Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 298 | Enero 2007
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Profesionales poco conocidos y muy conocidos, activistas, ex-militares, sindicalistas, militantes sandinistas, empresarios, intelectuales y personajes sin trayectoria, integran el variopinto gabinete del nuevo gobierno. ¿Permanecerán todos en sus cargos durante los próximos cinco años?

Francisco A. Guevara Jerez

Tras la victoria electoral del Frente Sandinista, la mayor fuente de especulación fue cómo sería integrado el gabinete de gobierno. Pese al empeño del presidente electo Daniel Ortega y de su esposa Rosario Murillo, de mantener todo bajo el más riguroso secreto, casi todos los nombres de ministros y presidentes de entes autónomos fueron anticipados por algunos medios de comunicación desde un mes antes de la toma de posesión.

Juramentados el 10 de enero en una tumultuosa ceremonia, carente de todo sentido político y de Estado, los ministros ocuparon sus primeras semanas intentando reconstruir el complicado rompecabezas que la mayor parte de sus antecesores les heredaron, pringado de escandalosas transacciones corruptas, millonarias deudas y decenas de empleados fantasmas.

UN PASTEL MÁS O MENOS REPARTIDO

Cómo integrar el gabinete fue una decisión de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Además de sus propios designados, el eje rector que emplearon fue solicitar a los más destacados representantes de todos los grupos de poder en el FSLN -“sensibilidades”, los denominan en el entorno presidencial-, propuestas de can¬didatos y candidatas académicamente preparados para el cargo, políticamente confiables y socialmente representativos. Obviamente, la última característica la decidieron ellos.

El pastel está más o menos repartido: los titulares de las carteras que dirigirán el sector social y algo más, han sido propuestos por los gremios y sindicatos que responden más a una lógica de “izquierda”, representados por el diputado y sindicalista Gustavo Porras y por el sociólogo Orlando Núñez. Otra parte del gabinete fue integrada para satisfacer a dos sectores influyentes en el seno del partido: los empresarios y profesionales liderados por el con¬troversial Francisco López, los hermanos Manuel y Ricardo Coronel Kautz, y los afines al otrora poderoso dirigente de la Revolución y hoy empresario, Bayardo Arce Castaño.

Otros dos grupos también fueron tomados en cuenta, aunque su peso resultó significativa y sorpresivamente menor de lo esperado: el aparato partidario, con los todavía poderosos secretarios políticos departamentales del FSLN; y los ex-militares y ex-oficiales del Ministerio del Interior aglutinados por el coronel retirado Lenín Cerna Juárez. También el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, proporcionó a Ortega algunos de sus cuadros de mayor confianza. No se integraron como ministros, sino en empresas estatales, entes autónomos o direcciones clave de algunos ministerios.

En el único caso en que la pareja presidencial ocupó otro criterio fue en el recién creado Instituto de Deportes, hasta ahora adscrito al ministerio de educación. Sobre la base de un compromiso adquirido en la campaña electoral, el Director fue designado por los 16 presidentes de Federaciones Deportivas, quienes eligieron -de una terna presentada por Ortega y Murillo-, a Marlon Torres, un activista deportivo formado en la Revolución y graduado en Cuba.

TENSIÓN EN LA CARTERA DE DEFENSA

El principal tropiezo ocurrió con el Ministerio de Defensa. Inicialmente, Ortega decidió ubicar en él a la teniente coronel retirada Marisol Castillo, una designación harto significativa. Castillo -actual magistrada suplente del Consejo Supremo Electoral- es la esposa del coronel Cerna. También es sobrina del presidente del PLC, Jorge Castillo Quant. Se incorporó al FSLN, pese a que un comando sandinista ejecutó a su padre, José María (Chema) Castillo durante el exitoso asalto guerrillero de 1974 a su casa, operativo que catapultó al FSLN a un primer plano nacional e internacional.

El eventual nombramiento de Marisol causó irritación en los altos mandos del Ejército, empezando por su jefe, el General Omar Halleslevens. Sus cualidades profesionales -además de militar de carrera, Castillo tiene un máster en sociología y un diplomado en administración de empresas y economía no parecieron suficientes. Entre la plana mayor de los militares hay un recuerdo amargo de Cerna, no sólo por su gestión autoritaria, sino porque aún muchos meses después de abandonar el Ejército -lo retiraron en febrero de 2000-, continuaba influyendo en las filas de la institución, especialmente en la Dirección de Información para la Defensa (DID).

