Envío Digital
 

Revista Envío
Edificio Nitlapán,
2do. piso
Universidad Centroamericana
UCA

Apartado A-194
Managua, Nicaragua

Teléfono:
(505) 22782557

Fax:
(505) 22781402

Email:
info@envio.org.ni

Universidad Centroamericana - UCA  
  Número 241 | Abril 2002
Inicio Escribanos Archivo Suscribase

Anuncio

Nicaragua

Nuevo gobierno: cien días, cien preguntas

Hasta ahora todo era antesala. Hasta el 21 de marzo, cuando se abrió causa judicial contra el ex-Presidente Alemán. Están "tocados" todos los factores de poder del país. ¿Cómo pasarán la prueba?

Equipo Nitlápan-Envío

El gobierno Bolaños cumple 100 días. Se ha hecho ya una moda política evaluar a un nuevo gobierno cuando arriba a este plazo, entendiendo que en él ha definido ya sus líneas maestras y que para esa fecha concluye la "luna de miel" con que la población recibe a los gobiernos electos. No parece ser éste el caso en Nicaragua.

El 21 de marzo, con la sentencia de la jueza Gertrudis Arias que abrió causa contra el ex-Presidente Alemán por actos de corrupción -un hecho histórico- se abrió una etapa que por sus imprevisibles desenlaces quiebra el plazo evaluador de los tradicionales cien días. Hasta ahora, todo era antesala. El escenario se ha cargado de tantas incertidumbres que las más significativas definiciones están por verse. Sin embargo, habrá que evaluar. Lo haremos a partir de preguntas: formulamos las más obvias, y la imaginación de cada lector sabrá desprender de ellas las restantes hasta contar 100, el número mágico.

El escenario: pan y circo

Los arnoldistas opositores de Bolaños -siguiendo la metáfora que estrenó el propio Alemán el 1 de abril al saberse acusado ante los tribunales- hablan de pan y de circo para explicar lo que está ocurriendo. En esa ocasión Alemán, en clara alusión al nuevo gobierno, dijo: Se tiene que cumplir con lo que se ofreció de generar empleos. Frustrados por no poder hacer esos cambios, se dedican única y exclusivamente a realizar el circo. Al estilo de los romanos, que con pan y circo entretenían al pueblo, y como no han podido dar el pan, como no han podido generar empleos, están buscando como bufones las cortes como circo para poder empañar a muchísima gente inocente.

Aceptemos las dos metáforas. La oposición arnoldista califica de circo la lucha contra la corrupción emprendida por Bolaños, que hasta el momento sólo se ha involucrado a fondo en el caso del Canal 6. Y opina que, a falta de pan -es evidente el estancamiento económico en que continúa sumido el país-, el Presidente recurre a un espectáculo para distraer y alimentar el sensacionalismo de los medios.

Los otros opositores, los danielistas -a los que también les perjudica y perjudicará aún más el circo si sigue en marcha, pero sin poder descali-ficarlo ante la opinión pública- critican a Bolaños por lo que no está haciendo: no dar pan, y especialmente lo critican, aunque en privado, por lo que piensa hacer como prominente representante de la derecha empresarial, llegado al poder con la bendición del Norte para desarticular movimientos sociales, sindicales y populares y con la meta estratégica de reestructurar al país bajo la dictadura del capital.

En medio de estas dos bandas de opositores, son variados y plurales los sectores que entienden que en el grado de postración económica en que se encuentra Nicaragua no ha transcurrido aún suficiente tiempo para dar pan, menos para que se note el poco que se ha dado. Entre esos sectores avanza la convicción de que enfrentar a Alemán es necesario para estabilizar el país y que, a más largo plazo, una lucha integral contra la corrupción es indispensable para democratizar el país y establecer reglas claras que permitan producir más pan y distribuirlo mejor.

