Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 391 | Octubre 2014
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

“Vivimos en un paraíso y lo vamos a defender entre toditos de la minería”

Petronilo López y Elorgio Dávilapobladores de Rancho Grande y miembros de la organización Guardianes de Yaoska, compartieron opiniones y reflexiones sobre la resistencia de su municipio contra el proyecto Pavón de la minera B2Gold en una charla con Envío que transcribimos. Cruzamos sus palabras vivenciales con los aportes de Juan Carlos Arce, responsable de la filial del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) en Matagalpa, con extractos de un informe del CENIDH de junio de 2014 y de un informe del Centro Humboldt de agosto de 2014.

Equipo Envío

PL: Soy Petronilo López, soy cristiano, pertenezco a las Asambleas de Dios. En mi municipio, que es Rancho Grande, todos aludimos a ser cristianos. Y por ese amor a la vida, como nos manda Dios, y para defender la vida, en mi municipio todos nos hemos hecho Guardianes de Yaoska y los muchachos del CENIDH y los de ADDAC nos han dado la mano en nuestro trabajo de decirle un claro y firme NO a la minería hasta sacarla de nuestro municipio. Diciéndoles en resumen, Rancho Grande es un municipio donde lo que se siembra se cosecha. Es diferente de otros municipios en donde no pasa así, que no siempre hay cosecha. Y eso pasa en Rancho Grande porque tenemos un clima bastante amable. Nuestro territorio tiene muchos ríos, uno de ellos se llama Yaoska, por eso nos llamamos así, porque defender la vida es defender el agua de nuestros ríos para que la minera no nos la envenene. Hay otros muchos ríos, mucha agua tenemos, muchas frutas producimos. Y no porque haya nacido allí y sea Rancho Grande mi municipio natal, pero admiro mi tierra. Vivimos en un municipio muy productivo. Y es en el cerro Pavón, en Yaoska central, el punto céntrico en donde ese monstruo de la minera se ha llegado a instalar para sacar oro. Pero en Rancho Grande no comemos oro, por eso no queremos minería.

Centro Humboldt: Con una población estimada de 49,730 habitantes, donde el 90% se ubica en las zonas rurales, Rancho Grande siempre ha subsistido económica y socialmente de la producción agrícola, principalmente de café y cacao y en menor proporción de maíz, frijoles, arroz, hortalizas y miel. Las condiciones agroclimáticas de la zona y las buenas prácticas que aplican los productores propició desde mediados de los años 90 un proyecto de promoción de la producción de cacao, impulsado por la cooperación alemana, la industria alemana de chocolate Ritter Sport y la Asociación para la Diversificación y el Desarrollo Agrícola Comunal (ADDAC - Matagalpa). Pese a todo el potencial productivo que el mismo gobierno ha reconocido en este municipio, caracterizado por el verdor de sus montañas y la frescura de su clima, la producción de café y cacao está siendo amenazada con la actividad minera desde hace diez años.

PL: Les quiero contar… En 2002 y 2003 llegaron a nuestro municipio unos señores totalmente desconocidos, que no pertenecían a nuestro territorio, con un sistema de estudio que no conocíamos qué cosa era. Cargaban mochilas y recogían piedras. Recogían una a la que le llamamos pedernal y otra piedra roja. Iban recogiendo, iban observando y así se pasearon por todas las comunidades del municipio, comarca por comarca. Pero no nos dijeron nada de ese estudio que andaban haciendo. Nada se nos informaba. Nada sabíamos y como llegan proyectos al municipio pensamos algunos que era un proyecto bueno. Pasó un poco de tiempo y en 2004 llegó la solicitud de una empresa minera para explotar oro allí en Rancho Grande. Nosotros no sabíamos nada de minería, para nosotros era un trabajo ajeno, un sistema ajeno, lo desconocíamos.

Centro Humboldt: En 2003 el gobierno de Enrique Bolaños, a través del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC), ente regulador previo al Ministerio de Energía y Minas (MEM), creado en 2007, otorgó una concesión a la empresa canadiense MINESA para la exploración y explotación de oro. Incluía los municipios de Rancho Grande y los municipios vecinos de Waslala y Bocay. En 2007 MINESA vendió sus derechos de concesión a otra empresa canadiense, Minerales Nueva Esperanza S.A., subsidiaria de la transnacional B2Gold, con sede en Vancouver, Canadá.

PL: Por esos días los campesinos de Rancho Grande comenzamos a investigar y a investigar qué era aquel sistema de minería. Un día nos reunimos 124 personas en una comunidad al norte del municipio y le dijimos al vicealcalde que dábamos un NO a la minería.

Centro Humboldt: La población de las 36 comunidades de Rancho Grande comenzó a capacitarse y a sensibilizarse sobre los impactos sociales y ambientales que generan los proyectos mineros, oponiéndose pública y rotundamente a cualquier actividad minera en su municipio. Desde el 2010 esta oposición a la minería se ha enfocado en el proyecto de explotación de oro El Pavón, que la empresa B2Gold quiere desarrollar en diferentes áreas del territorio.

