Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 246 | Septiembre 2002
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Alemán está perdiendo la mitad del país

En un conflicto legal e institucional que apasiona al Atlántico, que se sigue con menos interés en el Pacífico, y que se prolonga desde el mes de mayo, se expresa otro aspecto de la crudísima crisis política que envuelve a Arnoldo Alemán. Round tras round, Alemán va perdiendo el Caribe nicaragüense.

Johnny Hodgson

Las informaciones que llegan a los nicaragüenses del Caribe están saturadas de datos sobre corrupción, lavado de dinero, guacas, alianzas impredecibles, conspiraciones políticas, compra de votos... En barrios y comunidades del Atlántico Norte la gente discute sobre lo que pasará con Arnoldo Alemán y sus amigos, ahora que ya se tienen las pruebas de muchos de los actos de corrupción que cometió durante su gobierno.

EL FUTURO DE ALEMÁN EN EL FUTURO DE NUESTRA REGIÓN

En las calles de Bilwi se recogen firmas pidiendo la desaforación de Alemán y la de su hija. En el Atlántico Sur han sonado también cacerolas a las seis de la tarde y se preparan marchas contra la corrupción. Y a toda hora se discute sobre cómo quedará el gobierno regional juramentado el 24 de agosto. En todo el Caribe se habla mucho de la Asamblea Nacional y se discute alrededor de los 47 votos de diputados necesarios para la desaforación de Alemán. En el Atlántico Sur se habla mucho más de lo sólida o frágil que resultará la nueva Alianza Estratégica para el Impulso de la Autonomía en el nuevo gobierno regional.

Los anteriores gobiernos regionales terminaron su período el 4 de mayo, pero ese mismo día, una facción del CSE instaló, de manera abiertamente ilegal, un gobierno liberal y excluyente, en el Atlántico Sur y suspendió la elección de gobierno en el Atlántico Norte. Así, las dos Regiones Autónomas del Atlántico han estado meses sin Parlamento y sin Gobierno Regional. La negligencia, la ineptitud y el desastroso funcionamiento del CSE, a causa particularmente de las actitudes del Magistrado Roberto Rivas, incluido por muchos analistas entre los funcionarios que huirán de Nicaragua antes que el peso de la justicia caiga sobre ellos, explican esta situación.

Las discusiones relativas al futuro de Arnoldo Alemán y las relativas al futuro de nuestros Parlamentos Regionales están intimamente ligadas y han marcado el paso de los acontecimientos políticos, legales y económicos del Caribe nicaragüense durante todo lo que va del año 2002.

¿SERÁ EL DE BOLAÑOS UN GOBIERNO ETNOCÉNTRICO?

Como el resto de nicaragüenses, los caribeños nos mantuvimos inicialmente a la expectativa observando si la lucha contra la corrupción pregonada por Enrique Bolaños desde su campaña electoral iría a fondo o si quedaría en pura retórica. Desde enero, y en su programa radial de todos los domingos, el profesor costeño William Schwartz venía repitiendo: Una verdadera lucha del Ingeniero Enrique Bolaños contra la corrupción lo enfrentará seriamente con el Doctor Arnoldo Alemán. Así ha sido. Pero otra expectativa sobre Enrique Bolaños acapara aún más, y todavía, la atención de los habitantes del Caribe. ¿Mantendrá la exclusión de los costeños de los gobiernos llamados “nacionales”, tal como lo hicieron sus predecesores? ¿O promoverá la creación de un Estado en armonía con lo que establece la Constitución cuando afirma que el pueblo de Nicaragua es de naturaleza multiétnica?

El enfrentamiento anunciado por Schwartz entre Bolaños y Alemán inició en enero, cuando Alemán se hizo elegir Presidente de la Asamblea Nacional y colocó en la Junta Directiva de la Asamblea a varios de sus más leales aliados, como ya había hecho, desde la Presidencia y desde su control casi absoluto del PLC, instalando a otros de sus leales en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en el Consejo Supremo Electoral, en la Contraloría General de la República, en la Fiscalía General de la República y en otros organismos, entregándoles abundantes estipendios secretos en dólares y libres de impuestos. Según asegura Domingo Trusdale, de Kukra Hill, el objetivo del doctor Alemán era seguir gobernando desde la Asamblea Nacional y atar las manos del Ingeniero Bolaños.