Desde fuera, la comunidad internacional -de quien depende tanto la débil economía nicaragüense- mantiene un unánime respaldo a Bolaños y le está demandando todo el circo posible para empezar a cooperar con el pan. En estas circunstancias, ¿en cuánto circo estará dispuesto a avanzar Bolaños? ¿Y cuánto pan traerá realmente a Nicaragua el nada nuevo modelo económico al que apuesta el Presidente de "la nueva era"?

Una sorpresa: "la piñatita"

El modelo al que apuesta Bolaños ha encontrado más límites que los que previeron los estrategas de su equipo. Ni el Presidente ni ninguno de sus ministros ni nadie en su gabinete se esperaban ni se imaginaban lo que iban a descubrir al tomar posesión de los ministerios y empezar a poner en orden la casa que heredaban. Tampoco se lo imaginaba el FMI. Una piñatita: así califica una fuente internacional el total descontrol con que el gobierno Alemán manejó el presupuesto durante el año electoral 2001.

El Consejo Supremo Electoral, por ejemplo, superó hasta en un 50% el ya sustancial monto que tenía presupuestado. En el FISE, convertido en un monstruo –a juicio de las mismas fuentes-, se derrocharon sin control recursos para hacer "obras de progreso" irracionalmente costosas, destinadas todas a lucir en el escaparate pre-electoral. El excesivo gasto del año 2001 generó un déficit fiscal similar nada menos que al de los años 80, años de guerra. El problema es que esto ya venía de más lejos, porque cuando en el 2000 comenzaron a descender las donaciones post-Mitch, los gastos nunca descendieron, reflexiona una fuente diplomática.

¿Cuántos recortes?

Así, sobre un déficit fiscal que ya era muy grande, el gobierno de Alemán ba-tió todos los récords en derroche y mal uso de fondos en el año 2001, tanto por la inercia despilfarradora en la que ya estaban encauzados, seguros de que ganando las elecciones la fiesta continuaría, como por si las perdían. Si era imprevista la dimensión del derroche, el ajuste estaba más que previsto. En el programa de ajuste que Nicaragua ha puesto ya en marcha con el FMI -firmarlo en julio será sólo una última formalidad- resulta indispensable recortar drásticamente el gasto público. ¿Cuál será el costo político de tan drásticos recortes?

La macrocefalia estatal

Es tal la herencia de "la piñatita" del 2001 que el ajuste debería ser más estricto de lo inicialmente previsto como necesidad ineludible para ordenar la economía. No será tan drástico porque el gobierno de Estados Unidos y los donantes bilaterales, como otra expresión del respaldo unánime que dan a Bolaños, buscarán suavizarlo. Aun así, será muy estricto. Ya lo está siendo. Todos los ministerios, menos salud y educación (5%), han recibido orden de recortar sus gastos en un 15%.

Además de las habituales prácticas de derroche y ostentación, una de las expresiones más llamativas de "la piñatita" del 2001 fue la contratación indiscriminada de personal de simpatía liberal en algunos ministerios, como forma de clientelismo pre-electoral. Sólo en un ministerio fueron contratadas, sin ningún criterio de racionalidad, 150 personas entre 2000-2001. En general, los ministerios en Nicaragua padecen de macrocefalia. Nicaragua es una economía muy pequeña administrada por un gobierno muy grande, que financiamos los donantes, dice preocupado un donante.

Enfrentar "la piñatita" y reducir esa macrocefalia es un desafío para el nuevo gobierno, que hizo de "más empleos" su promesa central en la campaña, y que ahora se ve forzado por el ajuste a priorizar la identificación en cada ministerio e institución estatal de los "bolsones de ineficiencia", lo que se traducirá en desempleo de centenares de supernumerarios.

¿Qué costo político tendrá este desempleo, tanto entre los simpatizantes liberales -que ya están respondiendo airados, dándole una interpretación meramente política-, como en el conjunto de la sociedad, mayoritariamente hambrienta de un empleo seguro y un salario fijo?

¿Se puede crecer?