PL: Comenzamos a pensar: qué hacemos, qué podemos hacer. En 2013 me fui a reunir con el director de Minería de Bonanza, Efraín Leal. Y me dijo que ya eso estaba hecho, que eso era concesión del gobierno y que esa minería iba a traer muchos proyectos para beneficiar a los pobres. En otra reunión que hicimos en Rancho Grande habíamos unas 60 personas líderes de la comunidad, también pastores evangélicos, y mucha gente dijo: “Solamente nos queda agarrar los beneficios que esta gente nos va a dar porque de todas maneras esto es ya voluntad del gobierno”. Me quedé pensando y comencé a hacer relación con otros hermanos y comenzamos a decir: No, no es así, vamos a formar una comisión de cinco personas para ir hacia otro punto de vista. Comenzamos a reunirnos y a congregarnos con diferentes organizaciones del municipio: con la iglesia católica, con las iglesias evangélicas y echamos mano de ADDAC, que mucho nos ha apoyado y también echamos mano de la Cooperativa Ríos de Agua Viva y comenzamos
a unirnos todas las organizaciones con el único punto de vista que tenemos que es NO a la minería, que no queremos minería, que no necesitamos minería. Ése es el sentir de todito Rancho Grande.
CENIDH: El 21 de marzo de 2013 y a través de los medios de comunicación tuvimos conocimiento de que unas 5 mil personas, según cálculos de la Policía Nacional, marcharon en el municipio de Rancho Grande en contra de la empresa minera B2Gold, transnacional canadiense, interesada en la explotación minera a cielo abierto en la comunidad de Yaoska, ubicada a unos veinte kilómetros del municipio, zona caracterizada por poseer las principales fuentes de agua de la comunidad y un ecosistema virgen. Esta marcha fue la tercera desde 2010, cuando la B2Gold adquirió la concesión de explotación de oro. La marcha contó con el respaldo de población campesina, organizaciones de la sociedad civil, de la iglesia católica y las iglesias evangélicas.

PL: En el año 2012 comenzó el primer período de exploración. Comenzaron ellos a adueñarse de unas propiedades. Mandaron a alguien a comprarlas para ellos. “Tienen que venderla, tienen que venderla”, decían ellos. Y los campesinos se vieron obligados a vender. No compran a la buena, ellos usan su estrategia y sus maneras para lograr hacerse de esas propiedades que han comprado. Ahí instalaron ellos su campamento. Ahí se posicionaron ellos. Ahí queda el cerro El Pavón, que tiene a su lado norte el río Yaoska, que baña muchas comunidades y al otro lado el río Pavón. El cerro está en medio de esos dos ríos. Y ya tenemos contaminación en esos dos ríos por los trabajos de exploración que ellos han hecho.

ED: Soy Elorgio Dávila, soy un campesino de pocos recursos y soy analfabeta, pero no soy tonto. Tengo toda la información en mi cabeza, los archivos tengo en mi memoria. En Rancho Grande vivimos en un paraíso y ellos lo quieren destruir. Empezaron ya con la que llaman exploración para saber si encuentran oro. Para hacer las perforaciones de exploración ellos ocupan un barreno de muchos metros que meten en la tierra a profundidad. Y ocupan una planta que cargan entre tres hombres guindo arriba, guindo abajo, porque nuestro territorio no es parejo. A esa gente que ocupan para cargar ese sistema le pagan 200 miserables pesos. Al barreno le ponen cianuro y así van perforando hacia la profundidad de la tierra, hasta setecientos metros, hasta donde se les imagina que está el oro. Si el barreno entra seco no puede trabajar. El cianuro se lo echan para que trabaje y vaya el cianuro indicando lo que es oro, dónde hay oro y para que lo vaya recogiendo. Y cuando el barreno lo sacan y va para fuera apartan la tierra con cianuro y van empacando los “quesitos”, ellos les llaman “quesitos”, que son unas cajitas donde acomodan
esa tierra donde hay oro y la mandan a proceso a Mina El Limón. Pero ese cianuro que lleva el barreno se pasa a la tierra, se pasa al agua… Hace cuatro años del río Yaoska yo sacaba pescados, aseados, limpios. Cuatro años después he ido y en ese río no se encuentra un solo pescado porque el agua ya está contaminada con ese cianuro de la exploración. Ahora, a cuatro kilómetros de distancia de la carretera que va a Waslala está el pescado, pero ya viene contaminado.A los pescados les han salido en sus cuerpos unas pelotas y ya no se pueden consumir. Se hizo un estudio y se miró que ya estaba contaminado el río desde Yaoska hasta un lugar que se llama Mulukukú en Río Blanco. Esto para que se vayan dando una idea de por qué peleamos nosotros, de por qué estamos en esta lucha de corazón.

