Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 54 | Diciembre 1985
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Diferencias de Actas de Contadora

La distinta posición de Nicaragua ante al Acta Revisada de Contadora (septiembre de 84) y ante al Acta para la paz (septiembre del 85) exige una comparación entre los momentos políticos en que surgieron y entre ambos textos.

Equipo Envío

El 22 de noviembre recién pasado, en el seno de la ONU, trascendieron divergencias importantes al interior del Grupo de Contadora. Venezuela, México, Colombia y Panamá habían acordado presentar ante la Asamblea General una resolución sobre la problemática centroamericana. Sin embargo el texto original fue reiterado por un país miembro del grupo mediador sustituyéndolo por uno nuevo. México protestó y ante la falta de consenso, el segundo texto también tuvo que ser retirado. Este último había surgido de una reunión en la sede de la embajada venezolana ante al ONU, donde estuvieron presentes los países centroamericanos excepto Nicaragua y los países del Grupo de Contadora excepto México.

Analistas del conflicto en Centroamérica coincidieron en señalar que Estados Unidos no vio con buenos ojos el texto original porque pedía el diálogo entre la Administración Reagan y el gobierno de Nicaragua. Consecuentemente ejerció una serie de presiones para conseguir una nueva resolución. En ella se hizo abstracción del papel que Estados Unidos está jugando en Centroamérica y especialmente con Nicaragua. Sin embargo, ante la negativa de México y Nicaragua, el nuevo texto tampoco pudo prosperar. Este hecho refleja en gran medida lo que ha estado ocurriendo al interior del proceso de mediación en el istmo.

En septiembre de 1984, después de un arduo proceso, el Grupo mediador presentó ante los países centroamericanos la denominada "Acta Revisada de Contadora" cuya aprobación por los países implicados en el conflicto -incluidos los Estados Unidos- traería la paz a la región. En esa ocasión solo Nicaragua decidió "aceptar en su totalidad y suscribir de inmediato, sin modificación alguna, el Acta Revisada". Tras la confusión inicial de la Administración Reagan ante esta posición de Nicaragua, aquel país reaccionó ejerciendo presiones tendientes a modificar cualitativamente el texto. Un año después, en septiembre de 1985, el Grupo de Contadora propone un nuevo texto, el "Acta para la paz y la Cooperación en Centroamérica". Esta vez es Nicaragua quien no acepta el texto. El proceso de mediación entra entonces en un impasse evidenciando su similitud con el reciente incidente en la ONU al que nos referíamos inicialmente.

La distinta posición de Nicaragua ante al Acta Revisada (septiembre de 84) y ante al Acta para la paz (septiembre del 85) nos obliga a preguntarnos por la diferencia ente ambos textos. Para responder esta pregunta procederemos por partes. En primer lugar señalaremos los hitos históricos más importantes del período comprendido entre ambas Actas y en segundo lugar nos ceñiremos a una estricta comparación entre cada uno de los textos.

Acta revisada de Contadora y Acta para la Paz:
cronología básica

Septiembre de 1984. Nicaragua acepta el Acta Revisada de Contadora.

19 de Octubre de 1984. Honduras convoca a reunión de cancilleres centroamericanos.

En esta reunión convocada para "discutir la paz en Centroamérica", a la que no asistió a Nicaragua, los países reunidos propusieron un nuevo texto a Contadora expresando así su rechazo al Acta Revisada. Del nuevo texto surgido en Tegucigalpa, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo:

"Hemos bloqueado efectivamente los esfuerzos del Grupo de Contadora para imponer el segundo borrador del Acta Revisada de Contadora. Después de consultas intensivas de Estados Unidos con El Salvador, Honduras, Costa Rica, los Estados centroamericanos presentaron un contraborrador a los países de Contadora el 20 de octubre de 1984. Este refleja muchas de nuestras preocupaciones y cambia el enfoque dentro de Contadora hacia un nuevo documento ampliamente consecuente con los intereses estadounidenses" (Background Papel, utilizado en la región del Consejo de Seguridad Nacional, el 20 de octubre de 1984).

18 de enero/85-15 de febrero/85.

Ruptura unilateral del diálogo de Manzanillo. Costa Rica boicotear reunión de Contadora.

