuestros soldados, ya que nuestro texto constitucional establece que el ejército debe fundamentalmente obediencia a la Constitución Política de la República. Nosotros sabemos que en las filas del ejército que defiende la soberanía de este pueblo están los mejores hijos de Nicaragua, pero la naturaleza humana es así y cometemos delitos e infracciones como los demás nicaragüenses. Arrastramos el lastre ideológico de la antigua sociedad y hacemos esfuerzos por corregir las conductas indebidas, a través de la impartición de la justicia penal militar y a través del esfuerzo de educación jurídica de las tropas".

Alvaro Guzmán: "En el proceso reeducativo de los presos nosotros partimos de la convicción de que es posible recuperar a cualquier persona para las grandes tareas de la sociedad, aunque haya cometido delitos en cualquiera de los hábitos que tenemos establecidos: el delito común, el delito contrarrevolucionario, el delito del tiempo de la dictadura somocista y el delito militar. Consideramos la integración del trabajo como el elemento vertebral de este proceso reeducativo, acompañado el trabajo con toda una actividad de capacitación, tanto técnica como recreativa, cultural y artística para los que tengan habilidades de este tipo. Partimos también de la concepción de que el paso para integrarse a este proceso reeducativo debe de ser opcional: al interno no se le obliga.

Tenemos un proceso de régimen progresivo. Partimos de la integración al trabajo, con un régimen laboral. En el interno pasa un período correspondiente al 30% de su sanción. Se integra al trabajo viviendo dentro de las unidades penitenciarias. Después, pasa a un segundo nivel, el régimen semi-abierto, donde ya sale de las instalaciones penitenciarias y va a vivir a lugares fuera de la prisión: centros de trabajo, granjas agrícolas. Con un mínimo sistema de seguridad alrededor de estos lugares. En este régimen pasa un tiempo correspondiente al 20% de la sanción. Luego ya pasa al régimen abierto, con la opción de entrar al régimen de convivencia familiar, que es el hombre en su caso, integrado normalmente a las tareas de la sociedad, con la única tareas de la sociedad, como la única condición de que jurídicamente es preso y que tiene sus derechos ciudadanos suspensos, los que se suspenden en estos casos. Pero para fines prácticos es un hombre que está en iguales condiciones a los que están jurídicamente libres. En una sentencia de 10 años, por ejemplo, pueden pasarse 6 años en esta situación de convivencia familiar".

Tomás Borge: "Es necesario agregar que en este esfuerzo hemos incorporado al 71% de los internos al trabajo productivo y que a fines de este año van a estar incorporados el 87%. Para los que no conocen las granjas de régimen abierto, quiero decirles que allí no hay barrotes ni alambres de púas ni custodios. Cuando nos preguntan: ¿cómo es posible que ustedes hayan concebido un sistema de esta naturaleza? ¿Y los presos, se escapan o no se escapan?, respondemos que en este país subdesarrollado hemos creado una fábrica muy importante: una fábrica de candados. ¡Un enorme candado en cada granja, que se llama la confianza en el hombre!"

Daniel Ortega: "Sobre la construcción de nuevas cárceles... Tenemos un problema de concentración, de acumulación de prisioneros en condiciones que no son las mejores. Porque estamos utilizando la misma infraestructura carcelaria que dejó Somoza, aunque con un contenido diferente. Y cuando el compañero Tomás nos ha presentado la demanda de presupuesto para nuevas construcciones para atender a los prisioneros, esto tiene que ver con nuevas construcciones pero en un plan de rehabilitación y de trabajo y de mejores condiciones que las que tenían los prisioneros. Para nosotros es difícil tomar la decisión porque tenemos recursos limitados. Y mientras tenemos demandas de reconstruir escuelas que ha destruido la contrarrevolución, o centros de salud o cooperativas que han sido destruidas por los mercenarios, también tenemos la demanda del Ministerio del Interior para darles mejores condiciones a los prisioneros. No, no se trata de abrir nuevas prisiones para meter mas prisioneros sino que se trata de acondicionar mejor las prisiones actuales e invertir en las granjas de régimen abierto, que son un experimento nuevo en América Latina".

La amnistía

¿Hay perdón y amnistía en Nicaragua? ¿También para los contrarrevolucionarios?

Daniel Ortega: "Está demostrado que aquí ha habido una política muy generosa, buscando cómo dar confianza a aquellos nicaragüenses que de una u otra forma se vieron comprometidos en el pasado con el régimen de Somoza o a otros que también se han visto comprometidos en el presente con la acción terrorista que promueve el gobierno de los Estados Unidos. No estamos interesados en tener las cárceles llenas de prisioneros y año con año damos indultos. No una vez al año, sino varias veces al año indultamos prisioneros.

También tenemos una política abierta a la amnistía, a la que se pueden acoger todos los nicaragüenses que se encuentren involucrados en actividades con las fuerzas mercenarias. Y puede hacerlo en cualquier momento. Además hemos hecho esfuerzos a través de ACNUR para que los nicaragüenses que por una u otra razón han salido a territorio hondureño o costarricense retornen a la patria. En todo este esfuerzo, entre nicaragüenses que han regresado a la patria y nicaragüenses que han sido amnistiados, ya son más de 9 mil los que se han beneficiado por esta política de la revolución.

Y no existe aquí la pena de muerte. En algún momento discutidos sobre la necesidad de aplicar la pena de muerte, porque somos un país agredido por una potencia como los Estados Unidos. Peor consideramos que lo mas correcto era no aprobar la pena de muerte. Aquí en Nicaragua no existe pena de muerte ni aplicaremos la pena de muerte en ningún momento".

La empresa privada

¿Hay empresa privada en Nicaragua? Y los empresarios privados, ¿ayudan o no ayudan a la revolución?