Centro Humboldt: Una investigación realizada entre el Grupo Estratégico contra la Minería en Matagalpa y el Centro Humboldt demuestra que en la parte baja de la subcuenca del río Yaoska se encontraron evidencias de contaminación en manantiales de agua ubicados en la parte baja de cerros que fueron perforados durante el período de exploración. Tres copias de este estudio fueron entregadas a la Ministra del MARENA (Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente), a la Viceministra del MEM y a la Ministra del MINED (Ministerio de Educación).

ED: Yo estuve en Siuna, donde he visto allí la presa El Gallo y si algún cristiano se hubiera bañado en esa agua, en esa presa que ya se cerró, hubiera salido de ahí como un pescado que se llama barbudo, todo liso, lucio, así saldría, en carne viva. Y si se tomara un vaso de agua de ese lugar estaría cavando su propia tumba. En Siuna la minería contaminó ese agua con cianuro. Un grano de cianuro del tamaño de un grano de arroz es suficiente para matar a uno de nosotros si lo llegáramos a consumir directamente. Y yo digo: A ellos no les interesa que nuestra agua se contamine porque a un extranjero ¿qué le va a interesar la vida de nosotros? Y yo pregunto: Si yo fuera a orinarme en Canadá en una vía pública, ¿me meten preso, sí o no? Sólo hacer aguas, cuantimás si el resto hiciera... ¿Y por qué nuestra agua no la respetan, por qué no nos respetan a nosotros como seres humanos?

CENIDH: Pese a la realidad social de exclusión y el abandono gubernamental en que ha vivido siempre el municipio de Rancho Grande y en rechazo al discurso de “desarrollo” que promueve la B2Gold, la oposición a la minería es mayoritaria, no sólo la de quienes están organizados en algún espacio social, sino también la de la población en general, que ve en los proyectos mineros un peligro para conservar sus recursos naturales, sobre todo los recursos hídricos. En abril de 2013 entrevistamos a actores claves del municipio para comprobarlo. Pablo Espinoza, párroco de Rancho Grande, nos relató que participaron en conjunto con otras organizaciones en actividades contra la explotación minera y que realizan un trabajo de concientización con los líderes comunales. Isidro Mora, vicario de la diócesis de Matagalpa, nos manifestó que la iglesia católica está en contra de este tipo de proyectos y que no creen en el discurso de la minería “responsable”. Alfredo Zamora, quien fue alcalde de Rancho Grande y es hoy concejal del PLI, nos manifestó que la posición de la bancada del PLI (10 concejales) y los 2 concejales del PLC están en contra del proyecto minero, mientras los concejales del FSLN guardan silencio. Margarita Serrato, técnica de ADDAC, nos dijo: “La lucha contra la minería cuenta conel apoyo de la totalidad de los actores locales y la población está bien organizada y motivada. Sabemos de gente muy pobre a quienes la compañía minera les ha ofrecido dinero por su parcela, pero se han resistido a vender pues consideran que al hacerlo perjudicarán a la comunidad”. José Antonio Rivera, pastor de las Asambleas de Dios, se refirió al desastre que causaría la minera: “Nos da lástima por los niños que van a sufrir, a la luz de la experiencia de lo que ha ocurrido con estos proyectos en otros lugares y países”. Carlos Blandón Rugama, coordinador zonal de la iglesia católica de Yaoska nos dijo: “La ingeniera del proyecto vinoacá a hablarme y empezó diciéndome que en minería las cosas se han modernizadoy que las cosas ya no se hacen como antes, pero pude ver yo el proyecto minero en la Libertad, Chontales, y el río Mico tiene el agua contaminada y la gente de allá nos dijo: No permitan que les exploten su tierra”.

ED: Yo vengo de las profundidades de las montañas, aunque ahora ya no hay mucha montaña, y por eso la defendemos nosotros… La responsabilidad de defender la tierra para que no la exploten está en nosotros. Si nosotros dejáramos a esta empresa hacer su trabajo vamos a vivir en un desierto árido. La capa fértil de nuestra tierra la irían a zumbar no sé a dónde y lo que dejarían es un material que no produciría nada, donde no se criaría ni un árbol.

PL: ¿Cuál es el propósito fundamental, el objetivo fundamental por el que estamos en contra de la minería? Primer punto: porque estamos en la tierra y vivimos de la tierra y si destruimos la tierra no la podremos volver a reconstruir por muchos millones de dólares de dinero que tengamos. Segundo punto: por el agua. Si el agua está envenenada estaremos muertos todos, seres humanos, animales y plantas, todos. Sin agua nadie puede vivir, el agua no se puede comprar con ese oro que ellos quieren sacar de ahí. Y tercer punto: por el cuido de nuestro medioambiente. Por esas tres cosas fundamentales estamos trabajando desde hace años. Y hoy nuestro lema y nuestra posición es estar toditos unidos. Allí no miramos si son sandinistas o si son de otros, si son católicos o evangélicos, allí el único punto de vista que tenemos es NO a la mineríay le pedimos a Dios, al pueblo y a las organizaciones que nos apoyen.

