Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 43 | Enero 1985
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Habla la segunda fuerza política de Nicaragua

Entrevista con Clemente Guido, médico ginecólogo y dirigente del Partido Conservador. Trece de cada cien votos depositados en las urnas el 4 de noviembre de 1984 fueron para los conservadores. Las palabras de Guido revelan las características de la oposición moderada al proceso revolucionario.

Clemente Guido

Trece de cada cien votos depositados en las urnas nicaragüenses el pasado 4 de noviembre fueron para el Partido Conservador Demócrata de Nicaragua (PCD). Los conservadores resultaron, con diferencia sobre los liberales (13% conservadores, 9% liberales), la segunda fuerza política del país y la primera fuerza de oposición al Frente Sandinista.

Con 14 representantes en la Asamblea Nacional, el PCD va a demostrar -como ha declarado enfáticamente su líder Clemente Guido- que hará una real oposición a gran número de líneas fundamentales de la política que durante 5 años ha llevado adelante el FSLN. En ese proyecto opositor el PCD encuentra en la Asamblea a otros 21 diputados de 5 partidos que mantienen distintos niveles de oposición al FSLN, tanto desde planteamientos de derecha como de izquierda.

Hay quien cree que no existe oposición política en Nicaragua. Hay quien sabe que existe pero no da suficiente importancia a sus planteamientos. Envío habló con el Dr. Clemente Guido, médico ginecólogo de 54 años, que fue el candidato a presidente por los conservadores.* En sus palabras se revela la realidad opositora de Nicaragua. Conocer el perfil de la oposición -y los perfiles opositores de los restantes partidos-, valorar sus argumentos, contra-argumentarlos teórica o prácticamente se convierte a partir de este momento en un desafío y una tarea para los revolucionarios nicaragüenses.

Con la instalación de la Asamblea Nacional el 9 de enero (el Dr. Guido fue elegido Segundo vicepresidente de la misma por 80 de los 96 diputados) se abre en Nicaragua una decisiva etapa de debates políticos e ideológicos que desembocarán en la elaboración de una nueva Constitución de la República. Las elecciones y al Asamblea han institucionalizado a la oposición según el Dr. Guido. El debate de estos dos próximos años institucionalizarán la confrontación pluralista y, sin duda, madurarán la conciencia política del pueblo de Nicaragua.

"La vía cívica es la única que puede resolver nuestros problemas"

"La impresión que me dejó el proceso electoral es que tuvimos un margen estrecho para movilizarnos. Estrecho en tiempo, en recursos económicos, en personal par hacer la propaganda. A pesar de todo, nosotros, la competencia, tuvimos un margen para movilizarnos. Y lo aprovechamos.

Lo aprovechamos en varios sentidos. Uno, en el sentido de concientizar al pueblo de Nicaragua sobre el hecho de que la vía cívica es la mejor para resolver los problemas. Otro, para quitarle el miedo a los nicaragüense. Porque sentían temor hasta para reunirse. Nuestras primeras reuniones fueron con público escaso. La gente se asomaba peor no se atrevía a entrar. Era nuestro deber salir a la calle para vencer ese miedo. Poco a poco fue aumentando la asistencia. En la primera reunión en Managua comenzamos con 150 asistentes. En la última reunión en Managua hubo más de 3.500 personas. En una campaña prolongada hubiera habido más afluencia y menos miedo. A veces tuvimos que encararnos con la gente hasta para que hiciera "las pintas", porque aun los activistas conservadores tenían miedo a hacerlas y tuvimos que contratar equipos de propaganda profesional. Nosotros esperamos que en otra oportunidad haya más espacio.

Desde el punto de vista estrictamente políticos y de los que sostiene que la vía cívica es la única que puede resolver los problemas entre los nicaragüenses. Soy también de los que considera que se debe aprovechar todo espacio legal que le da a uno el gobierno. El que se abstiene y no va a botar, el que no dice con su voto lo que piensa, solo en apariencia es un opositor. Por no oponerse expresando lo que piensa da con la abstención su voto al gobierno.

