Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 356 | Noviembre 2011
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Elecciones 2011 - FSLN: por las buenas y por las malas

Urnas terroristas, urnas preñadas, urnas necrófilas, urnas mezquinas, urnas calamar… De todo hubo en estas fraudulentas elecciones. Las mil y una transformaciones de las urnas de votación instalaron un nuevo período de Orteguismo. Pero varios peligros acechan desde ahora a este proyecto de poder.

José Luis Rocha

El FSLN planeó concienzudamente ganar estas elecciones por las buenas o por las malas. Las ganó por las buenas y por las malas. Con zanahoria vil y garrote rosa-chicha. Nunca sabremos cuántos votos obtuvo en justicia el FSLN y a cuántos le entró a saco, rapiñados en las juntas receptoras de votos y en la cueva suprema electoral de Alí Roberto Babá Rivas y sus más de 40 ladrones. La rebatiña logró invertir los patrones de anteriores comicios: adjudicó más del 60% de los votos a Daniel Ortega, estigmatizado como el “Comandante 38%”, y dejó ese exiguo porcentaje al conjunto de opositores.

NO SABEMOS CUÁNTOS, PERO SABEMOS PARA QUÉ

La piñata electoral que tan jugosamente benefició a la Mara 19 tiene un doble cometido. Por un lado, establece el total dominio orteguista del Estado mediante una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, único bastión que ambicionaba la cúpula sandinista después de privatizar y administrar como empresas propias el Poder Ejecutivo, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo Supremo Electoral, la Contraloría General de la República, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, la Fiscalía General de la República. Y cada vez más, la Policía Nacional y, aún todavía no, el Ejército. Por otra parte, el súbito e inverosímil -pero para muchos incuestionable- ascenso del sex-appeal de Daniel Ortega busca poner orden en casa -acaso llena de levantiscos aspirantes a príncipes herederos- y envía un mensaje a sus correligionarios que aspiran a suceder al imbatible líder: tengo trono y reino, y sigo siendo el rey.

En casa y fuera de ella la sucesión es un tema importante. No se espera la abdicación. Y la adulación como mecanismo de supervivencia ha eliminado todo embrión de crítica y autocrítica y, con ellas, todo intento de la saludable renovación de células que requieren todos los organismos vivos. En situaciones así, el cambio sólo puede venir si es exigido por la implacable Parca y los quebrantos de salud.

Si la grave enfermedad de Chávez y el funesto desenlace de la saga de Gadafi son acontecimientos internacionales que, sin duda, hacen mella en el patriarcal otoño de Ortega y en el de su círculo, emitir ahora un mensaje sobre su fortaleza política era perentorio.

NO SABEMOS CUÁNTOS,
PERO SABEMOS CÓMO

Unas elecciones que la Unión Europea tildó de “carentes de neutralidad y transparencia”, no son caracterizables en términos de “cuántos votos tengo aquí”. No sabemos cuántos votos el FSLN ganó, alquiló, transmutó, prefabricó o atracó a urna armada. Pero sí podemos saber cómo obtuvo unos y otros: los ganados y los trampeados. ¿En qué consisten la zanahoria y el garrote, sobre qué arenas -firmes y movedizas- se asienta el orteguismo 3.0?

Empecemos por la zanahoria. Con excesiva ligereza los analistas políticos despachan el “modelo” orteguista -llamémoslo así para darle un estatus que no siempre tiene su amalgama de improvisaciones antojadizas y espiritismo ecléctico, donde lo mismo se venera al Cardenal Obando que a Yiye Ávila o a Sai Baba. Le colocan la etiqueta de “populista” -como si de una lápida inamovible y definitiva se tratara- y presumen que con esa palabra logran invocar todos los íncubos y súcubos políticos.

“Populismo” es una escarapela muy ancha, que lo mismo cubre el peronismo que la política económica keynesiana, el agrarismo en México y el New Deal en Estados Unidos, el “populismo conservador” de Ronald Reagan y el “populismo progresista” de Kennedy, los gobiernos de Lázaro Cárdenas en México y Getulio Vargas en Brasil, la “derecha populista” de Berlusconi y la izquierda vociferante de Chávez. Se pintan de populismo la derecha y la izquierda, las dictaduras y las dictablandas. Cuando se sirve con tanta generosidad y desparpajo, el concepto pierde utilidad explicativa y efectividad política.

