Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 168 | Marzo 1996
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

México

La voz de los zapatistas sigue sonando

"Es una vergüenza que en la ltima década del siglo XX el gobierno comience a dar señales de que reconoce nuestra existencia.Y nuestros derechos. ¡Y hasta eso han estado regateando!" De nuevo, los zapatistas negocian, hacen propuestas,convocan a la sociedad mexicana.

David Fernández

Hoy, con el corazón de Emiliano Zapata y habiendo escuchado la voz de nuestros hermanos todos, llamamos al pueblo de México a participar en una nueva etapa de la lucha por la liberación nacional y la construcción de una patria nueva, a través de esta Cuarta Declaración de la Selva Lacandona en la que llamamos a todos los hombres y mujeres honestos a participar en la nueva fuerza política nacional que hoy nace: el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN)."

A primeras horas del 1 de enero de 1996, en la comunidad chiapaneca de Onventic, también conocida como Aguascalientes II, miembros de la Comandancia General del EZLN, llamaron a conformar el Frente Zapatista de Libe- ración Nacional (FZLN), que tendrá como programa de lucha las trece demandas de la Primera Declaración de la Selva Lacandona, de 1992: techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz.

Los zapatistas explicaron que el Frente Zapatista no tendrá las funciones de un partido político porque no tiene como finalidad la búsqueda del poder, ni la toma del gobierno ni de puestos de elección popular. También explicaron que el EZLN no desaparece, pero su esfuerzo principal será la lucha política. El Frente Zapatista no será una instancia partidaria pero será un frente amplio donde podrán confluir no sólo los partidos políticos, sino también se prevé la participación de unos 500 organismos entre sindicatos, centrales campesinas y movimientos populares, además de personalidades.

Políticos de distintas tendencias en México cuestionaron al FZLN porque no se está planteando la toma de poder. El Subcomandante Marcos respondió: "Han criticado duramente que el FZLN no se plantee la toma del poder y no entendemos por qué. Nos dicen que no es posible luchar por la democracia si no se plantea uno la toma del poder, como que si uno critica que un funcionario está haciendo mal su trabajo o que un policía es corrupto, signifique que uno tenga que hacerse funcionario o tenga que hacerse policía para que las cosas marchen. Lo que nosotros queremos hacer es organizar a la sociedad para resolver esos problemas que el gobierno no esta resolviendo".

La llamada a crear el FZLN es una nueva propuesta que anuda y da coherencia a otras actuaciones del EZLN desde que cesó el fuego hace dos años. La distancia con el PRD como partido, la Consulta Nacional Ciudadana, la convocatoria a decenas de asesores e invitados a participar en la Primera Mesa de Diálogo adquieren ahora su verdadero sentido, como parte del proyecto estratégico de los zapatistas.

Izquierda: definiciones

Desde siempre, desde que se procuró conformar una fuerza militar en el sureste mexicano, la intención del zapatismo ha sido la de crear a la par una organización política propia, con un perfil y un programa claramente definido a la izquierda. Probablemente por esta razón los zapatistas nunca se plantearon seriamente tener una política de alianzas o de unidad estratégica con el PRD, si bien siempre hicieron un reconocimiento político de algunas de sus figuras centrales, señaladamente de Cuauhtémoc Cárdenas. Por esto pretendieron también movilizar a la sociedad civil alrededor de la paz y en la Consulta Ciudadana sobre el futuro del EZLN. Por esto, convocaron a los sectores democráticos mexicanos a conformar la Convención Nacional Democrática y fracasada ésta, a participar de las mesas de diálogo en Chiapas. La realidad es que en todo este tiempo los estrategas zapatistas han venido definiendo su perfil político y tejiendo sus alianzas.

La nueva convocatoria zapatista, ha comenzado a catalizar y acelerar procesos que se viven en los espacios democráticos del país, en particular en el interior del PRD. La invitación comienza a forzar definiciones y probablemente ocasionará desprendimientos en las formaciones políticas de centro-izquierda. Para edificar un polo de izquierda en el país siguen siendo un lastre algunos agrupamientos pretendidamente revolucionarios, subrayadamente sectarios y vanguardistas, que han medrado al amparo del EZLN y con quienes los zapatistas tienen compromisos desde hace años. Pero estos organismos, con su principismo dogmático, con su purismo plagado de esquemas preconcebidos, han ido y van directamente en contra del espíritu pluralista del EZLN al hacer su convocatoria.

