Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 185 | Agosto 1997
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Centroamérica

"Queremos aprender a escuchar"

En el número de enero 1997, Envío publicó un texto polémico sobre el funcionamiento de la ONGs del Norte en los países del Sur. Respetando el derecho de réplica, publicamos ahora la respuesta de la ONG aludida en aquel texto. Es otra pieza en un debate abierto.

Linda Kelly

En 1992 Community Aid Abroad (CAA) estableció la descentralización como política. Por ella, la toma de decisiones y la planificación estratégica correspondería a las contrapartes. Era una forma de darles mayor poder en el desarrollo del apoyo que se les daba. Como parte de este proceso, se establecieron oficinas de campo y comités de orientación. Después de una revisión institucional realizada en 1996, se llegó a un nuevo compromiso para continuar con este proceso en regiones del mundo donde fuera posible otorgar recursos y un apoyo adecuados. También se buscó desarrollar el potencial de las oficinas de campo y de los comités consultivos, con el fin de que Community Aid Abroad escuchara las voces de quienes quiere capacitar.

Este proceso ha requerido que todo nuestro personal hiciera una revisión estratégica del impacto real del proceso en su respectiva región. En su carta, publicada en envío, Andrés McKinley hace citas selectivas. Afirma que la CAA informó que "la futura administración del programa estaría cada vez más dentro del ámbito de la sede central en Australia", pero omite el final de esa frase "junto con usted y el Comité Consultor Regional de CAA." La CAA no sólo quiso expresar su compromiso con la descentralización del poder, sino también comenzar a revisar los procesos en los que había confiado para lograrla.

La participación local es mucho más que la simple retroalimentación de un funcionario o de un comité. Es un continuo proceso de diálogo a todos los niveles entre las contrapartes incluido el representante en el país y la agencia. Al pedir a su personal un rol más activo en la evaluación del impacto estratégico de los programas, CAA se enfrentaba a un presupuesto ajustado y a una difícil pregunta: ¿estaba logrando los fines de su política de desarrollo? Obviamente fue un desafío para su personal, pero sugerir que constituía la reversión de procesos previos no se corresponde con la verdad.

Community Aid Abroad ha luchado para incrementar la voz y el control de nuestras contrapartes en los distintos países, tanto dentro de sus estructuras organizativas como dentro de estructuras como las del Banco Mundial, que ejercen gran control sobre las políticas en diversas regiones del mundo como Centroamérica.

La complejidad de muchos arreglos financieros, la variedad de quienes apuestan en un proyecto/programa tanto beneficiarios como donantes y las cada vez más constantes presiones financieras que se experimentan dentro de la economía de los países donantes, han significado que las ONGs internacionales estén bajo mayor presión para demostrar resultados, dentro del marco de una cultura global dominada por "los resultados". Asimismo, la duplicación de esfuerzos entre las ONGs internacionales y, algunas veces, la falta de colaboración en los países, ha significado que el impacto de los programas sea menor.

Fue con el propósito de superar algunas de estas dificultades que CAA decidió unir fuerzas con otras oficinas de Oxfam para acrecentar al máximo el impacto de los programas y los esfuerzos de cabildeo. CAA se da cuenta que para lograr un programa con impacto, éste debe ser parte de movimientos más amplios. Sin embargo, lejos de crear una situación en la que la toma participativa de decisiones se considere "demasiado complicada e innecesaria", CAA se coloca dentro del marco de armonización de Oxfam, dando la máxima importancia a la participación y al control de las contrapartes.

Durante este proceso ha quedado claro que los grupos de asesoramiento no son la única vía para influir en la dirección de la organización. Actualmente, se están realizando importantes revisiones de los programas de la agencia, con activa participación y conducción de las contrapartes. Lejos de no escuchar sus voces, estamos tratando de aprender a callarnos y a "escuchar".

Como resultado de las preocupaciones expresadas desde los países sobre la capacidad de acompañar a las contrapartes, CAA está cambiando su enfoque estratégico en Centroamérica. La CAA quiere centrarse en aprender y en poder facilitar mejor apoyo a sus contrapartes con la reducción de su programa, tanto geográfica como sectorialmente. También buscamos vincular a las comunidades que participan en nuestro Programa Indígena de Australia y a nuestras contrapartes, particularmente en Guatemala.

La agenda y las necesidades de los grupos sociales más vulnerables de la región particularmente, las comunidades indígenas y campesinas de México y Centroamérica , continuarán siendo el centro de este enfoque en el próximo milenio. Community Aid Abroad se ha dado cuenta de que las voces de estos pueblos tan marginados pueden quedar ignoradas y por eso, ha centrado su atención sobre estos grupos, para que sus puntos de vista y sus preocupaciones prevalezcan dentro del programa de armonización con Oxfam.

La estrategia que estamos desarrollando hace prioritario el enfoque sobre las mujeres de la región, sector extremadamente olvidado en la estrategia previa, y prioriza también un mejor acompañamiento a las contrapartes en estos puntos adicionales: derecho a la tierra o defensa de los sistemas tradicionales de tenencia de tierras, recuperación cultural (religiones, lenguas o sistemas de autoridad), fortalecimiento de las instituciones, y capacitación y promoción del conocimiento ecológico tradicional con buenas prácticas ambientales. Esta estrategia la estamos desarrollando en unión con las contrapartes y no en el vacío.

Community Aid Abroad está muy consciente de la necesidad de que los pueblos sean capaces de hablar por sí mismos y de elegir su propio desarrollo. Cómo apoyar esto en un marco organizativo tan amplio es un reto que enfrentan todas las ONGs, tanto internacionales como locales. Nuestra revisión y cambios han sido diseñados para reorientar nuestras energías y para orientarlas hacia un trabajo más cercano a las contrapartes. A veces, esto implica una reorganización completa de las estructuras existentes incluyendo al personal de cada país hacia una nueva dirección Es un proceso doloroso, pero esencial para darles un poder real.

Linda Kelly, Directora del Programa Internacional e Indígena
de Australia de Community Aid Abroad.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Alemán: entre el FMI y el FSLN

Nicaragua
Política forestal: el tiro por la culata

México
Elecciones: un paso y muchas incógnitas

El Salvador
Hablan las diputadas del FMLN

Honduras
Maquila: la golondrina de los huevos de oro

Centroamérica
"Queremos aprender a escuchar"

Internacional
"Es tiempo de revertir el curso de la historia"

Internacional
Arqueología de la idea de desarrollo

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web