Enrique Bolaños no ha tenido ni ha tratado de tener ninguna base social en el Caribe. Su gobierno ha sido calificado por una mayoría de costeños como “etnocéntrico”, por excluir totalmente a los caribeños, no incorporando a ninguno en su gabinete, ni siquiera para que le asesore sobre los asuntos de la Costa Caribe. Estamos ante un gobierno y un gobernante que no sabe nada sobre los pueblos del Caribe ni sabe tampoco cómo lograr el desarrollo en una sociedad multiétnica.

En la Costa Caribe se ha recordado mucho la marginación que sufrimos durante el Mundial de Beisbol de 1972, cuando se ignoró totalmente a los caribeños, ahora que en Managua se anuncia que se dedicarán 36 millones de dólares a los Juegos Centroamericanos del 2005 para construcción de instalaciones deportivas y otras actividades, sin contar para nada ni con la Costa Caribe ni con los caribeños. Ni un solo dólar ni una sola actividad ni una sola instalación en la Costa.

Es sólo un ejemplo de algo que los costeños sabemos y sentimos: necesitamos un Estado transparente y libre de corrupción, y también necesitamos un Estado multiétnico sin discriminación para que pueda haber Unidad Nacional.

PRIMER ROUND: MANTENER CONTROL EN LA RAAN Y EN LA RAAS

Cuando se destapó la primera olla de corrupción, el caso Canal 6, y fueron sentenciados a prisión amigos íntimos y colaboradores cercanos de Arnoldo Alemán, algunos huyeron del país, y el gobierno de Estados Unidos comenzó a investigar el patrimonio de un hombre considerado por algunos como el más rico de Centroamérica. En esos momentos, Arnoldo Alemán comenzó a perder fuerzas. Pero aún no había suficientes pruebas en su contra.

Fue en este contexto en que comenzó también a perder fuerzas en la Costa Atlántica. Celebradas el 3 de marzo las elecciones en las dos Regiones Autónomas del Atlántico, se prepararon las cosas para que el 4 de mayo el CSE entregara las credenciales y juramentara a los electos, y para que presidiera la elección de las Juntas Directivas de los Consejos Regionales. Alemán detectó una oportunidad estratégica para hacerse fuerte al seguir controlando los hilos del poder político-económico en esta otra mitad del territorio nacional, cerrándole las puertas del Caribe a Enrique Bolaños. Alemán se lanzó de inmediato a asegurarse Consejos Regionales que le garantizaran la defensa de sus intereses. En la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), donde los consejales electos de YATAMA y del FSLN podían hacer mayoría si se aliaban, Alemán necesitaba de un especial apoyo institucional de los magistrados que le son leales en el CSE. En la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), el PLC tenía una mayoría absoluta, no necesitaba de ningún tipo de alianza y Alemán estaba más tranquilo.

Hoy, un grupo de consejales liberales de la RAAS se sienten incómodos con las vergonzantes imposiciones a las que los sometió Alemán el 4 de mayo, imponiéndoles la designación de liberales del Pacífico para los cargos de Presidente de la Junta Directiva y de Coordinador del Gobierno Regional, únicamente por su probada lealtad personal a Alemán. La designación de Raúl Martínez y de Francisco Sacasa en estos cargos fue sólo para defender los intereses de Alemán en contra de los de Bolaños. Eso significa importar los conflictos de Managua al Caribe, y eso no nos conviene a los costeños, comenta el pastor Rayfield Hodgson, de la bancada liberal, que en ese primer momento se plegó a las imposiciones de Alemán. Y reconoce: Caímos en ese error el 4 de mayo, y ahora tenemos que caminar por las calles con nuestras cabezas agachadas.

Según Guy Cox, convencional del PLC y Vicepresidente Regional del PLC, hasta “ese error” del 4 de mayo, Alemán resolvía todas las incomodidades e inconformidades que sus imposiciones provocaban en el Caribe entregándole a los consejales liberales dinero en efectivo, boletos de viajes a Miami y otras prebendas.

