Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 322 | Enero 2009
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

El Salvador

Analistas políticos de todos los colores afirmaron desde hace meses que las elecciones municipales y legislativas del 18 de enero traerían algunos presagios para las elecciones presidenciales de marzo. Pero los resultados no permiten presagios claros. La bola de cristal aún está opaca.

Elaine Freedman

Como producto de una negociación entre los partidos pequeños, protagonizada por el Partido de Conciliación Nacional (PCN), y Walter Araujo, anterior presidente del Consejo Ejecutivo Nacional de ARENA (COENA) y hoy Presidente del Tribunal Supremo Electoral, esta instancia decidió separar, por primera vez en la historia de El Salvador, las elecciones municipales y legislativas de las presidenciales, que a lo largo del siglo 20 coincidieron cada quince años. Argumentando que sería muy confuso para el pueblo votar en tres papeletas distintas a la vez, porque los votantes se sentirían arrastrados por sus preferencias presidenciales, los partidos pequeños -cuyas posibilidades en las elecciones presidenciales son prácticamente nulas, ganaron espacio con esta decisión.

Después de los resultados de las elecciones del 18 de enero, no quedó claro a los pronosticadores de las elecciones de marzo, cuáles de estos resultados iluminarán el evento electoral del 15 de marzo, en el que se definirá la conducción del país para los cinco próximos años. Cada quien hace sus proyecciones según una posición triunfalista y de manera poco autocrítica.

LA LECTURA DEL PARTIDO ARENA

A las 9 y 20 pm, solo cuatro horas y media después del cierre de los centros de votación, el candidato a la alcaldía de San Salvador por ARENA Norman Quijano, acompañado de la fórmula presidencial de su partido -Rodrigo Ávila y Arturo Zablah- entró al recinto del COENA, donde estaban concentrados sus correligionarios. Tomó la palabra Ávila, el candidato presidencial: “¡Les presento aquí al alcalde de San Salvador!”, señalando a Quijano, quien agregó: “San Salvador ha sido recuperada.” “¡A esta hora Mauricio Funes y los dirigentes que le acompañan saben qué pueden hacer con sus encuestas!”, gritó Ávila y concluyó que, con el triunfo de ARENA en San Salvador -con un margen de 3%de ventaja sobre Violeta Menjívar, la candidata del FMLN- su partido seguía siendo “la primera fuerza política del país”.

LA LECTURA DEL FMLN

Al terminar la jornada electoral, la lectura del FMLN se enfocó en los resultados nacionales, tanto para alcaldes como para diputados. Sus dirigentes enfatizaron que pasarán de gobernar 58 alcaldías, de un total de 262, a 96, incluyendo cinco cabeceras departamentales. Entre las nuevas alcaldías que gobernarán, señalaron especialmente Izalco, el municipio donde fue masacrada la población indígena en el año 1932 y que ARENA ha mantenido como municipio-símbolo de su partido o de la sumisión popular. También resaltó el FMLN haber avanzado de 32 diputados en la Asamblea Legislativa a 35, mientras que ARENA retrocedió de 34 a 32 escaños. Roberto Lorenzana, jefe de campaña, remarcó que, a nivel nacional, el FMLN tuvo un margen de ventaja sobre ARENA de más de 90 mil votos, concluyendo que el FMLN es la primera fuerza electoral del país.

¿QUÉ PASÓ EN SAN SALVADOR?

Pareciera broma. El FMLN ha mantenido el control de la alcaldía de San Salvador durante doce años consecutivos. Lo ha logrado frente a los ataques permanentes del gobierno central, frente a las campañas en su contra de la empresa privada, a pesar de divisiones internas que llevaron a la quiebra esfuerzos de organización popular impulsados por la alcaldía, que le restaron cuadros partidarios importantes y que dividieron el voto. Y ahora que el FMLN está en su momento más fuerte desde la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, ARENA le gana “la joya de la corona”. ¿Qué pasó? Los factores parecen ser multifacéticos.

En primer lugar, ARENA lo apostó todo a ganar el municipio de San Salvador, poniendo allí la gran mayoría de sus recursos, que complementó con recursos del gobierno central.