El presente año lo inauguró Estados Unidos anunciando su decisión de abandonar las conversaciones bilaterales de Manzanillo y para orquestar mejor el juego político-diplomático, realizó junto con tropas hondureñas las más gigantescas maniobras militares ("Pino Grande III") del 11 de febrero al 3 de mayo/83. Este telón bélico decoró la postergación de la reunión del Grupo de Contadora programada para el 14 y 15 de febrero, porque el Grupo no estaba de acuerdo con las propuestas hechas al Acta por los tres -El Salvador, Honduras y Costa Rica-. A esta decisión contribuyó también la tensión entre Nicaragua y Costa Rica alrededor del caso Urbina Lara, que Costa Rica utilizó como pretexto para no asistir a la reunión de Panamá, boicoteando la misma.

14 y 15 de febrero/85. Nicaragua busca fortalecer a Contadora<

En el contexto de la postergación de la citada reunión de Contadora en Panamá el 14 y 15 de febrero, Nicaragua declaró, el 27 del mismo mes, "moratoria indefinida, en la adquisición de nuevos sistemas de armas así como de aquellos aviones de intercepción requeridos para completar el actual sistema antiaéreo del país" y renunció a la cooperación de 100 instructores militares de nacionalidad cubana; en el caso del joven Urbina Lara, Nicaragua cedió a la posición costarricense con tal de no bloquear el proceso.

15 de marzo/85. Contadora avanza en Brasilia

La posición de Nicaragua permite avanzar a Contadora en la reunión de Brasil, logrando pequeños avances sobre aspectos de Verificación y Control de Armamentos. Este fue uno de los puntos cuestionados al Acta Revisada en la pasada reunión de "los tres" en Tegucigalpa (octubre/84).

4 de abril/85. "Plan de Paz"

Nuevamente Estados Unidos vuelve a las presiones y lanza su Plan de Paz que planteaba un ultimátum al gobierno de Nicaragua para que dialogara con la contrarrevolución en un plazo de 60 días, vinculado este ultimátum con la ayuda a las fuerzas mercenarias. Paralelamente grupos contrarrevolucionarios se pronunciaban en Costa Rica por nuevas elecciones en Nicaragua. No se debe olvidar que este "Plan de Paz" es lanzado luego del intento frustrado de la administración Reagan de trasladar el caso de Nicaragua del marco de Contadora al de la OEA -el 27 de marzo-; la Organización de Estados Americanos apoyó a Contadora dejando solos a Honduras, El Salvador y Grenada que apoyaron a los Estados Unidos.

11 y 12 de abril/85. Nueva reunión de Contadora

Tras el rechazo nicaragüense del Plan de Paz, Contadora continúa dialogando sobre aspectos de verificación y control de armamentos. El diálogo es sobre aspectos formales. Se legítima ante el Congreso USA la ayuda oficial estadounidense a la contrarrevolución.

Julio/85. Nicaragua gestiona apoyo latinoamericano para fortalecer a Contadora

La gira que emprendiera el Vicepresidente nicaragüense Dr. Sergio Ramírez por los países del Brasil, Uruguay, Argentina, Perú y Ecuador el primero de julio, tenía entre sus objetivos ampliar el apoyo y la solidaridad latinoamericana para el Grupo de Contadora, y así el 24 y 25 de agosto, en Cartagena de Indias -Colombia-, se realizó la primera reunión de los cuatro cancilleres de Contadora con los del recién creado Grupo de Apoyo -Argentina, Brasil, Perú y Uruguay-.

3 de septiembre/85 -1 de octubre/85. Estados Unidos vuele a la carga

La primera semana de septiembre, en Panamá, se reúnen los embajadores norteamericanos en Centroamérica, Belice y Panamá bajo la coordinación de Elliot Abrams, Secretario Adjunto Norteamericano para Asuntos Interamericanos. En esa reunión -en la que también participaron funcionarios del Departamento de Defensa, del Consejo Nacional de Seguridad y de la CIA- se afirmó que "el colapso de Contadora podría ser mejor que un mal acuerdo". (Visión de Washington, documento con fecha 4 de septiembre, filtrado a los medios de comunicación).

Los Estados Unidos enviaron en gira al embajador itinerante Harry Shlaudemann por los cuatro países del Grupo de Apoyo -Brasil, Argentina, Perú y Uruguay- para llevar el mensaje de que Estados Unidos apoya a Contadora, pero que no va a reanudar las pláticas de Manzanillo y que Nicaragua debe reencaminarse a la reconciliación nacional (diálogo con los contrarrevolucionarios). Este tema estuvo presente también en la reunión del 1 de octubre entre George Shultz y Honduras, El Salvador y Costa Rica, que al final de la reunión firmaron un documento en el que piden que se amplíe el Grupo de Apoyo con Ecuador y República Dominicana.

