Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 6 | Noviembre 1981
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

La voz de Nicaragua en la Conferencia Norte-Sur

El tan debatido tema Norte-Sur entre representantes de los países desarrollados y subdesarrollados se celebró en Cancún, en el lujoso Caribe de México, los días 22 y 23 de octubre.

Equipo Envío

La Conferencia fue tratada intensamente por los Medios de Comunicación de Nicaragua antes y después de su realización. Para presentar una perspectiva desde los países subdesarrollados, entrevistamos al P. Miguel D'Escoto, Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua; Victor Hugo Tinoco, Viceministro de Relaciones Exteriores y Luciano Joublanc Montaño, Ministro Consejero de la Embajada Mexicana en Nicaragua.

Víctor Hugo Tinoco: ”Con Reagan han desaparecido todas las esperanzas”

Hay que tener en cuenta dos antecedentes importantes a la Cumbre en Cancún. El primero es el llamado que hizo la Comisión Brandt. Esta comisión fue formada bajo los auspicios de las Naciones Unidas con el propósito de estudiar la posibilidad de un diálogo Norte-Sur. Tenía como fin concreto analizar la situación económica internacional, las diferencias entre los países ricos y pobres e intentar definir las verdaderas dimensiones entre los dos grupos. El otro aspecto era el de buscar soluciones a estos problemas. El documento final presentaba una propuesta: realizar una conferencia global que intentara avanzar el nivel de comunicación entre los países Norte y Sur.

Mientras había fuerzas paralelas en la ONU que intentaban llevar adelante negociaciones y conversaciones entre estos grupos, hubo durante algunos años, negociaciones intensas y continuas a todo nivel sobre todo los temas.

En 1978 se hizo una propuesta: el realizar una reunión global para 1981 dentro de la estructura de la ONU. Todo el mundo aceptó esta propuesta de negociación bajo las "alas" de la ONU. Durante 79-80 se realizó un gran esfuerzo por organizar esta Conferencia, pero fue imposible realzar una agenda entre los dos bloques. Por ejemplo, los países subdesarrollados insistían en tratar temas concretos, como el que los Sistemas Financieros Internacionales fuera uno de los puntos de agenda; estos países intentaban crear un mínimo de acceso e influencia en la ONU sobre estas Instituciones. Los países desarrollados se opusieron, especialmente los Estados Unidos.

Otro de los puntos era la transferencia de tecnología. Hubo grandes discusiones al interior de los países desarrollados en la forma de ver este tema. Estos países entendían la redistribución industrial como una necesidad de exportación a los países subdesarrollados. La opinión de éstos era que esta transferencia no debía servir sólo para los intereses de los países desarrollados, sino que querían recibir el tipo de industrias que necesitaban verdaderamente y no aquellos que sólo iban a beneficiar a los países desarrollados.

También les preocupaba la liberalización en las reglas del intercambio y sobre las medidas proteccionistas de los países desarrollados que por el subir las tarifas hacen más difícil las condiciones de los países pobres. Los países subdesarrollados quieren un clima más abierto para el comercio. La situación era difícil bajo Carter, ahora es mucho más difícil con Reagan, hasta tal punto que todas las esperanzas de acuerdo, sobre una agenda, han desaparecido.

Cancún es el resultado de estas dos situaciones. Hubo un cierto cambio positivo en la postura de los Estados Unidos. Hace aproximadamente dos meses los EE.UU. dijeron que lo más importante es que los países cambien sus situaciones internas, sanen sus economías, esto es, lleguen a identificarse más con el capitalismo y con la concepción de un mercado libre. La ayuda extranjera no debe considerarse como lo más importante.

En Cancún la postura era seguir con la ayuda extranjera a los mismos niveles anteriores. Era un sentido de cambio teórico. El problema ahora es cómo se entiende y se aplica esa ayuda extranjera. Reagan ha puesto condiciones para esta ayuda: no puede darse de forma multilateral, sino que ha de hacerse bilateral, y debe ser canalizada principalmente para el sector privado.

El problema está en que no puede haber verdadera discusión de los problemas ya que antes de celebrarse la unión hay condiciones y a veces decisiones tomadas, lo que obstaculiza el poder tomar acuerdos en cualquiera de los puntos de la agenda. Por ejemplo, la Administración Reagan ya había puesto sus condiciones previas a la reunión. Nadie podía atacar la ideología Norteamericana y no se podía discutir nada sobre las Instituciones Financiera como el Banco Mundial. Por el contrario, Reagan introducía un nuevo objetivo: buscar nuevos mecanismos o crear incentivos para la inversión de la empresa privada en países subdesarrollados.

Los Estados Unidos se limitaron a hacer un compromiso para el proceso preparatorio y no a la hora de una posible negociación. ¿Qué pasará en el futuro? Uno de los obstáculos más fuertes para encontrar posibles soluciones, es que se dan contradicciones muy grandes entre los países subdesarrollados.