La economía de Nicaragua es demasiado abierta y demasiado vulnerable. Cualquier cambio la afecta. Una simple variación en las tasas de interés en los bancos de Miami significa una importante fuga de capitales. Durante el gobierno Alemán no se reactivó la producción y se inició, por el pacto, un proceso de des-institucionalización que fue caldo de cultivo de la corrupción. Todo esto ha afectado aun más a tan débil economía. Los signos del estancamiento son evidentes. La crisis del café no se ha resuelto y se anuncia un año de sequía. El déficit fiscal y el déficit en la balanza comercial son insostenibles. Las empresas estatales han quedado endeudadas y algunas en bancarrota. Activos estatales aún no privatizados y tan emblemáticos como el Centro de Convenciones Olof Palme, llevado a la quiebra por la confusión Estado-Partido que caracterizó el gobierno Alemán, se han puesto en venta. Los recortes exigidos por el FMI en proyectos de inversión pública provocarán más desempleo, sin ninguna alternativa de corto plazo a la vista. Y los beneficios que podría traer el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica con Estados Unidos -que tuvo un inicio formal el 24 de marzo en San Salvador-, no tendrán efectos visibles a lo inmediato, aún con la mejor de las negociaciones.

Ante tantas evidencias, el optimismo inicial del gobierno se ha desplomado y la proyección de crecimiento que hace el equipo gubernamental para este año no supera el 1.5%, lo que significará que el crecimiento per cápita será negativo en el primer año de "la nueva era". ¿Qué panes podrá presentar el gobierno en los próximos meses para frenar la tendencia a la decepción y a la impaciencia que podría apoderarse de la población?

¿Frenando la pobreza?

Si los nuevos aires globales, cargados de las cenizas de las derribadas Torres Gemelas, han incorporado como condiciones de la ayuda internacional a los países del Sur el "combate a la corrupción", desde hace más de tres años estos aires traían otra condición: el "combate a la pobreza". Según los organismos internacionales, la Estrategia de Combate a la Pobreza presentada por el gobierno de Nicaragua durante el gobierno Alemán es una de las mejor formuladas. Pero de dichos a hechos grandes son los trechos. Y entre formulación y ejecución surgen muchos válidos interrogantes.

Sobre la formulación, hay que decir que, aunque el diagnóstico es bueno, las propuestas se quedan cortas, y no son realmente una estrategia sino una lista de proyectos, algunos de los cuales ya estaban en marcha. Por otra parte, la participación de la gente en el diseño de la Estrategia resultó insuficiente y muchas de sus propuestas y sugerencias no fueron incorporadas.

¿Qué lugar para los pobres más pobres?

Sobre la ejecución, una de las concreciones de la Estrategia que ya se está implementando es entregar a diez mil familias rurales de zonas de extrema pobreza bonos mensuales de 500 córdobas a condición de que envíen a sus hijos a la escuela y a los centros de salud. Resulta contradictorio con una política de valores dar dinero por hacer algo que es bueno en sí mismo. Además, esta política genera dependencia y provoca más inequidades, pues dar estos bonos a familias en extrema pobreza previamente seleccionadas genera tensiones en las comunidades, ya que en las zonas de extrema pobreza donde se aplica este programa todo el mundo es pobre.

El Presidente Bolaños ha afirmado que el principal enemigo de Nicaragua es la pobreza y que ésa es la guerra que tenemos que ganar primero, aunque tengamos que salir victoriosos en muchas otras batallas, una de ellas la corrupción. Pero, la visión empresarial del nuevo gobierno, ¿confundirá, como tiende a hacer, la justicia social con el paternalismo o con el asistencialismo? ¿Se conformará, al mejor estilo tecnocrático, con la excelente formulación de la Estrategia? ¿Serán tenidas realmente en cuenta en el modelo del nuevo gobierno las necesidades de los pobres más pobres de Nicaragua, nada menos que el 40% del total de la población?