Sabedores de que no ganarían en la mayoría de los municipios del Gran San Salvador, ARENA trajo a areneros de esos municipios a San Salvador y los colocó en las Juntas Receptoras de Votos (JRV) para que votaran allí. Esta práctica no tiene nada de ilegal, como tampoco la tiene la promoción del “votante fluctuante”, el que cambia de domicilio con fines electorales. Sin embargo, son prácticas que restaron legitimidad al proceso. Aunque en las funciones de atender las JRV, se encontraban militantes no capitalinos de todos los partidos, en San Salvador, el partido que movió masiva y sistemáticamente a sus militantes, fue ARENA. Hizo lo mismo con el “votante fluctuante”. Una cosa es que algunas personas, a nivel individual, realicen esta práctica a fin de apoyar a cualquiera de los partidos y otra fue una línea partidaria que orientó a grandes poblaciones a fluctuar para esos trámites pre-electorales.

Fuera de estas prácticas, que son legales, se habla también de la emisión de Documentos Únicos de Identidad (DUI) falsos emitidos a centroamericanos o a salvadoreños para que votaran, lo que constituiría un delito, aunque de muy difícil comprobación sin una auditoría de los DUIcentros, dependencias del Registro Nacional de Personas Naturales, que es una sección del Ejecutivo presidido por Elías Antonio Saca. Se habla de la emisión de DUIs a cientos de centroamericanos, que votaron en distintos municipios de El Salvador, incluyendo la capital. Representantes del FMLN manifiestan tener pruebas fotográficas y de video para respaldar esta denuncia.

CENSO-PADRÓN NO CONCUERDAN

Desde meses antes de las elecciones, organizaciones sociales venían cuestionando las diferencias existentes entre el Censo Nacional de 2007 y el Padrón Electoral. Un comunicado del Movimiento de Profesionales y Técnicos por la Solidaridad y la Justicia Social “Patria Exacta” expresó, solo días antes del evento electoral, que ambas cifras no concordaban: “La Dirección General de Estadística y Censos reporta, a mayo de 2007, 5 millones 744 mil 113 habitantes, de los cuales únicamente 3 millones 446 mil 468 se encuentran en edad de ejercer el sufragio, mientras que el padrón electoral refleja 4 millones 113 mil 333 fichas electrónicas de ciudadanos con derecho a voto. ¿Quiénes son esos 666 mil 865 ciudadanos que tienen derecho a votar en nuestras elecciones pero que no aparecen en el censo?”

La auditoria de la OEA señaló otras inconsistencias relacionadas a la emisión de DUIs, que implican cientos de miles de votos sin el respaldo adecuado. En una elección en la que ARENA ganó San Salvador por 5 mil 780 votos de diferencia estos números no son irrelevantes.

OTRAS IRREGULARIDADES

Tampoco es irrelevante el hecho de que en esta elección, personal del Ministerio de Salud que anteriormente se distribuyó entre Soyapango y San Salvador, fue destinado en su totalidad a San Salvador, principalmente en el centro de votación de la Feria Internacional, bastión tradicional del partido ARENA en las votaciones capitalinas. Según el periódico digital “El Faro”, utilizaron las oficinas del Ministerio de Gobernación, Seguridad Pública, el Centro Nacional de Registros, Correos y la Imprenta Nacional para alojar a los votantes no capitalinos. Otras fuentes hablan de la compra de las credenciales del PCN y del Partido Demócrata Cristiana (PDC), a 75 dólares cada una, enchalecando a areneros con los distintivos de estos dos partidos. Actualmente, los dirigentes del FMLN manifiestan estar preparando un informe, con las pruebas correspondientes de todas estas irregularidades, para entregarlo a las autoridades.

LA CAMPAÑA DE QUIJANO

Norman Quijano, un odontólogo de 62 años, renunció a mediados de 2008 a su diputación y asiento en la directiva de la Asamblea Legislativa para dedicarse a buscar la silla edilicia y centró su campaña en la transformación de la capital salvadoreña “para hacerla más habitable y segura”, bajo el lema “Seguridad, Orden y Limpieza”.

El candidato arenero concentró su propaganda en planes para crear un nuevo sistema de transporte público bajo la modalidad del Metrobús con el fin de aliviar el caos vehicular existente actualmente. También en el plan “Cero Basura”. Ocho días antes de las elecciones llegó un metrobús guatemalteco a recorrer la capital de punta a punta. Fue adornado con una enorme bandera de color azul, blanco y rojo, los colores de ARENA, y dentro de el viajó Quijano acompañado de varios miembros de su partido.