El virtual veto del Ejército a Castillo no hizo gracia a la pareja presidencial, quienes percibieron en la reacción de los militares un cuestionamiento a su naciente autoridad nacional. Durante semanas, Ortega se alejó de la cúpula castrense y hasta hizo dos o tres declaraciones públicas que reflejaban su malestar. La más importante ocurrió en Tegucigalpa, el 29 de noviembre, cuando frente al mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, declaró que en la región debe haber un balance razonable de las fuerzas armadas, a las que es necesario reducir para enfrentar de manera conjunta las situaciones que amenazan a los centroamericanos.

Ese mismo día el vocero del Ejército, si bien declaró su respeto a las declaraciones del presidente electo, también reivindicó que Nicaragua posee el ejército más pequeño de Centroamérica y con el presupuesto más pequeño y realiza tareas de apoyo al desarrollo del país. Poco después, el propio general Halleslevens recordaba que Nicaragua ha venido siendo abanderada desde hace mucho tiempo del fomento de la paz en Centroamérica y en esa línea fue que el presidente Bolaños tomó medidas unilaterales para reducir el Ejército. De paso, confirmó que no había conversado sobre ese tema con Ortega.

LA MEGAPRESA COPALAR
EN EL OJO DE LA CRISIS

Otra declaración relevante de Ortega, como presidente electo, atacó directamente los sorprendentes intereses empresariales de los militares. Uno de sus generales, Adolfo Chamorro es parte del grupo de cabilderos contratados por poderosos empresarios mexicanos para sembrar en la Asamblea Legislativa una Ley mediante la cual el Estado cedía la concesión y otorgaba suculentos beneficios a quienes piensan invertir mil millones de dólares en la construcción de la faraónica represa de Copalar, en el Río Tuma, Matagalpa, capaz de producir hasta 700 megavatios de energía hidroeléctrica. Mientras el tema estaba a punto de ser abordado por el pleno de la Asamblea, de la mano del entonces diputado Bayardo Arce, Ortega ordenó a sus diputados retirar de la agenda el proyecto, declarando públicamente su oposición, entre otras razones porque a eso se había comprometido durante la campaña con los miles de pobladores de Bocana de Paiwas, que desaparecería del mapa, anegadas sus tierras si la represa se construye.

A lo largo de todo el mes de diciembre las relaciones Ortega-Ejército fueron gélidas, aunque no llegaron a tensarse. Simplemente, Ortega ignoró a los mandos militares el mayor tiempo posible. Finalmente, el mandatario optó por dejar acéfala la cartera de Defensa, y tras una “extremadamente franca” conversación con su coterráneo -Halleslevens también nació en La Libertad, Chontales- y el alto mando militar, hizo importantes concesiones institu¬cionales: en las reformas que elaboró a la Ley 290 -de organización del Poder Ejecutivo- trasladó al Ejército las competencias de Defensa Civil y de la DID, hasta ese momento teóricamente ubicadas como funciones del Ministerio de Defensa. A cambio, obtuvo el compromiso explícito de una estricta subordinación del Ejército al Presidente de la República, lo cual incluye el suministro “oportuno y exhaustivo” de la información que procese la DID.

De paso, Ortega hizo un gesto personal hacia el jefe del Ejército. Nombró a un hermano suyo, Eduardo Halleslevens, como presidente ejecutivo del instituto estatal de seguros, INISER, cuyas ganancias holgadas han sido pilar fundamental para gastos jamás reportados por los gobiernos precedentes.

EN GOBERNACIÓN

A excepción de esta tensión, la integración del gabinete estuvo exenta de problemas políticos apreciables. El mayor inconveniente fue la escasez de cuadros calificados para las tareas técnicas más importantes. En esos casos, Ortega y Murillo se decidieron por seleccionar a los de mayor confianza política. Veamos quién es quién entre los nombramientos más destacados.

La ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, es una heroína de la lucha guerrillera. Fue directora de Migración y Extranjería hasta que el Presidente Arnoldo Alemán la despidió en 1999, después de que Morales expulsó de su despacho a un insolente oficial de la embajada de Estados Unidos, que pretendió darle órdenes. Desde entonces, además de estudiar, mantuvo una estrecha relación amistosa con Rosario Murillo. El viceministro es Carlos José Nájar Centeno, hijo de un mártir de la lucha antisomocista, ex-oficial de la Seguridad del Estado y de absoluta confianza del coronel Cerna.

EN LA CANCILLERÍA

El canciller, Samuel Santos López, militó en los años 70 en el Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN), fundado por jóvenes empresarios encabezados por Alfonso Robelo, quien formó parte de la primera Junta de Gobierno tras el triunfo de la Revolución de 1979. En los años 80, Santos ocupó distintos cargos, incluyendo el de alcalde de Managua. En los 90, fue jefe de finanzas del FSLN y después de relaciones internacionales, cargos desde los que cultivó amistades en la socialdemocracia internacional y entre los diplomáticos acreditados en Nicaragua.