Sergio Ramírez: "En Nicaragua tenemos un régimen de economía mixta establecido desde el principio en el programa histórico del Frente Sandinista, y que hasta ahora está consagrado en la Constitución de la República. En la economía mixta convergen muy diferentes sectores de propiedad. Tenemos grandes empresarios privados, medianos empresarios, propiedad cooperativa, una propiedad comunitaria -que es la que funciona en la Costa Atlántica en las comunidades indígenas- y una cantidad muy grande de pequeños propietarios agrícolas. El sector de la propiedad que está en manos de grandes empresarios es sólo un sector de la economía privada de Nicaragua.

La revolución ha creado muchos propietarios privados en el país. Entregando más de 3 millones de hectáreas de tierra a campesinos sin tierra y también a cooperativas.

La gran mayoría de los empresarios privados en el país trabajan con voluntad positiva. En el área agrícola, en el área agropecuaria y en el área industrial. Si esa voluntad no existiera de parte de todos, de los grandes, de los medianos y de los pequeños empresarios, la economía no podría funcionar en Nicaragua. Porque sólo el 40% de los medios de producción está directamente en manos del Estado y el restante 60% está en manos de esta enorme variedad de propietarios privados.

Sin embargo, existe una fracción mínima de la empresa privada, que suele arrogarse la representación de todo el sector privado de la economía, y que es la que se identifica con las políticas agresivas de la Administración Reagan: el COSEP. Pero se trata de un reducido grupo muy extremista. Extremista de derecha, por supuesto; que no representa los intereses de todos los propietarios y empresarios privados que trabajan dentro dle marco de la economía mixta de la revolución".

Niños en la contrarrevolución

Hemos leído informaciones sobre el reclutamiento que actualmente está haciendo la contrarrevolución entre niños campesinos... ¿Que programa tiene el gobierno revolucionario para estos niños cuando logran separarse de las filas de la contra?

Ricardo Chavarría: "No tenemos un programa especial para estos niños, sino que les damos tratamiento en los diversos centros de atención a menores que tenemos a lo largo del país. Algunos de ellos son centros que se han especializado en atender a niños abandonados o que han sufrido maltrato de sus padres. Claro que los niños secuestrados por los contrarrevolucionarios han sufrido un casos más cruel de maltrato, porque se les ha entrenado par asesinar, para destruir lo que sus mismos padres tratan de construir. Estos niños pasan en primer lugar por un tratamiento de afecto y de cariño que la revolución les da a través de muchos de sus organismos. Después tenemos que asegurarnos para ver si estos niños tienen algún trauma en su personalidad. Si lo tienen, los confiamos al tratamiento de los profesionales que tenemos en nuestros centros. Y el paso inmediato es devolverlos a sus familias, que es el ambiente mejor para ellos, el ambiente al que pertenecen.

Los niños secuestrados por la contra son uno de los problemas más recientes que estamos asumiendo. Tenemos un problema todavía mayor: Son casi 11 mil huérfanos de guerra, los niños menores que han quedado sin padres por la guerra. Para ellos existe todo un huérfanos de atención. En estos momentos estamos terminando de hacer un diagnostico general de todo el país, estudiando caso por caso de cada niño para identificar su situación y darle el tratamiento más apropiado, siempre según nuestras posibilidades. Tratándose de los huérfanos de guerra, no hacemos diferencias entre los niños y tenemos bajo cuidado y atención a niños de familias de contrarrevolucionarios. Todos son huérfanos y por eso nos interesa atenderles".

Tomás Borge: "Como a la contra se la ha agotado la posibilidad del secuestro de adultos en gran cantidad, entonces están secuestrando niños. Y los incorporan a las unidades militares contrarrevolucionarias. Lo más doloroso de esto es que algunos de estos niños morirán en los enfrentamientos. Pero no sólo la contrarrevolución secuestra niños. También los secuestra la muerte. La gastroenteritis es un secuestrados de niños. Para eso tenemos los programas de rehidratación oral, tal vez los más desarrollados, relativamente, en el mundo. Aquí en Nicaragua decimos que los niños son "los mimados de la revolución", pero carecemos de los recursos para atenderlos como nosotros quisiéramos".

El "Contragate"

¿Qué piensan los sandinistas de las audiencias del escándalo Irán/Contragate? ¿Podrían ustedes especular sobre cuál va a ser el final de este caso?

Miguel D'Escoto: "A mí no me gustaría especular sobre cómo va a terminar este proceso. En realidad, es un proceso que tiene como finalidad y objetivo principal el proporcionar una oportunidad de autoengaño a los legisladores norteamericanos para pensar que ellos y su país y el gobierno d ellos Estados Unidos se preocupan y son respetuosos del derecho. Estas audiencias han sido un ejercicio de consumado fariseísmo e hipocresía. Están ahí tratando de determinar cuánto y cuándo supo el Presidente Reagan sobre ésta y aquella cosa o si voló o no se violó la enmienda Boland, cuando todo el mudo sabe que se han violado todas las normas fundamentales del derecho internacional, cuando todo el mundo sabe que se han burlado y se han violado todas las leyes divinas y humanas y que mientras se está discutiendo, se sigue asesinando al pueblo de Nicaragua con la complicidad del Congreso y del gobierno de los Estados Unidos.

Ante eso, a mí realmente no me interesa mucho especular sobre cómo va a terminar. Lo que sí se está quedando en evidencia, y eso las mismas encuestas lo demuestran, es que el Presidente Reagan ha sido profundamente golpeado en algo que debe ser muy importante para todo presidente, que es su propia credibilidad. Ojalá que esta situación ayude a los Estados Unidos a reflexionar un poco sobre el rumbo que está tomando su propio desarrollo político y ojalá se decidan a dar los pasos necesarios y opten por incorporarse al grupo de naciones respetuosas del derecho, que cumplen con los solemnes acuerdos internacionales libremente contraidos".

