Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 241 | Abril 2002
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Noticias del mes

Equipo Nitlápan-Envío

ESTALLA ESCÁNDALO
El 10 de marzo, el propio Presidente Enrique Bolaños -que había anunciado unos días antes una semana "llena de sorpresas"- informó que la Policía Nacional había iniciado desde inicios de marzo investigaciones sobre un caso de fraude en perjuicio del Estado descubierto en el canal estatal de TV, Canal 6, que habían conducido a la detención de Roberto Duarte, último vocero del ex-Presidente Arnoldo Alemán; del director financiero del Canal; y de una mujer que actuaba como cobradora de los cheques fiscales utilizados para el fraude. Bolaños mencionó que "dos mexicanos" estaban involucrados. Se trataba del ex-embajador de México en Nicaragua Ricardo Galán (embajador durante el tiempo de Somoza, de Chamorro y de Alemán, de quien era amigo personal muy cercano), y de Alejandro López Toledo, colaborador de Alemán.

CASO CANAL 6: PROCURADURÍA DE JUSTICIA ACUSA
El 11 de marzo, Francisco Fiallos, a nombre de la Procuraduría de Justicia, de la que es Subprocurador, acusó a los tres primeros detenidos en el caso de corrupción del Canal 6, a los dos mexicanos, y a dos implicados más, al director y al financiero del canal estatal. Fiallos declaró que estas personas se habían "confabulado para defraudar al Estado" y advirtió: "Los ladrones irán a la cárcel". Fiallos nombró a Alberto Novoa Procurador Especial para el caso. Al igual que la institución que representa, Novoa mostró una beligerancia en la defensa del patrimonio estatal nunca vista antes.

CASO CANAL 6: LA LÓGICA DEL FRAUDE
En los días siguientes fue conociéndose la "lógica" empleada en el caso de corrupción descubierto en el Canal 6. Con el argumento de modernizarlo y capitalizarlo, y valiéndose de Martha McCoy, su Secretaria de Comunicación, el Presidente Alemán, ordenó a titulares de cuatro instituciones del Estado (Hacienda, Turismo, Telecomunicaciones, Aeropuertos) girar cheques al Canal 6 (el monto total fue de 1 millón 300 mil dólares), para comprar equipos nuevos a Casco, S.A., empresa radicada en Panamá con filial en Nicaragua, representante de TV Azteca de México. Se trataba de una empresa fantasma sin representación legal en Nicaragua (TV Azteca declaró no haber firmado ningún contrato con el Canal 6), el dinero nunca llegó al Canal, los únicos equipos que el Canal recibió eran obsoletos y usados, y con el monto de los cheques la empresa Azteca Holding -vinculada a López Toledo- obtuvo el derecho para operar en Nicaragua una banda de telefonía celular, en un oscuro proceso de licitación en el que intervino Galán.

Desde el primer momento, se hizo evidente que en el caso del Canal 6 Arnoldo Alemán estaba en el ojo del huracán. Mientras se giraba orden de captura contra los dos mexicanos, en los interrogatorios realizados en los juzgados a los primeros detenidos y a los titulares de las instituciones involucradas en la emisión de los cheques desviados (¿hacia manos de los mexicanos?) apareció reiteradamente el nombre del Presidente Alemán. Evadiendo responsabilidades con diversos argumentos o echándose la culpa unos a otros, todos terminaban señalando a Alemán como último responsable de la operación: "Era el Presidente quien ordenaba". La "orden" tuvo distintas motivaciones, no siempre relacionadas con la modernización del Canal 6. Los tres implicados de mayor responsabilidad, el ex-Ministro de Hacienda Esteban Duquestrada, el ex-Secretario de la Presidencia David Castillo y Martha McCoy, no supieron responder cuál había sido el destino final del dinero de los cheques. El 13 de marzo, Alemán -y otras 16 personas más- fueron citadas a comparecer, en calidad de testigos, en un juzgado de Managua. Diputados y medios arnoldistas criticaron al Ejecutivo presidido por Bolaños, al que responsabilizaron de desatar una "cacería de brujas". El 14 de marzo, Bolaños declaró: "Las evidencias presentadas por la Procuraduría ante el juez no tienen ninguna apariencia de cacería de brujas. El termómetro no tiene culpa de la calentura."