Foro Nacional Indígena

El Foro Nacional Indígena, celebrado en Chiapas en los primeros días de 1996, se inscribió también en el intento del EZLN por profundizar relaciones y anudar alianzas y fue un paso decisivo en la actuación política abierta de los zapatistas.

El contexto en el que se dio el Foro era muy delicado para la paz en el país. A punto estuvieron de desatarse de nuevo las hostilidades cuando el Ejército Federal pretendió asentarse en las inmediaciones de los "Aguascalientes" que la sociedad civil zapatista construyera para celebrar el segundo aniversario de la insurrección del 1 de enero de 1994. Duros pronunciamientos emitieron tanto la Secretaría de Gobernación como el EZLN. Y fue la oportuna mediación de la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI) y de la Comisión de Concordia y Pacificación (COCOPA) la que permitió distensionar el ambiente y facilitar la realización del evento programado por el EZLN, a cambio de que los zapatistas suspendieran las paradas militares que tenían previstas.

Los resultados del Foro fueron extraordinarios. Más de 400 participantes en el estado más austral del país, cada uno de ellos cubriendo sus gastos. Consensos sin precedente en torno a ejes pro- gramáticos en las reivindicaciones indígenas. Superación de divisiones añejas entre el movimiento indígena independiente. En toda sociedad que se precie de democrática son necesarios los agrupamientos de izquierda. Pero quienes parecen usufructuar este calificativo son los grupos del centro del espectro político. Esto es así porque la sola existencia de la izquierda permite hacer contrapeso y balancear las posturas y organizaciones autoritarias y de derecha. Por esta razón al menos -aunque hubo muchas más-, fue saludado por prácticamente todos los sectores sociales del país tanto el llamado del EZLN a conformar el Frente Zapatista como los trabajos del Foro Indígena.

Opina Octavio Paz

La convocatoria de los zapatistas también ha provocado confusión. El llamado a la formación del FZLN ha sido mal comprendido. Por el lado de la derecha, Octavio Paz lo ha criticado fuertemente: "En varias ocasiones -dice el Premio Nobel- he señalado la vaguedad (¿voluntaria?) de las demandas del Comité Clandestino Revolucionario: ¿qué quiere decir con las palabras justicia, libertad, democracia, dignidad? Piden un cambio, pero su voluntad de cambio se resuelve en una interrogación. ¿En qué consiste ese cambio y cuáles serían sus metas?"

"La Cuarta Declaración -continúa Paz- no aclara ninguno de estos puntos y añade otros dos no menos imprecisos. El primero es la formación de un Frente Zapatista de Liberación Nacional, fuera de todos los partidos y gobiernos. El segundo: el Frente tendrá como misión central la elaboración de un nuevo "proyecto de nación".La iniciativa de constituir un Frente Zapatista de Liberación Nacional produce perplejidad. En primer término: ¿por qué zapatista? Es un adjetivo que deja fuera a todos los que no son zapatistas, es decir, a la mayoría del país. La finalidad de ese Frente también me deja perplejo: se trata de crear un organismo político que expresamente renuncie al objetivo central de la acción política, sea ésta democrática o revolucionaria: la toma del poder" .

Izquierda sectaria

En realidad, Octavio Paz no puede comprender que lo que el Frente se ha propuesto es una lucha democrática, de transformación de las reglas políticas de juego en su totalidad, mediante la participación política de base, al margen de los objetivos y las viejas prácticas de los partidos formalmente constituidos. También personalidades de la izquierda, en particular destacados dirigentes del PRD, han recibido la proposición con recelo y aun con franca repulsión. Temen ser desalojados de la vida pública.

En realidad, lo que el EZLN está proponiendo es hacer política fuera de la política articulada "desde arriba", desde el control corporativista gubernamental. Y de ahí, su negativa a aspirar a obtener cargos de representación popular. No se trata de ponerse por encima del gobierno y de los partidos, sino de construir un nuevo poder, alternativo, desde los fundamentos de la sociedad. Esto es lo revolucionario de su propuesta.