La educación

¿Cuál es la situación de la educación después de la revolución? Y, especialmente, ¿cuál es la situación de la educación universitaria? ¿Qué avances se han hecho?

Daniel Ortega: "Aun en medio de la guerra la revolución ha venido haciendo esfuerzos para sostener los programas de educación y cultura. En 1987 el gasto total en educación y en cultura alcanza el 4.1% del PIB. El Ministerio de Educación tiene un presupuesto de 36 mil 236 millones 700 mil córdobas y el Ministerio de Cultura, de mil 610 millones 600 mil córdobas. Esto, frente a los gastos de guerra, que se lleva más del 40% del presupuesto.

La matrícula en todos los niveles educativos llegó a 1 millón 54.764 estudiantes. Si la comparamos con la que había en 1977, que eran 517.134 estudiantes, hoy tenemos el doble de estudiantes que en la época en que estaba aquí Somoza con todo el apoyo de los gobernantes norteamericanos, fueran éstos demócratas o republicanos. El crecimiento de la matrícula estudiantil ha sido del 66% en la primaria, del 68% en la secundaria, del 22% en la universidad. En el preescolar ha habido un incremento del 611% y en la educación especial del 282%. Además hay 117.622 personas en la educación de adultos. Tenemos aún muchos analfabetos. Después del esfuerzo que hicimos con la campaña de alfabetización, que redujo drásticamente el analfabetismo a poco menos del 13%, estos logros se nos ha ido escapando, producto de la guerra y producto de la falta de recursos. Y actualmente el analfabetismo llega a un 20%. Pero no cedemos y seguimos luchando por la educación.

Al final de la dictadura de Somoza había en Nicaragua 13.974 maestros. Hoy tenemos 27.364 a los que habría que sumar 13.531 coordinadores de los programas de educación de adultos, lo que nos daría un total de 41.338 maestros. En la época de Somoza hubo un máximo de 5 escuelas normales para la formación de los maestros. Hoy tenemos 14. En la mejor época de Somoza y de los Estados Unidos dirigiendo la política de Somoza, llegaron a haber 6.998 aulas. Hoy tenemos 16.307. Tendríamos 64 más, pero fueron destruidos por los mercenarios que el Presidente Reagan llama "paladines de la libertad". También tenemos 7.220 niños y 220 maestros en programas de educación bilingüe en mískito, en inglés criollo y en sumu. Antes existía una sola escuela de educación especial, con 600 estudiantes. En la actualidad tenemos 24 escuelas de educación especial, con 2.292 estudiantes. En cuanto a lo que son las ediciones y publicaciones, hemos publicado un total de 235 títulos de autores nacionales e internacionales, con un tiraje de 2 millones 770 mil ejemplares".

Joaquín Solís Piura: "Sobre la educación universitaria, a partir del triunfo revolucionario hemos hecho un ordenamiento de todo el sistema de educación superior, priorizando las carreras que tienen más interés para el desarrollo de nuestra patria. Antes del triunfo, el 70% de nuestros estudiantes estaban en el área de derecho, humanidades, letras, artes y administración de la economía. Y el 30% en las áreas más vitales: ingeniería, agronomía, educación y ciencias médicas. Inmediatamente después del triunfo, nos dimos a la tarea de recomponer esto y actualmente podemos decir que hemos revertido totalmente la situación, de tal manera que tenemos el 68% de los estudiantes en las áreas priorizadas que antes tenían nada más que el 30% y viceversa. Igualmente, hicimos una revisión de todos nuestros planes de estudio y de las asignaturas, de tal modo que estos planes y programas respondan a la realidad nacional y no a planes y programas importados de otros países fuera de nuestra realidad científica, tecnológica y de nuestro desarrollo en general.

En términos cuantitativos, nosotros crecimos desde 1979 a 1983, de 21 mil estudiantes a 34 mil. Pasamos de unos 450 profesores a tiempo completo a 1.500 actualmente. Ampliamos nuestra plantea física, nuestros laboratorios, nuestras bibliotecas. Hoy tenemos cerca de 5 mil estudiantes becados en el país y 3 mil fuera del país. Antes del triunfo no había becados interno ni en el extranjero. No había ni uno. Los 3 mil que estudian fuera están en 27 países diferentes, estudiando 180 careras que no existen en Nicaragua.

Hay que decir con franqueza que tenemos grandes problemas, como los tiene toda nuestra patria. Y desde 1984 hemos visto disminuirse nuestra matrícula, coincidiendo con el recrudecimiento de la guerra. En estos momentos tenemos 27 mil estudiantes, 7 mil menos de los que teníamos en 1983. Según nuestros cálculos, a partir de las proyecciones de matrícula en la enseñanza media, hoy debíamos tener 56 mil estudiantes. De manera que la guerra nos ha hecho perder casi la mitad de los estudiantes que deberíamos tener. Esto no lo metemos en los cálculos de la guerra. Es incuantificable, pero se trata de 25 mil o 26 mil profesionales que podríamos estar formando y que no están estudiando por la guerra, por combatir, por la crisis económica, que no deja venir a la universidad a todos los que quisieran venir a estudiar".

La autonomía de la Costa Atlántica

¿Cómo va el proceso de autonomia en la Costa Atlántica? ¿Las poblaciones indígenas están de verdad interesadas en esto?

