Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 190 | Enero 1998
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

El giro del ESAF: ganadores y perdedores

La firma del ESAF II evidenció que en el proyecto de la Alianza Liberal, sólo algunos ganan y prosperan. El debate sobre el Presupuesto 1998 evidenció, una vez más, que para este proyecto económico, Alemán necesita manos libres para el ejercicio de un presidencialismo que no respalda la Constitución reformada y de una discrecionalidad que no está dispuesta a consentirle la Contraloría .

Equipo Nitlápan-Envío

Al terminar 1997, el gobierno dio por fin a conocer masivamente, con su publicación en los diarios, la carta de intenciones que firmó con el Fondo Monetario Internacional, previa a la firma de un inminente y nuevo acuerdo de ajuste estructural (ESAF) II). Queda clara en la Carta la apuesta del gobierno, que representa un giro importante y muy definido en su política económica. Ya va siendo obvio cuál es el proyecto económico en el que están embarcados los liberales alemanistas.

Ganadores y perdedores

La "Carta de Intención y Memorándum de Políticas Económicas y Financieras sometidos al FMI" por el gobierno liberal refleja un evidente reacomodo de fuerzas al interior de la heterogénea alianza que llevo al poder a Arnoldo Alemán. Son dos los sectores que van a salir fortalecidos con la firma del nuevo ESAF: los capitales más fuertes, que tienen su base en Miami, y la fracción de la tecnocracia nacional alemanista de antes o haciéndose alemanista , que apoya el proyecto de transnacionalización de la economía nicaragüense. ¿Perdedores? El capital agropecuario nacional y la fracción de tecnócratas que apostaron a un proyecto liberal de corte populista parecen haber perdido la batalla por el control de la política económica.

Perdedor también el PLC como maquinaria partidaria y electoral. Con la firma del ESAF, les tocará a los dirigentes políticos liberales asumir el costo político que va a tener el nuevo acuerdo de ajuste en los bolsillos populares, aunque es obvio por las señales dadas en 1997 que los liberales no van a renunciar a seguir haciendo uso del presupuesto público para fortalecer su clientela política y electoral.

BANADES: la piedra de tropiezo

Durante su primer año de gestión, el gobierno liberal se esforzó en mantener y también en publicitar un discurso nacionalista frente a los organismos multilaterales. Con este discurso, las primeras negociaciones del gobierno con la misión del FMI que llegó a Nicaragua, tan sólo un mes después de la instalación del nuevo gobierno, fracasaron, esfumándose así las posibilidades de renegociar el primer acuerdo de ajuste estructural, el ESAF I, acordado entre el gobierno Chamorro y el FMI.

Una razón clave en el fracaso de estas primeras negociaciones fue la demanda del FMI de que se privatizara o se cerrara el Banco Nacional de Desarrollo (BANADES), la institución bancaria estatal de mayor envergadura en el país, la que durante décadas jugó un papel clave en el financiamiento de la producción agropecuaria.

El FMI consideraba indispensable la privatización o el cierre del BANADES no sólo porque el banco estaba técnicamente en quiebra. También porque el nuevo gobierno había cancelado en la práctica las posibilidades de su recuperación financiera, al decretar la suspensión de los embargos judiciales a los productores morosos con el banco. Al darse el cambio de gobierno, los embargos estaban siendo ejecutados por la empresa COBANICSA , "la Cobra" famosa, a la que, unilateralmente, el nuevo gobierno liberal le canceló el contrato.

"Matar a la Cobra" fue una promesa de campaña de Alemán, que también había prometido dotar de mayor capital al BANADES y reabrir algunas de sus agencias, clausuradas como parte de la reducción de la banca estatal acordada por el gobierno Chamorro con el FMI en el marco del primer ESAF. La realidad es que la quiebra del banco más importante de Nicaragua y la posterior instalación de "la Cobra" fue resultado de la pésima y corrupta administración del BANADES durante el gobierno de Violeta Chamorro.

No es de extrañar que las primeras negociaciones entre el FMI y el nuevo gobierno liberal fracasaran, dada la prioridad del FMI de cortar de una vez el crédito subsidiado que el Banco Central entregaba al BANADES, mientras que el gobierno liberal tenía esperanzas de lograr resucitar el banco en quiebra para así apoyar al capital agropecuario pequeño, mediano y grande en la reactivación de la deprimida producción nacional. El capital agropecuario era un componente esencial en la Alianza Liberal triunfante.