Independientemente de las inclinaciones y ortodoxia del populismo orteguista -si es que hay ortodoxia en el populismo- , importa mucho tener claros tres elementos en los que basa su éxito. Primero: sean cuales sean los fines, medios y grados del populismo, populismo no es igual a demagogia. La demagogia quiere conquistar al pueblo con discursos. El populismo lo conquista con hechos. El gobierno de Ortega ha hecho inversiones que cambian la vida cotidiana de muchos nicaragüenses.

Segundo: Muchas sombras de este populismo son toleradas, olvidadas o incluso despejadas por el hecho de que en el horizonte inmediato no se vislumbran alternativas más halagüeñas. Los gobiernos que precedieron al de Ortega no se ocuparon de hacer esas inversiones. Las desestimaron como superfluas, no rentables electoralmente y, por supuesto, “populistas”. Apostaron por fortalecer la institucionalidad y otras entelequias. La institucionalidad, que el populismo orteguista atropella y su oposición dice defender, no da de comer a nadie -dicen los ciudadanos de a pie-, salvo a los funcionarios de las ONG que reciben fondos ligados a esas misiones, visiones y mandatos. Tercero: Las inversiones sociales del orteguismo han sido seleccionadas con neurótica meticulosidad para acariciar nervios muy sensibles. Tienen el poder de evocar en las mentes y corazones de sus simpatizantes y correligionarios los que para muchos de ellos fueron “los dorados años 80.” La efectividad de la inversión social del orteguismo no se mide en conclusiones racionales -si rinden a futuro, si tienen más beneficios que costos, si son las más urgentes-, sino por las evocaciones míticas que produce.

PROGRAMAS SOCIALES
QUE EVOCAN LOS AÑOS 80

¿Cuáles son las inversiones sociales que el gobierno de Ortega ha hecho y que la oposición que lo precedió en el poder desestimó? Una campaña de alfabetización que no tuvo los alcances cacareados por la propaganda gubernamental, pero que, por insignificantes que hayan sido sus logros, invitan a preguntarse: ¿Por qué no se le ocurrió a ninguno de los gobiernos anteriores que era importante alfabetizar? Ante sus imágenes, resultado del maquillaje publicitario, muchos comentan: “Una campaña como en los 80, con los guerrilleros de la alfabetización”. Las jornadas populares de salud son otra reedición: vacunación, abatización y brigadas internacionales de médicos que curan gratis enfermedades muy costosas de atender. “¡Como en los 80!” Las becas para estudiar en Venezuela y Cuba han permitido que la Juventud Sandinista haga estudios universitarios en el extranjero”. ¡Volvimos a los 80!” Las brigadas de jóvenes constructores, por el mero costo de reproducción de su fuerza de trabajo, edifican escuelas en barrios y comarcas que nunca las tuvieron. “¡Son como las brigadas de cortadores de café, pero ahora son de albañiles! ¡De los batallones de producción a los batallones de la construcción!”

Sólo para dar una leve idea de las donaciones e inversiones que pueden suscitar el agradecimiento popular, anotemos en la lista -abrumadora pero en modo alguno exhaustiva- la pavimentación de calles y carreteras en barrios y pueblos de difícil acceso, las Casas para el Pueblo, el Plan Techo, que regala diez láminas de zinc a cada familia pobre, la titulación de terrenos precarios a nombre de sus inveterados ocupantes -antes temerosos de un desalojo inminente-, el parque navideño con juegos de diversión gratuitos y su exótica pista de patinaje sobre hielo, los buses rusos para el transporte en Managua, la congelación del pasaje de bus en la capital -no ha subido en cinco años y es el más barato de Centroamérica-, las vaquillas y otros obsequios del programa Hambre Cero, los préstamos para no ser pagados...

Los analistas que desprecien el efecto de esos logros-su efecto real y su poder evocador- están condenados a una visión miope de lo que está ocurriendo en Nicaragua. Aunque Nicaragua sea un país que avanza con paso presuroso hacia el pasado, ¿qué le importa a tanta gente pobre ese viaje en el tiempo si aparecen tantos y tan palpables beneficios? Estas cristalizaciones de la “Nicaragua cristiana, socialista y solidaria” son las que cosecharon el 40% de los votos que el FSLN probablemente obtuvo por las buenas.