Ray Hooker: "Desde diciembre de 1984 se comenzó a impulsar un proyecto de autonomía para los habitantes de la Costa Atlántica, no sólo para los habitantes de la Costa Atlántica, no sólo para los habitantes indígenas sino para todos los diferentes grupos que habitan dicha región. El proyecto ha tenido un impacto muy positivo. Se ha celebrado un proceso de consulta a nivel nacional para elaborar un anteproyecto de ley de autonomía, que fue aprobado por la comunidad de la Costa Atlántica en una Asamblea celebrada en abril y mayo de este año. Este anteproyecto de ley va a ser sometido a la Asamblea Nacional, a finales de agosto o comienzos de septiembre, par comenzar a ser discutido y aprobado por nuestro órgano legislativo.

El anteproyecto garantiza el ejercicio de los derechos políticos: los habitantes de la Costa Atlántica van a elegir sus propias autoridades a nivel local, a nivel municipal, a nivel regional. También van a participar en igualdad de condiciones, como los demás habitantes del país, en las decisiones políticas nacionales. Van a ejercer sus derechos económicos: van a participar en la administración de sus recursos naturales y de las empresas que operan en la Costa Atlántica. Van a ejercer sus derechos culturales: se va a crear un medio ambiente donde la población negra y la población indígena van a aprender a sentirse orgullosas de su identidad racial, de su color, en vez de avergonzarse de ellos, tal como era antes del 79.

El proyecto tiene tres objetivos fundamentales: garantizar la supervivencia de las culturas de la Costa Atlántica, lograr la unidad nacional y forjar una nueva identidad nacional alimentada y fertilizada por los aportes de estas culturas del Atlántico. Pero también va a contribuir el proceso de democratización de la misma revolución.

El proyecto ha tenido efectos muy importantes en la pacificación de la Costa Atlántica. Más de 10 mil habitantes indígenas han regresado a sus comunidades. Cada semana, dos o tres vuelos traen habitantes costeños desde Honduras a Puerto Cabezas. El número de alzados en armas de la costa es ya bien reducido: tal vez unas 600 personas.

El problema que tiene el proceso de autonomía es que ha generado muchas expectativas. Se trata de expirar de la población costeña y de la conciencia de todos los nicaragüenses mas de 400 años de opresión histórica. Y eso no se hace de la noche a la mañana. Es un proceso lento, es un proceso difícil. Naturalmente, hay ciertas dudas en la población costeña sobre la sinceridad de la revolución en la autonomía. Nunca antes ningún gobierno se había preocupado tanto por hallar una solución genuina a los problemas históricos de la Costa Atlántica. Y la gente está diciendo: ¿será cierto que van a cumplir todo eso a lo que se han comprometido en estos documentos? Haya dudas en la población. Y también hay dudas en algunos sectores políticos del Pacifico sobre lo que ellos llaman peligro del separatismo. Hoy la gran mayoría de la población costeña lo que desea es que se implemente que la autonomía, quieren verla ya. Lo más difícil va a ser llenar todas las aspiraciones y expectativas que ha generado este proceso".

La ayuda al FMLN

Siempre se ha dicho que los sandinistas ayudan al FMLN de El Salvador. Y en una entrevista reciente que el Presidente Ortega dio a un periódico mexicano lo reconocía así... ¿Qué hay sobre este tema?

Daniel Ortega: "Yo explicaba al diario mexicano que el abastecimiento de armas para el FMLN viene desde los mismos Estados Unidos. Porque es el gobierno de Estados Unidos el que entrega armas al ejército salvadoreño y la principal fuente de armas que tiene en estos momentos el FMLN es el propio ejército salvadoreño y la principal fuente de armas que tiene en estos momentos el FMLN es el propio ejército salvadoreño,. Cuando el FMLN ocupa una base militar en El Salvador, captura gran cantidad de armamento: fusiles, cañones, morteros... Salen las grandes listas, lo admite el mismo ejército salvadoreño. Entonces, son los Estados Unidos los que están abasteciendo por esa vía al FMLN.

Por otra parte, lo que ha quedado demostrado es que hay un tráfico de armas desde El Salvador a Nicaragua, en una operación montada por la CIA. Esto se confirmó cuando fue derribado el avión en que viajaba el señor Hasenfus, que dio detalles de como operaban ellos desde el aeropuerto de Ilopango en El Salvador.. Recientemente tuvimos una prueba con el cohete Red-Eye que le capturamos a la contrarrevolución. Fue lanzado en un paracaídas y el cohete, norteamericanos. Ahí está el aparato de comunicaciones muy sofisticado que capturamos. Todo norteamericano, todo enviado por los Estados Unidos desde El Salvador para abastecer por vía aérea a la contra, a los mercenarios.

Nosotros no hemos negado que somos solidarios con la lucha del pueblo salvadoreño. Y también hemos manifestado nuestro respaldo a un solución pacífica en El Salvador y hemos respaldado propuestas del FDR-FMLN y las hemos llegado incluso a las mismas Naciones Unidas. Yo le decía la periodista mexicano que, había en Nicaragua tantas simpatías con la lucha del pueblo salvadoreño, en algunos momentos, al principio, si habíamos dado algún abastecimiento, algún apoyo al FMLN e incluso algunos compañeros se habían ido a El Salvador, como fue el caso del compañero Orlando Tardencilla. A él no lo envió el gobierno de Nicaragua a pelear a El Salvador, ésa fue una decisión personal de él. Lo que es posible oficial del gobierno de Nicaragua es apoyar una solución pacifica en El Salvador".

El diario "La Prensa"

El cierre del diario La Prensa nos ha resultado un hecho bastante difícil de defender en el exterior. ¿Porqué tomaron ustedes esa medida? En la lucha ideológica, ¿no es mejor convencer que reprimir? ¿No era mejor debatir públicamente lo que decía La Prensa que cerrar el periódico?