La izquierda sectaria también se confundió. En un encuentro "para el diálogo nacional", las corrientes más atrasadas de la izquierda manifestaron su rechazo a que "fuerzas reformistas" pasaran a formar parte del FZLN. Independiente- mente de la caracterización que hacen de algunos agrupamientos democráticos, lo que sucedía era que confundían el llamado del EZLN a formar el Frente, con otro llamado simultáneo a conformar un Movimiento de Liberación Nacional. El Frente Zapatista de Liberación Nacional, como dice el EZLN, sería un organismo político propio del EZLN, homogéneo y civilista, aunque el nombre de "Frente" pueda desconcertar. El Movimiento de Liberación Nacional es en realidad un Frente Político, que con otros organismos del campo democrático busque la unidad de acción en torno a consensos mínimos como la reforma del Estado.

Encuentro Intergaláctico

Existe aún otra convocatoria de los zapatistas: la del Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo, al que el subcomandante Marcos llamó el "encuentro intergaláctico". En la base de este llamado del EZLN está la comprensión de esta realidad: entre los gobernantes de los distintos países, entre los miembros de las cúpulas privilegiadas de las finanzas y de la política no hay barreras nacionales, raciales o culturales, ni entre ellos cuentan las diferencias ideológicas formales. Los miembros de las élites se identifican, se solapan, se adulan recíprocamente, aceitados por la religión neoliberal. De igual modo, la lucha contra el neoliberalismo viene ya uniendo a quienes de una u otra forma tienen conciencia de los efectos sociales de este modelo económico.

El Encuentro Intercontinental en sus dos etapas, tiene la finalidad de conocer y articular los puntos de vista de los pueblos en relación con el neoliberalismo. Grupos, organizaciones e individuos de los pueblos de Europa, de América, de Asia, de Africa y de Oceanía, primero en cada continente y después todos juntos, se reunirán para intercambiar sus conocimientos, para explicarse unos a otros cómo viven bajo el neoliberalismo, cómo lo resisten y cuáles son sus experiencias y sus propuestas de lucha en contra del mismo y a favor de la humanidad. Como dice Paulina Fernández: "Si el neoliberalismo ha unido gobiernos tan disímiles y lejanos, ¿por qué no habrá de unir a los pueblos en su contra?

Diálogo: dos estrategias

Por otra parte, el diálogo entre el EZLN y el gobierno avanza y retrocede cíclicamente en Chiapas. Aparecen de pronto signos de negociación que se ven positivos y de repente se tornan oscuros. Durante el mes de diciembre de 1994, en vísperas del segundo aniversario del levantamiento armado zapatista fue clara una vez más la doble estrategia oficial: diálogo y disuasión. La estrategia del diálogo, vacilante e incierta, con avances y retrocesos, con contradicciones. La de la disuasión claramente definida y progresiva.

El miércoles 13 de diciembre, la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI) posibilitó por fin, luego de enormes dificultades previas, un nuevo encuentro entre la COCOPA y el EZLN. En este encuentro quedaron establecidas las bases para la realización del Foro Nacional Indígena. Con todo y su éxito, el Foro se llevó a cabo dentro de los estrechos límites impuestos por el aumento del control militar en la zona.

Creciente militarización que, por ser materia permanente de la información de medios nacionales e internacionales, corre el riesgo de terminar insensibilizando a la opinión pública: siempre lo mismo. "Se trata de una escalada definida y progresiva, también evidente", dice el reportero Hermann Bellinghausen.

De manera sistemática, la Secretaría de la Defensa Nacional justifica el reforzamiento militar y los patrullajes como "movimientos administrativos", "sustitución de tropas", "reparto de víveres y medicinas", "maniobras de rutina". Sin embargo, como lo denunció el día 6 de diciembre el diputado José Narro, miembro de la COCOPA, el ejército desarrolló desplazamientos de tropas, con tanquetas, vehículos artillados y equipo militar, realizando tareas de patrullaje e inspección en las comunidades, y no estaban ejecutando acciones de abastecimiento o de reparto de medicinas, sino de abierta intimidación de la población civil, que con asombro presenciaba ese inusitado despliegue de fuerza militar que pretendía desalentar la preparación de los eventos festivos para conmemorar el 1 de enero el segundo aniversario del levantamiento zapatista.