Hay quien en Nicaragua ha seguido la vía armada. Son dos campos de lucha que no hay que confundir, no se pueden mezclara las dos cosas, no se puede andar en dos caballos. O soy civilista o soy belicista. Hay quien en Nicaragua ya no cree en la lucha cívica. Yo no creo en la lucha guerrerista".

"Esperábamos un 30% y tuvimos la mitad"

"El resultado final de las elecciones me pareció bastante bueno. No creo que haya habido fraude. El resultado estuvo dentro de lo correcto. Los conservadores sacamos un poco más bajo de lo que esperábamos: esperábamos un 30% y tuvimos la mitad, un 15%. Nosotros lo atribuimos a que el PCD tuvo que luchar en muchos frentes. No sólo contra el Frente Sandinista, que es lo normal, sino contra el diario "La Prensa", que nos hizo una campaña en contra poniéndonos como zángano curuleros alrededor del sandinismo. Tuvimos que luchar contra la coordinadora, que salió al extranjero en el mismo plan. Luchamos contra la fracción de los conservadores que dirige Miriam Argüello, quien se encargó de andar en la dirigencia conservadora saboteándonos. Y, por último, tuvimos que luchar contra la embajada norteamericana, que se alió con los conservadores Enrique Sotelo Borgen y Félix Pedro Espinoza* para sabotear nuestra convención de octubre y lograr que nuestro partido no fuera a las elecciones. Una dirigencia que está con tantas luchas no se puede dedicar a una lucha frontal contra los sandinistas teniendo al mismo tiempo que luchar por animar al electorado.

Yo atribuyo el triunfo del Frente Sandinista con un 67% no a los votos de los que votaron por el FSLN sino a todos estos hechos. Considero que si todos los grupos que trataron de luchar por la abstención hubieran buscado, más bien, quitar votos al Frente, éste hubiera tenido más problemas. El triunfo del Frente se debe no a los partidos que fueron a las elecciones sino a los que no fueron, a los que intentaron sabotearlas.

Nuestro partido está en el centro. Para unos yo soy de derecha y para otros soy de izquierda. Así pasa con la posición centrista, la más difícil de sostener. Pero es la que más simpatías despierta, la que a la larga gana, porque es la petición de la moderación.

En resumen, yo creo que en estas elecciones se consiguió primero, tener un nuevo sistema político, esencialmente del tipo Montesquieu. Es decir, con separación de poderes. Con esto se borro el sistema de democracia popular que venía montando el FSLN, en el que había un sistema co-legislativo, con una Junta de Gobierno colegislando con un Consejo de Estadio, que estaba supeditado en cierta manera a la Junta. Ya este cambio es una ganancia. Segundo, suprimimos el Consejo de Estado, que estaba estructurado al estilo de la democracia popular, porque en él estaban representados no sólo los partidos políticos sino también los organismos de masa, las organizaciones estudiantiles, profesionales, etc. Así sucede en la democracia popular de Polonia, por ejemplo.

Este sistema se desmontó. Ahora la Asamblea va a estar integrada solamente pro partidos políticos, igual que en Estados Unidos e Inglaterrra. Tercero, institucionalizamos la oposición. Y cuarto, quedó demostrado que el pueblo de Nicaragua no quiere un sistema marxista-leninista. Los partidos que honestamente dijeron en su campaña que eran marxistas no sacaron votos, con dificultad lograron sacar aun diputado. Con esto el pueblo esta diciendo que no quiere un gobierno marxista. Y ésa es una lección que el Frente debe saber leer e interpretar. El pueblo botó pro el Frente porque el Frente no ha dicho que es marxista, que cuando algunos dirigentes lo sean. El pueblo votó en segundo lugar para nosotros. Y eso es otra demostración de que el pueblo quiere un régimen moderado, que no sea extrema derecha ni extrema izquierda".