ED: En Rancho Grande ninguno está a favor de la discriminación y de la muerte, de la contaminación del medioambiente y de las aguas. El día en que perdamos en Rancho Grande hasta la capital se va a ver afectada. Porque nosotros producimos comida y alimentamos a la capital con lo que cosechamos.

JCA: Representando al CENIDH he tenido la oportunidad en un par de ocasiones de hablar con la ingeniera jefe de la B2Gold. En la primera ocasión me atendieron maravillosamente y me ofrecieron un tour para que conociera Mina El Limón, en León. Ese tour también lo ofrecen a gente de Rancho Grande. La presentan como su empresa modelo. Después fui a conocer el campamento minero que han instalado en Rancho Grande, a una media hora en vehículo de la cabecera municipal. No pudimos entrar a ver los huecos que ya han hecho en el proceso de exploración de los que hablaba Elorgio. Después, por información de personas de la comunidad que trabajan allí nos enteramos que son unos veinte huecos, profundos, de diámetro bastante grande -no me precisaron el tamaño-, de los que están extrayendo la tierra que después someten a estudios a ver cuánto oro contiene. Una persona que trabajaba allí me habló de unas cincuenta personas de varias comunidades cercanas trabajando en ese proceso de exploración. Y me dijo que él ganaba entre 8 y 12 mil córdobas mensuales, lo que es un salario importante en una zona rural. Él me hacía una defensa de la minería “responsable” y de la minería “verde”. Es una persona que, como otras, no sólo están vinculadas a la empresa porque trabajan con ella y perciben de ella un salario, sino que han pasado por procesos de capacitación y por procesos de convencimiento que ha hecho la empresa. La empresa minera cuenta con el resguardo armado de militares del Ejército y de las fuerzas especiales de la Policía, dato que me dio un capitán de la delegación policial de Rancho Grande. Cuando visitamos el campamento no logramos ver a los militares. Pero nos dice la gente de la comunidad que están en la montaña, en donde los barrenos están extrayendo la tierra.

Centro Humboldt:
La población de Rancho Grande ha realizado marchas a nivel municipal y departamental, ha participado en talleres, entregado cartas y firmas en contra de la minería a la Asamblea Nacional, incluso a la Presidencia, denunciando que no quieren ni necesitan minería. Después de cuatro años de estas acciones, las autoridades locales (alcaldía y delegaciones de ministerios) no se han pronunciado ni a favor ni en contra del proyecto minero, siendo únicamente evidente que no hay apoyo alguno de parte de la municipalidad para ninguna acción que la población desee hacer para expresar su oposición a la minería.

En vista de esta falta de respuesta, el 13 de julio de 2013 la junta directiva y padres y madres de familia de diferentes centros escolares decidieron establecer un paro escolar. Dejaron de enviar a sus hijos e hijas al colegio con el objetivo de que las autoridades municipales y el gobierno se pronuncien y expulsen a la empresa minera B2Gold del municipio. Aunque los han criticado por violentar el derecho a la educación que tiene todo niño, niña y adolescente, la comunidad invoca derechos superiores: el derecho a la vida, el derecho al agua, el derecho a habitar en un ambiente sano.


PL: Ya hemos hecho nueve marchas. Mutuo silencio en la Radio YA, la Radio Sandino… Los medios de comunicación, canales 4, 8, 10, 13, ausentes. El 31 de enero de este año vinimos a Managua a entregar más de 7 mil firmas a ver qué respuesta nos daba el gobierno. Nada. Cero todo. Pensamos entonces en hacer un paro escolar. Hoy en Rancho Grande están cerradas unas 40-45 escuelas. Eso nos puso a las autoridades municipales en contra. Están en contra del pueblo, que no se cansa de decir que estamos en contra de la minería y cuando oyen nuestro punto de vista, ahí nomasito dejan de prestar servicio al pueblo. Hemos llegado a una situación que enviamos a todas las comarcas el aviso. ¿Cuál aviso? Desobediencia civil. ¿Qué entendemos por desobediencia civil? Que si el alcalde nos llama a una reunión nadie se presenta. Que si nos llaman los sandinistas o nos llama el que nos llame… cero y sólo la comisión de los Guardianes de Yaoska puede dar el sí o no para asistir a alguna reunión donde se toma una asistencia, con firmas y el número de cédula. Pues a nadie se le dará la asistencia y nadie dará su firma. Sabemos el valor que tiene una firma y no vamos a darla. Ya estamos totalmente desconfiados de las autoridades municipales porque no sirven al pueblo.

