Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 262 | Enero 2004
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Noticias del mes

EDUCACIÓN: MALA CARA
El 2 de febrero inició un nuevo año escolar. De acuerdo a los datos oficiales, la matrícula es de 900 mil niños, niñas y jóvenes en primaria y secundaria, quedando totalmente fuera del sistema escolar nada menos que 750 mil niñas y niños, principalmente por razones vinculadas al empobrecimiento de sus familias. El comienzo de las clases en las escuelas públicas en la fecha establecida no estuvo seguro hasta el último momento, pues los maestros reclamaban una justa reclasificación salarial y amenazaron con una huelga si el gobierno no cumplía sus compromisos. El aumento salarial -no la reclasificación- que el gobierno admitió finalmente fue de sólo 243 córdobas (unos 20 dólares). Los maestros no aceptaron este aumento, continuaron reclamando la reclasificación y, con la mediación de la Procuraduría de Derechos Humanos, aplazaron la huelga hasta marzo, después de que se haga una adecuada investigación del número, ubicación y estatus salarial de todo el magisterio nacional. El magisterio nicaragüense es el peor pagado de Centroamérica. En promedio, ganan menos del equivalente a 60 dólares mensuales. Sin embargo, el Presidente Bolaños, en declaraciones consideradas ofensivas por el magisterio nacional, los calificó de “privilegiados”: por trabajar sólo durante nueve meses del año y devengar salario los doce meses, pudiéndose dedicar durante tres meses a otras actividades, a estudiar, y “a hacer bisnes”.

NUTRICIÓN: MALA CARA
Al inicio del curso escolar, el gobierno de Japón anunció que no podrá continuar financiando el programa llamado “Vaso de leche”, por el que 400 mil niños y niñas de 3-12 años de 2 mil escuelas públicas recibían gratuitamente, como complemento nutricional, un vaso de leche durante la jornada de clases. Uno de los objetivos del programa era contribuir a la disminución de la tasa de deserción escolar. También beneficiaba el programa a los productores de leche nacional. Japón financió durante tres años este programa, con un costo de 3 millones de dólares cada 100 días. El gobierno de Japón sugirió que Nicaragua genere los recursos necesarios para dar continuidad al programa, pero el Ministerio de Educación se declaró incapaz de asumir el costo y anunció que solicitaría a otros donantes el que le dieran continuidad. Planteó después recurrir al queso y a la soya. El fin de este programa evidenció la dependencia que el país tiene para resolver sus problemas básicos de la caridad internacional, mientras las prioridades del actual gobierno son otras: pagar a los banqueros, facilitar condiciones e infraestructura a la inversión extranjera de maquilas y garantizar megasalarios a los altos funcionarios que administran este modelo.

SEGURIDAD ALIMENTARIA: MALA CARA
Loy Van Crowder, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), consideró en un evento de la FAO celebrado en enero en Panamá que Nicaragua no podrá cumplir con uno de los acuerdos de la Cumbre del Milenio, el consistente en erradicar el hambre y la desnutrición de su población en un 50% para el año 2015. “Es poco probable que Nicaragua alcance esta meta porque no existe voluntad política”. La falta de voluntad política la ilustran los datos de la FAO: el 80% de los alimentos los producen en Nicaragua pequeños y medianos productores, que no tienen acceso ni a créditos ni a tecnología y que no reciben apoyo del gobierno. Y el 29% de la población nicaragüense está desnutrida, siendo niñas y niños los principales afectados. Según el funcionario de la FAO, “falta un compromiso político, en el Plan Nacional de Desarrollo falta un plan de seguridad alimentaria. “En Nicaragua -dice- hay suficientes alimentos, el problema es que la gente no tiene acceso a ellos. Nicaragua puede producir alimentos, pero sigue importándolos. Hay una gran inversión en la agricultura, pero la pregunta es si esta inversión llega a la gente que lo necesita”.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
La cara de Nicaragua en 2004: predicciones obvias

Nicaragua
Elecciones municipales 2004: ¿un cuadro "casi" rayado?

Nicaragua
¡Adiós a los cerdos! Cambios en la dieta nacional

Guatemala
Nuevo gobierno: optimismo y expectativas

Costa Rica
¿Somos excepcionales los costarricenses?

Panamá
El sancocho del Centenario

México
Crece el altermundismo, entre destellos de represión

Centroamérica
Después de la firma del TLC: los días que vienen

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web