Con el apoyo económico de la empresa privada, ARENA llevó en buses a muchos capitalinos a piscinas, les regaló Pollos Campero, materiales de construcción para sus casas, gallinas, pelotas y útiles escolares. En muchos casos, Quijano participó en estas actividades, como fue el caso de la repartición de platos de paella en barrios marginales.

LOS ERRORES DE MENJÍVAR

En los resultados electorales de la capital tampoco se pueden desestimar algunos desatinos cometidos, a lo largo de la administración municipal de Violeta Menjívar (2006-2009). Seguramente le habrán restado votos. El problema de la basura fue grande y no se tomaron las decisiones oportunas para solucionarlo. Los medios de comunicación de la derecha se encargaron de publicar informes y fotos diariamente de los promontorios de bolsas de basura apiladas por las calles. En el último año, la alcaldía logró resolver el problema, pero en la memoria de la gente quedaron grabadas imágenes de ineficiencia.

La incapacidad de llegar a acuerdos adecuados o a arreglos con los vendedores ambulantes fue otro talón de Aquiles de la alcaldía en manos del FMLN. La inundación de la capital por vendedores ambulantes es un síntoma de la incapacidad del sistema económico formal de absorber a toda la población desempleada y, por esto, no hay política municipal que pueda resolver, desde la raíz, esta problemática. Los choques entre los distintos gremios de vendedores -algunos de ellos representan intereses políticos de ARENA, mientras otros representan sólo los de su sector- fueron una constante a lo largo de la gestión de Menjívar. La alcaldía no pudo evitar el enfrentamiento de los vendedores con el Cuerpo de Agentes Metropolitanos.

CÓMO QUEDÓ
EL PANORAMA MUNICIPAL

Luis Alvarenga, articulista de la revista digital Contrapunto, comentó acertadamente: “En un país tan centralizado como éste, San Salvador es una “joya” en términos simbólicos. Pero, tomada aisladamente, no pasa de ser eso: una joyita, un adorno que se luce pero que no influye necesaria y automáticamente en la conducta electoral del resto del país”.

¿Cómo quedaron los otros municipios? El FMLN aumentó sus gobiernos municipales de 58 a 96, 21 de estas alcaldías ganadas en coalición. ARENA disminuyó sus gobiernos municipales de 148 a 130. El PCN los redujo de 39 a 25, el PDC de 15 a 9 y Cambio Democrático (CD) quedó sólo con 2 municipios, gobernando en otros en coalición con el FMLN. El Frente Democrático Revolucionario (FDR), cumplió con el destino de todos los partidos que se han conformado con ex-militantes del FMLN: quedó con las manos vacías y sólo espera el trámite formal para dejar de existir.

El municipio de Nejapa, vitrina municipal del FDR, quedó en manos de ARENA. Es probable que la decisión del FDR de apoyar a Arturo Zablah, el candidato arenero a la Vicepresidencia de la República, haya tenido mucho que ver con este fatal porvenir.

¿HABRÁ AUTONOMÍA MUNICIPAL?

Lo cierto es que el gobierno de cualquier municipio en El Salvador -sea grande o chiquito- significa relativamente poco en el mapa del poder político del país. Históricamente, la autonomía municipal fue un reclamo independentista frente al poder colonial. Sin embargo, durante la dictadura de Maximiliano Hernández (1932-1944), el poder municipal fue disuelto y los alcaldes pasaron a ser nombrados por el Ejecutivo. Aunque todas las Constituciones posteriores enunciaron la autonomía municipal, no otorgaron poder real a las instancias locales. El Código Municipal de 1986 abrió la puerta para un proceso de empoderamiento de los gobiernos locales, pero las iniciativas para transferir poder -recursos y poder de decisión- desde el gobierno central a los gobiernos municipales han sido limitadas.

Excepciones a esta realidad podrían ser ahora los municipios de La Unión y San Luis Talpa, donde están ubicados respectivamente el Puerto Cutuco y el aeropuerto. Puesto que las obras de construcción y los trámites de concesión tienen que contar con permisos municipales, existe la posibilidad de que estos municipios, ahora en manos del FMLN, puedan cambiar, con independencia de las decisiones del gobierno central, el futuro de los megaproyectos en marcha, perjudiciales para los habitantes de la zona.