JCA: Esta desconfianza que Petronilo y Elorgio han manifestado es general. Hay una desconfianza muy marcada en toda la población, no sólo hacia la empresa minera, sino hacia a las autoridades, que juegan un papel a favor de la empresa minera. En los distintos recorridos que he podido hacer en Rancho Grande hemos podido identificar algunas cosas que la empresa está haciendo para ganarse a la gente. Tienen un vivero con una cantidad de plantas de distintas especies que serán sembradas en la comunidad. Tienen un fondo revolvente para hacer préstamos. Hacen préstamos también de semillas, aunque no sabemos de qué tipo, suponemos que serán transgénicas. Han invertido también en lo que llaman “remodelación” de un pequeño centro escolar, pero en realidad sólo lo pintaron y pusieron un rótulo de B2Gold. En términos concretos es poco o nada lo que ellos han aportado a la comunidad.

PL:Yo he andado preguntando por las comunidades qué les ha dado la minera, porque en Rancho Grande hay dos radios locales que están todo el día dando anuncios y anuncios de la minera, de todo lo que ayudan… Pero lo que ellos quieren es: Deme su número de cédula, deme su firma y a cambio le dan una cosita a la gente. Para mayo del año pasado dieron diez libras de maíz. Anduve en otra comarca donde anuncian por la radio que han dado 6 mil 200 plantas de cacao. Me fui casa a casa preguntando: ¿Dónde están esas plantas? ¡Ausente! No hay plantas. En otra comarca unas personas me dijeron: “Sí, recibimos diez libras de frijoles, pero no regalado, tenemos que volverlo para atrás. Y lo sembramos, pero no nació, porque era frijol viejo, frijol duro, y ahora nos lo andan cobrando”. Se paga ese frijol, se paga. El viernes de la semana pasada nos reunimos y vino el secretario político del Frente en esa comarca y me dijo: “Sí, es cierto, a mí me dieron 80 libras de frijol y ahora me están cobrando por un quintal, por veinte libras más”. Ahora la minera anda prometiendo 20 mil pesos por el número de cédula y la firma. Totalmente ellos no han hecho nada por la comunidad. Nada han hecho. Ahora andan ellos preocupadísimos casa a casa, barrio a barrio, comunidad por comunidad, tratando de convencer a la gente, prometiéndole una y otra cosa. Ahorita andan ofreciendo zapatitos de trapo y bicicletas. La gente se les paró: “No queremos zapatitos de trapo a cambio de nuestra firma y no queremos oro”.

ED:¿Hay gente a favor de la minería? Sí la hay, hay personas que buscan qué agarrar, buscan sus intereses, algo muy propio por cómo está de mala la situación en Nicaragua. La minera, sí, tiene su gente. Les han prometido financiamiento a bajos intereses. Y como la economía es muy baja y tal vez están hasta el pescuezo con otras financieras que les han dado un préstamo y lo deben y deben su camioneta y están posando y hasta están peor que mí, a ellos les prometen. Entonces, se venden como Judas por treinta monedas, pero el que es verdaderamente cristiano no hace eso. Preferimos nosotros morir o caer en la cárcel muertos de hambre, pero nuestra conciencia no se vende ni por un millón de dólares. Somos campesinos necesitados pero no caemos en esas maneras de comprar la conciencia. Yo soy católico, y miren, el obispo y el sacerdote, sus cuadros, toda su gente que trabaja en la iglesia católica, está con nosotros. Todos estamos en un solo perfil de decir NO a la minería. Porque nosotros estamos por la vida, no por la muerte. Y ¡ay de aquel sacerdote o religiosa que se llame cristiano y se venda por dólares y quiera vender a la comunidad! Ahí nosotros inmediatamente lo sacamos de nuestra organización. Somos serios y responsables porque vamos por la vida y no por la muerte, porque sabemos que con esta minería estamos matando hasta a los que todavía no han nacido.

Centro Humboldt: Un mes después del inicio del paro escolar, unos 500 pobladores de Rancho Grande se disponían a participar en Managua el 13 de agosto en la caminata “Protejamos Nuestra Madre Tierra”, en ocasión del Congreso Internacional Minero que se celebraba en la capital. Pero fueron detenidos en Palo Seco, municipio de La Dalia, Matagalpa, por antimotines y policías. Días antes, la policía local les había negado, sin justificación legal alguna, los permisos de salida a los buses de transporte público que trasladarían a la población que deseaba movilizarse pacíficamente en la capital. Al impedirles el paso, les quitaron, sin razones de ley, las licencias de conducir y la circulación a los dueños de cuatro camiones y tres camionetas que se dirigíana Managua con la población de Rancho Grande. Igual sucedió en el municipio de Santo Domingo (Chontales), donde a unas 500 personas también se les negó el derecho a la libre movilización a Managua, deteniendo los cuatro camiones que trasladaban a los miembros del Movimiento Ambiental Salvemos Santo Domingo.