De ahí emanaron los votos. De esos logros y no de los estereotipados y reiterativos mensajes que Rosario Murillo dedica cada día, a pesar del sedante estado hipnótico buscado por su machaconería. Los votos tampoco vinieron de los discursos de Daniel Ortega, de ideas impares que no llegan a tres. Nunca antes tantas palabras habían sido usadas para expresar tal economía de ideas. Tampoco vinieron de sus habilidades como “juntacadáveres” políticos y coleccionista de huesos, de politiquillos costeños que cambian un bosque caribeño por una diputación y de líderes de la Resistencia que son cartuchos quemados y no llenan media urna.

Tampoco recoge votos el aparato ideológico del FSLN, que luce ahora como un desvencijado radio dedicado a transmitir letanías mántricas y que ha sustituido a intelectuales de talla por serviles e hirsutas plumas de decadentes y obsequiosos hagiógrafos, insufribles apologistas de lo inexcusable.

NO SABEMOS CUÁNTOS,
PERO SÍ SABEMOS CÓMO

Junto a esta zanahoria, el FSLN blandió el garrote. A sus medios de comunicación no se les quedó en el tintero calumnia alguna hacia sus rivales ni autoensalzamiento de las propias obras. La intimidación de fiscales de la oposición fue práctica constante en la jornada de las votaciones al amparo de una total impunidad, cuyas secuelas aún estamos cosechando en las ejecuciones de opositores y en el éxodo de comunidades campesinas. Los empleados públicos fueron “persuadidos” de las ventajas personales de votar rosa-chicha. La retención de las cédulas constituyó la principal estrategia para forzar un abstencionismo que beneficiaba al FSLN.

Pero el más eficiente dispositivo para promover el abstencionismo fue la construcción de un ambiente de emergencia. Durante los días previos a la campaña hubo señales claras de que algo grave podría ocurrir en cualquier momento: las delegaciones policiales suspendieron todo trámite una semana antes del día de las elecciones, el General del Ejército multiplicó sus apariciones en público, el FSLN suspendió su cierre de campaña, una extraña epidemia de la gripe porcina (H1N1) apareció en Nicaragua y en ningún otro país de Centroamérica. Y en Masaya hubo reuniones de los CPC anunciando la inminente erupción del volcán Santiago.

Quizás incluso el rumor sobre los problemas de salud de Ortega en el clímax de la opereta electoral fue difundido desde su cuartel general para darle alas al catastrofismo. Todas estas emergencias abonaron al fatalismo: no hay nada que hacer, votar es un riesgo, votar es inútil. Pero hubo más acciones del garrote rosa-chicha. Veamos las más contundentes y efectivas para determinar el triunfo por las malas.

EN LA CAMPAÑA: LA MARA 19 EN ACCIÓN

El único rival del FSLN fue la Alianza PLI. El FSLN sabía que en estas elecciones su mara 19 -la llamo así por el emblemático 19 de julio- habría de medirse con la mara 13, por la casilla 13 asignada a la Alianza PLI. Para pelear en mejores condiciones, el FSLN creó o nutrió a falsos rivales, tres partidos seudo-opositores: PLC, APRE y ALN, satélites de la política orteguista, trovaron discursos para restarle votos a la Alianza PLI, asumiendo que le apuntaban a la misma cantera electoral. Si las elecciones de 1990 se guiaron por la consigna “Todos contra el Frente”, en éstas la directriz fue “Todos contra el PLI”.

El resultado de esa táctica de alineamiento es la desaparición de los partidos satélites y el final del pacto. El saldo fue el palmario repudio a Arnoldo Alemán, cuyo cuerpo pregona la bonanza o declive de sus inversiones políticas: obeso en la cúspide de su mandato y prosperidad, su consumido cuerpo anticipó el aparatoso fracaso del PLC. Reducido en cuerpo y alma, su cadáver político es una reseca de naranja que el FSLN exprimió hasta su última gota y ahora lanza al bote de la basura no reciclable.