El requisito más importante más importante para obtener concesiones de los países desarrollados es crear una postura común entre los países del Tercer Mundo. Para conseguir esto, la única posibilidad existente sería cambiar los sistemas económicos de los países subdesarrollados. La situación de dependencia de los países del Tercer Mundo los obliga a hacer alianzas, aún en contra de los intereses de su propio pueblo. En resumen, se puede decir que lo único que se ha conseguido con la reunión de Cancún ha sido revivir un tema que casi estaba muerto y tratar de que existan nuevas reuniones en el futuro.

Luciano Joublanc: “Las prioridades de México”

En relación a lo que se trató en Cancún, México tenía un interés especial porque se dio un impulso a las negociaciones globales en las Naciones Unidas. Entonces, como objetivo no sólo de México, sino de la mayoría de los países no industrializados que participaron en Cancún era el de impulsar estas negociaciones globales. Se estimó conveniente realizarlo, aunque no se han mencionado los pasos que se van a dar.

Se habla que para poder establecer una situación menos injusta en los países pobres, que en general sólo tienen materias primas para exportar, y tienen que importar bienes manufacturados, se necesita hacer un acuerdo global en el que se considere no sólo una parte de los precios de la materia prima específica, sino también los precios de la tecnología y de la importación de bienes manufacturados.

Otros dos puntos que tienen prioridad para México y que también fueron apoyados por la mayoría de los países no industrializados, son: por una parte el problema e la alimentación. México estuvo muy interesado en que se adoptaran medidas prioritarias para combatir el problema de la alimentación en el mundo, de manera que el hambre deje de ser uno de los principales flagelos de la humanidad.

El acuerdo que se logró en Cancún fue el de considerar como objetivo mundial la erradicación del hambre para el año 2000. El Secretario General de a ONU propuso que se podía, a través de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, establecer un mecanismo que tome en cuenta estas preocupaciones fundamentales. El otro tema fue el proponer un mecanismo de distribución de energía que haga posible que los países más pobres puedan resolver sus problemas de energía más racionalmente. El costo de la energía es uno de los obstáculos mayores que tienen que enfrentar los países pequeños, productores tradicionales de materias primas y no de petróleo.

Se mencionó por parte de México, como un ejemplo, el plan mediante el cual México y Venezuela conceden una venta de petróleo con crédito del 30% sobre la facturación final preferencialmente, a los países centroamericanos y del Caribe. Se pensó que esto podía ser un mecanismo que se podía reproducir en otras regiones y además completar con un esquema más amplio en el que intervinieran los países industrializados no productores de petróleo, y así se facilitarían los préstamos, e incluso se podría concertar acuerdos en forma de trueque con determinados productos de materia prima por la tecnología que se recibiría a cambio.

Francia también realizó una propuesta nueva que sería la creación de un Organismo o Departamento, dependiente del Banco Mundial, que se dedicaría solamente a cuestiones de energía. Esto fue una idea que tuvo bastante apoyo pero también con reservas por algunos países desarrollados. Sin embargo, la idea de que estos temas son prioritarios y deben de ser atendidos, es algo que quedó muy claro después de la Conferencia de Cancún.

Padre Miguel D´Escoto: “Una buena lección para los países subdesarrollados”

El resultado de Cancún no nos ha sorprendido. Las decisiones responden a una postura tomada con anterioridad. Sin embargo, estamos alegres porque parece un movimiento de apertura en el que se haga posible tomar decisiones globales sobre los países subdesarrollados, aunque los problemas no fueron tratados desde su raíz.

La intransigencia de los países desarrollados continúa siendo el mayor obstáculo de desarrollo para la creación de una nueva institución económica mundial. Cancún ha sido una buena lección para los países subdesarrollados. Estos no pueden esperar la ayuda de los poderosos, si no que han de ser ellos, sus luchas, y sus intercambios entre sí los que han de resolver sus problemas. Estos países necesitan estrechar sus relaciones entre sí y no esperar la relación Norte-Sur.

El Tercer Mundo sólo produce el 11% de los bienes manufacturados del mundo. Habría la esperanza de aumentar esto a un 25% para finales de siglo, pero los Estados Unidos han dejado muy claro que eso no será posible. Los Estados Unidos han rechazado todo intento de solución pacífica a los problemas de los países pobres. aunque se diera un máximo de cooperación y ayuda entre los países del Tercer Mundo, seguiría existiendo una inevitable relación entre un bloque y otro.

Los países desarrollados niegan aceptar su responsabilidad sobre los problemas del T.M. Si esto sigue así, desembocará inevitablemente en una tercera guerra mundial. Sin embargo, la marcha hacia adelante de los países subdesarrollados no se paraliza.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Situación política desde la declaración del Estado de Emergencia

Nicaragua
Juicio contra COSEP y CAUS por violar Ley de Emergencia Económica Social

Nicaragua
Desaforo en el Consejo de Estado

Nicaragua
La voz de Nicaragua en la Conferencia Norte-Sur

Centroamérica
La difícil situación de refugiados

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web