Está por verse hasta dónde llegará el poder municipal en ambos casos. El presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Albino Román, ya declaró que la oposición que pudiera tener el alcalde electo al proyecto Cutuco y a la creación del Área Bajo Régimen Especial (ABRE), “no frenará el desarrollo económico y social que se derivará de la puesta en operación del Puerto La Unión”.

ASAMBLEA LEGISLATIVA:
SIN CAMBIOS IMPORTANTES

Con el 99% de las actas escrutadas, el FMLN ganó 3 diputados más para un total de 35. ARENA bajó de 34 a 32. El Partido de Conciliación Nacional (PCN) ganó 11, el PDC 5 y el CD 1. El FDR quedó también con las manos vacías.

De nuevo, el PCN ganó la totalidad de sus escaños a puros residuos. Ninguno fue resultado del voto cociente. Así, aunque no obtuvieron los suficientes votos para ganar ni un diputado en ninguno de los catorce departamentos, ganaron once diputados a puras sobras. Así se ha mantenido este partido durante tres períodos electorales.

De esta forma, la derecha mantiene el bloque de diputados que le da la mayoría simple en el Legislativo (43 votos), correlación de la que se ha venido beneficiando el Ejecutivo en manos de ARENA y que podría perjudicar al FMLN si gana las elecciones presidenciales. Con la mayoría simple se aprueban leyes, reformas y decretos. Para la elección de funcionarios de segundo grado, la aprobación de préstamos, tratados internacionales y reformas constitucionales se requiere mayoría calificada (56 votos). Con sus más y sus menos, en la Asamblea no cambió nada y la correlación seguirá siendo la misma de los útlimos años.

ACONTECIMIENTOS INÉDITOS:
EL PUEBLO TOMA EL CONTROL

El mecanismo electoral, tan afamado a nivel mundial por llevar la democracia a los pueblos, tiene poco que ver con el verdadero ejercicio democrático. Ni la selección de los candidatos, ni los programas de gobierno, ni la definición del presupuesto cuentan con una participación popular significativa. Por eso, calificar la emisión del voto como un acto de autodeterminación o de democracia participativa es vestirlo con una camisa desproporcionadamente grande.

Sin embargo, este proceso electoral contó con algunos brotes de participación popular inéditos en el período de postguerra. Fue interesante ver al pueblo realizar acciones para controlar situaciones fraudulentas al comprobar que las autoridades no lo estaban haciendo.

Los habitantes de Guarjila, Chalatenango, sabían por experiencia en anteriores procesos que el día de las elecciones suelen pasar la frontera hondureños, que se encaminan a la ciudad cabecera departamental para emitir, fraudulentamente, su voto. En esta ocasión decidieron impedirlo. Cuatro días antes de las elecciones, la comunidad, ubicada sobre un acceso principal a 25 kilómetros de la frontera con Honduras, se organizó para realizar una vigilancia popular que evitara la entrada de estos votantes ilegales. Establecieron un punto de control sobre la calle principal y miembros de la comunidad se turnaron para revisar el paso vehicular. Se coordinaron también con los municipios fronterizos del lado de Honduras, para perifonear y pasar cuñas radiales en emisoras del país vecino, avisando de estos controles y disuadiendo a los hondureños de su colaboración en el fraude.

Roque García, miembro del Comité Organizador de esta actividad, dice. “La acción sirvió para que la gente de la comunidad comenzara a interesarse en cuidar su decisión. Al mismo tiempo, mandamos un claro mensaje a ARENA de que la gente está harta de fraude”.

“UNIDOS TENEMOS FUERZA
¡Y LO HICIMOS!”

Otro caso se dio en San Isidro, Cabañas, a 70 kilómetros al nororiente de San Salvador, donde la comunidad se ha venido organizando desde hace dos años para prohibir una explotación minera de la Empresa Pacific Rim, que perjudicará la calidad de vida en este municipio y en todo el país.

Explica Miguel Ángel Rivera, un joven del casco urbano: “Siempre se ha hecho fraude en San Isidro, siempre lo hemos denunciado después y nunca se ha hecho nada. Por eso ya sabíamos que el problema más grande estaba en el padrón electoral. Ahí hay muertos, habitantes de otros municipios y personas que simplemente no existen”. Por eso, una semana antes de las votaciones, los candidatos a alcalde, con la excepción del candidato a la reelección por ARENA, José Ignacio Bautista, realizaron una conferencia de prensa haciendo un llamado a la transparencia electoral y exigiendo la depuración del padrón, que contenía una serie de irregularidades.

