Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 111 | Enero 1991
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Noticias del mes

Equipo Nitlápan-Envío

PRESUPUESTO PARA 1991

El presupuesto general de la República para 1991 enviado por el ejecutivo a la Asamblea Nacional a mediados de noviembre, para su discusión y aprobación establecía el monto de 499 millones de córdobas oro (considerándolo en la paridad con el dólar) para cubrir todos los gastos estatales durante el año. El presupuesto nacional fue reducido en un 15% respecto al de 1990. Del presupuesto enviado por el ejecutivo, el 20% se destinaba a Educación, el 17% a salud y en tercer lugar, estaba la partida destinada a defensa: un total de 78.6 millones de córdobas oro, lo que representaba un 56% de reducción respecto al presupuesto del ejército en 1990. La cantidad de 78.6 millones había sido acordada previamente entre el ejecutivo y el EPS que inicialmente había solicitado para 1991 la cantidad de 131 millones. En el presupuesto militar no existía ninguna partida destinada a la adquisición de maquinaria bélica letal.
Al producirse el cambio de gobierno, el 25 de abril de 1990 el Ejército Popular Sandinista (EPS) tenía 79 mil 737 efectivos, entre los que se incluían los jóvenes que cumplían el servicio militar. Como fruto de la derogación de la ley del servicio militar y de un plan de reducción, elaborado por el propio EPS los efectivos del ejército de Nicaragua eran el 18 de diciembre 28 mil 434 lo que suponía u 64% de reducción en solo 8 meses. Entre los militares compactados a los largo de 1990 se incluyeron 5 mil oficiales. Los diputados de la UNO en la Asamblea Nacional votaron en bloque contra el presupuesto que les fue enviado por el ejecutivo, a causa de la partida que se destinaba al ejército. Los legisladores unistas propusieron un recorte adicional de 19.6 millones. Los 39 diputados del FSLN votaron a favor del presupuesto enviado por el ejecutivo describiendo la decisión de los diputados de la UNO como ilógica y revanchista.

CONFLICTO DE LOS DIPUTADOS DE LA UNO CON EL GOBIERNO CHAMORRO

La decisión tomada por los diputados de la UNO en la asamblea fue la segunda insurrección de la derecha contra el ejecutivo. La primera había tenido lugar en caminos y carreteras de la Región V y fue protagonizada por ex-contras y alcaldes. Al conocer el voto en contra del presupuesto, la presidenta Chamorro declaro nadie tiene mas voluntad que yo para que el ejército se reduzca a su mínima expresión pero no me pareció la manera como actuaron. Anuncio también que ejercería su poder de veto contra la decisión de los legisladores.
El 18 de diciembre la Presidenta vetó parcialmente la propuesta de los diputados de la UNO en la Asamblea haciendo una nueva propuesta en la que se incluía u recorte adicional del presupuesto del ejército pero de solo 8.5 millones de córdobas. Para entonces, los diputados del FSLN proponían un recorte aun menor de 6 millones, y los diputados ultraderechistas proponían un aumento mucho mayor del recorte, hasta de 24 millones. En justificación del veto, la Presidenta explicaba que un recorte del presupuesto del ejército, mayor al que ya se había hecho y al que proponía el Ejecutivo, "trastocaría el plan ordenado y gradual que se ha venido ejecutando". "Nuestro país -afirmaba- no podría absorber de inmediato a miles de desmovilizados más, sin el riesgo de que se produjeran conflictos sociales y profundos así como innecesarias tensiones políticas y militares, que podrían tener repercusiones impredecibles".

El 21 de diciembre y después de interminables debates y tensiones, y de una sesión de 18 horas de discusión, la Asamblea Nacional respetó mayoritariamente el veto del Ejecutivo y aceptó su propuesta, que deja el presupuesto del ejército reducido a 70.1 millones. Por 69 votos a favor (entre ellos 36 votos sandinistas) y 21 votos en contra (los de los diputados ultraderechistas de la UNO), el Ejecutivo logró hacer prevalecer su posición sobre el Legislativo.

ALFREDO CÉSAR ELEGIDO PRESIDENTE DE LA ASAMBLE NACIONAL

El 9 de enero la Asamblea Nacional eligió a su nueva Junta Directiva. Con el decisivo respaldo de 36 votos sandinistas y con 27 votos de diputados de la UNO, Alfredo César -que respalda las posiciones del Ejecutivo y representa al Grupo de Las Palmas en la Asamblea- ganó la Presidencia del órgano legislativo. su contrincante era la hasta entonces Presidenta de la Asamblea, Miriam Argüello, que obtuvo 22 votos. Los restantes cargos de la Junta recayeron todos en 4 diputados de partidos de la UNO que apoyan a César y en 2 sandinistas. Lo más significativo respecto a la votación para estos cargos fue que el partido socialcristiano al que pertenece Azucena Ferrey cambió su signo extremista y dio su apoyo a los moderados de César, con lo que la diputada Ferrey quedó incluída en la directiva.