"Institucionalizaremos la oposición, haremos una oposición inteligente"

"En todas partes del mundo el partido que gana el poder tiene la mayoría, absoluta o relativa. Sin eso no puede gobernar. La oposición es, en consecuencia, minoritaria. Y por eso se vale siempre de ciertas estrategias para conseguir lo que se propone. Pero la estrategia no puede ser tratar de ganarle al partido mayoritario en una votación, porque pro definición y de antemano ya sabe que éste tiene siempre la mayoría. La estrategia tiene que ser otra: la negociación.

Los conservadores somos el segundo partido del país, el primero en la oposición. El partido de gobierno no puede nunca gobernar solo. Tiene que recurrir a los otros partidos y es entonces donde empiezan las negociaciones. Con eso se abre el camino para hacer efectivos los puntos de nuestro programa.

Otro procedimiento que usaremos para lograrlo es el tipo parlamentario. Convencer aun a las bases del gobierno, con nuestros argumentos, que tal o cual proyectos no son beneficiosos para el pueblo. No entiendo yo a muchos partidos que dicen que nada se puede porque tenemos un partido aplanadora en contra nuestra.

En todas partes del mundo funciona el parlamentarismo. Funciona en Chile y en los Estados Unidos. Sin parlamento no se puede gobernar. Tiene mucha importancia la inteligencia del partido de la oposición para obtener lo que quiere. Nunca puede seguirse una política de "todo o nada". Se trata, más bien, de hacer una política moderna de oposición. Los asambleístas del PCD estamos realizando ahora mismo un seminario que tiene como objetivo el prepararnos para una oposición así. No vamos a hacer una política de "me opongo" sólo por efectos propagandísticos. Así no conseguimos nada. O mejor dicho, así hacemos el ridículo y la demagogia. El parlamento es fruto de la expresión popular y el pueblo se expresa no sólo en la mayoría sino en la minoría, que también tiene derechos.

Hay que ir conquistando la institucionalización de la oposición para que Nicaragua sea realmente una democracia. La revolución no es sólo dar tierra, distribuir casas. Hay otras revoluciones que tenemos que hacer. Hacer la revolución política, que aquí no se conoce todavía.

Nosotros buscamos cómo quitarle poder al Frente. Claro, una cosa es luchar por el poder total, que es lo que estábamos buscando en la campaña electoral y otra es actuar como partido minoritario dentro de una Asamblea. Ahí no le vamos a quitar el poder, por que el pueblo se lo dio. Ahora nosotros vamos de Frente contra el frente" a buscar que se institucionalice una democracia. Una democracia occidental, pero con lo que le falta a los sistemas democráticos de occidente: contenido social. De una cosa estamos claros: no queremos un régimen democrático que sea de extrema derecha, en donde siga la injusticia social, la explotación, en donde el obrero siga ganando poco. Queremos un sistema dentro de la democracia occidental. con libertad, peor que tenga también un profundo contenido de justicia social. Es en este sentido que sigue manteniéndose nuestra consigna: "De frente contra el frente".

*Ambos fueron elegidos diputados a la Asamblea Nacional y ocupan escaños en ella.

"Es necesario un pacto social"

"La oposición en lo económico la vamos a marcar especialmente en dos puntos. Primero, en la economía mixta tal como la entendemos nosotros y tal como la entienden muchos de los países europeos que han entrado en un socialismo moderado. Consiste esta economía mixta en que debe haber propiedad privada o iniciativa privada, una libre empresa que trabaje con su capital y con su financiamiento y con al ayuda y asistencia del gobierno cuando sea necesaria. Lo que ahora se llama "área propiedad del pueblo" debería ser mixta. Debería tener un 55% el Estado y un 45 o un 40% la iniciativa privada. Y esto par que esta área del pueblo produzca. En realidad, hasta ahora no ha sido productiva porque faltan incentivos. En cambio, mezclándola con la iniciativa privada existe el incentivo y existe la protección a los bienes del pueblo, se consiguen las dos cosas. Hay países que así lo han establecido.