La impagable deuda interan

El gobierno Bolaños ha estrenado su gestión penosamente prensado entre la odiosa "piñatita" del 2001 y una deuda interna realmente impagable. Hoy, la deuda externa de Nicaragua se puede considerar más "pagable" que su deuda interna, porque para la deuda interna no existe iniciativa HIPC ni condonación ni reducción ni clubes de París ni nada. Sin duda, esta deuda interna heredada es la mayor carga que lastra el plan económico de Bolaños.

La deuda interna tiene su origen, más o menos a partes iguales, en las escandalosas quiebras bancarias y en la alegre laxitud con que a partir del gobierno Chamorro se entregaron bonos de indemnización a los confiscados durante la revolución sandinista -entre ellos, al propio Enrique Bolaños- en vez de devolverles sus propiedades, en aras de mantener la estabilidad. Este año, el gobierno debe empezar a pagar por los bonos a los bancos, y en el año 2004 deberá empezar a pagar el 20% del monto de los bonos a los confiscados (762 millones de dólares). ¿De dónde sacará semejantes sumas? Y siendo banqueros y confiscados la base fundamental de Bolaños, ¿cómo resolverá el gobierno las tensiones que crea no pagarles o pagarles menos o pagarles tarde? Con toda razón, la cooperación internacional se ha resistido a financiar al gobierno para aliviar a corto plazo el peso de esta deuda interna.

¿Más empleos o menos corrupción?

Una novedad plausible del gobierno Bolaños son las periódicas encuestas de opinión pública que el Ejecutivo ordena hacer a la empresa Borges y Asociados buscando medir el sentir de la población ante los temas de mayor impacto que van apareciendo en los medios de comunicación. En la última de estas encuestas publicadas, realizada en febrero, los encuestados se declararon conformes con que el nuevo gobierno combata y erradique la corrupción que heredó del gobierno Alemán. Pero ésta no es su demanda prioritaria. La fundamental es que el nuevo gobierno cree nuevos empleos.

Combatir y erradicar el desempleo sigue siendo la necesidad más sentida para la mayoría de los nicaragüenses. Todas las encuestas martillan en este clavo desde hace años. En esta última encuesta, el 39.7% reclama priorita-riamente empleos, ante el 18.6%, que reclama como prioridad el combate a la corrupción. Este indicador alienta a los arnoldistas para recomendarle a Bolaños que desista de enfrentar a Alemán, porque desestabiliza y hace anti-popular al nuevo gobierno entre sectores liberales.

Algunas de las inversiones con las que cuenta el nuevo gobierno para generar los nuevos puestos de trabajo prometidos están vinculadas a la percepción y decisiones de los organismos multilaterales y los donantes bilaterales sobre la efectividad de la lucha contra la corrupción. Pero otras inversiones -las de las zonas francas, por ejemplo- no responden a esta lógica. Y en la inversión en maquiladoras las cosas van bien en el nuevo gobierno, aunque los empleos que generan estas empresas resultan insuficiente para paliar el enorme desempleo existente.

¿Hasta cuándo esperará la gente sin que se erosione la popularidad que mantiene Bolaños? Los líderes de la sociedad civil insisten en que para enfrentar a Alemán y frenar la corrupción el nuevo gobierno necesita de la presión popular "en las calles". ¿Es previsible que la gente -urgida por más empleo, mejores salarios y más oportunidades- se movilice significativamente contra la corrucpión? Y si son dirigentes del FSLN quienes encabezan, organizan u orientan esas movilizaciones, ¿tendrán convocatoria?

¿Cuánto nos ha permeado la corrupción?

La corrupción institucionalizada en estos cinco años no ha afectado solamente el aparato estatal. También se ha instalado la corrupción desde hace mucho en las prácticas de la empresa privada. Y también ha ido permeando todos los estratos de la sociedad. Estafar, sobornar, incumplir, haraganear, aparentar, travesear, contrabandear, aprovecharse del prójimo, son vicios que con cada vez más frecuencia hallamos en la vida diaria y por todos lados. El mal ejemplo contagia y aunque el pescado podrido siempre empieza a apestar por la cabeza, muy pronto hiede todo el cuerpo del pez.