República Dominicana había sido el único país latinoamericano, salvo los aliados centroamericanos de Washington, que omitió un comunicado oficial apoyando el ultimátum del Plan de Paz reaganiano. Por su parte el presidente de Ecuador hizo declaraciones que en términos prácticos invalidaban las elecciones nicaragüenses y proponía el diálogo del gobierno de Nicaragua con la contrarrevolución. Posteriormente Ecuador y Nicaragua romperían relaciones cuando el Presidente Ortega hizo notar la coincidencia de posturas entre Washington y Quito.

Mientras tanto, Honduras, Costa Rica y El Salvador proponen una serie de cambios en el área militar al Acta que iba siendo elaborada por Contadora a través de este difícil proceso.

Septiembre de 1985. Contadora propone el Acta para la Paz y Nicaragua rechaza posteriormente el texto. Se entra en un impasse.

Este breve recorrido de los principales hechos ocurridos entre el Acta Revisada y el Acta para la Paz nos hacen ver las presiones de Estados Unidos para imponer su nuevo monroísmo sobre Nicaragua y América Latina y también los esfuerzos nicaragüenses por fortalecer bolivarianamente a Contadora y América Latina.

Contadora ha oscilado, con los intereses que le son propios, entre una y otra tendencia. En su interior México y Venezuela han sido permanentemente los países más enfrentados. Esta realidad nos ayuda a comprender por qué los países miembros del Grupo no fueron capaces de pronunciarse conjuntamente contra el embajador estadounidense o contra el pedido de la Administración Reagan de $14 millones para la contrarrevolución, a pesar de que ambos hechos contradicen el objetivo mismo de Contadora, por qué no han reclamado juntos a Estados Unidos que reanude el diálogo de Manzanillo y por qué constatamos que han hecho una cierta renuncia a los contenidos del "Acta Revisada" al aceptar modificaciones de fondo, aún cuando afirmaron que sólo aceptarían modificaciones de afinación.

Sin embargo, Contadora ha jugado el papel positivo al funcionar como muro de contención: ha interpuesto un recurso contra la invasión, contra la solución militar directa, aunque no contra la intervención que sí se ha dado. Por eso el Dr. Sergio Ramírez ha declarado que "la importancia de Contadora debe medirse más en términos de lo que ha evitado que de lo que ha logrado".

Nicaragua, consciente de esta realidad, sigue apoyando firmemente la mediación de Contadora. Cede en muchos aspectos como lo muestra su aceptación del Acta Revisada, busca fortalecer a Contadora ante las presiones estadounidenses como lo hemos visto a través de los hechos reseñados, pero no está dispuesta a doblegarse en puntos que atenta contra su sobrevivencia revolucionaria como lo demuestra su negativa ante la última propuesta de Contadora. Nicaragua no puede seguir haciendo concesiones sin obtener algo a cambio. Estados Unidos no ha cedido en nada y, por el contrario, continúa armando cada vez más a las fuerzas contrarrevolucionarias (los SAM-7 en manos del FDN son la última muestra de esto). Este contexto general nos permie comprender la diferencia entre los textos de las dos actas.

Comparación de los textos del Acta Revisada (AR) del 7 de septiembre de 1984 y el Acta para la Paz y la Cooperación (AP)del 12 de septiembre de 1985

En la confrontación de los textos nos limitaremos a destacar los aspectos que nos parece que contienen las diferencias fundamentales con respecto a: Los Compromisos en Materia de Maniobras Militares, compromisos en Materia de Armamentos y Efectivos Militares, Compromisos en Materia de Asesores Militares extranjeros, la Parte III sobre Disposiciones Finales, y los Protocolos Adicionales.

Compromisos en Maniobras Militares

AR:

16. Sujetarse en lo que se refiere a la realización de maniobras militares, a las siguientes disposiciones:

a) En caso de que las maniobras militares nacionales o conjuntas se realicen en zonas de una distancia dentro de los treinta (30) kilómetros del límite fronterizo, deberá efectuarse la correspondiente notificación previa, a los países limítrofes y la Comisión de Verificación y Control a que se refiere la Parte II de la presente Acta, por lo menos con treinta (30) días de anticipación.

17. Proscribir la realización de maniobras militares internacionales en sus respectivos territorios. Toda maniobra de este género deberá suspenderse en un plazo no mayor de treinta días después de la firma de la presente Acta.