El segundo punto es lo que yo llamé durante la campaña el "pacto social". Es darle a la iniciativa privada el suficiente incentivo y garantía para que pueda trabajar en toda su capacidad a cambio de que la iniciativa privada le garantice a sus trabajadores una participación en las utilidades, un sueldo justo, la organización sindical libre y la fiscalización de la empresa. Si se consiguiera esto podemos sacar a Nicaragua de la situación económica en la que estamos. porque ahorita el hecho de que la iniciativa privada no trabaje a todo pulmón se debe a que no tiene seguridad. Creen que pueden ser confiscados en cualquier momento y eso, naturalmente, frena. Tenemos que darle garantía con el pacto social para que este país salga adelante. Al Frente le falta credibilidad; además de la Ley tiene que haber al práctica.

Respecto de la Reforma Agraria concebimos la propietarización del campesino. Pero como esto desemboca en el minifundismo hay que ir a la cooperativa. Pero a una cooperativa de propietarios para no caer en lo anterior. No queremos cooperativa estatales, no estamos de acuerdo en dirigir demasiado. El campesino no está habituado a eso. El campesino dice: si yo siembro mis frijoles y no los puedo vender libremente sino que los tengo que vender al Estado y me los paga como él quiere, entonces mejor no trabajo. Esto trae que el campesino sólo produce para él y de ahí viene el desajuste económico. Hemos regresado a la economía patriarcal, a la economía de subsistencia y eso nos está arruinando. Hay que suprimir esta situación. No sólo la guerra es la causa de la crisis.

El problema de la deuda externa es más complejo. No lo puede resolver solo el frente. Claro que la política de enfrentamiento con los Estados Unidos no ha sido beneficiosa, pero el problema de la deuda la tienen también otros países, que están muy endeudados. Creemos que hay que seguir un apolítica de negociación con los acreedores so pena de que los deudores lo perdamos todo. Creo que tendríamos que ir ajustando nuestra actitud a las directrices que nos den los países latinoamericanos que tienen más deuda que nosotros y que son más fuertes, como México. Mientras estemos dando dinero sólo para pagar intereses, no vamos a salir nunca de la deuda. Nicaragua está siendo explotada cuando vende sus productos baratos y tiene que comprar a altos preciso otros productos elaborados".

"No deben estar politizados"

"Creemos en un sindicalismo libre y democrático, no político. Nicaragua tiene hoy un sindicalismo politizado. El gobierno ha politizado a los sindicatos para que sean sus brazo políticos. Los sectores llamados libres los han politizado porque quieren hacer con ellos políticas contra el gobierno. Tan es así que estos sindicatos funcionan como partidos políticos. Eso es lo que sucede con los sindicatos que están en la Coordinadora. Nosotros queremos un sindicalismo libre que pueda dedicarse a los que tiene que dedicarse: a procurar el bienestar de la clase trabajadora. En Polonia "Solidaridad' es quien sostiene esta tesis: sindicalismo libre, no gubernamental ni antigubernamental.

El ejército debe de ser apolítico como institución y no ser el brazo armado de ningún partido político. Individualmente, como cualquier ciudadano, el militar tiene derecho a ciertos derechos políticos , como el de votar. creo que haber hecho obligatorio el servicio militar fue, por lo menos, un error político del Frente, que lo estableció cuando en el país hay una lucha planteada contra él. La gente así lo entiende y por eso no quieren ir, porque creen que van a defender al gobierno y no a la nación. Yo, como civilista, como pacifista, tengo que estar en contra de este procedimiento, lo hagan aquí o en El Salvador, en donde existe también un servicio militar obligatorio y mandan a los jóvenes a pelear contra los guerrilleros. Es un abuso, hágalo quien lo haga. Están llevando a los muchachos a morir por el gobierno y no por la patria. El Frente debió haber basado su defensa en las milicias, que son voluntarias. La ley del servicio militar está obligando a participar a los que no son sandinistas.