Daniel Ortega: "Esta pregunta es una pregunta muy importante de esclarecer. Porque sabemos lo difícil que es para los amigos de Nicaragua poder explicar por qué se cerró el diario La Prensa y por qué existe una censura de prensa en nuestro país. Para poder entender esto, hay que tener en cuenta primero el contexto de guerra, de agresión militar en que se encuentra la revolución nicaragüense y los efectos de esta guerra que está sufriendo Nicaragua. Ya los hemos visto.

Si los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, sin estar siendo directamente afectados en su territorio por la guerra, tomaron medidas extraordinarias y llevaron de manera injusta a campos de concentración a miles de ciudadanos norteamericanos, solamente por el hecho de ser de origen japones y censuraron también medios de prensa, ¡Imagínense lo que hubiéramos tenido que hacer en Nicaragua, defendiéndonos de la agresión injusta que nos imponen los Estados Unidos! Pero aquí no hemos cometido la barbaridad de correr a encarcelar a todo ciudadano norteamericano o de origen norteamericano. No, aquí se mueven libremente y opinan libremente norteamericanos que están a favor del pueblo nicaragüense y otros norteamericanos que hacen labor en contra del pueblo nicaragüense. Aquí tenemos a muchos nicaragüenses de diferentes partidos políticos de oposición que hacen un discurso favorable a la agresión y contra ellos no se toma ninguna sanción. Pablo Antonio Cuadra entra y sale del país diciendo lo que quiere y no se le persigue. Nosotros no hacemos con este intelectual lo que hicieron los Estados Unidos con Ezra Pound, cuando lo persiguieron y lo tuvieron encarcelado 12 años por pensar y hablar como pensaba. Pablo Antonio dice lo que quiere dentro y fuera de Nicaragua y allá él con su conciencia frente al pueblo y frente a la patria.

Pero la preocupación de ustedes es justa. ¿Por qué no librar una lucha ideológica, una lucha política y dejar circular el diario La Prensa? El problema es que en este contexto de guerra que vive Nicaragua nosotros no podemos permitir que la política terrorista del gobierno de Estados Unidos nos abra un frente interno de apoyo y complemento de esa política militar. El diario La Prensa era un diario financiado y dirigido por la CIA. Uno de sus directivos es hoy directivo de las fuerzas mercenarias. La CIA quiso utilizar La Prensa como un instrumento desestabilizador, al igual que se utilizó en Chile al periódico El Mercurio. Después del derrocamiento criminal de Salvador Allende y de su gobierno constitucional y legítimo, quedó plenamente demostrado que para lograr eso la CIA utilizó a El Mercurio. Entonces, conociendo la experiencia de Chile y estando sometidos a una agresión de estas magnitudes, creo que se puede entender perfectamente por qué hemos tenido que cerrar el diario La Prensa. Y si La Prensa quiere entonces propugnar en favor de una invasión de los Estados Unidos, podrá hacerlo. ¡Y vamos a batirnos ideológicamente con ellos! Pero en las actuales circunstancias, no podemos ser ingenuos. Algunas lecciones tememos que aprender de la vida y el sacrificio de Salvador Allende y del Gobierno de Unidad Popular; es una lección que no se nos puede olvidar".

Tomás Borge: "Podría darles razones de que porqué cerramos el diario La Prensa. Me voy a limitar a decir que cerramos La Prensa por razones de dignidad nacional. Porque era un periódico publicado en español, pero que pensaba en mal inglés. Era un vocero, no de la reacción nicaragüense sino de la Casa Blanca. Defendía más fervorosamente al Pentágono y a Reagan que cualquier otro periódico de Estados Unidos. ¿Qué hubiera pasado en Estados Unidos si después del ataque a Pearl Harbor aparece un periódico en inglés defendiendo al Japón?

Quiero decir, para el que no lo sepa, que los Estados Unidos le está haciendo la guerra a Nicaragua. Que este pequeño país de 3 millones y medio de habitantes tienen 40 mil víctimas como consecuencia de esta última guerra que nos hace Estados Unidos. Y que durante el régimen de Somoza, que era un régimen impuesto por los Estados Unidos, murieron decenas de miles de nicaragüenses. Hemos pagado un precio extraordinariamente elevado como fruto de las intervenciones norteamericanas en Nicaragua. El imperialismo yanqui mató a Sandino, nuestra figuran nacional, y asesinó entonces a miles de nicaragüenses. La sangre de Carlos Fonseca, que riega, que abona la revolución, es fruto de la intervención norteamericana. La sangre de Fray Tomas Zavaleta, las lágrimas de las madres, el dolor en las entrañas de los nicaragüenses son fruto de la intervención norteamericana. ¿Cómo iba a ser posible que aquí se publicara un periódico que defendiera esos crímenes? ¿A quién engañaba el diario La Prensa? ¡A nadie engañaba! Nosotros podemos convivir con la mentira del diario La Prensa, pero no podemos convivir con el ultraje a la dignidad de Nicaragua que significaba ese periódico. Por eso lo clausuramos.

Cualquiera puede disentir de la revolución en Nicaragua, tiene derecho. Cualquiera puede enfrentarse a nuestros errores. Y los primeros en enfrentarnos a nuestros errores somos nosotros mismos. Pero nadie puede convertirse en apologista del crimen de la Administración norteamericana a Nicaragua. Nada tiene derecho a recibir los dólares ensangrentados de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. En última instancia, es un problema de dignidad nacional".

EL SIDA

¿Qué medidas está tomando el gobierno de Nicaragua para detectar y prevenir el SIDA y para ayudar a los que tengan esa enfermedad?

Dora María Téllez: "Lo primero que hay que explicar es que nosotros no tenemos, hasta ahora, ningún caso de SIDA en Nicaragua. Probablemente, quiere decir que no lo hemos encontrado. El gobierno aprobó un programa de lucha contra el SIDA, un programa que contemple los aspectos comunes a todos los programas de lucha contra esa enfermedad: aspectos técnicos, la protección a los bancos de sangre y la educación, que es el elemento clave en toda campaña de lucha contra el SIDA.