ED: Cuando llegamos a la Policía para pedir permiso para las marchas no nos lo dan. No salimos del territorio cuando ya nos han parado, estamos amenazados. El día que veníamos para Managua, una línea de policías, una línea de militares y de antimotines, anti-montones les llamo yo, nos pararon. El Ejército preparadamente no está para defenderle la vida a nadie porque un militar se prepara es para matar y para hacer lo que el jefe del gobierno les dice. Con nosotros no se cuenta, los derechos de nosotros se los pasan por donde quieren, sus órdenes son órdenes y se tienen que cumplir, el Ejército y la Policía están en contra de nosotros. Nuestro gobierno, desgraciadamente, cuenta al revés y se llega a lavar las manos con nosotros. Llega a los otros países a decirles que vivimos bonito, que vivimos felices, pero eso no es verdad. En Rancho Grande no es verdad, porque con nosotros no cuenta.

PL: Después que nos cayó la Policía el 13 de agosto, nos anunciaron que iba a llegar a Rancho Grande el Ministerio de Minas con 40 personas favorables a la minería. ¿40 personas? ¡Si aquí es todo el municipio de Rancho Grande que no queremos saber absolutamente nada de minería! Decidimos reunirnos para demostrarles que somos más, pero iban a llegar el 15 de agosto a nuestro municipio y nos quedaba un día nada más para activarnos. Nos pusimos las pilas y mucha gente de la nuestra llegó. Mucha gente en un día. ¿Cómo hacemos? Con este aparatito, con el teléfono celular. Aquí en mi teléfono tengo números de todas las comarcas: El Cacao, Lana Arriba, Las Carpas, La Cuyuca, La Colonia, San Francisco, Caño Blanco, Caño Negro, Cerro Grande… Los cinco de la comisión de los Guardianes de Yaoksa trabajamos de esa manera y en un día tenemos un pueblo reunido.

ED: Soy poco matemático, pero reunimos ese día a 2 mil personas con ese modo de llamadas para contrarrestar a los que ellos tenían y nosotros estábamos rechazando. Del gobierno trajeron a 100 personas, simpatizantes de su partido, secretarios políticos, gabinetes de familia. Pensando ellos: “Con éstos, ¡me los echo en la bolsa!”, pero el sandinista que es limpio de corazón y no es danielista está con nosotros. Porque ser sandinista es ser hombre que piensa por el futuro de Nicaragua y el de sus hijos y tiene amor a la patria.

PL: Cuando estábamos allí la señora del Ministerio que llegó dijo dos cosas, que las tenemos en mente, guardadas en la memoria. Ella dijo que en Nicaragua el producto de mayor valor no dijo que era el café, no dijo que era la ganadería, no dijo que era el cacao, dijo que era el oro. Ésa es su idea, su pensamiento principal. A ella, pues, no le importa nada comunidad, pueblo, municipio, país. Lo que a ella le interesa es el oro, es su producto de mayor valor. También dijo la señora del Ministerio que los gobiernos neoliberales no le habían dado seguimiento a la minería, pero que este gobierno actual, porque es cristiano, socialista y solidario, sí le iba a dar seguimiento y que el oro tenía que salir de nuestro municipio. Ese mismo día y en ese mismo momento pidió la palabra Alfredo Zamora Pineda, alcalde por tres períodos de Rancho Grande y le explicó al pueblo y le explicó al propio Ministerio que andaba ahí que en el municipio no había documento firmado. “¡Enséñeme los documentos firmados dónde están!” Nosotros tenemos pruebas de que no hay nada firmado.

Centro Humboldt: Dada la situación de paro escolar, la municipalidad convocó a 20 representantes de las comunidades a un “diálogo abierto” sobre la minería para el 15 de agosto. La población, indignada ante la represión sufrida dos días antes, se hizo presente de manera masiva, logrando llenar el polideportivo del municipio con unas 2 mil personas unidas en una sola voz en contra de la minería. Antes de iniciar la sesión de diálogo con representantes del gobierno un grupo de personas con camisetas verdes que decían “Sí a la minería responsable” y con el logo de la B2Gold, incitaron a la violencia a la multitud de personas que se concentraron en el polideportivo, provocando una lluvia de piedras, que dejó dos personas heridas. Según los comunitarios, a las personas que estaban representando a la B2Gold se les aseguró transporte, almuerzo y camisetas y no eran del municipio, eran principalmente de Waslala y Jinotega, por lo que no deberían tener nada que opinar en un tema que es plena decisión de Rancho Grande. La sesión, un acto de supuesta apertura al diálogo, fue presidido por María Isabel González, Alcaldesa de Rancho Grande, Lorena Lanzas, Viceministra del MEM, Juanita Argeñal, Ministra del MARENA, Miriam Raudez, Ministra del MINED y Zadrach Zeledón, Alcalde de Matagalpa.