Si bien su ascenso partidario ha sido apadrinado por Bayardo Arce -de quien es socio en sus negocios hoteleros y de bienes inmuebles-, en el ejercicio de sus funciones se ganó la confianza personal de Ortega. Sus críticos le señalan su escasa preparación para el cargo -no sabe nada de derecho internacional, por ejemplo-. Su logro personal y político más importante ha sido abrir las posibilidades de que China financie la construcción de ese megaproyecto que sería el canal interoceánico por Nicaragua.

El vicecanciller es Manuel Coronel Kautz, ex-tesorero del FSLN, con propiedades agrícolas en el departamento de Río San Juan. Junto a su hermano Ricardo y el finado Herty Lewites fundaron, a finales de los años 90, el Bloque de Empresarios del FSLN y lograron llevar este grupo a posiciones cimeras dentro del engranaje partidario. Los hermanos Coronel Kautz jugaron un rol protagónico durante las negociaciones del FSLN con el PLC, que desembocaron en el ominoso pacto Alemán-Ortega.

EN TRANSPORTE Y RECURSOS NATURALES

Como ministro de Transporte e Infraestructura fue nombrado el ingeniero civil Fernando Martínez Espinoza, ex-viceministro de esta cartera en los años 80, dueño de una próspera empresa de la construcción. Goza de un sólido prestigio, tanto entre los empresarios como entre los profesionales del ramo. De hecho, la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC) y la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y Arquitectos (ANIA) -ambas dominadas por la derecha- no sólo respaldaron su designación, sino que fueron sus principales promotores. Sus colegas le reconocen no sólo sus dotes de ingeniero capaz, sino también el no haber ocultado nunca su militancia sandinista y el haber empezado su empresa ”desde cero”. El gerente de la Cámara, Fernando Valle Dávila, fue nombrado viceministro.

Amanda Lorío Arana será la ministra de Ambiente y Recursos Naturales. Esta socióloga trabajó en los años 80 en el equipo especializado en investigaciones de la reforma agraria dirigido por Orlando Núñez. En los años 90 su vida giró por completo: viajó a Europa y se graduó en Reflexología, “una técnica oriental milenaria que ayuda a equilibrar el nivel energético corporal, estimulando el propio mecanismo de autocuración del cuerpo”, cuyo principal procedimiento consiste en el masaje en pies y manos. A su regreso, fundó una clínica y rápidamente ganó fama por sus notorios resultados. Entre sus clientes, Rosario Murillo y Daniel Ortega. El viceministro es Jacobo Charles Simeón, profesional mayangna y dirigente de los jóvenes de esta minoría étnica.

EN LA PROCURADURÍA Y EN EL BANCO CENTRAL

Del entorno presidencial salió el nombramiento del abogado chinandegano Hernán Estrada Santamaría como Procurador General de la República. Estrada está muy estrechamente vinculado con el contralor José Pasos Marciaq. Su trayectoria política es casi nula. Su punto más relevante lo alcanzó como funcionario de relaciones internacionales del FSLN durante los años 80 y 90. Se ganó la confianza de la pareja presidencial como comisionado para legalizar la compraventa de diversas propiedades agrícolas y urbanas. Aunque fundó su propio bufete, nunca litigó en ninguna materia y no se le conoce ninguna especialidad en derecho.

El coronel retirado Antenor Rosales, abogado y máster en Derecho Bancario, catedrático en la UCA, es el ministro presidente del Banco Central. Sustituyó a René Vivas Lugo -quien renunció en 1999 en repudio al pacto- como representante del FSLN en la Junta Directiva de la Superintendencia de Bancos. Formó parte también del grupo de cabilderos a favor de Copalar. También representaba los intereses del grupo Arce en el desaparecido Interbank -con sus 98 mil 313 acciones-, del cual fue directivo. Rosales ha cultivado relaciones con la Internacional Socialista, ante la cual ha representado al FSLN en diversos eventos. Tiene una dilatada trayectoria política. Empezó muy joven como dirigente estudiantil, en donde era conocido como “el capi”. Fue dirigente del Frente Estudiantil Revolucionario (FER) en la segunda mitad de los años 70 y uno de sus más brillantes oradores, con una notable capacidad de convocatoria entre la juventud de la época. Tras salir de la cárcel en 1977 -lo apresaron cuando encabezó una marcha de estudiantes a favor de los prisioneros políticos- pasó a la clandestinidad en las filas de la tendencia Guerra Popular Prolongada, que encabezaban Henry Ruiz, Tomás Borge y Bayardo Arce. Pero tras la toma de Estelí en abril de 1979, desertó de esa fracción con todo y su columna de guerrilleros y se pasó a los terceristas, encabezados por Daniel y Humberto Ortega y Víctor Tirado. Apenas salió del Ejército a finales de los 90, se vinculó al FSLN, terminó sus estudios universitarios, fundó el Centro Nicaragüense de Estudios de Derecho, incursionó como comentarista radial y hasta logró concluir un libro sobre la lucha del pueblo palestino.