Nosotros hemos dado algunos pasos a la campaña de educación a la población y estamos preparando una campaña más fuerte y más sostenida de educación de la comunidad sobre este problema. Creemos que el mejor medio es la educación directa del brigadista de salud para que éste eduque a la comunidad. Hemos solicitado apoyo internacional y hemos tenido cooperación para esta campaña de educación, para el montaje de técnicas de detención del virus y un apoyo de la Cruz Roja nórdica para técnicas de investigación en nuestros bancos de sangre.

Pero nuestro programa no puede tener el impulso que debiera, porque estamos frente a otras opciones mucho mas urgentes. La lucha contra el SIDA nos resulta muy costosa. El SIDA es una enfermedad que requiere de enormes recursos materiales y en Nicaragua la primera causa de muerte entre los niños es la diarrea y la primera causa de muerte entre los adultos es la guerra. El país tiene que concentrar entonces su recursos de salud en la dirección de evitar la mortalidad infantil por diarrea y en evitar la mortalidad por la agresión de la guerra. Tenemos escasos recursos y tenemos que escoger, por ejemplo, entre el tratamiento y la rehabilitación de los 2 mil o 3 mil discapacitados por lesiones de guerra y una campaña como ésta del SIDA".

La amenaza a Estados Unidos

Realmente, ¿hay algo en la revolución nicaragüense que amenace a los Estados Unidos?

Daniel Ortega: "Sí, somos una amenaza política a las formas de tratamiento y de dominación que los Estados Unidos han practicado históricamente con los países de América Latina y el Caribe. Y en estos momentos lo que está en juego aquí, a partir del triunfo de la revolución en Nicaragua, es la política norteamericana frente a América Latina y el Caribe.

Hay que preguntarse: ¿por qué tanto empeño por parte de la Administración Reagan en destruir la revolución nicaragüense? ¿Por qué tantas campañas, tantas mentiras, tantas acciones para tratar de aislar y destruir la revolución? Y hay una respuesta: efectivamente somos una amenaza para los Estados Unidos en tanto los Estados Unidos se empeñen en mantener el mismo tipo de relaciones con los pases de América Latina y el Caribe.

Lo que se encuentra en juego en estos momentos es la Doctrina Monroe. En América Latina y el Caribe ha ido tomando cuerto y se ha ido formando una opinión latinoamericana en favor de un neuvo tipo de relaciones con los Estados Unidos. La América Latina de hoy no es la América Latina de ayer, la que se prestaba a invadir a la República Dominicana. En 1965 los Estados Unidos invadían la República Dominicana, apoyándose con las tropas de Somoza y con las tropas de una cantidad de regímenes militares que predominaban en América Latina. Históricamente, si ellos decidían invadir un país, invadían e invitaban y llamaban al resto de los países latinoamericanos a apoyar la invasión. Si ellos decidían aislar y bloquear a un país como Cuba, hacían un llamado a América Latina. Y la mayoría de los países latinoamericanos se sumaron al bloqueo contra Cuba. Incluyendo Somoza, que prestó nuestro territorio para que aquí se entrenaran y de aquí salieran los invasores de Playa Girón.

Ahora América Latina ha conformado el Grupo de Contadora y el Grupo de Apoyo. Y por primera vez los Estados Unidos se encuentran con un conjunto de países latinoamericanos que se interponen entre su política terrorista y agresiva y una nación latinoamericana, Nicaragua. Y esto preocupa a los gobernantes norteamericanos. Por primera vez en la historia un conjunto de países latinoamericanos le dicen a Estados Unidos que ése no es el camino correcto, que no esa agresión, que no es la guerra, sino que es el diálogo. Para lo que es la mentalidad imperialista, que ha privado tanto en demócratas como en republicanos es inaceptable la mediación de estos países latinoamericanos. Y por eso ellos quieren liquidar al Grupo de Contadora y al Grupo de Apoyo.

Reagan no es más que un heredero de la Doctrina Monroe. El está defendiendo la doctrina de dominación e intervención que demócratas y republicanos nos han venido aplicando. Nicaragua ha sido invadida tanto por gobiernos demócratas como por gobiernos republicanos. Y ha sido invadida aún antes de que triunfara la revolución de octubre. Cuando no existía "el Este", los Estados Unidos invadían Nicaragua e invadían un conjunto de países de América Latina y del Caribe y robaban y ocupaban territorios de nuestros países. Toda esa política es la que esta en juego hoy. Y el ejemplo de la revolución nicaragüense es determinante para el futuro de las relaciones entre Estados Unidos y America Latina. Porque si una nación pequeña como Nicaragua logra sobrevivir a esta embestida, a estas acciones de la potencia militar norteamericana, esto, indiscutiblemente fortalecerá la conciencia latinoamericana. Porque si un país pequeño puede hacer frente y resistir a la presión y a la agresión norteamericana, imaginémonos un país como Brasil, un país como México, como Venezuela, Colombia, Argentina, ¡imaginémonos todos estos países unidos, haciendo resistencia a las políticas económicas y financieras de los Estados Unidos!

Los Estados Unidos están convencidos de que Nicaragua no es ninguna amenaza, como parte del Este. Saben que no somos parte de ningún bloque militar, saben que no estamos instalando bases militares extranjeras en nuestro país, saben que no realizamos maniobras militares con fuerzas extranjeras. Al contrario, saben que estamos empeñados en buscar una fórmula de acuerdo para que Centroamérica se convierta en una zona neutral. Estos son pretextos que utiliza la Administración Reagan para defender la Doctrina Monroe. Y no quiere entender que ya es hora d un nuevo tipo de relaciones, relaciones amistosas y no las relaciones de un amo y esclavo. A estado aquí tan cerca, los Estados Unidos se han olvidado de que existe dignidad, de que existen pueblos en América Latina. Ven en Nicaragua una amenaza a su seguridad, en tanto que Nicaragua les va a obligar -¡y tenemos la seguridad de que los vamos a obligar!- a entender que ya es hora de plantearse un nuevo tipo de relaciones con nuestros pueblos.