En la economía privada, la evasión de impuestos es una arraigada forma de corrupción. No por comisión sino por omisión. Porque el dinero que no se entrega al erario público está destinado a convertirse en fondos públicos al servicio de la comunidad. Además de los recortes del gasto público, el programa de ajuste exigirá un aumento en las recaudaciones, aunque no con nuevos impuestos, sino con nuevos contribuyentes.

¿Más contribuyentes?

El FMI considera que profesionales como los abogados o los médicos pagan impuestos muy por debajo de las ganancias que obtienen en sus bufetes y consultas particulares. Se calcula que si unos 75 mil agentes económicos tributan hoy al fisco, otros 75 mil no lo están haciendo y evaden sus responsabilidades. Considera también el FMI que, además de las poderosas redes que mantiene la mercadería de contrabando que no paga impuestos -y que deben ser cortadas-, existen demasiadas exoneraciones injustificadas para demasiada gente. Después de diez años de que el BID y el Banco Mundial han invertido tanto en la institucionalización de la Dirección General de Ingresos, no sólo hemos descubierto que no existen controles en esa institución, sino que hasta las secretarias de la DGI tenían exoneración de impuestos, comenta un donante ejemplificando una situación que no sólo se da en la institución recaudadora.

¿Cuál será el costo político de aplicar mano dura en la recaudación y ampliar la base de contribuyentes gravando a nuevos sectores? Si tributar depende en tanta medida de la confianza que la población tiene en la institución que recauda los tributos, ¿será uno de los signos de "la nueva era" que la gente recupere la confianza en la DGI, aún después de los escándalos de corrupción, frescos e impunes aún, vinculados a Byron Jerez, quien dirigó esa institución, que aún conserva su impronta.

¿La corrupción de ayer o la de antes de ayer?

El primer caso en que se ha comprometido a fondo el Presidente Bolaños, el del Canal 6, es sólo la punta más fina, casi simbólica (sólo millón y medio de dólares), de la espesísima maraña de la corrupción institucionalizada por Alemán. El caso del Canal 6 era, además, sencillo porque todas las huellas estaban aún frescas sobre la escena del crimen y todas las pruebas a mano. Tanto, que un día antes de la toma de posesión de Bolaños, uno de los implicados fue a retirar el último de los cheques a desviarse (200 mil dólares).

Es muy amplio el sector de la población que respalda la determinada acción de Bolaños en este caso. Pero es bastante más amplio el de quienes lo respaldarían más si se empeñara con la misma fuerza en desenredar la otra madeja de corrupción, la que inició con la piñata sandinista en 1990, la que al desmantelar y privatizar el abultado sector público de los años 80 favoreció a dirigentes del FSLN y también a funcionarios del gobierno Chamorro. En esa otra madeja, mucho más "profesionalmente" tejida, huellas y pruebas se han borrado con habilidad y con el tiempo. Sin embargo, las marcas de aquella corrupción se expresan todavía. Particularmente, en la quiebra del Interbank. ¿Se podrá, se querrá ir a fondo en el caso del Interbank? Tras el destape del fraude en el Canal 6, Bolaños declaró que en Nicaragua había verdaderas mafias de corruptos capaces de todo, también de matarlo. ¿Se podrá tocar a ambas mafias a la vez y salir indemne?

INTERBANK: ¿hasta el fondo o hasta dónde?

Después de que en el año 2001 fueron sobreseídos definitivamente los ocho reponsables institucionales de la quiebra del Interbank, ocurrida en agosto 2000, en febrero se dio una aparatosa y muy publicitada orden de captura -incluida recompensa- contra los hermanos Centeno, principales "clientes" del banco quebrado, por la estafa del "cascarillazo". Ahora, a la par que se destapaba el caso del Canal 6, el caso Interbank se reabrió al girarse orden de arresto contra los ocho responsables más visibles de la quiebra, entre ellos los Centeno, que continúan prófugos.