Ley Tributaria: dos pájaros de un tiro

En defensa de los intereses de estos capitales agropecuarios y no oligárquicos se movió durante su primer año de gestión la Alianza Liberal. La primera iniciativa de envergadura en materia de política económica del gobierno de Alemán la Ley de Reforma Tributaria tuvo rasgos anti oligárquicos y buscaba una mayor eficiencia de la economía nacional. La reforma impositiva estuvo claramente orientada a eliminar los monopolios en el comercio importador y a reducir el proteccionismo a los oligopolios industriales. Por primera vez en el país se gravó la propiedad de la tierra. Por otro lado, la reforma tributaria redujo la carga impositiva de los asalariados, pero eliminó las exoneraciones de impuestos establecidas por el gobierno sandinista para beneficiar a las cooperativas y a los ONGs. Lógicamente, el capital oligárquico y los nuevos capitales sandinistas destacaron entre los sectores que se opusieron con mayor fuerza a la Ley Tributaria, argumentando que su verdadero y oculto propósito era abrirle de par en par las puertas del mercado nacional al capital nicaragüense de Miami, principal soporte económico de la campaña electoral de Alemán.

De hecho, al promulgar la Ley de Reforma Tributaria, el gobierno de Alemán mató dos pájaros de un tiro: se fortaleció económicamente a sí mismo y a sus aliados, a la vez que golpeó económicamente a sus enemigos políticos: la oligarquía tradicional y una fracción importante del sandinismo y de su dirigencia. Además, la mejoría de las finanzas públicas que lograra la implementación de la Ley Tributaria sería utilizada como una significativa carta de presentación en futuras negociaciones con el FMI.

Pero, en la medida en que el aumento de las recaudaciones fiscales obtenido gracias a la aplicación de la Ley no lograba compensar el descenso de la cooperación externa bilateral y el notable incremento en el pago del servicio de la deuda externa, el "nacionalismo" del gobierno entraba en crisis.

Según admite el propio gobierno en la Carta de Intenciones presentada al FMI, el crédito del Banco Central al gobierno se duplicó en 1997 en relación a 1996 y el Banco Central se vio también obligado a emitir bonos indexados al dólar con intereses de hasta un 25% anual para poder disponer de suficiente liquidez en divisas. El monto total de estos bonos llega a 340 millones de dólares, cantidad equivalente a más de la mitad del total de las exportaciones del país. Queda así al desnudo la cruda realidad nacional: la relativa estabilidad económica que logró el gobierno Chamorro dependió totalmente de los flujos de ayuda internacional y de la reducción del servicio de la deuda externa.

Menos ayuda por errores políticos

La significativa disminución de la ayuda externa que le ha tocado enfrentar al gobierno liberal no fue el resultado de un corte drástico de los fondos contratados con la cooperación bilateral. En 1995, el gobierno de Violeta Chamorro había negociado un paquete de ayuda trianual que cubría las necesidades de financiamiento externo del país hasta finales de 1997. Pero los despidos arbitrarios que el Presidente Alemán y sus leales hicieron de un número significativo de los técnicos que habían sido capacitados para administrar los proyectos de desarrollo financiados por la cooperación bilateral, causó de inmediato un descenso en los desembolsos de la ayuda externa previamente contratada, que al final de 1997 se evidenció como una notable caída.

Además de sus consecuencias económicas, estos despidos arbitrarios no han dejado de causar tensiones políticas y diplomáticas desde hace meses. La más notoria fue la que enfrentó verbalmente, el 4 de diciembre, al propio Presidente Alemán con el representante de COSUDE , la agencia del gobierno suizo para la cooperación, Peter Spycher, cuando en una fiesta, éste le reclamó al Presidente por el despido del director del proyecto de desarrollo rural Chinorte para nombrar unilateralmente en ese cargo a un miembro del PLC. En un exabrupto de ira, Alemán ordenó que Spycher fuera expulsado del país en 48 horas por lo que calificó después como una "insolencia". Tras presiones de diplomáticos europeos, Spycher regresó y el plazo fatal se le extendió hasta el 10 de enero, y posteriormente hasta el 10 de abril. La reacción presidencial, que el gobierno de Suiza calificó de "desproporcionada", fue justificada por Alemán como expresión del nacionalismo de un país pobre, pero digno.