SEGUNDO ROUND: SUSPENDEN SESIÓN EN LA RAAN

El 4 de mayo por la mañana, el pleno de magistrados del Consejo Supremo Electoral viajó a Bilwi, capital de la RAAN. En carácter privado, viajó también a Bilwi Arnoldo Alemán, quien desde días antes y según declaraciones del dirigente de YATAMA Brooklyn Rivera, ya había enviado emisarios para ofrecer sumas que llegaban hasta los 250 mil córdobas (unos 15 mil dólares) para comprar el voto de cualquier consejal de YATAMA o del FSLN para que votaran según los intereses de Alemán a la hora de la elección del Gobierno Regional. Rivera afirmó que sólo unas horas antes del acto solemne de acreditación de los consejales, Alemán le mandó a ofrecer a él prebendas a cambio de los cuatro votos que estaba necesitando para instalar una Junta Directiva y un Coordinador de Gobierno leales al arnoldismo.

El 4 de mayo, reunidos en Bilwi los 48 miembros electos del Parlamento Regional de la RAAN, recibieron sus credenciales, hicieron su promesa de ley, tomaron posesión de sus cargos de consejales, e iniciaron la elección de la Junta Directiva en presencia del CSE. El primer cargo a elegir, como siempre, fue el de Presidente del Parlamento. Resultó electo Juan Saballos, del FSLN, con 27 votos. Pero, en lugar de proseguir con la elección de los restantes seis miembros de la Directiva, el Magistrado del CSE Roberto Rivas ordenó repetir la votación, argumentando que el cargo de Presidente del Parlamento necesitaba del 60% de los votos, mientras que los otros seis cargos podían ser electos por mayoría simple. Los presentes trataron de demostrarle a Rivas lo que establece la Ley de Autonomía para esta elección, pero no les hizo ningún caso. Al final, no sólo determinó desconocer la elección de Saballos, sino que suspendió el acto y las restantes votaciones entre un mar de protestas y reclamos, trasladando la sesión para el 7 de mayo.

Las declaraciones de Arnoldo Alemán esa misma noche en Bluefields, revelan que su confianza estaba puesta en que la táctica de su fiel amigo y aliado Roberto Rivas, Presidente del CSE no le iba a fallar. Lo que no ganamos lo enredamos, ¡porque Jalisco nunca pierde y cuando pierde arrebata! fue una de las tantas cosas que, según revelan testigos costeños, dijo Alemán aquella noche en su animada mesa de tragos.

TERCER ROUND: RIVAS SE JUSTIFICA

En nota de prensa publicada en los periódicos nacionales, Rivas afirmó que se hizo presente en Bilwi el 4 de mayo para cumplir con lo establecido en la Ley 28, Estatuto de Autonomía de las Regiones de la Costa Atlántica de Nicaragua, y después de haber sometido en tres oportunidades a votación la elección del Presidente de la Junta Directiva del Consejo Regional, no se obtuvo el número de votos exigidos. Según su nota, de 48 miembros del Consejo Regional, 27 estaban votando para el cargo de Presidente por un consejal, 21 votaban a favor de otro, y él tuvo que suspender la elección porque el Presidente Regional tenía que ser electo con una mayoría calificada de 29 votos.

La excusa del Magistrado Rivas para suspender la sesión es infantil y abiertamente busca satisfacer el desesperado afán de Arnoldo Alemán de controlar el Consejo y Gobierno en la RAAN, le ripostó la abogada Hazel Law, recordando que la Ley 28 es clara como la luz del día en su artículo 26 al establecer que el quórum para las reuniones del Consejo Regional se formará con la presencia de más de la mitad de sus miembros y las resoluciones deberán contar con el voto favorable de más de la mitad de los presentes, salvo los casos especiales que establezca el Reglamento. Y todo aquel que ha escuchado el clamor de los caribeños de Nicaragua durante años sabe que hasta el día de hoy la Ley de Autonomía no ha sido reglamentada. Los Consejos Regionales elaboraron y entregaron el 8 de julio de 1993 una propuesta conjunta de Reglamentación a la Presidencia de la República. Sin embargo el gobierno centralista nunca aprobó dicha Reglamentación, concluía Law.