EN EL FISE Y EN INETER

El nombramiento de Nelson Artola como Presidente del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE) resulta desconcertante. Artola ha sido alcalde de San Ramón (1990–96), diputado (1997–2001 y 2001-2004), cargo al que renunció para postularse y ganar la alcaldía de Matagalpa en 2004, cuando derrotó a su hoy compañero de gabinete, Horacio Brenes. Daniel Ortega dijo expresamente antes de las elecciones que todo el que fuese electo diputado no tendría oportunidad de integrar el gabinete. Lo mismo dijo a alcaldes y concejales. Aunque Ortega y Murillo tenían muchas otras alternativas, incluyendo a varios ex-alcaldes muy bien valorados durante su gestión, optaron por Artola, quien no se ha destacado por su sapiencia profesional, sino por su militancia política y su habilidad negociadora.

Un auténtico científico, cuyos conocimientos son internacionalmente reconocidos, es el ingeniero civil y doctor en Geofísica, Alejandro Rodríguez Alvarado, quien regresa como director general al Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), del que fue fundador en 1981. Tras su salida del cargo en 1990, Rodríguez fue el primer secretario ejecutivo del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central y después ha trabajado para distintos organismos internacionales, incluido el Banco Mundial.

Ha sido un tenaz predicador de la prevención para disminuir los desastres, pues a su juicio no existen desastres “naturales” sino “humanos”, entre otras cosas por la pésima gestión del medio ambiente. Sus colegas le reconocen especialmente “su visión para propiciar el acercamiento entre los enfoques de las Ciencias Físicas y las Ciencias Sociales en la prevención y mitigación de desastres”. Rodríguez también es un entusiasta partidario de la construcción en Nicaragua del Canal Interoceánico y ha dedicado muchos años a los estudios para la ejecución de esta obra, sueño y pesadilla de nuestro país desde hace siglos.

EN ASUNTOS ECONÓMICOS,
EN HACIENDA Y EN EL MIFIC

El gabinete económico (Banco Central, Hacienda, MIFIC) ha sido considerado en distintos análisis “de muy bajo perfil”. Bayardo Arce Castaño aspiraba a uno de tres cargos: canciller, ministro de Hacienda o Presidente del Banco Central. No logró ninguno. Pero fue nombrado como asesor del Presidente de la República para Asuntos Económicos y Financieros. Arce, astuto político y negociador poco escrupuloso, tendrá voz en las sesiones del gabinete, donde suele empujar los intereses de sus socios banqueros o empresarios importadores. Ha sido delegado por Ortega para que atienda la relación política y personal con los representantes de los organismos financieros internacionales, pero especialmente, para mantener los contactos con la poderosa élite empresarial criolla.

Alberto Guevara Obregón fue nombrado como ministro de Hacienda y Crédito Público, y por lo tanto, rector del Presupuesto General de la República. De extracción humilde, logró coronar sus estudios gracias a las becas que lograba por su elevado rendimiento: egresado de Economía en la Universidad Nacional (UNAN-Managua) en 1992, Guevara fue becado por el BID para estudios de Macroeconomía Aplicada en la Universidad Católica de Chile. Hasta febrero de 2006 fue funcionario de la Gerencia de Estudios Económicos del Banco Central de Nicaragua. Desde marzo a diciembre de 2006 trabajó como gerente financiero del Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural y Social (CIPRES) que dirige Orlando Núñez.

Ortega premió al empresario Horacio Brenes Icabalceta, con el cargo de Ministro de Fomento, Industria y Comercio, debido a su decisión de abandonar las filas del PLC y pasarse a la alianza sandinista dos meses antes de las elecciones. Brenes fue dos veces derrotado como candidato a alcalde de Matagalpa por los sandinistas Zadrach Zeledón (2000) y Nelson Artola (2004). Como viceministra, fue nombrada Liana del Socorro Lacayo, esposa de Ajax Delgado, uno de los protegidos de Arce Castaño.