El "nacionalismo" se hace humo

En 1997, el incremento en los pagos del servicio de la deuda externa estuvo vinculado al fracaso inicial de las negociaciones con el FMI. El gobierno no pudo iniciar la renegociación de los intereses de la deuda como originalmente estaba ya previsto en los acuerdos que en 1995 alcanzó el gobierno Chamorro con los países acreedores del Club de París. Los acuerdos establecían que Nicaragua podría acceder a mejores condiciones de pago dependiendo de los resultados de la evaluación del ESAF I.

Reducción de la cooperación externa y abultado pago de los intereses de la deuda externa, en el marco de una total dependencia de lo que de fuera llega: ésa era la realidad. Las crecientes dificultades para mantener la estabilidad de precios heredada de la administración Chamorro forzaron al gobierno a abandonar totalmente su discurso nacionalista y a buscar a toda costa la firma de un segundo ESAF con el FMI.

Esta razón de fondo lo explica todo. Y explica también que la lógica de las políticas económicas y financieras propuestas por el gobierno liberal para los próximos tres años no apunte a modificar en nada el esquema macroeconómico vigente, ni a reducir la dependencia de la economía nicaragüense de la ayuda externa. Por el contrario, el gobierno de Nicaragua vuelve, una vez más, a solicitarle a la comunidad internacional que aumente su cooperación externa bilateral y multilateral, para con ella subsidiar un esquema macroeconómico probadamente insostenible que sólo ha beneficiado a un reducidísimo segmento de nicaragüenses.

Alemanismo: más de lo mismo

Como el esquema de política económica no va a ser modificado, la actual brecha entre lo que Nicaragua exporta y lo que importa del resto del mundo seguirá siendo insostenible y dentro de tres años el gobierno de Nicaragua estará nuevamente mendigando más ayuda externa. El precio del córdoba respecto al dólar continúa y continuará sobrevaluado. Bastan los ojos para comprobar cómo es un reducido sector de altos ingresos de Managua ingresos "limpios" y seguramente ingresos no tan limpios del lavado de dólares el que disfruta de un consumo importado que nada tiene que ver con la realidad económica del país.

En los primeros tres años de aplicación del nuevo ESAF, las importaciones de bienes de lujo no van a descender mientras el córdoba no se devalúe en términos reales. Tampoco se va lograr una tasa adecuada de crecimiento en las exportaciones nacionales sin que se establezcan precios verdaderamente atractivos para los productores nacionales. A pesar de todas estas evidencias, en su Carta de Intenciones dirigida al FMI, el gobierno liberal indica que, en lugar de modificar la política cambiaria para ajustar el precio de la moneda nacional, se propone reducir la tasa de deslizamiento del valor del córdoba frente al dólar. Así, Alemán, que empezó proclamándose nacionalista, ha terminado convirtiéndose en claro defensor de políticas económicas y financieras que mantienen la sobrevaluación del córdoba y que, al sobrevaluarlo, profundizan la dependencia del exterior de una economía cada vez más desnacionalizada y más entregada a los intereses internacionales, representados en Managua por una minoría.

Una nueva ola de corrupción

También ha sido obviamente engavetado el discurso populista de la campaña electoral de Alemán, centrado en la promesa de crear cien mil nuevos empleos en su primer año de gestión. Con la firma del ESAF II, el gobierno se propone despedir a unos tres mil empleados públicos. Miles más quedarán sin trabajo como resultado de la privatización parcial o total de las empresas estatales de telecomunicaciones, electricidad y agua potable, proceso al que el gobierno se comprometió con el FMI.

El gran capital allegado a Alemán espera beneficiarse ampliamente con estas privatizaciones, en la misma medida que el capital oligárquico y algunos capitalistas sandinistas se beneficiaron de la privatización de las empresas estatales que administró y privatizó la CORNAP durante el gobierno Chamorro. Los mismos beneficiarios allegados a Alemán aparecen en el horizonte cuando se habla de la privatización de las empresas públicas de construcción y de la administración de la red vial del país o de la privatización del único banco estatal rentable, el BANIC, o de la venta a bancos privados de las sucursales del BANADES .