CUARTO ROUND: SIN QUÓRUM EN LA RAAS

La decisión unilateral que el magistrado Roberto Rivas, siguiendo órdenes de Alemán, tomó en Bilwi, suspendiendo la sesión, significó el inicio de una crisis en la RAAN, y a la vez, inició una grave crisis al interior del Consejo Supremo Electoral, lo que, a su vez, creó una crisis en la RAAS, en donde Alemán daba todo por seguro.

Cuando el CSE se presentó la misma tarde del 4 de mayo en Bluefields, capital de la RAAS, para una sesión similar, carecía ya de quórum. Consciente de que esta sesión de acreditación y elección tiene que hacerse ante el pleno del CSE, Rivas mandó a traer de urgencia desde Managua a dos magistrados suplentes para que, junto a los cuatro magistrados liberales, presidieran el acto solemne. Fue una irregularidad que consta en la certificación librada por el propio Secretario de actuaciones del CSE, que expresa que los suplentes mandados a traer no fueron acreditados por los propietarios. En su artículo 12, la Ley Electoral establece que el quórum del Consejo Supremo Electoral se formará con cinco de sus siete miembros. Dice además en su artículo 6 que los Magistrados Suplentes no ejercerán ningún cargo administrativo en el Poder Electoral, y sus funciones serán exclusivamente para suplir la ausencia temporal de cualquier Magistrado Propietario, quien señalará al que lo suplirá durante su ausencia.

QUINTO ROUND: RECURSOS DE AMPARO Y ALEMÁN PIERDE EN LA RAAN

Cuando Roberto Rivas regresó a Bilwi el 7 de mayo, para dar continuidad a la sesión que el mismo había suspendido tres días antes, ni siquiera entró al pueblo. Se mantuvo en la base aérea de Bilwi y se regresó a Managua, donde anunció la suspensión indefinida de la elección. Las excusas de Rivas eran parte de su estrategia para ganar tiempo y recomponer la correlación de fuerzas en el Consejo Regional de la RAAN hasta que resultara favorable a Alemán.

Enseguida, se presentaron varios Recursos de Amparo en contra de la actuación del CSE, tanto en la RAAN como en la RAAS. Los Tribunales de Apelaciones los encontraron apegados a derecho en tiempo y en forma, y todos fueron aceptados. En las calles de Bilwi, la población logró que en junio la Corte Suprema de Justicia dictara una resolución que estableció que el Presidente del Consejo Regional elegido el 4 de mayo en la RAAN, desconocido campantemente por Rivas, estaba cabalmente electo con los votos de la mayoría de los consejales, tal como se había hecho en ocasiones anteriores.

La Corte ordenó al CSE trasladarse a Bilwi para presidir la elección de los restantes miembros de la Junta Directiva.
El CSE aceptó el fallo de las máximas autoridades judiciales de Nicaragua, pero pretendió darle largas a su cumplimiento. La población se adueñó entonces de las calles de Bilwi reclamando con vigor hasta que el pleno del CSE llegó a Bilwi y presidió la elección de los directivos que había quedado pendiente. Como Coordinador de Gobierno fue elegido un consejal de YATAMA. Y así fue como los arnoldistas se quedaron sin nada en la directiva del gobierno regional en el Atlántico Norte.

La facilidad con que Arnoldo compraba los votos en años anteriores se está terminando -opinó en Bluefields un dirigente de YATAMA-. Parece que los norteamericanos ya le dieron la espalda y que puede terminar en la cárcel. ¿Quién va a querer aliarse con él? Nadie. Parece que sus únicos amigos son sus familiares, el Fiscal, dos Contralores, los diputados del PLC que se sienten cómplices de la corrupción, y la jerarquía de la iglesia católica, posiblemente también cómplice.

Según el Secretario Político Regional del FSLN, Cesar Quinto Gómez, como la población en la RAAS no hizo presiones ni demostraciones callejeras, la Corte Suprema se tomó casi tres meses, hasta el 31 de julio, para dictar una resolución sobre el problema del quórum, el que afectaba al Atlántico Sur. En su resolución, la Corte estableció que el CSE en pleno debía trasladarse a Bluefields para presidir la elección de la Junta Directiva, para hacer la acreditación, la toma de posesión y la juramentación.