En la recta final, el FSLN jugó su última carta contra la Alianza PLI: un grupo de viejos y otro de dudosos militantes del histórico PLI juraron que les habían robado su partido. José Venancio Berríos fue quien más berreó por la legítima propiedad del PLI. El Consejo Supremo Electoral colgó entonces una ominosa espada de Damocles sobre los diputados del PLI, cuyo derecho a representar a ese partido no ha sido dirimido aún por los magistrados. Lo será cuando se enfríen los ánimos y puedan mover sin peligro esa última ficha, con magnánima generosidad o severa sanción, en dependencia del giro que tomen las circunstancias.

EL GARROTE EN LAS MENTES:
HABLAN LAS SOTANAS

A Dios rogando y con el mazo dando el FSLN avanzó hacia la victoria. La manipulación religiosa empezó por el cardenal Miguel Obando y Bravo, convertido en capellán de la familia Ortega, quien se ha dedicado a bendecir todos los eventos públicos anfitrionados por la pareja presidencial, además de ser su confesor personal y el dispensador de bodas y bautismos de su creciente descendencia. No pudo ni quiso dejar de figurar en la política nacional.

Aunque la nada sutil e inolvidable “parábola” de la víbora -con la que invitó a rechazar al FSLN en vísperas de las elecciones de 1996- fue bastante clara, esta vez -desde la orilla opuesta- fue aún más explícito al hacer un sumario registro de las maravillas que el FSLN ha obrado para beneficio del pueblo de Nicaragua y honor y gloria de Dios. El spot donde emitió sus letanías laudatorias fue reproducido ad infinitum durante los tres días del irrespetado silencio electoral. Debido a la caída de los bonos políticos de Obando, el efecto del spot sobre los votantes es más que dudoso. Pero... “todo suma” parece ser el lema del FSLN.

Más efectiva acaso fue la campaña del FSLN para presentar como abortistas empedernidos a los miembros de la Alianza PLI, pese a los reiterados alegatos de su candidato, Fabio Gadea, repudiando todo tipo de aborto. Rogando a Dios por la vida y la penalización del aborto terapéutico, el FSLN fue con el mazo dando por medio de una campaña que falseaba las posiciones y presentaba como doctrina oficial algunas declaraciones personales de militantes del MRS, aliados de Gadea. El efecto perseguido era el de un tácito enfrentamiento entre el catolicismo y la Alianza PLI. A ese efecto contribuyeron algunas sotanas, que advirtieron enfáticamente a la ciudadanía contra los candidatos abortistas. El FSLN celebró e instrumentalizó esas inoportunas declaraciones. Quedaron como una pieza más en la indefinible política orteguista de salvar fetos y matar hombres hechos y derechos.

La manipulación del tema del aborto, ¿le granjeó votos al FSLN? Pareció más bien parte de una inveterada estratagema: revolver el río para pescar mejor. No cabe duda que la penalización del aborto terapéutico desde 2006 forma parte de la zanahoria concedida a una iglesia anclada en una moral sexual ubicada en las cavernas de la historia.

Ortodoxia católica y ortodoxia orteguista se unieron para escenificar la relación que entre catolicismo e izquierda quiso reflejar Roque Dalton en Un libro levemente odioso, donde tres comunistas hablan de sus experiencias con el sacro-partido y la iglesia-militante. El primero reniega de la ortodoxia comunista, más feroz que la católica: “A mí me expulsaron del Partido Comunista mucho antes de que me excomulgaran en la Iglesia Católica.” El segundo añade: “Eso es nada: a mí me excomulgaron en la Iglesia Católica después que me expulsaron del Partido Comunista.” El tercero concluye con un caso inverosímil cuando Dalton lo escribió, pero que retrata la Nicaragua de hoy: “Puah! A mí me expulsaron del Partido Comunista porque me excomulgaron en la Iglesia Católica.”

URNAS PREÑADAS, ANALFABETAS, BULÍMICAS, SICÓPATAS, NECRÓFILAS...