Las señales de corrupción orientadas a este proceso de privatización fueron evidentes a lo largo de 1997. El gobierno se ha opuesto rotundamente a que sean los diputados en la Asamblea Nacional quienes regulen la privatización y otorgamiento de concesiones de explotación de la empresa eléctrica. Y el primer contrato de magnitud para la ejecución de obras viales fue otorgado por el gobierno a BASS, una empresa estadounidense de escasa experiencia y dudosa reputación por antecedentes en el lavado de dinero. Otro ejemplo: en la propuesta que presenta al FMI, el gobierno se compromete a una eventual indemnización a los antiguos dueños del BANIC, que son hoy figuras prominentes del gobierno. Eduardo Montealegre, a quien se nombró hace unos meses como Ministro de la Presidencia para que impusiera silencio al Presidente, regulara sus apariciones públicas y así mejorara su deteriorada imagen, es hijo del que fuera principal accionista del BANIC . Jaime Morales Carazo, estrechamente vinculado a Arnoldo Alemán, su jefe de campaña, su asesor personal, y desde enero, responsable de la Secretaría de Comunicación Social del Presidente, también estuvo vinculado al BANIC.

La venta ya acordada de los activos del que fuera el banco estatal más importante del país, el BANADES , expresa claramente el giro de la política económica liberal. En la Carta de Intenciones, el gobierno se compromete con el FMI a cancelarle la licencia de intermediador financiero al BANADES y para sustituirlo en esta tarea, se compromete a crear un fondo para financiar sucursales bancarias, cooperativas y ONGs especializados en crédito rural. A pesar de lo escrito y firmado, el Presidente Alemán ha renegado implícitamente de este compromiso al anunciar que utilizará lo que quede de la infraestructura del BANADES para crear una institución estatal para la atención al campesinado.

El gobierno está empeñado en captar el máximo de ayuda externa posible para desarrollar esta institución, con un objetivo político que resulta estratégico ahora que su nacionalismo quedó en retórica y el ESAF II castigará tanto al pueblo. Con la nueva institución rural, los liberales se garantizarán una clientela campesina cautiva que les asegure votos en futuras elecciones. A pesar de los conflictos torpemente buscados con la cooperación bilateral, el gobierno no muestra ninguna vergüenza en pedirle nuevos recursos para financiar este proyecto.

Limosneros internacionales

Ninguna vergüenza tampoco en cuanto al proyecto de aumentar el gasto social en el presupuesto nacional. La Carta de Intenciones con el FMI señala explícitamente que el gobierno espera financiar ese incremento del gasto social con el aumento de las contribuciones de los donantes externos. Para garantizarse estas contribuciones, ha iniciado consultas con distintas organizaciones de la sociedad civil a las que ha confrontado y en ocasiones descalificado para que den un amplio respaldo a la solicitud que en abril hará a los países donantes y cooperantes en el Grupo Consultivo, para que amplíen sus fondos de cooperación con Nicaragua hasta en 400 millones de dólares anuales.

No es de extrañar esta actitud. El gobierno ha hecho públicas y apasionadas confesiones de fe neoliberal afirmando que la solución del problema de la pobreza está en el crecimiento económico por goteo, el conocido trickle down economics. Este enfoque fue el que tan acertadamente criticó en noviembre de 1997 el representante de Naciones Unidas en Nicaragua, Carmelo Angulo. En el debate que tuvo con el Ministro de Agricultura, Mario de Franco, Angulo puso de relieve las graves limitaciones de este enfoque en la medida en que no ataca las causas estructurales de la pobreza y no garantiza que haya tiempo para que el goteo calme la acumulada sed de justicia de tantos.

De limosnero acude el gobierno al Grupo Consultivo en Suiza, en los mismos días en que se vence el plazo que dio al funcionario suizo por "ofender la soberanía nacional". De limosnero... pero con garrote. Un garrote político que no ha dejado de afilarse, ni contra los que tienen el deber de vigilar el uso de los bienes públicos la Contraloría , ni contra los que piensan diferente ni contra la sociedad civil organizada si ésta tiene alguna raíz rojinegra en su pasado. Está por verse cuánta ayuda recibirá el gobierno de la comunidad internacional, ya muy consciente de la ineficiencia y abierta corrupción con que los liberales manejan los recursos de ayuda externa que reciben .