Jugada magistral

Con todo, los signos positivos afloraron también a lo largo de la realización de la Primera Mesa del Diálogo, sobre Derechos y Cultura Indígena. En una jugada magistral, y apelando a un artículo del reglamento para el diálogo, que señalaba la posibilidad de que las partes contaran con asesores, frente a los cuatro o cinco asesores que el gobierno había convocado, el EZLN invitó a participar en la mesa de negociación a cerca de 150 asesores, todos personalidades intelectuales, dirigentes sociales y miembros de la mayoría de las 56 etnias que existen en el país. Con este golpe genial, el EZLN logró dos de sus objetivos principales: convertir el Diálogo de San Andrés en un verdadero diálogo nacional, rebasando las fronteras chiapanecas, e incorporar la problemática de los pueblos indios en la agenda de la nación. El gobierno no pudo impedirlo, pero intentó volver las aguas a su cauce promoviendo foros semejantes, convocados por la Secretaría de Gobernación, en todas las entidades del país.

El gobierno no lo creía

Dejemos que los resultados de esta mesa los narre el jesuita Ricardo Robles, que en el grupo que trató el tema "Acceso a la Justicia" coordinó a asesores del EZLN. "La Plenaria Resolutiva no termina aún. Estamos a la espera de los resultados de la consulta a las bases populares zapatistas. El gobierno mexicano ha querido dar a las bases de acuerdo logradas en San Andrés Sacamchén el carácter de conclusiones finales, pero no es así. ¿Qué ha querido ganar políticamente el gobierno y cuál puede ser su carta oculta en el juego? ¿Qué ha ganado el EZLN y para quién? ¿Qué paz podemos esperar?

Ante la evidente fuerza política del EZLN, el gobierno ha querido salvar su imagen al interior y al exterior del país. El EZLN logró convocar un equipo asesor plural, de indígenas e intelectuales, de sociedad civil, gustosos y gratuitos, voluntarios todos ellos porque creen en la causa, en las demandas, en los derechos de los pueblos, en la verdad indígena, en la historia de justicia y dignidad por la que luchan los admirables zapatistas".

"El gobierno había publicitado su "generosa oferta" -así la llamaba- y presentó un documento aceptable, en términos generales, aunque se quedaba corto ante las demandas zapatistas. Apostó al éxito de su oferta porque apostaba al mismo tiempo al fracaso de los asesores zapatistas. No creyó que ese grupo plural pudiera aportar tanta calidad humana y compartiera tanto la palabra indígena, no creyó que los asesores indígenas pudieran aportar su palabra contundente y definitiva, no creyó que los asesores pudieran dejar de lado los individualismos intelectuales, no creyó finalmente que todos compartiéramos la misma sed de justicia y dignidad".

"Para hacernos oir"

"La gran diferencia consistió en que unos hablábamos de convicciones, libre y gratuitamente, convocados por gente confiable. La contraparte negociaba lo menos, lo irremediable ante la opinión mundial, con las consignas recibidas del poder en crisis. Por eso pretendían salvar su imagen, publicitar -magnánimos- su "oferta generosa", arrebatarle al EZLN sus triunfos políticos y sus demandas de la Selva Lacandona. Pretendiendo el absurdo de suplantar a los comandantes, adueñarse de lo que han ganado con vida y muerte ante el mundo: la honestidad".

"Con firmeza y autoridad moral lo denunció el Comandante Tacho a media noche del día 18 de enero, terminada la plenaria en la que se aceptaron las bases de acuerdos: `Ha sido necesario el levantamiento en armas de un ejército de indígenas para hacernos oír y para que las demandas más sentidas de los pueblos indígenas y de todo el pueblo de México vayan apenas abriendo los espacios para ser escuchados'. Declaró que `es una vergüenza que en la última década del siglo XX el gobierno comience a dar señales de reconocimiento de nuestra existencia y derechos y hasta eso han estado regateando'. `El gobierno -dijo- tiene ahora la oportunidad de abrir decididamente nuevos caminos y puertas y la posibilidad de demostrar que la guerra no es camino'".