AP:

16. Sujetarse en lo que se refiere a la realización de maniobras militares nacionales, a las siguientes disposiciones, efectivas a partir de la firma de la presente Acta:

a) En el caso de que las maniobras militares nacionales se realicen en zonas comprendidas a menos de 30 km. de distancia del territorio de otro Estado, deberá efectuarse la correspondiente notificación previa, a los demás Estados Partes y a la Comisión de Verificación y Control a que se refiere la Parte II de la presente Acta, por lo menos con 30 días de anticipación.

1) Con miras a su eliminación reducir las maniobras que implique la participación de fuerzas armadas de otros Estados (sn.).

2) La realización de maniobras militares internacionales en sus respectivos territorios deberá sujetarse, a partir de la firma de la presente Acta y hasta la proscripción de las mismas a las siguientes disposiciones: (sn). Resumen: a) no carácter intimidatorio b) notificación a los Estados Partes y a la Comisión de Verificación y Control con 90 días de anticipación...

4) Proscribir las maniobras militares internacionales una vez que hayan sido alcanzados los límites máximos de armamentos y efectivos acordados por las partes, según lo previsto en el número 19 de este capítulo III".

En el Acta Revisada se habla de proscribir la realización de maniobras militares internacionales que en el Acta para la Paz se señala que con miras a su eliminación se deben reducir las maniobras. (Estas se sujetarán a una serie de normas para su realización hasta que se firme el Acta y se llegue a su proscripción, una vez acordados, por las Partes, los límites máximos de armamentos y efectivos militares).

¿Qué significa esto? Que la ausencia de proscripción posibilitar la continua presencia de fuerzas norteamericanas en el área y la ejecución de maniobras militares conjuntas con sus aliados centroamericanos, lo que potencia cualitativamente su poderío militar, ayuda a preparar las condiciones para una intervención directa y mantiene a Nicaragua en constante alarma y presión, profundizando su desgaste. Es cierto que Nicaragua también podría hacer uso de maniobras en su territorio para mejorar su capacidad defensiva, pero hacerlo es negar su vocación de paz y dar pie a que la presencia de tropas extranjeras en su territorio precipite la invasión norteamericana.

Compromisos en Materia de Armamentos
y de efectivos militares

AR:

21. Enviar a la Comisión de Verificación y Control sus respectivos inventarios actuales de armamentos, instalaciones y de efectivos en armas en un plazo no mayor de treinta (30) días a partir de a fecha de la firma de la presente Acta. Los inventarios se elaborarán de conformidad con las definiciones y criterios básicos acordados en el Anexo y el punto veintidós de la presente sección. La comisión, al recibir los inventarios realizará en un plazo no mayor de treinta días los estudios de carácter técnico que sirvan para fijar los límites máximos de desarrollo militar de los Estados de la región, tomando en cuenta sus intereses de seguridad nacional, y para detener la carrera armamentista.

"Primera etapa: una vez entregado su respectivo inventario, las Partes habrán de suspender toda adquisición de equipo bélico. La Moratoria será vigente hasta que acuerden límites en la siguiente etapa".

"Segunda etapa: Las partes establecerán, en un plazo máximo de treinta días limites sobre... armamentos..."

"Tercera etapa: Las partes establecerán, una vez concluidas la etapa anterior y en un plazo no mayor de treinta días, límites a los efectivos militares así como de instalaciones susceptibles de utilizarse en acciones bélicas".

"Cuarta etapa: Las partes podrán iniciar negociaciones sobre aquellos asuntos cuyos tratamientos se considere indispensable por las mismas".

22. c) Para su determinación de los niveles de desarrollo militar de los Estados Centroamericanos, se deberá realizar estudios que comprendan los siguientes aspectos en forma global: ... Características y situación geográfica y posición geopolítica.

AP:

19. A) Las Partes se obligan a suspender desde la fecha de la firma del Acta, toda adquisición de equipo bélico, excepto reposiciones y... repuestos..., y a no incrementar sus efectivos militares, mientras se establezcan los límites máximos de desarrollo militar, dentro del plazo estipulado para la segunda etapa.

c) Dentro de los 60 días siguientes a la firma del Acta, la Comisión de la Verificación y Control concluirá los estudios técnicos y sugerirá a los Estados Partes... los límites máximos de su desarrollo militar...