Hacer pagable una deuda impagable

Una de las razones más propagandizadas por el gobierno para justificar y alabar ante la opinión pública la firma del ESAF II, es que Nicaragua será incluida en la HIPC, la Iniciativa para la Deuda de los Países Pobres Altamente Endeudados, por sus siglas en inglés: Heavily Indebted Poor Countries, que el Banco Mundial y el FMI promueven desde 1995 y que aún no se ha aplicado a ninguno de los 41 países que están en lista.

En esencia, esta Iniciativa busca premiar la buena conducta de los países pobres con deudas exorbitantes que deciden ajustar sus economías a las políticas macroeconómicas y a las reformas estructurales que diseñan el Banco y el Fondo. El premio que se da a los cumplidores consiste en reducir el principal de su deuda externa y de su servicio anual para así mejorar sustantivamente las perspectivas de su recuperación económica. En esta reducción, los países ricos asumen, a través de la cooperación bilateral, los costos de disminuir el valor total de la deuda, mientras que las instituciones multilaterales el Banco y el Fondo refinancian aunque no perdonan la parte que les corresponde en ese valor total.

En esencia, la Iniciativa no es otra cosa que transformar una deuda impagable en una deuda pagable, en convertir una cantidad que técnicamente ya no se puede pagar en una cantidad menor que realmente sí se pueda pagar. Está claro que un alivio de la carga de la deuda externa bajo esta modalidad no garantiza ni a corto ni a largo plazo la solvencia económica de ninguno de estos pobres y altamente endeudados países. Tampoco la de Nicaragua.

Elecciones costeñas: una incógnita

En vísperas de firmar el impopular ESAF II, el gobierno del PLC tiene en las elecciones del 1 de marzo en la Costa Atlántica un desafío. ¿Lo resolverá con regalías populistas, con amenazas de despidos a los funcionarios estatales que no le sean leales, con los restos de popularidad que aún le quedan a Arnoldo Alemán... o con el fraude?

Desde hace meses empezó a correr la idea de un triunfo arrollador del PLC. Para consolidar esta imagen, y fiel al estilo avasallante que caracteriza su gestión, antes de que se iniciara oficialmente la campaña electoral, el propio Presidente y su gabinete de gobierno montaron una caravana con más de cien vehículos para recorrer durante varios días la Costa, inaugurando en distintos lugares "obras de progreso", buscando así el voto de los costeños, en una burda expresión de la confusión Estado Partido que practican, y que suelen defender, siempre que se les reclama, aduciendo que "los sandinistas también lo hicieron".

La arrolladora caravana cayó mal entre la población costeña, vacunada contra el "avasallamiento sandinista" de los años 80. Y cohesionó a casi todo el resto de partidos nacionales y regionales, incluido el FSLN, principal contrincante electoral del PLC. Tan sonado e irregular fue el inicio de la campaña para unas elecciones de resultado incierto. Después de la caravana, los liberales continuaron cometiendo ilegalidades, no siempre atendidas o frenadas por el Consejo Electoral Regional, lo que ha alimentado dudas sobre la transparencia del proceso, ha restado simpatías al PLC entre potenciales votantes y ha contribuido a afinar los mecanismos de alerta en el resto de partidos que compiten por los cargos de autoridades de los gobiernos regionales. Aunque la realidad es que los hechos se denuncian y se corrigen a medias para repetirse de nuevo y medio enderezarse después.

En vísperas electorales, es evidente que los resultados reflejarán el bipartidismo PLC FSLN, que existe y que las mismas reformas hechas para estos comicios a la Ley Electoral ya indujeron, al dar a estos dos partidos mayores recursos económicos para su campaña y al encomendarles la dirección de todas las juntas receptoras de votos. El desgaste del gobierno permite observar que, tanto en la RAAN como en la RAAS, los partidos pequeños que participan, solos o en alianza, nacionales o regionales, podrían restar bastantes votos al PLC. Menos al FSLN, que cuenta con un voto cautivo.