EN EL ESTRATÉGICO SECTOR DE LA ENERGÍA


El sector energético ha quedado copado por el Bloque de Empresarios. Encabezados por Emilio Rappaccioli Baltodano -ministro del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) entre 1979-1997- como titular del recién creado Ministerio de Energía, el equipo incluye al ingeniero Ernesto Martínez Tíffer -experto en geotermia- como presidente de la empresa estatal de generadoras eléctricas (ENEL); a Francisco López Centeno, tesorero del FSLN, como director de PETRONIC -tendrá a su cargo ser contraparte del petróleo venezolano-; y al liberal Salvador Mansell Castrillo como presidente de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENTRESA).

López Centeno es ingeniero eléctrico. Desde hace unos años milita activamente en un grupo religioso. Es dueño de una mediana empresa llamada Tecnología Electromecánica. Además de su cargo institucional en el FSLN, es también presidente del “Bloque de Empresarios y Profesionales Sandinistas” y dirige una misteriosa “Cámara de Comercio de China, Venezuela, Rusia, Vietnam y Cuba”. También preside el Hogar de Rehabilitación del Adicto (HODERA), espacio que le ha servido para reclutar adeptos religiosos y políticos, como el tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello, hoy vicealcalde de Managua. Su lealtad a los Ortega–Murillo es a toda prueba: fue él quien dio la cara en el accidente protagonizado supuestamente por un miembro de esa familia, que causó la muerte de dos jóvenes profesionales en diciembre de 2005.

Mansell Castrillo también tiene cola: fue uno de los señalados como partícipes en la descomunal corrupción de ENTRESA -a donde ahora vuelve- cuando el fue su vicepresidente en el gobierno de Alemán. Caso opuesto es el de Martínez Tiffer, considerado una autoridad regional en Geotermia. Él desarrolló la mayor parte de su experiencia durante el gobierno sandinista en los años 80, cuando gestionó el proyecto conocido como San Jacinto Tizate. Hasta hace poco fue secretario general de la Alcaldía de Managua.

EN PUERTOS, EN TURISMO
Y EN LAS ZONAS FRANCAS

El presidente de la Empresa Nacional de Puertos (ENAP) es Virgilio Romel Silva Munguía, jefe de la filial del Bloque de Empresarios del FSLN en Masaya y ex-candidato a diputado en el puesto 14.

En la dirección del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) fue ubicado el arquitecto Mario Salinas Pasos, ex-director de la Corporación Nacional de Turismo (Cotur) hasta agosto de 1990, cargo para el cual fue nombrado durante los años 80 por el entonces ministro de turismo, Herty Lewites. Desde ese cargo, dirigía empresas como el Hotel Montelimar o la Diplotienda. Actualmente es presidente de Desarrollos Sooner, S.A., próspera empresa de construcciones dueña de varias de las más grandes urbanizaciones construidas en los últimos diez años. En esa calidad, es directivo de la Unión Interamericana para la Vivienda con sede en Perú. Salinas fue denunciado judicialmente en junio de 2002, dentro de la acusación contra Martín Aguado, el ex-presidente del Instituto de Seguridad Social durante el gobierno de Alemán. En aquella ocasión, fue acusado de estafa y estelionato por vender un terreno que no le pertenecía a una sociedad encabezada por Aguado, para construir el complejo urbanístico “San Juan de Capistrano”, en Nindirí.

La vicepresidenta del Instituto de Turismo será Nubia Arcia Mayorga, quien tiene una vieja disputa con el padre Ernesto Cardenal, que la acusó de apropiarse del hotel Mancarrón, ubicado en Solentiname, hasta 1999 bajo la tutela del poeta.

Ortega colocó como presidente de la Comisión Nacional de Zonas Francas y secretario ejecutivo de la Corporación de Zonas Francas, al general retirado y comandante guerrillero Álvaro Baltodano Cantarero, un hombre que goza de su total confianza política. Fue jefe nacional de la campaña electoral de 2001. Desde su retiro del Ejército en abril de 2000, Baltodano se reincorporó al FSLN dentro del grupo de Cerna. Poco después de la tercera derrota electoral, Ortega comisionó a Baltodano para atender a los grupos, personalidades y aliados políticos de la denominada Convergencia.

En el transcurso de los años, Baltodano adquirió su propio perfil, alejado de las habituales conspiraciones de su amigo Cerna, y ganó prestigio como un hombre “que sabe construir consensos”, según algunos de sus subordinados. A Baltodano se le atribuye el “éxito” de incorporar a la alianza electoral los despojos del somocista PLN. El general suele minimizar el factor ideológico de esa decisión, porque se¬gún¬ él, “en todos los partidos hay somocistas”.