Estamos construyendo aquí un proyecto revolucionario, que a muchos les suena como la utopía, ¡pero la voluntad del pueblo nicaragüense y la voluntad del Frente Sandinista harán realidad esa utopía! Y la vamos haciendo realidad día a día. Con al sangre derramada por el pueblo, por niños, por mujeres, por jóvenes, por ancianos, por trabajadores, en una sola corriente con la sangre de hermanos de otros países, de la República Federal Alemana, de Suiza, de Bélgica, de Francia, de España, de Cuba, de Chile, de los mismos Estados Unidos, que en un solo torrente aquí en Nicaragua han fundido su sangre, su espíritu, su amor, con nuestra sangre, con nuestro espíritu, con nuestro amor, ¡con nuestros deseos de lucha, de paz y de libertad!

Marx afirmó que la religión era el opio de los pueblos. Y en Nicaragua durante un buen tiempo, la religión fue el opio del pueblo nicaragüense. A tal grado, que Anastasio Somoza García, el asesino de Sandino, el fundador de la dinastía somocista, fue enterrado cuando murió con honores del Príncipe de la Iglesia. Y eso, bendecido por el Vaticano y por los señores obispos de Nicaragua. Entonces la religión era el opio para el pueblo nicaragüense. Pero luego, la religión, la fuerza del cristianismo, dejó de ser el opio. Con el ejemplo de sacerdotes como Gaspar García Laviana, que dio su sangre por nuestro pueblo, con el ejemplo de sacerdotes como Miguel D'Escoto, Ernesto Cardenal, Fernando Cardenal y otras decenas de sacerdotes, religiosos y religiosas, que se incorporaron a la lucha del pueblo nicaragüense incorporando con ellos a miles de nicaragüenses , la religión dejo de ser opio. Aquí en Nicaragua se estaba demostrando que la revolución, al incorporar a los cristianos y los cristianos, al incorporarse a la revolución, hacían que la religión dejara de ser opio y se convirtiera en un elemento de liberación.

Esta revolución, que defiende el pluralismo político y el no-alineamiento la estamos construyendo todos los días con nuestro propio esfuerzo y con la solidaridad y el cariño de los pueblos hermanos en el mundo. Ha servido este Festival del Libro para que ustedes, los que no conocían nuestra patria, la hayan conocido más de cerca. Y tengan un contacto directo con nuestro pueblo. El Festival del Libro nos ha permitido encontrarnos aquí a ciudadanos de diferentes rincones y regiones de la tierra en lo que es una verdadera comunión de pueblos.

Cuando visitamos el stand de libros de Estados Unidos, nos encontramos con dos Estados Unidos: con los Estados Unidos, del pueblo norteamericano de Benjamín Linder, con las publicaciones de solidaridad y nos encontramos también con el Estados Unidos del gobierno norteamericano, que sabemos que no representa en su política contra política la voluntad del pueblo norteamericano. Y así como entramos al stand del pueblo de los Estados Unidos también entramos al stand del gobierno de los Estados Unidos. Y allí, junto a obras de extraordinaria valor científico, cultural y artístico, que son obras de creación del pueblo norteamericano, estaban las obras de terror, las obras de la oscuridad, las obras de la muerte, las obras que paga la CIA a la contrarrevolución.

Nosotros tenemos la confianza de que la firmeza del pueblo nicaragüense en primer lugar y la actitud beligerante de los pueblos latinoamericanos y la firmeza del pueblo norteamericano harán nacer la luz sobre esa oscuridad. ¡Porque el pueblo norteamericano es el pueblo que más necesita de solidaridad, de paz y de amor! Y el pueblo nicaragüense, con su sacrificio, con su firmeza, con su vocación de paz, está contribuyendo a la lucha que libran los pueblos de América Latina, de Africa y de Asia y está contribuyendo también a la lucha que libra el pueblo norteamericano por tener una sociedad verdaderamente justa y democrática".

La solidaridad con Nicaragua

Hemos venido a Nicaragua y hemos visto las necesidades que hay aquí... Queremos saber que podemos hacer desde la solidaridad en nuestro países. Tanta solidaridad hubo con Vietnam y ahora ha desaparecido totalmente... ¿Pasará lo mismo con Nicaragua? ¿Qué podemos hacer para impedir que se burocratice la revolución?

Tomás Borge: "Usted empezó hablando de solidaridad y terminó hablando de burocracia... En este sentido, ¡esperamos que la solidaridad no se burocratice! Porque ese es un mal terrible, del cual padecemos en todas partes. Yo creo que si algún día los locos del Pentágono aprietan los botones de la guerra termonuclear, va a desaparecer el genero humano, ¡peor van a sobrevivir las cucarachas y la burocracia!

Nosotros tratamos de enfrentarnos a la burocracia. Y la solidaridad también debe enfrentarse a la burocracia, a las palabras inútiles. Y debe traducir la solidaridad en hechos concretos. Quiero decirles que Nicaragua es un país verdaderamente pobre y que es el más caudaloso de nuestro ríos es el rio de nuestra sangre. Ustedes vienen de Europa y se encuentran por primera vez en un país atrasado, pobre, como el nuestro. Transitando por las calles ven a la gente colgadas como arañas de los buses, ven las viviendas humildes de la pobreza por todas partes, los vestidos un poco desgarrados, aunque limpios. Pero habrán notado en los rostros de los nicaragüenses una luz especial. Una sonrisa que les ilumina toda la cara. ¿Cómo explicarse esa alegría radiante en el rostro y la pobreza? Parece que debería haber una contradicción antagónica entre la pobreza y la alegría. Y entre más pobre es "la gentecita" -como la llama Galeano- más apoya a la revolución. Ente menos han recibido más la apoyan. Y no han recibido casi nada aún de aquellas cosas que se contabilizan en los libros. Han recibido, sí, algo mucho mas valioso. que es la convicción de que son dueños de su propio destino. Y si alguien quiere saber a qué se debe este milagro, el milagro de la alegría, habría que atribuírselo a la existencia de la revolución.