Segunda etapa: Transcurridos 60 días desde la firma de esta Acta, las partes establecerán, dentro de los treinta días siguientes:

a) Los límites máximos de los tipos de armamentos...

b) Los límites máximos de los efectivos e instalaciones militares de los que cada parte pueda disponer, y los calendarios para su reducción o desmantelamiento.

c) Si... las Partes no llegan a un acuerdo sobre los referidos límites máximos y calendarios regirán provisionalmente los sugeridos por la Comisión en sus estudios técnicos. La Comisión de Verificación y Control coadyuvará con las Partes para proseguir las negociaciones a fin de llegar a un acuerdo.

En la confrontación de los textos constatamos tres diferencias:

1) La Moratoria para adquirir armamentos, que en el Acta del 84 entra en vigor después de la entrega que tendrá un plazo de 30 días a partir de la firma del Acta de los inventarios, en el Acta del 85 se ubica al momento de la firma de la misma. Por otra parte el plazo de la moratoria para ampliar los efectivos militares se extiende a 90 días.

2) En el caso de que las Partes no lleguen a ningún acuerdo, se dice en la primera Acta que son las mismas Partes quienes solucionarán soberanamente sus diferencias, mientras que en la segunda Acta se introduce como recurso último la comisión de verificación y control.

3) En el Acta del 84 establece que para determinar los niveles de desarrollo militar es necesario tomar en cuenta las características y situación geográfica y posición geopolítica, criterio que desaparece en el Acta del 85.

Todo ello tiende a poner a Nicaragua en marcada desventaja con respecto a las otras fuerzas militares del área y a debilitar su posibilidad de resistencia ante una eventual intervención directa por parte de Estados Unidos.

Compromisos en Materia de Asesores Militares Extranjeros

AR:

27. Establecer un calendario gradual con miras a la eliminación de los asesores militares extranjeros y de otros elementos foráneos, que incluya el reitero inmediato de aquellos asesores que desempeñen funciones en las áreas operativas y de adiestramiento. Para este fin, se tomarán en cuenta los estudios y recomendaciones de la Comisión de Verificación y control.

AP:

27. Retirar en un plazo no mayor de 180 días a partir de la firma de la presente Acta y conforme a los estudios de la Comisión de Verificación y Control, los asesores militares y otros elementos foráneos susceptibles de participar en actividades militares, paramilitares y de seguridad.

El Acta de 1985 introduce un concepto nuevo al agregar a los asesores militares el retiro de otros elementos foráneos susceptibles de participar en actividades militares, paramilitares y de seguridad. Este añadido se presta a confusiones y contradicciones evidentes por ser extremadamente vago e impreciso. Sin embargo, no se trata de una casualidad: esa frase, al igual que otras contenidas en otros puntos antes señalados, son las mismas que aparecen en el Acta de Tegucigalpa elaborada por El Salvador, Honduras y Costa Rica (octubre del 84) y con la cual la Administración Reagan se congratuló de haber bloqueado "eficazmente" la labor de Contadora.

Disposiciones finales y protocolo

En las disposiciones finales resulta significativo que el Acta de Paz, pese a ser un instrumento jurídico, no establece un sistema de denuncia. Esto es singularmente necesario por cuanto el incumplimiento de compromisos por parte de cualquier país, deja al descubierto la seguridad nacional del país o países que resulten afectados por ese incumplimiento.

Todos estos elementos hacen ver cómo el grupo de Contadora ha cedido en puntos sustanciales. Pero sobre todo ello, y a su base, se destaca que tal y como aparece en los protocolos II y III, Contadora no logra superar su temor de exigir de Estados Unidos abstenerse de realizar acciones atentatorias contra cualquier acuerdo de paz. Estados Unidos no asumirá ningún compromiso formal en caso de que los países centroamericanos eventualmente alcanzaran un acuerdo.

Este conjunto de razones muestra la diferencia entre el Acta Revisada (1984) y el Acta para la Paz (1985) que han propiciado la respuesta de Nicaragua y explican el impasse de Contadora. Sólo un mayor fortalecimiento bolivariano de los países latinoamericanos podrá hacer frente al monroísmo estadounidense. Mientras tanto Nicaragua impulsa su ataque a las fuerzas mercenarias financiadas por Estados Unidos para posibilitar en un futuro, un diálogo con Estados Unidos y una verdadera Acta de Paz, que cambie el rumbo a la región centroamericana.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Nicaragua pone el dedo en la llaga

Nicaragua
Diferencias de Actas de Contadora

Nicaragua
Las maniobras militares de Estados Unidos en Centroamérica
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web