Uno de los interrogantes de mayor interés en la contienda es cuál será al final la actitud del Consejo de Ancianos, que representa a más de 250 comunidades étnicas en el Norte y en el Sur. El Consejo, que habló de orientar una abstención masiva, fue gravemente ofendido por Arnoldo Alemán en su primera visita como Presidente a Puerto Cabezas (Bilwi), cuando nada más llegar a la plaza central, ordenó arriar la bandera mískita que los pobladores habían hecho ondear allí después de que se hicieron públicos los cuestionados resultados electorales de 1996, para sustituirla por la de Nicaragua. El Consejo de Ancianos no ha olvidado este agravio simbólico, y aunque no ha dado su apoyo a ninguno de los partidos que compiten en las elecciones, sí se lo ha retirado al PLC.

La autonomía amenazada

Según un estudio de campo realizado en la RAAN en vísperas de las elecciones por el nuevo equipo de investigación "No sabe/No responde", en conjunto con el CIDCA UCA, crece entre los costeños del Atlántico Norte la percepción de que si el PLC gana, debilitará la autonomía regional. Lo plantea así el estudio: "Paradójicamente, las grandes promesas y obras en curso del gobierno liberal en la Costa Atlántica, exprofesamente vinculadas a la campaña, no logran cautivar plenamente la razón y la imaginación de los costeños. No sólo generan desconfianza, sino que están siendo interpretadas como amenazas.

Ciertamente, "cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía", pero en este caso, tanto la internacionalización del aeropuerto de Bilwi y la habilitación de la carretera Managua Bilwi, como la posibilidad de un canal seco con un tren costa a costa, han suscitado en la mente de la mayor parte de los líderes costeños de la RAAN el fantasma de la reincorporación de la Costa, consumada hace cien años por el General liberal José Santos Zelaya.

Con la infraestructura de comunicaciones a punto óptimo de funcionamiento, lo que se prevé es una inundación de mestizos, que terminará en un corto lapso de tiempo por disolver la entidad étnica. Así, las promesas liberales apuntan a cerrar con el siglo la inconclusa obra de colonización "española". El temor mayor es el de perder el marco de vida tradicional y los valores comunitarios y culturales, a cambio de los "brillos" del progreso.

La autonomía, llena o vacía de contenido, es palabra clave en estas elecciones. En su campaña, los liberales han hablado de promulgar una nueva Ley de Autonomía, afirmando que la actual quedó anulada por las reformas constitucionales de 1995, aunque obviando que, anulada o no, compiten en las elecciones por la misma Ley que desconocen. Aunque el funcionamiento de los gobiernos autónomos deja casi todo por desear, aunque en ocho años no ha habido voluntad política para reglamentar la Ley de Autonomía, "la autonomía" es en la Costa una real seña de identidad, aunque las consecuencias concretas de la práctica autonómica sean aún tan difusas.

¿Más autonomía o más concesiones?

"Las elecciones de 1998 afirma el estudio del CIDCA UCA serán casi un plebiscito sobre la validez y continuidad del actual proyecto de autonomía. La autonomía y los gobiernos regionales autónomos, inaugurados en 1990 como resultado de las traumáticas elecciones de aquel año , tienen como referencia otro escenario político, social, económico y hasta cultural, tanto a nivel nacional como internacional.

Durante este tiempo, no son los derechos autónomos los que han avanzado, sino las concesiones pesqueras y madereras, muchas de ellas con la complicidad de los mismos líderes costeños. El escaso ejercicio de autodeterminación continúa siendo objeto de cuestionamiento, cuando no de negación por parte de los gobiernos del Pacífico, que han demostrado una notoria insensibilidad hacia las especificidades étnicas.

Para el PLC, las elecciones son de una importancia estratégica. Con un triunfo en la Costa, podría garantizarse el libre otorgamiento de concesiones, comprometidas con los inversionistas de Managua y de Miami que financiaron su campaña del 96."
Estos "inversionistas" pertenecen, sin duda, al grupo de quienes resultan los ganadores con la apuesta que el gobierno liberal ha hecho al comprometer al país durante otros tres años a un ajuste estructural contrario a los intereses nacionales.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
El giro del ESAF: ganadores y perdedores

Nicaragua
Por qué se armaron los rearmados

México
Sangre en Chiapas, crisis en Asia y recuperación económica

Honduras
Transición democrática: la historia interminable

América Latina
Radios comunitarias: ¡libertad de antena!

Internacional
MIA: Acuerdo Multilateral de Inversiones: alerta mundial

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web