Todos estos prolegómenos hubieran sido agitación inútil sin las decisivas y muy bien orquestadas actuaciones de miles de militantes del FSLN en el mero día de la votación. Un conciliábulo de Pedro Urdemales, Ulises el rico en ardides, el Nicolasito de Andersen, el Buscón de Quevedo y el Lazarillo de Tormes hubieran necesitado cien años para inventar y ejecutar la cantidad de triquiñuelas fraudulentas que agotaron y superaron el catálogo del PRI mexicano.

Las mil y una formas del fraude fueron los mil y un atentados a las urnas. Mi aleatorio registro es un desteñido reflejo del total. El 6 de noviembre vimos las urnas terroristas: instaladas en una atmósfera de emergencia para infundir la sensación de peligro inminente y riesgo de vida o muerte al votar. Estas urnas empezaron el día expulsando a los fiscales de la Alianza PLI.

Vimos las urnas preñadas: antes de ser colocadas en la junta receptora de votos llegaron pletóricas de votos sandinistas. Obrando una milagrosa multiplicación de los votos, las urnas embarazadas aparecieron en el conteo con más votos que las boletas asignadas a la junta receptora de votos donde estaban ubicadas. Vimos las urnas bulímicas: tragaron muchos votos de la oposición y luego los vomitaron. Las urnas madrugadoras abrieron antes de las 6 am para evitar la presencia de fiscales y observadores. Las urnas pedófilas permitieron votar a menores de 16 años.

Las urnas analfabetas hicieron caso omiso del reglamento por falta de guías escritas o carencia de capacitación de los fiscales. Las urnas con analfabetismo informático -un tercio del total- hicieron gala de malos o pésimos procedimientos de cómputo. Las urnas Mandrake -20% del total, según observadores de la Unión Europea- convirtieron votos de la oposición en votos nulos. La versión “legal” de las urnas Mandrake fueron las urnas melindrosas: Una X ligeramente fuera del círculo de la casilla del PLI bastaba para anular el voto.

Las urnas leguleyas -28% del total- no permitieron la votación de personas que no estaban en su padrón, aun cuando sus cédulas certificaron su residencia en el área donde se ubican esas urnas y la ley las habilita para votar. Las urnas sicópatas imaginaron una realidad distinta de la que tuvieron delante y por eso sus actas de escrutinio no reflejaron los resultados.

La urnas perezosas sólo contaron las boletas utilizadas y no las sobrantes. Huelga decir que las urnas perezosas y las madrugadoras fueron muy propensas a salir preñadas. Las urnas VIP sólo admitieron en su padrón a los escogidos por el régimen. Las urnas-segunda mesa recibieron los votos orteguistas de quienes ya habían votado en otras urnas. Las urnas refill recibieron dos, cinco y hasta ocho veces los votos de quienes -generalmente fiscales del FSLN- ya habían votado ahí mismo. Las urnas necrófilas engulleron votos de los difuntos y las urnas Western Union recibieron los votos-remesa de emigrantes que no vinieron al país a votar, y probablemente ni siquiera supieron que alguien dio, en nombre de ellos, su voto inconsulto.

En las juntas voyeur los fiscales se ubicaron detrás de los votantes para espiar e intimidar sus elecciones: no había recintos para ejercer el voto de forma secreta. Las urnas “la migra” trataron como a extranjeros ilegales a los simpatizantes de la oposición: les negaron el derecho al voto, les negaron la ciudadanía. Las urnas mezquinas aplicaron tacañamente la tinta sobre los pulgares sandinistas y las urnas calamar bañaron de tinta el dedo entero, según el color político predominante en el área de emplazamiento de las urnas. En las urnas laxas -la mayoría- se dejaron de utilizar las formas y códigos que hacen legalmente de candados de seguridad para que las actas de escrutinio no sean alteradas. Las urnas tortuga entregaron sus resultados muy tardíamente.

Las urnas por-docena-es-más barato recibieron varias boletas por cada militante del Frente Sandinista. Les fueron entregadas días antes de las elecciones y las llevaban in occulto latent, como dijo Plauto que a menudo están los mayores ingenios. Las sagradas urnas estaban custodiadas exclusivamente por los iniciados, fiscales del FSLN, porque los de la oposición fueron inhibidos, comprados o aterrados. Las urnas adivinanza son casi todas, porque el Consejo Supremo Electoral dijo remolín-tín-tín, ¿cuántos votos tengo aquí? Y apareció por arte de birlibirloque el casi 63%.

