Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 400 | Julio 2015
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

“Decimos un NO radical a la minería”

En su Carta Encíclica “Laudato Si” “sobre el cuidado de la casa común” el Papa Francisco hace referencia a los daños que produce la minería del oro. La minera canadiense B2Gold está provocando daños y provocará más daños en el municipio matagalpino de Rancho Grande A la empresa se opone la población organizada en “Los Guardianes de Yaoska”. Y se opone el obispo de Matagalpa. He aquí sus palabras.

Rolando Álvarez

A nivel de toda Latinoamérica, en particular aquí en Centroamérica, en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, las Conferencias Episcopales siempre nos hemos opuesto a la minería a cielo abierto. Es una postura latinoamericana de todos los obispos.

En el documento que presentamos al gobierno de Nicaragua hace un año tocamos el tema de la minería. Dijimos que allá donde ya se explota (El Limón, La Libertad y Bonanza) se garantice la seguridad y profesionalización de los trabajadores, que se revisen las leyes que en algunos aspectos son obsoletas y que se respete el medioambiente. Y que donde no hay explotación minera, como en el caso de Rancho Grande, que se le niegue la licencia a la empresa que quiere explotar los recursos.

Los que conocemos el municipio sabemos que en Rancho Grande no existe una sola porción de terreno que no esté siendo producida. Allí se producen frijoles, maíz, cítricos, plátanos, bananos, café, cacao, hay ganadería. El campesino ranchograndeño, en medio de las limitaciones, vive dignamente. Tienen el pan de cada día, tienen su tierra, tienen su aire, sus bosques vírgenes… ¿A quién va a beneficiar la minería en Rancho Grande, si sus pobladores viven con dignidad, tienen el pan de cada día y lo producen para el resto de Nicaragua? Porque gracias a ellos nosotros consumimos los mejores frijoles, que también van para la exportación. Entienden ellos que la gran riqueza producida por la minería irá a parar a los bolsillos del gran capital extranjero y al bolsillo de algunos poderosos dirigentes del país.

PROPONEMOS UN REFERÉNDUM


Nuestra cercanía con la gente nos indica que la gran ma¬yoría de los ranchograndeños se oponen a la minería. Por eso, nosotros, como Iglesia, hemos dicho radicalmente NO a la minería.

Sabemos que como en Rancho Grande no hay poder de convocatoria a favor de la minería, hay personas foráneas, extrañas al municipio, que promueven algunas marchas y manifestaciones con gente de otros municipios. Eso nos parece bastante desleal.

Como se plantea esa confusión es que queremos ser más claros, más diáfanos, más concretos, y por eso propusimos un referéndum social que encabece la alcaldía municipal y en el que participen todos los sectores de Rancho Grande, y únicamente de Rancho Grande, todos los ONG presentes en el municipio y la Iglesia. Y que desde el primer momento sean los ranchograndeños los que participen en la organización, en la cedulación, en la conformación de juntas receptoras de votos, en el conteo de los votos y sean los observadores del voto transparente. Que sean ellos, bajo ese proceso transparente, los que decidan su futuro. Y si después de este proceso la mayoría decide un SÍ a la minería, yo he dicho públicamente que voy a ser el primero en adherirme a ese SÍ.

La Iglesia está en condiciones de garantizar un referéndum social transparente y justo en Rancho Grande. Pero con condiciones claras: un referéndum social que, desde el primero hasta el último momento, estaría organizado por todos. Que lo presida la alcaldía, porque la ley así lo dice. Incluso, pueden participar las autoridades del Consejo Supremo Electoral. Pero la condición es que desde el primer instante vamos a estar nosotros. Y no digo yo, digo los más de 500 cuadros pastorales que tenemos en Rancho Grande. Pero que estemos desde el primer instante. El conteo de votos que sea manejado por técnicos de la alcaldía y del CSE, pero también por nuestros técnicos.

La diócesis tiene la capacidad de garantizar un proceso transparente si lo hacemos de esa manera. Y si el proceso nos indica, a como nosotros creemos, que la mayoría de ranchograndeños dice NO a la minería, entonces que la minería se vaya gentilmente del territorio.