CASO CANAL 6: JUEZA GERTRUDIS ARIAS
El caso de corrupción del Canal 6 se radicó en el Segundo Juzgado del Crimen de Managua, en ese momento presidido por una jueza suplente, Gertrudis Arias, quien desde el primer momento declaró que no aceptaría ni presiones ni sobornos. La expectativa creada sobre cuál sería la actuación de la jueza Arias entre el 13 de marzo -cuando citó a Alemán- y el 21 de marzo -cuando le tocaba dictar sentencia- fue impresionante y acaparó la atención de la opinión pública. En todas las diligencias realizadas por Arias -interrogatorios e investigaciones- estuvo a su lado Alberto Novoa, defendiendo los intereses del Estado con un apasionamiento no conocido en un funcionario público. El 15 de marzo, la jueza acudió personalmente a la Asamblea Nacional, y después a la residencia de Arnoldo Alemán, para tomarle declaración. Alemán la evadió en la Asamblea y se resistió durante una hora a recibirla en su casa. "Me sentí ofendida y humillada", declaró Arias, que esperó estoicamente en la calle hasta que Alemán aceptó declarar. Horas después de hacerlo, Alemán viajó intempestivamente a Grecia con sus familiares para unas largas vacaciones de semana santa. Regresó al país el 30 de marzo, dispuesto a "dar la batalla" contra las leyes.

GERTRUDIS ARIAS: SENTENCIA HISTÓRICA
En la mañana del 21 de marzo, en medio de una expectativa nacional alimentada minuto a minuto por los medios de comunicación, la jueza Gertrudis Arias dictó sentencia. Por los delitos de fraude, peculado, malversación de caudales públicos y asociación para delinquir, envió a prisión a cuatro de los seis procesados: los inicialmente implicados, faltando, como prófugos de la justicia, los dos mexicanos. Y por los mismos delitos, ordenó abrir causa contra otros nueve altos funcionarios del gobierno Alemán implicados en el trasiego de los cheques. A la cabeza de ellos, el propio Arnoldo Alemán. La sentencia fue recibida con júbilo por la mayoría de la opinión pública, y en horas Gertrudis Arias se convirtió en una heroína nacional. En los días siguientes y en todo momento, las declaraciones de esta mujer, desconocida hasta entonces, mostraron una sabiduría, sensatez, coherencia y sencillez nada habituales entre los funcionarios públicos cuando se enfrentan a ese mundo de apariencias espectaculares que propician cámaras y micrófonos. El 22 de marzo, en el discurso con el que participaba en la Conferencia de Monterrey sobre Desarrollo, organizado por la ONU, Bolaños anunció la sentencia, mencionando únicamente y por su nombre a Arnoldo Alemán entre los encausados. Bolaños declaró que la "valiente decisión" de la jueza significaba "un hito histórico".

Entre los nueve encausados por la jueza Arias para ser procesados -y eventualmente, condenados y encarcelados por actos de corrupción en el caso Canal 6-, tres habían sido funcionarios del gobierno Alemán y continuaron siéndolo en el de Bolaños. De inmediato, pusieron sus puestos a disposición de Bolaños, para enfrentar los cargos. Bolaños afirmó que, de no haberlo hecho, les hubiera pedido la renuncia. Tres de los encausados -Alemán, McCoy y Castillo- gozan de inmunidad por ser diputados, Alemán y Castillo ante la Asamblea Nacional y McCoy ante el Parlamento Centroamericano. El 3 de abril, el Procurador Alberto Novoa acusó formalmente a Alemán y a los otros ocho encausados por la defraudación de 1.3 millones de dólares. El 4 de abril se abrió formalmente el juicio, solicitando la jueza Ileana Pérez a la Asamblea Nacional retire la inmunidad a Alemán, Castillo y McCoy para que comparezcan ante los tribunales. Para quitarles la inmunidad son necesarios 47 votos. Daniel Ortega dijo que los 38 votos del FSLN apoyarían la desaforación. A ellos se sumarían los 5 votos de los diputados de la bancada Azul y Blanco, que rompieron con el arnoldismo desde enero. Para los dos mexicanos involucrados en el fraude la jueza solicitó la extradición.