PARA DEFENDER EL AGUA
Y A LOS TRABAJADORES

En otro bloque del gabinete están los ministros del área social, en donde surgieron las mayores sorpresas políticas. Un nombramiento sorpresivo fue el de Ruth Selma Herrera, como presidenta de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL). Esta mujer menuda, hiperactiva y dotada de una extraordinaria franqueza, ha encabezado la más beligerante organización civil del país, la Red Nacional de Defensa de los Consumidores. Pero su expediente es mucho más voluminoso, tanto desde el punto de vista académico -economista, máster en administración de empresas- como político -guerrillera, oficial del Ministerio de Gobernación, secretaria general del MIDINRA, ex-miembro de la Asamblea Sandinista-. Acérrima defensora del agua como derecho humano inalienable, también ha impulsado la re-estatización de todas las empresas de servicios públicos -energía y telefonía-, lo que le ha granjeado no pocas enemistades, entre otras la de Bayardo Arce.

Su compañera y amiga de muchos años, la abogada y ex-capitán del ministerio de Gobernación Jeannette Chávez es la ministra del Trabajo. Ella y Herrera fundaron un grupo consultor llamado Ideas, desde donde se especializaron en la defensa de las empresas de los trabajadores, ganando en esta tarea honorarios casi siempre simbólicos. Después fundaron la Red y desde ese espacio ambas se convirtieron en un auténtico látigo de los representantes del gobierno o de la empresa privada vinculados a la energía eléctrica, la televisión por cable, las telefonía celular y fija. Catedrática de derecho y nativa de Chinandega, en el Frente Nacional de los Trabajadores le tienen especial aprecio a Chávez por haber defendido exitosamente centenares de casos de obreros despedidos por sus patrones.

El Presidente del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA, ente regulador) será un teniente coronel retirado, Carlos Shutze.

EN EDUCACIÓN Y SALUD,
MINISTERIOS CRUCIALES

El profesor Miguel De Castilla Urbina fue el único ministro nombrado por Daniel Ortega antes de ganar las elecciones. Respetado por su conocimiento de las ciencias de la educación y por su firme defensa del carácter público y gratuito de la enseñanza estatal y de la dignidad del magisterio, hizo del Foro de Educación y Desarrollo Humano de la Iniciativa por Nicaragua un bloque compacto en defensa de esos postulados. Es uno de los artífices de la Ley General de Carrera Docente y durante años predicó sin éxito la necesidad de abolir la autonomía escolar inventada por el Banco Mundial que por haber pervertido la educación pública, transformándola en un mercado.

De Castilla tiene títulos que lo acreditan como pedagogo, sociólogo, planificador y administrador de la educación, con estudios en Nicaragua, Chile, Panamá, Costa Rica, Cuba y España. Ha sido maestro de primaria en la Escuela de los Trabajadores del Departamento de Carreteras -hoy Ministerio de Infraestructura-, profesor de secundaria en el Instituto Miguel de Cervantes y catedrático universitario en Nicaragua, Panamá y Costa Rica. Durante la Revolución, fue director del Instituto Nicaragüense de Administración Publica (INAP) y desde entonces ha ocupado numerosos cargos en instituciones nacionales y extranjeras.

Su viceministra es la profesora Milena Núñez Téllez, hermana del héroe sandinista Carlos, fallecido en 1990, y de René, actual presidente de la Asamblea Nacional. Milena participó en la fundación de la Asociación de Educadores de Nicaragua (ANDEN), antes de 1979, y fue una de sus principales dirigentes a lo largo de todos los años 80.

Maritza Cuan Machado, “la China”, es la ministra de Salud. Para su tesis de grado de medicina presentó el estudio “Evolución y análisis de los servicios hospitalarios en Nicaragua”. Tras culminar sus estudios en Ginecología, dirigió en los últimos años de la Revolución el Hospital de la Mujer Bertha Calderón. Desde 1990, trabajó como médica privada y desde finales de los 90 como consultora de la Coope¬ración Técnica Alemana (GTZ), en donde fue directora del Proyecto Salud Integral de la Mujer (PROSIM). Desde que egresó de la universidad, Cuan ha sido miembro de los sindicatos del sector y ha estado estrechamente vinculada a la dirigencia nacional del sindicato FETSALUD, encabezada por el diputado Gustavo Porras.

El viceministro de Salud es Guillermo González, presidente hasta el 10 de enero de la Asociación de Salubristas Públicos y docente del Centro de Investigaciones y Estudios de la Salud de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (CIES), adscrito a la UNAN.