LA B2GOLD DEBE FINANCIAR EL REFERÉNDUM


El desafío está planteado y las autoridades municipales, nacionales y electorales saben a qué atenerse. Nosotros sabemos a qué atenernos. Primero se tiene que definir el proceso de cedulación porque al referéndum no debe venir a votar gente de otros lados. La gente de Rancho Grande se conoce, saben quiénes viven en las comunidades. De venir a votar gente de otros lados, el referéndum sería truncado, desde allí mismo no ser¬viría. Los cuadros pastorales de la Iglesia saben quién vive en la comunidad.
No nos van a traer votos de otros lados o nos van a anular votos sin sentido o que el sistema informático se vaya a caer o que vayan los votos a la basura o que haya doble voto… Eso no puede suceder porque las bo-letas estarán fiscalizadas por todos los involucrados. No tenemos miedo a que haciéndolo así, de esa manera, se pierda.

Hay una pregunta interesante que la gente se hace: ¿Quién financia ese proceso, que es muy caro? Y la respuesta es fácil: la B2Gold. La B2Gold nos ha insistido a nosotros en dos cosas: que sin el consenso social ellos no entrarán y que ellos están listos para financiar proyectos sociales. Entonces, ¿qué mejor proyecto social que el consenso de la población, que pacificaría a la población de Rancho Grande. Así que deben ser ellos los primeros en financiar este referéndum.

LA EMPRESA B2GOLD NOS HA QUERIDO COMPRAR


La empresa minera ha comprado conciencias y ha habido ofrecimientos para la Iglesia. Ahí tuvimos un encontronazo y nos sentimos muy ofendidos porque después de conocer nuestra postura se le ofreció al párroco de Rancho Grande un vehículo y la construcción de infraestructura.

Sin temor a equivocarme, si nosotros hubiésemos accedido a las vergonzosas propuestas de la empresa, hoy todas las capillas de Rancho Grande estarían nuevecitas y ya tuviéramos salones pastorales o un templo nuevo y Rancho Grande tendría la mejor infraestructura parroquial de Matagalpa. También llegaron a ofrecerle publicidad. ¿A cambio de qué? De que nosotros los apoyáramos. Para mí eso fue una ofensa.

Nosotros, como Conferencia Episcopal de Nicaragua, estamos construyendo nuestras oficinas y nos está costando mucho. De hecho, la construcción está detenida. Pues en una de las cenas públicas de recaudación de fondos para obras de evangelización de los obispos llegó bastante gente ligada a las empresas mineras y uno de ellos me dijo: “Vea, pídale a los mineros que les hagan ese mamarrachito que ustedes quieren hacer y esa gente en unos meses se los tiene listo”. Pero el precio es que cómo Iglesia apoyemos a la minería. Y obviamente, no lo vamos hacer.

La Iglesia tiene sus principios y no los discutimos. Hay asuntos que no aceptamos siquiera que se pongan en la mesa de discusión. La única manera en que la diócesis de Ma¬tagalpa diría SÍ a la minería es que la población de Rancho Grande lo diga. Mientras la gente de Rancho Grande diga NO a la minería nosotros no tenemos nada que platicar.

NUESTRA FUERZA ES LA GENTE


Respecto a la libertad de expresión y comunicación, nosotros nos hemos visto bloqueados cuando a partir de noviembre de 2014 hemos hablado de la minería. A nivel nacional sólo dos medios nos han apoyado: uno de forma abierta y otro casi por no dejar de informar han reproducido nuestras declaraciones y posturas en el tema de la minería. El resto nos ha declarado la ley del hielo. Nosotros apoyamos a la gente y ésa es nuestra fuerza. Después de Dios, nuestra mayor fuerza es la gente, es el pueblo. La empresa minera y las autoridades deben entender que vamos a continuar claramente, radicalmente, con el NO a la minería.

DE LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR ROLANDO ÁLVAREZ, OBISPO DE MATAGALPA, A LUIS CASTRILLO,
MIEMBRO DEL CENTRO DE COMUNICACIÓN Y ESTUDIOS SOCIALES (CESOS) EN MAYO 2015.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Encíclica "Laudato Sí": Palabras para cambiar el rumbo

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
“Las zonas francas son las que están aprovechando el bono demográfico”

Nicaragua
“Si Nicaragua abraza la Ciencia veo un futuro magnífico para este país”

Nicaragua
¿Qué territorios partirá el Canal y a qué poblaciones desplazará?

Nicaragua
“Decimos un NO radical a la minería”

Nicaragua
El Canal y los subproyectos asociados provocarán una tragedia cultural

Honduras
¡Fuera JOH! Antorchas indignadas contra la mafia política

Centroamérica
Vigilancia sólida y líquida en las fronteras (3) Frontera México-Estados Unidos: un negocio muy lucrativo e ineficiente
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web