ALEMÁN Y ORTEGA HABLAN DE LA INMUNIDAD
El 1 de abril, y contando con el respaldo incondicional de sus diputados y de los directivos del PLC, Arnoldo Alemán anunció que no renunciaría a su inmunidad y que desacataría cualquier orden judicial. Anunció que no volvería a dar declaraciones a ningún medio de comunicación y advirtió que promovería la desaforación de Daniel Ortega, de Agustín Jarquín y de otros sandinistas. En el ya conocido estilo de "pulso teatral entre caudillos", Daniel Ortega puso "a la orden del Poder Judicial" su inmunidad y la de todos los diputados del FSLN, anunciando que el FSLN organizaría asambleas anticorrupción y encabezaría manifestaciones callejeras con esa demanda. El 3 de abril, y en oficinas de la Asamblea Nacional, Ortega se reunió a puertas cerradas con Alemán. Declaró después que "con la autoridad moral" que le daba la renuncia a la inmunidad de todos los diputados sandinistas, le había dicho "cara a cara" a Alemán que lo mejor era que él también renunciara a ese privilegio y aclarara las cosas. No puede descartarse que en esta reunión los dos autores del pacto negociaran nuevos escenarios, analizaran juntos posibilidades o se amenazaran, y que el "consejo" de Ortega a Alemán naciera de la propia experiencia de Ortega que, en diciembre 2001, renunció a la inmunidad en el caso Zoilamérica, cuando ya tenía todo "amarrado": un juzgado, un plazo, una jueza y una sentencia, y no tenía nada que arriesgar ni nada que perder, a no ser en el terreno ético.

TENSIONES ENTRE LA JERARQUÍA CATÓLICA Y EL GOBIERNO BOLAÑOS
La tensa coyuntura abierta por el juicio contra Arnoldo Alemán fue ocasión para que se revelaran desencuentros de la jerarquía de la Iglesia católica con el nuevo gobierno. El Cardenal Obando, quien declaró tras su misa dominical del 31 de marzo que no le iba a recomendar a Alemán que renunciara a su inmunidad, decidió suspender a partir de estas declaraciones las improvisadas ruedas de prensa que celebraba desde hace años al término de su misa dominical en la Catedral de Managua. El obispo de León y Chinandega, Bosco Vivas hizo días después en medios arnoldistas un contraste entre las relaciones de la Iglesia con el gobierno Alemán y el gobierno Bolaños. "Con el gobierno actual las relaciones son de respeto y no ha habido encuentros a profundidad. Con el doctor Alemán las relaciones fueron cordiales, incluso relaciones fraternas." El choque más de fondo lo originaron noticias aparecidas en medios arnoldistas informando de una "trama" orquestada desde el gobierno Bolaños para presionar en el Vaticano por el retiro del Cardenal Obando. Aunque el Vicepresidente Rizo visitó a Obando para asegurarle que se trataba de "un infundio" y el Presidente Bolaños juró sobre los restos de sus padres y de su hijo que era falsa la noticia, el Cardenal Obando sostuvo que la trama es cierta y que él tiene "informaciones fidedignas" escuchadas en confesión.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Nuevo gobierno: cien días, cien preguntas

Nicaragua
Entre la parálisis y la revolución pasiva

Nicaragua
"Este modelo de sociedad ha empobrecido y discriminado a las mujeres"

Guatemala
El brazo armado de los poderes ocultos en acción

México
El "consenso" de Monterrey en un mar de disensos

América Latina
Guerra en Colombia: "Sólo hay una receta válida"

Internacional
Por la paz, por el futuro: un Estado para Palestina

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web