La cadena de quiebras bancarias, iniciadas con la del Interbank, le han costado al Estado más de 300 millones de dólares. El 70% de esa cantidad la constituyen las pérdidas causadas por el Interbank, quebrado por el capital de los Centeno en el consorcio CONA-GRA, banco y consorcio que eran centro del accionar empresarial del capital sandinista surgido de la piñata de los años 90.

Según el Superintendente de Bancos, Noel Sacasa, el caso del Interbank es con mucho el más escandaloso de todos los casos de quiebras bancarias, porque se dio una estafa masiva, muy hábilmente disfrazada con múltiples trucos sofisticados, difícilmente explicable sin una amplia complicidad dentro del banco hasta niveles altos. Lo que parecía una cartera bien manejada, con expedientes muy completos y ordenados, era realmente un 80% de préstamos irrecuperables otorgados a personas o empresas vinculadas al grupo Centeno. Después de dos años se siguen encontrando cosas. Lo más escandaloso es que durante dos años y medio nadie fue ni juzgado ni sentenciado ni castigado y que después de dos años y medio, tras no poder recuperar más que el 5% de la cartera del Interbank, el Estado tendrá que pagar por esta quiebra nada menos que 200 millones de dólares. Es obvio que en una política de cero tolerancia, como la proclamada por Bolaños, un acto de corrupción de esta magnitud no puede quedar impune.

Si la comunidad nacional ha olvidado el pacto Alemán-Ortega y sus nefastos efectos, la comunidad internacional, que cortó fondos a Nicaragua por razón del pacto, no ha olvidado, y en el marco de este rechazo al pacto, los organismos internacionales vienen exigiendo que no prevalezca la impunidad en el caso del Interbank. Si el gobierno decide llegar al fondo en su quiebra fraudulenta, tocará con seguridad a miembros de la cúpula del FSLN. ¿Hasta dónde podrá, querrá y deberá llegar Bolaños en este caso? ¿Y qué espacio le concederá Bolaños en su modelo, basado en reglas capitalistas claras, al FSLN, que reveló cuáles eran "sus reglas" en la quiebra del Interbank?

¿Con qué instituciones?

La lucha contra la corrupción es tarea de todas las instituciones del Estado y de toda la sociedad. En particular, las instituciones más directamente encargadas de enfrentarla -las del Poder Judicial y la Contraloría- son débiles, están contagiadas por la corrupción y quedaron bipartidizadas por el pacto. La Contraloría tiene un presupuesto tan bajo que no puede cumplir con todas las investigaciones que debería emprender. La Fiscalía, también bipartidizada, de la que se podía esperar una actitud independiente, no actúa.

El destape, investigación, avances y resultados en el caso de corrupción del Canal 6 fue resultado de varias instituciones: el departamento de investigaciones económicas de la Policía Nacional y la Procuraduría de Justicia. El papel profesional jugado por dos personas, Gertrudis Arias, una insobornable jueza suplente, y un tenaz abogado, Alberto Novoa, nombrado por la Procuraduría para el caso, resultó también fundamental.

Desde antes de las elecciones, Bolaños había relevado el papel que tendría en su gobierno la Procuraduría en la lucha contra la corrupción. Enfermo Oscar Herdocia, a quien nombró para presidirla, le tocó jugar el papel protagónico en el caso Canal 6 al Subprocurador, Francisco Fiallos. Y lo hizo con determinación.

Una determinación que puede esperarse aplicará "a dos bandas". Fiallos, uno de los primeros disidentes que tuvo el gobierno del FSLN en los años 80, valora hoy el por qué decidió abandonarlo: Entendí que el FSLN era un grupo delincuencial políticamente organizado. ¿Seguirá pensando así? Es obvio que será la Procuraduría la institución que continuará asumiendo a nombre del gobierno el protagonismo en la lucha anticorrupción. ¿Cómo la boicoteará el resto de instituciones del sistema judicial?