¿QUÉ PASARÁ ANTE ESTA “BORRACHERA DE PODER”?

John Kennedy dijo: “Se puede engañar a todos por poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”. Con sus prácticas el FSLN dice: “Lo importante es engañar todo el tiempo a quienes quieran que los sigamos engañando”. Los militantes sandinistas están dispuestos a reventar cuanta crisma se les oponga en el camino al reconocimiento de la aplastante victoria. Y los simpatizantes, los que no participaron en la rapiña electoral, se tragan el cuento y están más convencidos que nunca de que la vox populi -por supuesto, vox Dei- proclama el gobierno de Ortega como el mejor de la historia y lo premia con una cosecha de votos.

La deslegitimación puede erosionar algunas relaciones -la Unión Europea emitió un informe preliminar registrando las anomalías que sus observadores presenciaron-, pero Nicaragua no será excluida del sistema interestatal que constituye el esqueleto de las relaciones internacionales. La Unión Europea no romperá relaciones con el régimen sandinista. Hará su denuncia y luego adoptará una actitud pragmática. La Unión Europea a menudo es un todo que pesa menos que cualquiera de sus partes.

El periodista estadounidense Malcolm Beith nos advirtió que en Washington hacen -y seguirán haciendo- la vista gorda ante el autoritarismo de Ortega. No habrá más lucha que la que libren los nicaragüenses para poner coto a lo que Dora María Téllez llamó “la borrachera del poder” de Ortega. Desafortunadamente, un amplio sector de la oposición espera “un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal” de manos extranjeras o eclesiáticas. Los políticos del PLI anhelan una palabra fulminante que declare la ilegalidad de las elecciones. Después de esto, ¿se apresurarán a aposentarse en los sillones parlamentarios, ansiosos de recibir los 5 mil dólares mensuales de su salario para humedecer el aljibe personal y el partidario? ¿Cuánto cuesta deslegitimar la Asamblea Nacional que se nos viene, hija de fraude? Aproximadamente 12 millones de dólares: los salarios de los diputados de la oposición por los cinco años de gobierno.

¿Pensará la oposición que es preferible alegar pragmatismo político, no renunciar a los curules y pasarle la factura de la deslegitimación a los diplomáticos de la Unión Europea y de Estados Unidos? Al renunciar a la diputación que por ocupar el segundo lugar le asigna la ley, el ultraconservador -pero consistente y honesto- Fabio Gadea tuvo un inaudito acto de dignidad y sentó un precedente más que plausible en los anales de la política nicaragüense.

LOS PELIGROS DEL DÍA DESPUÉS DE MAÑANA

¿Qué hará al FSLN con tanto poder sin límites? ¿Profundizar el Socialismo del Siglo 21? El FSLN no propone la reforma tributaria que podría revertir el carácter regresivo de la actual política fiscal. Trompetea su amor a los pobres, mientras abraza a los Pellas y es accionista de Unión Fenosa. El Socialismo del Siglo 21 tiene en Nicaragua un paladín, el Robin Hood transnacional: le roba a los ricos venezolanos para darle a los pobres y a los alegres camaradas sandinistas del bosque. Esta fiesta puede durar mientras haya quien la pague. Pero el padrino está enfermo y en el bosque hay muchos lobos deseosos de merendarse a la caperucita rojinegra.

Enumeremos los peligros que enfrenta el Socialismo solidario del Siglo 21 en su versión nicaragüense. Son peligros que podrían materializarse en el próximo quinquenio y poner alguna novedad en el Frente. El primer peligro es la salud del padrino. El socialismo rentista, que vive del petróleo venezolano, puede sufrir un duro revés tan pronto como Chávez se caiga de la silla presidencial o del mundo de los vivos. Si tal situación llegara a presentarse, y dado el improbable surgimiento de un padrino sustituto tan generoso y dispuesto a contentarse con magras contraprestaciones, la subsiguiente política de apretarse la faja nos llevará al nada novedoso y menos popular Socialismo del siglo 20.