EN EL SECTOR AGRÍCOLA
Y EN EL MUNDO RURAL

Los gremios de agricultores y ganaderos quedaron muy bien posicionados. El sociólogo Orlando Núñez Soto, autor de numerosos ensayos y libros, hasta hace unos años anarquista convicto, dirigirá el programa Hambre Cero.

El pensamiento de Orlando Núñez ha sabido acomodar¬se siempre a las pendulares circunstancias del Frente Sandinista, según como valore la correlación política. Ha sido un tenaz impulsor de las empresas asociativas y del movimiento cooperativo y fue el creador de la oferta hecha a los campesinos pobres durante la campaña electoral de Daniel Ortega en 2001: dotar a cada unidad familiar de ganado vacuno, porcino y avícola, de semillas, de financiamiento y de asistencia técnica para garantizar la sobrevivencia familiar. Hoy, mejorada y ampliada, y después de aplicar esa fórmula en su ONG, el CIPRES, ésa será la piedra angular para que Núñez desarrolle un plan nacional contra el hambre, que dirigirá desde su cargo como coordinador del nuevo Consejo de Seguridad y Soberanía Alimentaria.

El ministro Agropecuario y Forestal es Ariel Bucardo Rocha, de origen campesino y uno de los fundadores de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) y de la Federación Nacional de Cooperativas (FENACOOP). El vice¬mi¬nistro es Benjamín Dixon Cunningham, delegado de ese ministerio en el departamento de Masaya durante el gobierno de Bolaños. El principal dirigente de la UNAG, el ingeniero Álvaro Fiallos Oyanguren, fue nombrado presidente del Instituto Desarrollo Rural (IDR) y otro de sus directivos, Roger Alí Romero, como director de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (ENABAS). Un veterano del desaparecido MIDINRA, el ingeniero agrícola Bayardo Serrano, será el director del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA).

EL CUADRO
DE MAYOR PESO INTERNACIONAL

Paul Oquist, nombrado Coordinador del Consejo de Políticas Nacionales, es probablemente el cuadro de mayor reconocimiento internacional integrado en el gobierno. Nacido en Estados Unidos y nacionalizado nicaragüense, Oquist vive en Nicaragua desde hace casi treinta años y durante los años 80 era el principal cuadro de administración pública con el que contaba el gobierno sandinista. Jugó un papel relevante en las negociaciones que culminaron con la rendición militar de la contrarrevolución.

Es doctor en Ciencias Políticas con muchos estudios de postgrado. Durante los años 90 y estos años del nuevo siglo ha sido uno de los expertos más socorridos por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para sus trabajos en Asia, particularmente en Paquistán, Mongolia y Vietnam. También estuvo en Chile y Ecuador. En el sistema de Naciones Unidas, Oquist es considerado una autoridad mundial en gobernabilidad, procesos de paz, políticas de transparencia y responsabilidad públicas, información y tecnologías de la comunicación. Es uno de los dos directores del Instituto de Estudios Nicaragüenses, “dedicado a la investigación académica y comprometido con la gobernabilidad”.

El otro director del IEN es Rodolfo Delgado Romero, quien ejercerá ahora como secretario técnico de la Presidencia de la República. Delgado es un máster en administración de empresas e hizo un postgrado de Administración Pública en España. Fue presidente de la Junta Liquidadora del Interbank, dirigió el Programa de Democracia y Derechos Humanos de la Unión Europea para Nicaragua y en algún tiempo estuvo vinculado a la Coordinadora Civil. Tanto Delgado como Oquist gozan de la absoluta confianza de Ortega.

OTROS CARGOS

Dos caribeños ocupan posiciones importantes: la ex-diputada Ana Lazo, nativa de las Minas, será la Presidenta de la Empresa Nacional de Correos. Y el también ex-diputado William Schwartz Cunningham será director del Instituto Nicaragüense de Recursos Forestales (INAFOR). Lazo es la principal líder del FSLN en la zona de las Minas (Siuna, Rosita y Bonanza) y Schwartz en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

En el Instituto de la Mujer, Ortega y Murillo ubicaron a dos ex-diputadas, Emilia Torres y Rita Fletes. Ambas votaron en octubre de 2006 a favor de la penalización del aborto terapéutico y ninguna de ellas se considera a sí misma como feminista.

El nombre de Glenda Ramírez Noguera, una administradora de empresas que trabajaba en la Asamblea Nacional, fue sugerido por Arce Castaño para ministra de la Familia. No tiene una trayectoria política destacada, aunque siempre ha estado activa en las estructuras partidarias.