La reivindicación cayó en oídos sordos y por eso los habitantes tomaron el asunto en sus propias manos. Cuenta Abel Rivera: “Nosotros nos hartamos como población y montamos vigilancia popular. Dijimos: Si está la policía vigilando está bien, pero también estamos nosotros. Comenzamos unas 20 personas, pero después de la primera noche se sumó una gran afluencia de jóvenes y adultos y eso daba alegría”.

De esta manera, descubrieron a un grupo de personas, de municipios aledaños, alojados en un centro turístico propiedad de un actual concejal y militante de ARENA. Avisaron a la Fiscalía y a la Policía Nacional Civil, pero no llegó nadie de estas instancias. A la espera de la llegada de los observadores internacionales, un vehículo entró al centro turístico y sacó a toda aquella gente en dirección a la capital.

Los centros de votación se abrieron a la hora indicada por la ley, pero las anomalías seguían. Llegaron personas con DUIs que registraban su domicilio en áreas rurales, pero los vecinos de estos cantones estaban presentes y decían que no las conocían. Además, esa gente mostraba claramente que no conocían la zona. “Frente a esta situación, toda la gente nos pusimos de acuerdo: presionemos a nuestros dirigentes de los partidos para cerrar el centro de votación. Lo logramos”, dice Rivera.

La situación se mantuvo complicada para los pobladores de San Isidro, puesto que el Tribunal Supremo Electoral definió que las elecciones se realizarían allí hasta el 25 de enero, aunque sin depurar el padrón electoral. Con este condicionante y bajo una campaña de terror que duró la semana completa, en San Isidro ganó ARENA. Sin embargo, haber detenido las elecciones representó un triunfo para este pueblo. “Aprendimos que unidos tenemos fuerza”, relata el joven Miguel Murguía. “Una cosa es decirlo pero otra cosa es hacerlo ¡y nosotros lo hicimos!”

EN MARZO
EL JUEGO SERÁ REÑIDO

Si no fuera por su vinculación con las elecciones presidenciales que se celebrarán el 15 de marzo, hecho que sí podrían cambiar la correlación de fuerzas en el país entre los sectores populares y el gran capital, las elecciones municipales y legislativas del 18 de enero de 2009 pasarían a la posteridad sin pena ni gloria.

Los resultados municipales, aunque generan más sentimientos -sean éstos de alegría o de decepción- se han tornado más un juego de simbolismos que un verdadero reparto de poder en un país donde aún manda el capitán y no los marineros. Y en la Asamblea Legislativa todo sigue igual. Sin embargo, a poco más de dos meses de la ronda presidencial, el ensayo de enero fue una verdadera medición de fuerzas.

La derecha ha disminuido su histórica ventaja en la zona rural. Aunque entre ARENA y el PCN mantienen una mayoría de alcaldías rurales, es notable que el FMLN haya incrementado significativamente su caudal rural, de tal manera que en departamentos como Usulután y Morazán el partido de izquierda ganó por primera vez la mitad de los municipios.

En las elecciones legislativas, hay otro buen indicador para el FMLN: recibió 90 mil 830 votos más que ARENA. Sin embargo, si se suman los votos para el PCN y para ARENA, se reduce el optimismo. Sumando los del PDC, sería aún mayor la diferencia de ventaja para la derecha. Pero las alianzas electorales para la Presidencia todavía no están claras. Muchos alcaldes del PCN y del PDC han expresado que entrarán en alianza con el FMLN para la Presidencia. Mauricio Funes arrastra votos fuera del ámbito del FMLN.

Los adivinos y nigromantes lo tienen difícil si trabajan con los resultados de enero para vaticinar el desenlace de marzo. Lo único incuestionable es que quién sabe. El juego será reñido.

EDUCADORA POPULAR. CORRESPONSAL DE ENVÍO EN EL SALVADOR.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Sin ningún borrón y con muchas cuentas nuevas

Nicaragua
NICARAGUA BREVES

Nicaragua
“Las finanzas públicas y, por eso, el bien común están siendo abusados impunemente”

Nicaragua
Mirando al Mitch: lecciones aprendidas, no aprendidas

El Salvador
La bola de cristal aún está opaca

México
Primer Festival Internacional de la Digna Rabia

Internacional
En el año de Darwin y con tanto que aprender
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web