ED: Allí en la reunión les dijimos que es antihumano dejar que esa gente de la minería continúen en Rancho Grande. Les dijimosque nosotros, como ranchograndeños vamos a dejar hasta la vida y vamos a defender nuestro municipio y a sacar de Rancho Grande a estos filibusteros que se están posesionando de esta nuestra Nicaragua. Ellos hicieron esa reunión con la idea de que era consulta y que la mayoría de ellos iba a votar a favor de la minera, pero nosotros les botamos los planes, porque nosotros reunimos a más gente que la que ellos llevaron.

Centro Humboldt: En ese acto, la Viceministra del MEM afirmó: “Han pasado 12 años (desde que la empresa llegó) y todavía le quedan a la empresa 12 años y nosotros, como gobierno, como Estado, no se la podemos cancelar (la concesión) así de facto. Tenemos que comprobar algún hecho que realmente perjudique para podérsela cancelar, pero en este momento, ahorita, no están causando ningún daño”. La última parte de su discurso fue aún más alarmante, pues afirmó: “Nosotros desde el gobierno nos aseguramos que los ingresos de esta empresa regresen a los lugares de dónde salen”. Según la Ley 387, Ley especial de exploración y explotación de minas, a los concesionarios mineros se les exonera del pago de Derechos Arancelarios de Importaciones (DAI), del Impuesto Específico de Consumo (IEC) y del Impuesto General del Valor (IGV) y a cambio tienen el deber de pagar únicamente dos tipos de impuestos: el Derecho de Superficie (25 centavos de dólar por hectárea en el primer año y hasta un máximo de 12 dólares por hectárea en el año 12) y el Derecho Extracción o Regalía (3% sobre el precio total de venta), recursos que deben ser distribuidos entre el Tesoro Nacional, el Fondo de Desarrollo Minero, los Municipios y los Consejos Regionales. En ningún municipio minero del país se conoce el monto real que perciben las alcaldías de estos impuestos y mucho menos la población recibe algún fondo para mejorar su calidad de vida después de las afectaciones provocadas por la minería.

JCA: Escuchen lo que dijo la Viceministra de Energía y Minas en esa reunión del 15 de agosto. Literalmente lo dijo: “Nadie va a venir a un país a invertir una gran cantidad de dinero, más de 10 ó 15 millones de dólares en una exploración para la búsqueda de un recurso y después, de repente, no va a tener el derecho a producirlo. Entonces, les tenemos que garantizar que si ellos encuentran oro lo puedan producir para recuperar la inversión que han hecho en el país. Tenemos que garantizarles su inversión”. Es una muestra clara de la posición del gobierno ante la empresa minera y ante este proyecto de minería de oro a cielo abierto.

PL: Después de esta reunión, el 5 de septiembre hemos sabido que la alcaldesa se reunió con unos personajes del gobierno y hemos sabido que el gobierno ya cedió, ya le firmó el permiso a la empresa minera. La alcaldesa ya cedió y se reunió con los trabajadores de la alcaldía para decirles que el trabajador que esté en contra de la minería es despedido de su trabajo. Ya hay trabajadores despedidos, ya hay una doctora del dentro de salud despedida. Ésta es la situación que hoy tenemos y sabemos que estamos expuestos al peligro del Ejército y la Policía.

ED: ¿El gobierno apoya a la minera? Desde el momento en que él concede el permiso directamente, él no sólo los está apoyando a ellos, sino que está vendiendo Nicaragua. Yo he oído las noticias, y aunque nosotros estamos allá en Rancho Grande muy aparte de ese Gran Canal que se le va a hacer a Nicaragua, veo que el gobierno está vendiendo Nicaragua. Hermanos, ¡por Dios! yo pregunto si se le ha consultado a la gente que vive por donde va a ir ese Canal si están conscientes y de acuerdo en que les pase un mar por encima. Yo pregunto si se han preguntado el impacto que tendría unir un océano con el otro océano. Lo mismo nos ha pasado en nuestro municipio en cuanto a esa empresa minera, que pasan por encima de los derechos de cada persona, sin consultarnos. ¿Les han consultado a los de ese Canal si les gustaría que pase un barco cerca de sus casas? ¿Será que Dios se olvidó de hacer cómo pasar de un mar a otro mar? Dios tenía hecho sus planes para que viviéramos en paz con la Naturaleza. Porque cuando Dios hizo al hombre lo puso a cuidar y no a destruir.