¿Hasta dónde con el FSLN?

El 14 de febrero, Enrique Bolaños y Daniel Ortega se reunieron por primera vez durante más de dos horas. Según ambos, para hacer un trato por Nicaragua. Bolaños negó que se tratara de un arreglo, de un pacto secreto o de un repacto y afirmó que los dos coincidimos en querer una Nicaragua pacífica y tranquila. Ortega dijo que no podía adelantar posiciones sobre qué tipo de "oposición" haría el FSLN al gobierno de Bolaños, que apenas comenzaba su gestión. Lo menos costoso para el país sería que lográramos un entendimiento y no llegáramos a un nivel de confrontación, declaró.

¿En qué medida y para qué necesita Bolaños al FSLN? Parece necesitar los votos de los diputados sandinistas que obedecen a Daniel Ortega en la Asamblea para enfrentar a Alemán. ¿O lo que realmente necesita Bolaños es otro FSLN, un partido más moderno y democrático, sin vínculos con las mafias de corruptos a las que se refirió Bolaños?

¿Cuánto sandinismo?

¿Percibe con claridad esa necesidad y esa potencial diferencia un hombre que ha sido tan antisandinista? El sandinismo es una realidad incontestable en Nicaragua, es un factor de poder, y po r eso Nicaragua necesita al FSLN. ¿Es posible un cambio en el FSLN mientras Ortega lo conduzca? ¿Será ésa la "misión" que se ha autoencomendado la Convergencia Nacional, que continúa en alianza con Ortega? ¿Romperá esa alianza la toma de posiciones a la que obliga una lucha contra la corrupción entendida de forma integral?

En el momento de abrirse la confrontación Bolaños-Alemán por el caso del Canal 6, las calculadas ambigüedades de Daniel Ortega vuelven a indicar que para los intereses del danielismo continúa siendo más seguro seguir negociando con Alemán que exponerse a los riesgos de quedarse "solos ante el peligro" que puede representar Bolaños. Sin olvidar nunca que la complejidad de la actual tensión nacional se debe, en gran medida, al cargo que ocupa el acorralado Alemán al frente del Legislativo, posición de poder en la que se ha atrincherado y a la que llegó gracias a la diputación que le regaló el pacto.

¿Hasta dónde con Alemán?

Los fuegos entre el Ejecutivo presidido por Bolaños y el Legislativo presidido por Alemán se rompieron abiertamente con el caso del Canal 6. ¿Se han roto definitivamente? El temor a presentarse ante cualquier tribunal despojado del escudo de la inmunidad, a pesar de lo endeble que es en Nicaragua el Poder Judicial, y a pesar del gran poder que mantiene en la Corte Suprema, en el Tribunal de Apelaciones, en la Contraloría, en la Fiscalía y en tantos otros espacios institucionales en donde podría fabricarse salidas amañadas para ser declarado "inocente", paralizó a Alemán y lo decidió a atrincherarse entre sus diputados, a quienes escogió precisamente para que le guardaran las espaldas llegado un caso así.

Para saber cuán rotos han quedado los fuegos entre el Ejecutivo y el Legislativo y cuán real era "la contradicción larvada" que existía entre Bolaños y Alemán, basta leer los medios escritos del arnoldismo o escuchar sus medios radiales: son "antiimperialistas" y critican el injerencismo de Estados Unidos en Nicaragua, son "antiglobalización" y claman contra el FMI que domina la economía nicaragüense, emplazan amargamente a Bolaños por haber "traicionado" a los liberales...

¿Hasta dónde con el PLC?