Pero, para cuando el CSE reconoció que debía cumplir con esta resolución, la situación había empeorado para Alemán. Ya se había destapado “la guaca” donde con sus familiares y allegados lavaba el dinero que robaba al Estado, ya se habían conocido los “tarjetazos” con los que gastó 1.8 millones de dólares en su compromiso, su boda y su luna de miel, en hoteles de lujo, en compra de alfombras exóticas y de joyas para su novia.

SEXTO ROUND SURGE UNA OPCIÓN: LA BANCADA ÉTNICA LIBERAL

El precedente de la RAAN, en donde el pueblo en las calles se manifestó en contra de Alemán y de su fiel aliado Roberto Rivas logrando éxitos, y en donde el arnoldismo quedó sin control en el Consejo Regional, sumado al impacto causado por el destape de “la guaca” de Alemán el 7 de agosto, hicieron reflexionar a varios consejales liberales de la RAAS sobre los inconvenientes de seguir acatando las orientaciones del caudillo rojo. Algunos, como Rayfield Hodgson expresaron preocupación por las motivaciones de Alemán para imponer como máximas autoridades del Caribe nicaragüense a liberales del Pacífico que conocen tan poco de la vida y de las aspiraciones de los caribeños.

Para entonces, el Presidente Enrique Bolaños había logrado contactarse con diez consejales liberales que estaban reflexionando sobre todo esto, quienes comenzaron a identificarse con el nombre de Bancada Étnica Liberal. Obviamente, este nuevo grupo era minoritario y no podía conformar gobierno ni elegir la Junta Directiva porque necesitaban 24 votos para hacer mayoría. Sin embargo, la Bancada Étnica Liberal, integrada por Rendell Hebbert, Alejandro Mejía, Lucceta Duncan, Mark Narcisso, Benito Morales, Guy Cox, Erasmo Flores, Ingrid Cuthbert, Alfredo Wilson y Rayfield Hodgson, entró posteriormente en contacto con la bancada del FSLN (14 consejales) y, junto con los dos consejales que tiene YATAMA, conformaron una mayoría absoluta de 26 consejales, que se dispuso a elaborar planes en beneficio de la población y a esperar la llegada del pleno del CSE para elegir de entre ellos a un Gobernador y una Junta Directiva.

El objetivo es trabajar en coordinación con don Enrique Bolaños en la lucha contra la corrupción, y especialmente en la implementación de la Ley de Autonomía hasta conformar un Estado Nacional Multiétnico de Unidad en la Diversidad, donde los costeños tengan plena participación. Nuestra lucha es indetenible, vamos a seguir adelante hasta lograr una verdadera autonomía, donde se respete el derecho de los costeños: así lo pregona Alejandro Mejía, jefe de la Bancada Étnica Liberal.

Cuando Arnoldo Alemán conoció lo que Rendell Hebbert llama la Alianza Estratégica para el Impulso de la Autonomía, conformada por los 26 consejales de las tres fuerzas políticas del Parlamento de la RAAS, comenzó a realizar esfuerzos por atraer a su órbita a los liberales “reflexivos”, pero para entonces éstos ya estaban decididos a liberarse de su influjo. Según Guy Cox, el sistema de ofrecerles dinero, viajes a Miami, vehículos y otras prebendas, utilizado por Alemán en mayo y en ocasiones anteriores, ya no está funcionando.
Un destacado liberal costeño de Río Kama, Eduardo López, afirma: Con todo lo visto después del destape de la guaca, después de los diez mil cheques de la corrupción que dice tener el gobierno, los consejales liberales tienen miedo de seguir aceptando este tipo de prebendas, temen recibir pagos por la venta de sus conciencias porque corren el riesgo de caer presos como los amigos de Alemán. Y añade asombrado: Es increíble como la corrupción de Alemán llevó a que los costeños se unieran por primera vez para formar un gobierno autónomo en el que los arnoldistas no tienen el sartén por el mango. Quizás ahora sin las imposiciones de Alemán se trabaje con honestidad y transparencia a favor de los intereses de la Costa Caribeña.