El FSLN sólo habrá subido al poder para experimentar una caída estrepitosa y para agigantar la deuda pública, único recurso al final de su mandato para mantener un mínimo de política social con un máximo de lucro personal. Para compensar el agujero negro que la ausencia de Chávez dejaría en las finanzas del FSLN otras opciones son el narcotráfico o el necrotráfico, que significa reprimir el descontento popular.

¿HASTA CUÁNDO EN EL PARTIDO?

El segundo peligro afecta a la cúpula sandinista. ¿Hasta cuándo podrá sobrevivir un partido que deja muy escaso margen al relevo de nuevas generaciones? Los pujantes jóvenes de hoy no pueden conformarse -por tiempo indefinido- con ser los batallones de lucha irregular a quienes se les pagan migajas para vapulear a la oposición. Si el FSLN no cuenta con un sistema de meritocracia partidaria, no habrá estímulos ni forma de encajar a las nuevas generaciones, un problema enorme para un partido que insiste tanto en expandir su ejército de militantes. En lugar de la renovación de células de un organismo vivo, el FSLN experimentará el crecimiento desordenado y apelotonado propio de los tumores cancerígenos.

El tercer peligro emana del corazón mismo del sistema: la pareja presidencial, cada día más aquejada de paranoia. La sistemática purga de cuadros viejos, penalizados por errores nimios o por un galopante delirio de persecución, privará al FSLN de algunos de sus más expertos y fieles -aunque no necesariamente más decentes- militantes, el distanciamiento de quienes construyeron el tendido organizacional de ese partido es aún más grave y puede costarle caro al proyecto autoritario y al populista, o como se lo quiera llamar. Las manifestaciones del descontento social penetrarán como dardo envenenado inoculando un disparador de la paranoia. El enemigo acechará a la vuelta de cada esquina. En cada paisano. En cada correligionario. Pecando sobre advertida, la pareja presidencial no podrá evitar este sino.

La cúpula sandinista debe saber que cuanto más identificados con la pareja presidencial estén los líderes sandinistas, peor para ellos y para el FSLN. La posibilidad de seguir explotando el aparataje partidario requiere que no sea reducido a un cascarón inservible por las ambiciones de quienes actúan regidos por el principio que reza “Después de mí, el diluvio.”

El cuarto peligro es el inevitable enfrentamiento de la lírica de Murillo -próxima a los devaneos etéreos de Mao en su peor época- con el realismo del sector empresarial del FSLN. Ese enfrentamiento se producirá cuando el primer y el tercer peligro dejen de ser tales para convertirse en hechos consumados que horaden la credibilidad del partido y las posibilidades reales de continuidad.

El quinto peligro son los personajes y personajillos que, cuando el barco se empiece a hundir, buscarán cómo barnizar sus deterioradas imágenes públicas para darles una pátina de decoro. ¿De quiénes esperar semejante actitud, para dejar un mejor recuerdo de sus personas a una Nicaragua que los vio sumergirse en el ridículo del rosa-chicha, el criminal rojo de la sangre de los asesinados en San José de Cusmapa y el agujero negro del fraude electoral?

SI NO LO DETENEMOS...

El FSLN puede ufanarse con razón de haber gerenciado las elecciones más limpias y las más sucias en la historia de Nicaragua: las de 1990 y las de 2011. El Sandinismo perdió las limpias y el Orteguismo ganó las sucias. De los nicaragüenses espera ahora pragmática resignación y cansancio. Pero, si no lo detenemos, el señor presidente, supremo aprendiz de Tirano Banderas, recurrirá al método de oficiar difuntos para montar su fiesta de chivos y patriarcas otoñales.

INVESTIGADOR DEL SERVICIO JESUITA PARA MIGRANTES DE CENTROAMÉRICA (SJM). MIEMBRO DEL CONSEJO EDITORIAL DE ENVÍO.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Elecciones 2011: Perdió Nicaragua

Nicaragua
Noticias del mes

Nicaragua
Vaticinios inquietantes en vísperas del 6 de noviembre

Nicaragua
Elecciones 2011 - FSLN: por las buenas y por las malas

Honduras
Un premio a la libertad de expresión

Nicaragua
Unión Europea: un proceso carente de neutralidad y transparencia
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web