ED: Nosotros somos campesinos, pero no somos tontos. Ellos dicen que han invertido en Rancho Grande 15 millones de dólares, está bien, pero para entrar a una casa hay que pedir permiso, para entrar a un bar hay que pagar para consumir… ¿Y cuándo nos van a pagar a nosotros por todo lo que ya se han robado de Rancho Grande? Eso no nos lo van a devolver, ni nos han dicho cuánto se han robado ya. Por eso nosotros nos hemos organizado para ver de detener a esta gente, que lo que nos van a dejar es miseria, hambre, muerte y dolor cuando lo contaminen todito y nosotros con nuestros animales muramos de hambre y de sed.

JCA: Los Guardianes de Yaoska me han enseñado mucho. Cuando les pregunté quién podía venir a hablar aquí con ustedes me dijeron: “Eso tenemos que dialogarlo, esa decisión tenemos que tomarla en colectivo”. Han organizado una estructura en donde prevalece una horizontalidad que yo, que he trabajado en varias organizaciones durante muchos años, no había visto a nivel urbano. Tienen también una capacidad de movilización enorme. En dos o tres días los Guardianes de Yaoska son capaces de movilizar a miles de personas en un municipio eminentemente rural, con unas 49 mil personas en 36 comunidades, bastante distantes unas de otras. Claro que el celular juega un rol importante, pero no es sólo el celular. Es el líder, el enlace de la comunidad, que lleva la comunicación comarca a comarca. Y ahí está el detalle: ese líder moviliza a la gente porque motiva. Y la motiva porque él está motivado. El celular es sólo una herramienta en ese proceso de comunicación. En este momento, mientras Petronilo y Elorgio nos hablan, decenas de los Guardianes de Yaoska están haciendo trabajo de concientización, cara a cara, casa a casa, comunidad a comunidad, con la gente. En este mundo de la información, ese trabajo es el más importante. Creemos que con un twitt o con un mensaje en el Facebook transformamos el mundo. Esta gente está trabajando en las comunidades cara a cara con la gente y creo que ésa es la clave de la respuesta de movilización que tienen y es la clave para entender cómo se desborda la gente cuando convocan, aunque eso implique recorrer grandes distancias. Trabajando así esta gente ha logrado una convergencia total en torno a esta causa. Es una convergencia de católicos, evangélicos, adventistas del séptimo día, feministas, en comunión de ideales. Los he visto en una marcha en que iban juntas la Iglesia Católica, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, el Grupo Venancia, el Movimiento Comunal… En el Norte, ninguna causa ha logrado tanta convergencia.

ED: Para esta lucha nosotros no dependemos de ninguna organización que nos patrocine plata o que nos patrocine una camioneta para ir a una reunión o una marcha. Nosotros nos movilizamos caminando una, hasta cuatro horas de camino, para llevarle la información a cada campesino, a cada productor que necesita saber la realidad. Y sin distinción de nada: ahí vamos mujeres y hombres de todas razas políticas, de todas religiones. Petronilo es de las Asambleas de Dios y yo soy católico y andamos por el mismo camino. Empujamos la carreta entre toditos, no discriminamos a nadie de nuestros alrededores.

JCA: A una líder comunitaria del Movimiento Comunal de Matagalpa, doña Auxiliadora Romero, la procesaron y la acusaron, la llevaron al banquillo de los acusados ante los tribunales, por hacer una pinta con un NO a la minería en un muro de la casa que ocupa la B2Gold. Procesarla fue una acción de intimidación y la multaron con 5 mil córdobas. La comunidad recogió la suma para pagar entre todos la multa.
ED: Éste es un trabajo de todos. Hasta ahora no tenemos contactos con otros municipios mineros, ahora sólo somos locales, pero sí tenemos conocimiento de la forma de pensar de otros y sabemos que esto es general. Y sabemos que tenemos la encomienda de ser ejemplo de otros municipios. Pero no somos líderes de nadie. En Rancho Grande somos hasta cinco y seis mil Guardianes de Yaoska, humildes campesinos sin grados en la camisa y lo que yo pueda decirles hoy se lo puede decir cualquier otro guardián.

PL: Hasta el momento la carreta sólo la hemos jalado municipalmente y estamos ya empalmando para jalarla departamental. Y sepan que nuestra protesta no será nunca con violencia, siempre con paz.

ED: Vivimos en un paraíso y lo vamos a defender de la minería. Nos preguntan si vamos a poder ganar en esta lucha… ¿Cómo que si vamos a poder? En el nombre del Señor, nosotros vamos a salir vencedores.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
El derecho a la verdad y el deber de informar verazmente

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
“Vivimos en un paraíso y lo vamos a defender entre toditos de la minería”

Nicaragua
Preguntas sobre la “viabilidad económica” del Canal

Nicaragua
La dolorida mochila que cargamos los nicaragüenses

El Salvador
Policía Comunitaria: un salto estratégico en la Policía Nacional Civil

Honduras
El partido LIBRE, las colibríes y el archipiélago

México
“Donde los de arriba destruyen los de abajo reconstruimos”

Nicaragua
“Es tiempo de cambiar las políticas de drogas”
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web