SÉPTIMO ROUND: ALEMAN SIGUE OFRECIENDO PREBENDAS

Arnoldo Alemán no iba a permitir tan fácilmente que el CSE viajara a Bluefields para cumplir el mandato de la Corte cuando la correlación de fuerzas le era tan desfavorable. Es precisamente por eso que mantiene a sus leales en ese Poder del Estado. Según Alejandro Mejía, jefe de la Bancada Étnica Liberal, durante el mes de agosto, cada vez que en el CSE se tocó el tema de viajar a Bluefields para cumplir el mandato de la Corte, tres de los cuatro magistrados liberales -excepto Silvio Américo Calderón- rompían quórum para impedir el viaje. En ésas, los tres magistrados del FSLN en el CSE más una magistrada suplente, buscando cómo cumplir el mandato de la Corte, viajaron a Bluefields el 24 de agosto y juramentaron a la nueva directiva del Consejo Regional, desfavorable a Alemán.

Los magistrados liberales ripostaron. Y la sociedad civil de la RAAS se manifestó el 6 de septiembre en Bluefields apoyando al nuevo Consejo. Mientras se llega a un punto final en el conflicto, la “otra” bancada liberal, la leal a Alemán, liderada por los no costeños Francisco Sacasa (Rivas), Pablo Argueta (Managua), Raúl Martínez (Masaya), Julio Ruiz (Estelí), Jorge Torrez y Tomás Ocampo de Bluefields, sigue siendo teledirigida por Alemán desde Managua para que ofrezcan prebendas a cualquiera de los 26 consejales de la Alianza Estratégica, y sobre todo, a cualquiera de los 10 de la Bancada Étnica Liberal, para quebrar estas opciones.

¿KNOCK OUT?

Este escenario, tanto en el Atlántico Norte como en el Atlántico Sur, donde los parlamentarios regionales expresan voluntad de apoyar a Bolaños, significa que Arnoldo Alemán y sus amigos han perdido el control del cincuenta por ciento del territorio nacional.

Ninguno de nosotros somos comprables. A mí ya me enviaron a llamar para que participara en cuatro reuniones, y no asistí porque ya sé lo que ofrecen ellos y no quiero nada de eso. El 4 de mayo sacrificamos nuestra autoestima e inteligencia para agradar al partido y nos metieron en un conflicto vergonzoso. No podemos seguir escuchando a los que quieren que defendamos intereses ajenos, no podemos seguir de la misma manera que antes. Yo no tengo ninguna guaca, apenas tengo para comer, y con los tres meses que ya llevamos sin sueldo porque no hay gobierno por culpa del CSE, ya me cortaron la luz, el teléfono, el cable, todo. Pero sigo adelante, dice el pastor liberal y consejal Rayfield Hodgson.

Como en Nicaragua entera, tampoco en la Costa Caribe se ha dicho la última palabra. Pero ya muchas cosas han empezado a cambiar. Y está cercana la consumación de la pérdida del control de Alemán en las dos Regiones Autónomas del Caribe. Este inmenso y riquísimo territorio está árido para Alemán y fértil por ahora para que don Enrique -quien sin prácticamente conocer a nadie por estas latitudes ganó abrumadoramante aquí las elecciones- comience a interesarse por el Caribe. Los consejales que han decidido apoyarlo consideran que la mejor forma será cumpliéndole a los costeños lo que dice la Constitución Política y la Ley de Autonomía.

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Alemán-Bolaños: un prolongado duelo entre la legitimidad y la legalidad

Nicaragua
León Núñez: "Alemán está entre la cárcel o el asilo político"

Nicaragua
Alcaldías y microempresas: ¿un matrimonio imposible?

Honduras
500 años en Trujillo: una fiesta desmovilizadora

Guatemala
Hermano Pedro: reflexiones ante el primer santo de Centroamérica

América Latina
Brasil: un modelo ante la crisis del SIDA

Nicaragua
Alemán está perdiendo la mitad del país

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web