Estábamos alegres hace unos días, estábamos alegres ayer, estaremos alegres mañana. ¡Y vamos a estar alegres dentro de 100 años las generaciones que nos sucedan! Van a tener todavía más derecho que nosotros a estar alegres, porque hoy los nicaragüenses tenemos el mérito de estar pagando el precio de la alegría del mañana. Y estamos también pagando el precio de la alegría de hoy. Esta alegría que cuesta sangres. La solidaridad debe tener en cuenta esta alegría y esta pobreza. Y debe expresarse -como decía la poeta nicaragüense Gioconda Belli- como "la ternura de los pueblos".

Nosotros hemos cometido errores insoslayables, pero el rostro de la revolución es un rostro limpio, se limpia todos los días, trata de limpiar sus pecados y sus lunares, las manchas que nos dejan nuestras propias equivocaciones. Queremos ser una vitrina ante el mundo de respeto a la dignidad del hombre. Y si no, ¿para qué diablos hubiésemos hecho una revolución, si no es para respetar al hombre? ¿Qué sentido tienen hacer revoluciones que irrespeten a los hombres? ¡Eso puede llamarse cualquier cosa menos revolución!

Además, si nosotros empezáramos a irrespetar a nuestro pueblo, quiero recordarles que nuestro pueblo esta armado. Armados de fusiles y armado de conciencia. Este es un pueblo consciente, un pueblo que delibera, es un pueblo que protesta, es un pueblo inconforme, es un pueblo rebelde. ¿Qué más demostración que las insurrecciones que aquí se produjeron en los tiempos de Somoza? Por ahí me decía un retardado mental cómo era posible que ni en Chile ni en Nicaragua se produjeran huelgas obreras, tratando de establecer una similitud... Quiero decirles que en Chile no hay huelgas obreras y que en Nicaragua no las hay. ¿Será porque los trabajadores nicaragüenses no tienen valor? ¡Pregúntenselo a Somoza, si el pueblo de Nicaragua y los trabajadores nicaragüenses no tienen valor! Claro que a Somoza habría que ir a preguntárselo al infierno...

En Nicaragua los trabajadores no van a la huelga no porque se lo prohiba la ley de emergencia. No van porque están persuadidos de que eso le hace daño a la revolución. No hay leyes de emergencia ni estados de sitio ni bayonetas ni fusiles que detengan a los trabajadores en ningún lugar del mundo. Mucho menos en Nicaragua, donde existe un pueblo que ha desafiado el miedo, un pueblo que ha desafiado la desolación, un pueblo que ha desafiado todos los peligros. Si este pueblo no le teme al imperialismo, ¡cómo le va a tener miedo a la policía!

Aquí la policía sandinista anda en las calles y nadie le tiene temor. Managua y el reto de las ciudades del país son de las ciudades más seguras del mundo, porque están protegidas por su propio pueblo. Antes, en el tiempo de Somoza -como ocurre en el Chile, en Paraguay y en otros países de América Latina- cuando se salía a transitar por la noche ¡había que tenerle más miedo a la policía que a los ladrones! Aquí, ahora se puede andar a cualquier hora y si se encuentra a un policía, el policía produce sensación de seguridad.

Quiero decirles a ustedes para finalizar que cuando los sandinistas decimos "patria libre o morir" no estamos diciendo una frase. Estamos diciendo que no le tentemos temor al imperialismo, que estamos dispuestos a vivir y a morir por Nicaragua. Nunca habrá la posibilidad de una muerte absoluta. Porque así como los méritos del pasado han resucitado, los muertos del futuro también van a resucitar. Este es el país de la resurrección de los muertos, y también el país de la resurrección de los vivos.

Desde el país de la resurrección de los resucitados les digo "hasta luego" para que regresen a sus tierras y les digan a sus pueblos que Nicaragua no sólo se siente acompañada por la solidaridad del mundo sino que está dispuesta, si es necesario, a sacrificarse en aras de la felicidad humana.

Nosotros amamos y respetamos y agradecemos la solidaridad de todos los pueblos del mundo. Amamos a nuestros países hermanos de América Latina. Y todo lo que hacemos o no hacemos está en función de los intereses de América Latina y respetamos al pueblo norteamericano. Díganle los norteamericanos a sus compatriotas que las puertas de Nicaragua y los brazos de los nicaragüenses están abiertos para recibirlos. Jurídicamente hemos suprimido la visa par que puedan venir los norteamericanos a Nicaragua pero hay algo más que una decisión jurídica. Es una decisión moral, es una decisión política y es una decisión de amor hacia los norteamericanos. Los gobiernos de Estados Unidos han sembrado la desolación y la muerte en Nicaragua, pero el pueblo norteamericano es amado por los nicaragüenses. Porque somos nobles, porque somos revolucionarios, porque somos sandinistas, ¡porque sabemos distinguir entre los demonios y los pueblos! Todo eso quiere decir "patria libre o morir"."

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Esquipulas II: gran giro hacia la paz

Nicaragua
14 preguntas a los sandinistas

Centroamérica
Los acuerdos de Esquipulas II y el Plan Reagan

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web