PRESIDENTA CHAMORRO JURAMENTA NUEVO GABINETE

El 10 de enero la presidenta Chamorro juramentó el nuevo Gabinete. Después de todo tipo de especulaciones , no hubo ningún cambio significativo entre los ministros, a excepción de que en Educación, el Viceministro Humberto Belli pasó a ocupar el cargo de Ministro. La Presidenta ratificó que seguiría ocupando ella misma la cartera de Defensa y que mantendría al General Humberto Ortega al frente del EPS.

EX OFICIALES SANDINISTAS ROBAN MISILES
PARA ENTREGARLOS A LA GUERRILLA SALVADOREÑA

La oficina de relaciones públicas del EPS emitió el 1 de enero un comunicado informando que 4 ex-oficiales del EPS el ex-mayor Odell Ortega y los ex-capitanes Miguel Angel Parrales, Reynerio Padilla y Antonio Argeñal, habíaN sustraído ilegalmente de las bodegas del ejército 28 misiles SAM-14 y SAM-7 de fabricación soviética para venderlos al FMLN salvadoreño. el comunicado indicaba que los 4 ex-oficiales y 11 ciudadanos salvadoreños habían sido detenidos por estas acciones. Los cohetes tierra-aire eran parte de un envío hecho en 1986 por el gobierno de la URSS al gobierno de Nicaragua y el trasiego se había realizado en el mes de octubre.

La Juventud Sandinista apoyó en comunicado del 4 de enero la sustracción de misiles llevada a cabo por ex-oficiales del EPS para entregarlos al FMLN como una acción "revolucionaria". Después de dos comunicados del EPS y de declaraciones muy polémicas y contradictorias de dirigentes y militantes sandinistas, la Dirección Nacional del FSLN se pronunció, calificando esta acción de "desleal", porque "no se corresponde con la calidad con la calidad de las relaciones políticas y de solidaridad que el FSLN ha tenido con los revolucionarios salvadoreños". El 31 de enero la Juventud Sandinista reafirmó su apoyo a los ex-oficiales del EPS detenidos por el trasiego de los misiles, pidiendo un indulto para ellos y para los salvadoreños también detenidos. En su comunicado, la JS criticó al FSLN por la posición que había tomado ante esta acción: "Creemos que los salvadoreños tienen todo el derecho de armarse para defenderse y el FSLN no es partido en el poder y por lo tanto, no puede sentirse parte ofendida o traicionada.

El 2 de febrero, FMLN entregó al gobierno nicaragüense y al EPS 17 de los 28 misiles sustraídos. 9 de los cohetes fueron entregados en las localidades salvadoreñas de Perquín (Morazán) y Las Marías (San Miguel), a donde se trasladaron autoridades nicaragüenses. Los otros 8 cohetes fueron entregados en la Embajada de México en Managua. Los dos actos se desarrollaron en presencia y con la colaboración de representantes del gobierno mexicano. La devolución de los cohetes fue resultado de una negociación entre el FMLN, el FSLN, el gobierno de Nicaragua y el EPS, en la que hubo momentos de gran tensión y también espacios para la rectificación, la reflexión y la racionalidad. Durante su última campaña militar, iniciada en noviembre/90 el FMLN destruyó o averió 22 naves aéreas del ejército salvadoreño, pero sólo 2 de estos aparatos fueron tocados por misiles tierra-aire. El resto resultó destruido o averiado por fusilería o artefactos de fabricación casera, en los que el FMLN ha logrado una gran perfección.

Al devolver los misiles, miembros de la comisión político-diplomática del FMLN en Managua y comandantes guerrilleros en El Salvador afirmaron que cuentan con muchos más cohetes que los que habían obtenido de las bodegas del EPS. Afirmaron que parte de los cohetes con los que cuentan actualmente son los Red-Eye que el gobierno de Washington entregó a los contras y que con estas armas continuarían defendiéndose de los bombardeos aéreos que ordena el gobierno salvadoreño contra posiciones guerrilleras y población civil. El gobierno de Estados Unidos entregó al gobierno salvadoreño en los últimos días de enero 3 aviones de combate A-37 y 6 helicópteros artillados UH-1M, para así reponer parte de las naves averiadas recientemente por el FMLN.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
La segunda insurrección de la derecha: el EPS en la mira

Nicaragua
¿Hacia dónde nos lleva la política económica de la UNO?

Nicaragua
"Sin nosotros no habrá desarrollo económico"

Nicaragua
Privatizar: ¿a favor de quién?

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web