"El EZLN repitió insistentemente que necesitaban garantías, hechos, para hacer la consulta a las comunidades indígenas, ante la excesiva presencia del ejército mexicano, que cada día aumenta sus destacamentos en medio de ellas, ante el hostigamiento que no ha cesado nunca. Lo dijo repetidamente durante la plenaria y en las conferencias de prensa: 'Les decimos claro: de nada servirán las palabras y compromisos que se pretenden serios y firmes si continúa la represión'".

"Los resultados de esta primera mesa del diálogo parecen aceptables. Como dijo Adelfo Regino, indígena Mixe y asesor del EZLN: `Se ha abierto una gran puerta aunque han cerrado muchas pequeñas'. Abrir ésas será cuestión de tiempo y de luchas nuevas, pero creo que es evidente que de cumplirse los acuerdos en los términos en que se formularon, se habría dado un gran paso en México. Lo habrán dado los indígenas casi a pesar del gobierno".

Este acuerdo sobre Derechos y Cultura Indígena es el primero de seis paquetes de temas de negociación que previamente establecieron las partes. La puesta en práctica de este Acuerdo, que incluye aspectos sobre autonomía indígena, económicos, judiciales y políticos exigirá la aprobación de reformas constitucionales y legislativas a nivel federal y estatal. El texto del Acuerdo contiene tres partes:

1) Un pronunciamiento conjunto, que es una propuesta para una nueva relación entre los pueblos indígenas, la sociedad nacional y el estado mexicano.

2) Una serie de propuestas conjuntas, que serán elevadas a los poderes Ejecutivo y Legislativo a nivel federal y 3) un conjunto de temas específicos para el Estado de Chiapas. La Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), que preside el Obispo Samuel Ruiz y la Comisión para la Concordia y la Pacificación (COCOPA), integrada por legisladores de todos los partidos políticos, fueron testigos de la firma de los acuerdos.

¿Qué se puede esperar?

"¿Qué puede esperarse para adelante? Faltan los resultados de las consultas, y reformular tal vez algunas de las bases de acuerdos. Pero después habrá que esperar a ver cómo quedará la legislación que todo esto supone, con el riesgo de que en ella se vuelva a las disminuciones amañadas. Ello detendría irremediablemente el proceso de negociación de la paz".

"Para muchos analistas, en Chiapas sigue abierta la posibilidad de un golpe de fuerza militar, conducido por la fracción más dura del gobierno. Los propios zapatistas no lo excluyen aún". "Lo que hasta ahora ha cedido el gobierno no es más que lo que pronto hubiera tenido que aceptar: derechos ancestrales de los pueblos que no quiso ni siquiera reconocer, que pretende otorgar como un favor, con la pretensión de salvar su imagen y la intención de proteger al poder económico ante los indígenas. Queda la posibilidad también de que las fuerzas más positivas dentro del gobierno actual aprovechen esta oportunidad para aceptar con coherencia lo que sostienen y construyen actualmente en tratados internacionales. Es posible que ahí encuentren una salida honorable al conflicto actual".

¿Precio: la sangre?

En marzo, la Segunda Mesa de Negociación, sobre Democracia y Justicia, tiene la potencialidad adicional de ser simultánea al diálogo para la reforma del Estado que llevan adelante los partidos políticos y el gobierno. Se abre así la posibilidad de romper los marcos electorales en los que el gobierno, el PRI y el PAN desearían circunscribir el "diálogo de Barcelona" -como se le ha dado en llamar, por el domicilio sede-, y abrirlos a la reforma profunda de todo el funcionamiento global del Estado mexicano.

En estas circunstancias el apoyo civil nacional e internacional sigue siendo definitivo. Porque pese a los arreglos y normalidades sigue pendiente la posible venganza del sistema.

"Se ha abierto una gran puerta a los indígenas. Es posible que eso se concrete -concluye Robles-, pero quizá el precio sea el aplastamiento en sangre de quienes lo hicieron posible, de los zapatistas sencillos de la selva y la montaña, que siguen dando esperanza a la dignidad humana".

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Las elecciones en sus laberintos

Nicaragua
Puente sobre el puente: ESAF y futuro

México
La voz de los zapatistas sigue sonando

Guatemala
Aún sin la paz y ya en post-guerra

El Salvador
Cuatro visitas, cuatro mensajes

Internacional
Lucha contra la corrupción: bandera de izquierdas

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web