Respecto de la Iglesia, ésta también se ha politizado. Unos hacen política a favor del Frente y ocupan ministerios. Otros hacen política en contra del Papa. Sucede que aquí, cuando se castiga a un cura, como sé yo cuándo se está castigando al cura o cuándo al político. Y cuando se le protege, pasa lo mismo. Si me persiguieran a mí que soy médico, yo no podría decir que se persigue a los médicos. Hay confusión. Para mi los sacerdotes no deberían estar en política sino en su cuestión espiritual. Creo también que la educación religiosa en las escuelas debe ser libre. El cura, como el militar debe de dedicarse a sus cosas y tener algunos derechos, el de votar por ejemplo. Pero ninguno de los dos, ni el militar ni el cura, deben de ser ministros.

"Los yankis son malos, los dólares son buenos"

"La soberanía nacional radica en el pueblo, en el voto popular. Y si la soberanía es nacida en el pueblo y no en el gobierno no es una agresión contra la soberanía. En otras palabras, esos nicaragüenses que están tratando de derribar al Frente Sandinista no están tratando de destruir la nación sino que están tratando de derribar al FSLN. Y como el Frente no esa la nación ni el depositario de la soberanía, no se trata de una agresión contra la soberanía nacional. Por eso nos hemos negado a firmar documentos en los que se confunde al gobierno del país con la nación o con el Estado.

La nación somos todos los ciudadanos, el estado es el orden estructural legal en el que descansa esa nación y el gobierno es apenas el jefe que pone en práctica todas estas leyes. El gobierno es cambiable, pero el estado y la nación no. De manera que si yo trato de derribar al gobierno no ataco a la nación ni al Estado. Por eso para nosotros no hay agresión contra Nicaragua sino contra el gobierno sandinista. Los Estados Unidos están agrediendo al gobierno sandinista la contrarrevolución y Honduras lo mismo. El gobierno es mutable y lo mutable no es soberano. Si Honduras viniera a tratar de quitarnos tierra entonces sí sería una agresión contra la soberanía. La soberanía no radica sólo en el 67% del pueblo que votó pro el FSLN sino en todo el pueblo.

Nicaragua tradicionalmente ha tenido buenas relaciones con Estados Unidos y Estados Unidos, también tradicionalmente, nos ha ocupado, nos ha explotado. Los países socialistas que son ahora amigos de Nicaragua no están en capacidad para ayudarnos en la actual situación económica. Por eso necesitamos mantener buenas relaciones con Estados Unidos iría de un marco de dignidad, porque Nicaragua necesita los dólares para salir de esta situación. Por eso yo dije en la campaña electoral que aunque los yankis son malos los dólares son buenos.

Respecto al acta de Contadora del 7 de septiembre yo me di cuenta de que no tenía ningún mecanismo de aplicación y por eso resultaba un documento intrascendente. Se basa en la buena fe, nadie puede reclamar, nadie puede obligar a cumplir. Si Estados Unidos no quiere cumplir nadie le obliga. Ante quién voy a recurrir si Honduras no se desarma? No se dice si ante el Tribunal de La Haya o ante la OEA, no se dice si los países de Contadora quedan integrados como tribunal de supervisión. Nombran un comité si, pero de vigilancia, que lo único que puede hacer es informar. Por eso sostengo que el Acta no tiene aplicación. Yo creo que la Corte de la Haya podría ser el organismo internacional a quien recurrir. O si queremos ser americanos, a la OEA. Aunque yo no le creo a la OEA".

"A Sandino lo han sectarizado"

"Al FSLN, Sandino le ha servido para esconder sus intenciones. Desde el punto de vista histórico ha sido abusiva la utilización que el Frente ha hecho de la figura de Sandino. Han agarrado a un héroe nacional para convertirlo en sectario. Nosotros tenemos a José Dolores Estrada, que era conservador, pero no hemos sectarizado, nunca lo hemos reclamado que era conservador. Tal vez le han hecho daño a Sandino con esta actitud sectaria. Y si llega a caer el régimen sandinista tendrían que irse junto con los errores del partido que lo escogió como símbolo.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
El desafío de la guerra encubierta

Nicaragua
Habla la segunda fuerza política de Nicaragua

Nicaragua
La decisión del P. Fernando Cardenal
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web