Cuadros ubicados por FETSALUD son el director del Instituto de Seguridad Social (INSS), el médico Roberto López Gómez y el ex-diputado y ex-dirigente sindical, Dámaso Vargas, ahora Director del Instituto Nacional Tecnológico (INATEC).

Del círculo del alcalde Marenco consiguieron cargos el ingeniero Orlando José Castillo, y su vice, Marvin Collado Ibarra en Teléfonos y Correos (TELCOR, ente regulador) y el economista Hedí Medrano Soto, ahora director general de Aduanas.

UN GABINETE VARIOPINTO
¿Y DURADERO?

Además de integrar a la administración pública a algunos cuadros políticos con los cuales se habían adquirido compromisos personales, el gabinete ha logrado satisfacer los requerimientos mínimos de las distintas “sensibilidades” existentes en el FSLN.

Algunos aspectos son de especial importancia en la composición del nuevo gabinete:
- Rosario Murillo es mucho más que una primera dama. Ejerce poder real de decisión, de ejecución y de veto. En la práctica, ejerce como jefa de gobierno, mientras su esposo actúa como jefe de Estado.
- El criterio de la militancia popular activa en las estructuras partidarias no ha sido el determinante. Por el contrario, hay ministros que hace muchos años no participaban de las actividades partidarias, aunque siempre conservaron su identidad sandinista, desde la cual trabajaban en su ámbito profesional.
- Los sectores ideológicamente ubicados más a la “izquierda” dentro del FSLN, dominan el gabinete social y el sector agropecuario. Los empresarios acaparan casi todos los puestos vinculados a negocios de todo tipo.
- Han sido integrados algunos representantes de los pueblos indígenas y caribeños.
- Los minúsculos partidos y grupos aliados -desde la derecha somocista hasta los socialcristianos- no lograron ubicar a nadie.
- El resultado final es un gabinete variopinto. La mezcolanza de empresarios, sindicalistas, intelectuales, activistas sociales, trepadores políticos y ex-militares, no permite ninguna consistencia ideológica. Coexisten portavoces calificados de quienes creen en las bonanzas del libre mercado y de quienes postulan por un sistema socialista. En ese universo de contradicciones, quedan al mando los dos timoneles, Daniel Ortega y Rosario Murillo, grandes árbitros de las contiendas que inevitablemente ocurrirán con el transcurrir del tiempo.

NOTA DE ACLARACIÓN
En el número de noviembre-diciembre 2006 y en el artículo titulado: “En la Asamblea Nacional: ¿pacto con el PLC o alianza con ALN” escribimos: En las elecciones de 1996 el MRS ganó un diputado por Managua -gracias a los residuos-, obsequiado por la Presidenta del Consejo Supremo Electoral (CSE) Rosa Marina Zelaya a su esposo, Jorge Samper, pese a que por derecho le correspondía al primer candidato por Masaya, Rommel Martínez.

A solicitud del señor Samper, queremos rectificar esta información. Por error de coordinación, debimos escribirlo tal como aparece en la edición en inglés de Envío: During the 1996 elections, MRS won one legislator, “and then only thanks to the system of adding up a party’s left-over votes after seats have been allocated according to the quotient system. Jorge Samper, the top candidate on the MRS slate in the department of Managua, who was assigned that seat, is the husband of the then-president of the Supreme Electoral Council (CSE) Rosa Marina Zelaya, leading to a questioning of the allocation, which many felt should have gone to Masaya rather than Managua, que traducido dice:

En las elecciones de 1996 el MRS ganó un diputado, sólo gracias al sistema de sumar los residuos después de repartir los escaños según el sistema de cocientes. Jorge Samper, primer candidato en la lista del MRS en el departamento de Managua, a quien le fue asignado ese único escaño, es esposo de la entonces presidenta del Consejo Supremo Electoral, Rosa Marina Zelaya, lo que provocó un cuestionamiento sobre la asignación, que muchos creyeron debió corresponder a un Masaya y no a Managua.


PERIODISTA.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Esperanzas, temores y espejismos en el horizonte

Nicaragua
NICARAGUA BREVES

Nicaragua
Quién es quién en el nuevo gabinete

Nicaragua
¿Qué debemos defender ante el FMI?

Nicaragua
“Se va a poner a prueba de qué está hecha nuestra sociedad civil”

México
Oaxaca: los rasgos de un nuevo fascismo

Guatemala
A los diez años de la paz: tres balances

Centroamérica
QUIÉN TIENE EL PODER EN CENTROAMÉRICA (1): Más desiguales y cada vez más integrados

América Latina
Una chakana para las radios comunitarias
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web