Bolaños sigue necesitando los votos de los diputados arnoldistas para llevar adelante muchas leyes que son esenciales a su modelo. ¿Se suicidará el PLC con Alemán? ¿Se irá desgranando la bancada liberal, y por qué lo haría? Como en el caso del FSLN, Bolaños necesita otro PLC, un partido más moderno y democrático, más apegado a las reglas claras de su modelo capitalista, que renuncie a los vínculos con las mafias de corruptos mencionadas por Bolaños ¿Es posible ese PLC bajo la conducción de Arnoldo Alemán? ¿O la alternativa está en recomponer al liberalismo con los que se vayan separando del arnoldismo y con esos 70 mil militantes, con directivas en todo el país, que durante la campaña electoral integraron el Grupo de Amigos de Bolaños y que hoy se han organizado en la ONG Amigos de la Patria?

Abiertos los fuegos, el nivel de gobernabilidad del país desciende y la situación se irá haciendo insostenible si Alemán continúa al frente de la Asamblea Nacional y si continúa atrincherado en ella para no ser juzgado. ¿Negociará Bolaños con el PLC o el PLC con Bolaños la salida de Alemán de la Presidencia de la Asamblea, lo que sería un primer paso estabilizador? ¿Qué concederles? ¿Y qué concederle el PLC a Bolaños para que detenga la avalancha de investigaciones previstas después de la del Canal 6, que con certeza involucrarán también a Alemán?

¿Estallidos sociales?

Hay sectores arnoldistas que confían en crear focos de tensión violenta para forzar una negociación con Bolaños. Y hay sectores danielistas que pueden inclinarse en esa dirección para negociar "a dos bandas". Y hay quienes viendo la profundidad de la crisis económica nacional, avizoran que, dada la aguda crisis económica, este conflicto político podría desembocar en una "argentinización". ¿Es previsible un escenario de violencia y asonadas callejeras como una etapa en el conflicto? ¿En qué medida la población, tan cansada de guerra y de alborotos se prestaría para actuar en este escenario? ¿Y siguiendo a quién lo haría? ¿No será más real pensar en que, en vez de argentinizarnos estamos africanizándonos?

Como es obvio que es más fácil luchar contra la corrupción que luchar contra los corruptos, la situación pudiera empeorarse. Resulta también obvio que llegada una crisis en que el gobierno perdiera el control, lo que no es previsible, Bolaños, quien cuenta con el respaldo institucional del Ejército de Nicaragua y tiene de su parte a los organismos internacionales, a Estados Unidos y al gran capital nacional, se vería aún mucho más respaldado.

¿Para largo?

Muchos signos indican que la cosa va para largo. Empecinado, y en el colmo de la arrogancia, Alemán afirma que lo quieren juzgar porque temen a su carisma y porque no quieren que corra como candidato presidencial en el año 2006, a lo que está decidido y ya anuncia. En el colmo del cinismo, Daniel Ortega, que se dice revestido de "autoridad moral", propone encabezar manifestaciones contra la corrupción. Después de destapar la olla podrida del Canal 6, estos dos actores que tanto poder controlan aún saben que en la cocina hay más ollas y que, por eso, la inestabilidad puede durar un buen tiempo. Y para ello se preparan. ¿Estamos todos los demás preparados para esta guerra cupular prolongada?

Imprimir texto   

Enviar texto

Arriba
 
 
<< Nro. anterior   Nro. siguiente >>

En este mismo numero:

Nicaragua
Nuevo gobierno: cien días, cien preguntas

Nicaragua
Entre la parálisis y la revolución pasiva

Nicaragua
"Este modelo de sociedad ha empobrecido y discriminado a las mujeres"

Guatemala
El brazo armado de los poderes ocultos en acción

México
El "consenso" de Monterrey en un mar de disensos

América Latina
Guerra en Colombia: "Sólo hay una receta válida"

Internacional
Por la paz, por el futuro: un Estado para Palestina

Nicaragua
Noticias del mes
Envío Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica
GüeGüe: Hospedaje y Desarrollo Web